Argentina tiene futuro con la foresto-industria: definen la factibilidad de inversiones industriales sostenibles y buscan socios estratégicos globales con el asesoramiento de AFRY

Tras los resultados obtenidos con el estudio de “Elaboración de una Propuesta de Desarrollo Foresto-industrial Sostenible en Argentina” realizado por la consultora internacional, las metas están puestas en identificar inversiones e inversores en industrias que generen impactos sostenibles (económicos, sociales y ambientales) en el corto plazo, mediano y largo plazo. El mundo coloca al país con ventajas competitivas únicas para atraer inversiones verdes si la meta es con visión de futuro. El litoral argentino es la zona con mayor potencial para apalancar el crecimiento del sector, principalmente la zona de Corrientes  y Entre Ríos que tiene materia prima y disponibilidad de tierras, pero carece de industrias competitivas de gran escala.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

BUENOS AIRES (19/5/2021).- En una acción conjunta del Consejo Foresto-industrial (CONFIAR), con apoyo del gobierno argentino, presentaron a la comunidad local los factores positivos que permiten pensar en planificar el desarrollo sostenible de la actividad y su desarrollo a largo plazo, a partir del análisis de un trabajo elaborado por el especialista Fernando Correa, consultor principal de AFRY, líder en asesoramiento de negocios de la industria de madera, celulosa, papel y cartón a nivel mundial.

La presentación del especialista fue durante un seminario organizado por CONFIAR -conformado por ASORA, AFoA, FAIMA y la AFCP- para la comunidad sectorial de todo el país, e invitados estratégicos que se unieron al encuentro virtual el viernes 14 de mayo.

El estudio denominado  “Elaboración de una Propuesta de Desarrollo Foresto-industrial Sostenible en Argentina” fue financiado por el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) con la cooperación del Ministerio de Agricultura de la Nación, con el objetivo de que la consultora AFRY analice la factibilidad de proyectos en la Argentina, y en una segunda etapa, identifique a potenciales inversores internacionales.

Entre las principales conclusiones del estudio, ratifica las condiciones básicas y competitivas que tiene el país para atraer y establecer industrias forestales. “Tiene potencial para convertirse en un actor principal en el mercado global de productos forestales”, sostuvo Correa.

Pero, a su vez, el especialista no evadió exponer las limitaciones pendientes a trabajar, aunque indicó que “son debilidades que pueden ser corregidas”, durante su exposición desde España, en relación a la necesaria seguridad jurídica y credibilidad en las políticas del país, apoyo financiero, promoción a la forestación, adecuación de la carga impositiva al sector (de exportaciones) y respaldo a las metas y objetivos de un Plan Estratégico Forestal y Foresto-Industrial.

Además, reforzó la idea- que desde hace más de dos años trabajan en borradores desde el sector- de impulsar una nueva ley de promoción de atracción de inversiones extranjeras en la industria forestal, ya que se demanda financiamiento externo y sumas millonarias para instalar nuevas y modernas fábricas, sean estas de celulosa y papel, bioenergía, o aserraderos de escala global..

 

“En la industria forestal de la Argentina se podrían atraer inversiones por USD 6.000 millones y duplicar el consumo actual de madera industrial, ya que cuenta con la materia prima para ello”, indicó el experto de la consultora internacional AFRY.

 

Al ser un estudio que complementa el Plan Estratégico Foresto-Industrial 2030 , el especialista se ocupó de compartir su visión respecto a la información analizada del escenario actual nacional y el contexto internacional, su potencial y ventajas competitivas.

Asimismo, identificó los factores que ralentizan su desarrollo en línea con la situación actual y perspectivas de los mercados regionales y globales de productos de base forestal que pueden producirse en el país.

Tras reforzar con datos que el país cuenta con las condiciones básicas requeridas para atraer y establecer industrias forestales, “queda mucho aún por hacer para acompañar su proceso de crecimiento”, dijo.

Entre las condiciones básicas para considerar en una inversión marcaron: Logística: Carretera, fluvial, ferrocarril (aunque requiere mejoras considerables); las plantaciones forestales: existentes y potencial para desarrollar; los Puertos y salidas a mercados internacionales; los servicios: mantenimiento, operaciones; los Recursos humanos y mano de obra capacitada, personal con formación técnica; Infraestructura básica: red eléctrica, comunicaciones; y Energía.

Los resultados serán expuestos en diferentes ámbitos de negocios y reuniones con inversores, por parte del equipo de Matías Kulfas que coordina el Consejo Económico y Social del gobierno nacional, como también por el sector privado interesado en el despegue sectorial con negocios sostenibles y de largo plazo.

