Daniel Maradei : “Argentina tiene base forestal para abastecer dos plantas de pasta de escala industrial y 10 mega aserraderos”

Los cultivos forestales mejoran el ambiente y pueden generar mega inversiones sostenibles. “Tenemos todas las condiciones requeridas para dejar de ser un país con potencial forestal a ser una de las potencias forestales  del Cono Sur en la generación de productos foresto industriales, no solo de pulpa y papel sino también de madera para la construcción de viviendas sustentables, aportando de esta manera acciones concreta a la mitigación de los efectos nocivos del cambio climático y mejorando el bienestar de sus habitantes”, señala el ingeniero Daniel Maradei (*), en un artículo especial para ArgentinaForestal.com

 

BUENOS AIRES (13/10/2022).- Según el INDEC el nivel de pobreza en la Argentina es de un 43,8% y llega hasta el 64,9% en el grupo etario más sensible que es de 0 a 17 años. En el Norte del país la situación es más delicada que en el resto, alcanzando el 52% en Chaco, el 45% en Formosa y el 34% en Misiones.

La Argentina cuenta con 1.321.912 hectáreas plantadas con especies de rápido crecimiento, la mayoría exóticas y todas con aptitudes industriales.

El 81% de esa superficie plantada se encuentra en la Mesopotamia, una contradicción muy fuerte ya que junto con otras provincias del norte del país se encuentran los índices más altos de pobreza y una gran necesidad de proteger los bosques nativos, intensamente aprovechados en el pasado,  y en la actualidad con falta de oferta de materia prima alternativa que podrían generar las plantaciones  con destino comercial.

Estos cultivos forestales, además de ser sustentables,  son la opción más eficiente para el secuestro de Carbono del ambiente, protegen la erosión del suelo y generan múltiples empleos en toda su cadena.

Los bosques cultivados para producción de madera, además de ser sustentable es la opción más eficiente en secuestro de Carbono del ambiente, protectora de erosión y generadora de empleo.

Ese esfuerzo en generar la materia prima tanto de parte del Estado como de los pequeños y medianos forestadores que deben mantener su cultivo cuidado y protegido durante años, no fue acompañado en la región por el desarrollo industrial.

En este momento el crecimiento de las plantaciones existentes en la región de la Mesopotamia fue de 29,7 millones de metros cúbicos, con un consumo de 15,5 millones, que si a eso le sumamos los subproductos de la industria de la madera sólida, anualmente se agregan al stock disponible 17,2 millones de metros cúbicos.

Este volumen permitiría abastecer dos plantas de pasta de escala industrial o una planta de pasta y 10 mega aserraderos. Las nuevas biorrefinerías o las recientes plantas de Uruguay producen 2 MM tn/año, y para ello requieren 8 MM tn/año de madera, a lo que debe sumarse la biomasa requerida para las calderas de generación.

Históricamente el sector forestal ha tenido una balanza comercial negativa cercana a los USD 1.000 millones, generada principalmente por la necesidad de importar papeles marrones, cuya demanda se ha potenciado por el desarrollo de las ventas on line.

Para revertir esta situación se debe disponer en el país de una legislación que al menos nos equipare con los beneficios que han otorgado nuestros vecinos de Chile, Brasil y Uruguay. Este último país inició sus plantaciones con carácter industrial en los años 80, pero recién en los 90´s en gran escala.

Uruguay en la actualidad aún no llega a tener la superficie forestada de Argentina, pero dispone de tres mega emprendimientos industriales. Y Paraguay prácticamente sin madera disponible está iniciando la instalación de una planta con una inversión superior a los USD 3.000 millones.

Tal vez te interese leer: Emiliano Fernández, intendente de Virasoro: “La inversión austríaco-belga en el aserradero ACON Timber es de gran escala y cambiará la matriz productiva industrial de la región”

El impacto de las mega inversiones forestales

Los impactos económicos y sociales que producirían al país este tipo proyectos en el sector son innumerables; de ahí que citemos solo algunos de ellos:

  •  Monto de las inversiones: cada planta de pasta de escala mundial requiere una inversión de USD 3.000 millones
  •  Reversión del déficit comercial: con una facturación de alrededor de USD 1.800 millones/año
  • Requerimiento de mano de obra:

o    para la cosecha de madera 28.000 puestos permanentes

o   Para la construcción de la fábrica 12.000 empleos durante 3 años

o   Durante la operación 1.800 empleos directos y 16.000 indirectos

o   Plantación de 20.000 ha/año de reposición de lo cosechado 54.000 puestos directos y 100.000 indirectos

  • Formalización de las actividades: por estar certificados internacionalmente este tipo de emprendimientos solamente puede trabajar cumpliendo toda la legislación, eliminando de esta manera la posibilidad del trabajo ilegal, que actualmente en ciertos sectores se lo estima en el 70%.
  • Fletes de madera: incluyendo la demanda para las calderas de energía la demanda total alcanza a 10 MM tn/año. Eso requiere 333.333 viajes de 30 tn, que desde una distancia promedio de 150 km totalizan 100 MM km. Con un consumo de 35 l/100 km, a un valor de 1 USD/l de gas oíl y 63% de carga impositiva, solamente la recaudación del Estado por el combustible alcanza a los 22,05 MM USD/año.
  • A eso se debe sumar que los 520 camiones requeridos deberán reponer 28.080 cubiertas por año, más aceite, filtros y otros repuestos, y que esas 520 unidades con sus camioneros hoy no existen, o sea que hay empresas que los deberán adquirir y contratar a todo ese personal.
  • Adicionalmente al IVA de esas compras, como el costo total de esos fletes alcanzaría a 82,5 MM USD/año, sólo el IVA de los fletes es 17,22 MM USD/año, más lo que el Estado recaudará por ganancias e IIBB.
  • Fletes de la producción: en este caso se reduce el volumen que rondará las 2 MM tn/año, pero se alargan las distancias. Lo mismo ocurre con las otras materias primas demandadas por el proceso
  • Industrias complementarias: cuando se cosecha el árbol existe un buen porcentaje del mismo que brinda productos de calidad para el abastecimiento de la industria de la madera sólida (aserraderos, plantas de laminado, fábricas de pisos, muebles, etc.). Al existir una oferta tan abundante de madera se genera la creación de polos multi industriales, como se puede comprobar en diferentes regiones foresto industriales del mundo.
  •  Mejora de la matriz energética nacional ya que de la generación a partir de biomasa luego de abastecer los requerimientos de la industria dispone de un excedente de alrededor de 100 MW que pueden ser vendidos a la red, reemplazando parte de la energía generada a partir de combustibles fósiles
  • Al tener que cumplir con todas las exigencias ambientales requeridas por las exigentes normas europeas, además de asegurar el bajo impacto ambiental actúan como ejemplo para la industria instalada
  • Fijación de Carbono: para un manejo adecuado de la región un proyecto de esta categoría promoverá el manejo de 230.000 ha, que fijarán 11,4 MM tn CO2eq./año. Esto para graficarlo significa compensar las emisiones de 3,3 MM de automóviles.

Por otra parte, la Argentina ha asumido compromisos internacionales para la mitigación del cambio climático.

Está sumamente clara la trascendencia de los bosques cultivados como secuestradores de CO2 atmosférico, fundamentalmente cuando se trata de cultivos que crecen más de 30 m3 por hectárea anualmente.

Pero por otra parte existe un depósito muy importante de Carbono en el suelo, a través de los años de aportes de materia orgánica sin movimientos de suelo que la destruyan y liberen.

Tal vez te interese leer: Argentina dispone del primer estudio sobre reserva de carbono orgánico del suelo con plantaciones forestales y otros usos de la tierra

Para conocer la magnitud de este Carbono Orgánico almacenado en el suelo, desde la Dirección Nacional de Desarrollo Foresto Industrial -del entonces Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca- se implementó un estudio a nivel a nacional, con apoyo del INTA y se determinó que disponemos de 69.398.200 tn de Carbono orgánico en los primeros 30 cm de suelo de nuestras plantaciones forestales, equivalentes a las emisiones de 5,7 veces la totalidad de las emisiones del parque automotor durante un año.

Ahora bien, la pregunta es si estamos dispuestos como país a perder una nueva oportunidad para desarrollar un sector productivo con el potencial que tiene la cadena foresto-industrial para la transformación que el mundo necesita.

Las posibilidades que las mega-inversiones opten por Argentina requiere de las condiciones de previsibilidad para proyectos de largo plazo, y fundamentalmente, que puedan acceder a la compra de las tierras requeridas para el abastecimiento de las mismas.

Tenemos todas las condiciones requeridas para dejar de ser un país con potencial forestal a ser una de las potencias forestales  del Cono Sur en la generación de productos foresto industriales, no solo de pulpa y papel sino también de madera para la construcción de viviendas sustentables, aportando de esta manera acciones concreta a la mitigación de los efectos nocivos del cambio climático y mejorando el bienestar de sus habitantes.

 

 

(*) Perfil profesional 

Daniel Maradei es un profesional ingeniero agrónomo,  egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), trabajó en Celulosa Argentina, Forestadora Tapebicuá SA, Massuh SA, Pérez Companc, UBS Asset Management, Multimaderas SA, Garruchos SA, en el CIEF (Centro de Investigaciones y Experiencias Forestales), entre otras empresas y entidades de investigación como también ocupó cargos públicos. Realizó cientos de trabajos de consultoría para organismos nacionales e internacionales.

Fue Director Nacional de Desarrollo Foresto-Industrial del Ministerio de Agricultura de la Nación (2020-2022). 

Actualmente, sigue en su actividad privada como consultor independiente.

 

Noticias relacionadas

Renunció Daniel Maradei | La foresto-industria argentina sin liderazgo e interlocutores válidos ante el gobierno nacional

Daniel Maradei: “La inversión de ACON Timber en la Argentina, además de generar 800 empleos, requerirá por año de 20 mil viajes de equipos con rollos, entre otros servicios en la región”

Daniel Maradei:”La Argentina dispone de madera sólida suficiente para proyectos de aserraderos de gran escala y competitivos a nivel global, no es el mismo escenario para proyectos de celulosa y papel”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.