Dónde y en qué invertir

Fernando Correa respondió al principal interrogante ¿qué alternativas industriales impulsarán el desarrollo sustentable del sector foresto-industrial en la Argentina?.  “La productividad que se obtiene en las plantaciones (pinos y eucaliptos principalmente) de rápido crecimiento y la disponibilidad actual de estos recursos forestales, listos para su utilización comercial y sostenible, es la mayor ventaja competitiva del sector. Tradicionalmente, Argentina fue un país con costos de la madera competitivos a escala global. La mayor ventaja que se tiene es la producción de madera a un costo competitivo. No es barata la materia prima por la coyuntura económica, sino porque los bosques producen muy bien, lo que se traduce en un costo competitivo a nivel internacional”, explicó el consultor.

Consideró que será clave apuntar los esfuerzos en materializar inversiones. “Esto actuaría como un círculo virtuoso, generaría mayor credibilidad en el país y, esto a su vez, atraería más inversiones”, agregó, antes de referirse a las perspectivas del mercado global.

Argentina dispone en la actualidad de un total de 1.370.000 hectáreas forestadas. El consumo de madera industrial de plantaciones comerciales es de unos 15 millones de m3 anuales, mientras que el crecimiento anual es de 31 millones de m3 anuales. “Se estima el establecimiento de unas 20.000 ha por año. A pesar del potencial, el sector forestal en Argentina no ha alcanzado el desarrollo industrial. Esta situación se refleja en la sobreoferta disponible de madera”.

Las regiones de mayor potencial de impacto al desarrollo foresto-industrial en el corto plazo, con oportunidades de crecer en polos o cluster sectoriales, en función de la ubicación y disponibilidad actual de plantaciones serian seis:

1)        Centro – NOA: una región  con recursos forestales comerciales fragmentados. Posee industria forestal de pequeña escala o alcance principalmente local. Tiene disponibilidad para plantaciones forestales adicionales.

2)        Patagonia Andina: una región con potencial de desarrollo forestal sobre rotaciones de largo plazo. Actualmente cuenta con c. 85.000 hectáreas de plantaciones de pino. Tiene disponibilidad alta para plantaciones adicionales.

3)        Buenos Aires – Delta:  Es el principal mercado interno del país de productos forestales. Actualmente cuenta con más de 100.000 hectáreas de plantaciones de rápido crecimiento (50% de salicáceas, 35% de eucalipto). Tiene disponibilidad media para plantaciones adicionales.

4)        Entre Ríos: es una provincia con importante base industrial de transformación primaria y secundaria de la madera. Actualmente cuenta con 130.000 hectáreas de plantaciones de rápido crecimiento (10% de coníferas, 70% de eucalipto). Tiene disponibilidad media para plantaciones adicionales.

5)        NE Corrientes – Sur de Misiones:  esta región es identificada con el mayor crecimiento de las plantaciones forestales en los últimos años. Actualmente cuenta con más de 500 mil hectáreas de plantaciones de rápido crecimiento (70% de coníferas, 30% de eucalipto) Disponibilidad alta para plantaciones adicionales en Corrientes, que aún se encuentra sin industria forestal de escala establecida.

6)        Misiones: es la provincia foresto-industrial más importante de la Argentina. Actualmente presenta 380.000 hectáreas de plantaciones de rápido crecimiento (81% de coníferas, 6% de eucalipto). Pero está limitada en su territorio, en la disponibilidad para plantaciones adicionales.

Activa participación en el seminario virtual organizado por CONFIAR

Perspectivas globales y escenario local

El estudio contiene además proyecciones del mercado global y un diagnostico actual de los aspectos que deberá atender el gobierno nacional para acompañar el crecimiento de la actividad:

 – Mercado de Papel

Los papeles tisú, cartones para envases y cartones de consumo crecerán en promedio entre 2.6-3.0%/a. Se prevé, sin embargo, que el consumo de papeles de impresión disminuirá en promedio 0.7%/a, reflejando los cambios estructurales en los patrones a nivel global. La celulosa y papeles para el sector de embalaje presenta tasas de crecimiento, por encima de la media.

“Hace 10 años China comenzó con la reducción de la cuota de fibra recuperada y fue decreciendo progresivamente hasta 2021 cuando se dispuso el cierre total a la importación de fibra recuperada.  Es una estrategia que llevan adelante con todo tipo de residuos. China fue adaptando su producción en los últimos 10 años a este cambio en los flujos de fibra, pero en 2021 se encuentra con un déficit que debe ser satisfecho por distintas regiones del mundo. Es una oportunidad interesante para Argentina para la producción de celulosa marrón o de celulosa integrada con kraftliner”, destacó Correa.

Sin embargo, a pesar de contar en la Argentina con los recursos naturales necesarios, el país no se encuentra posicionado aún en el mercado global de productos de celulosa y papel.

El mapa actual indica la existencia de 12 fábricas de celulosa funcionando, 9 de las cuales utilizan fibra virgen para la producción, con una capacidad instalada de 1.2 millones de toneladas anuales.

La producción al año 2019 fue de 0.83 millones de toneladas. La celulosa de fibra virgen producida en Argentina es de tipo Kraft. El país no cuenta con producción de celulosa mediante procesos mecánicos.

Argentina tiene actualmente de 2,15 Millones de toneladas/año de capacidad instalada para la fabricación de papel. La producción de papel en el año 2019 alcanzó los 1,7 millones de toneladas. Aproximadamente, el 20% de la producción corresponde a papeles de escritura e impresión, 20% a papel tisú y el 55% restante a tipos industriales, prensa y papeles especiales.

-Madera aserrada

Asia tiene rol importante en absorción de madera del mercado. Del consumo total de China, el 80% es madera sólida para distintos tipos de productos de la construcción.

Dadas las condiciones previstas de mercado y el potencial de producción forestal, una combinación de madera en rollo de calidad combinada con productos de madera aserrada indicaría un buen potencial para la producción.

“Las dificultades que podrían presentarse en Argentina no están vinculadas a la producción en sí, sino al entorno operativo”, comentó Correa.

La producción de madera aserrada en forma competitiva es una base necesaria para acceder a productos estructurales. En el país, según datos del Ministerio de Agricultura de la Nación, se estima una capacidad instalada de 6,1 Millones de M3, lo que representa aproximadamente un 40% de capacidad ociosa.

El último informe nacional de aserraderos relevó 2.087 aserraderos distribuidos en 19 provincias. El volumen de madera consumido totaliza 9.5 millones de m3 con una producción de aproximadamente 4 millones de m3 de madera aserrada (65% coníferas).

En tanto, en el sector de aserrío en el país se encuentra concentrado en las provincias de la Mesopotamia, con aproximadamente el 80% de la capacidad instalada.

Además, el informe analiza que “hay mucha diferencia en la distribución de tamaños de los aserraderos, del total solo el 8% son medianos y grandes. El rendimiento de la producción de los aserraderos pequeños es muy bajo, menos de un 45%, lo que afecta seriamente la competitividad”, precisó Correa.

Del total de la producción de la primera transformación, solo el 35% se destina a remanufactura. Asimismo, solo el 25% de la producción (c. 0.92 millones de m3) es secada en horno.

 

Potencial vs. Credibilidad

Es una realidad que la posición actual del país en el mercado internacional es “inexistente”, y dada la situación macroeconómica durante los últimos años, la Argentina no ha sido considerada como una alternativa atractiva para inversiones de gran escala.

Pero para Correa, no todo está perdido aún. “Algunas de las debilidades del país como “investment target” pueden ser corregidas o disminuidas mediante intervenciones adecuadas. En dichas intervenciones, se considera que rol del gobierno como garante (y no necesariamente con intervención directa en las inversiones) sería beneficioso”, recomendó.

De igual forma, se deben crear las condiciones adecuadas y necesarias para facilitar el establecimiento de un proyecto industrial en el sector en el corto plazo y mejorar el factor credibilidad.

“Aunque el entorno no es del todo atractivo para inversiones de escala, se pueden tomar medidas para balancear el efecto, y que ayudarían a contrarrestar la imprevisibilidad en el entorno operativo”, planteó el consultor de AFRY.

Entre las medidas sugeridas, enumeró:

− Marco jurídico para la firma de Acuerdos para la Protección de Inversiones Extranjeras, con los países de origen de las inversiones

− Marco jurídico para la promoción de industrias forestales (en todos los sectores) con la capacidad de adaptación a los requerimientos de las alternativas industriales específicas, en los diferentes sectores, considerando los avances tecnológicos

− Marco jurídico que regule la propiedad de la tierra, permitiendo a las inversiones extranjeras cuando estas sean de escala la propiedad de la tierra, cuando el nivel de inversión lo considere necesario y, claramente, desarrolle valor en el país.

− Marco jurídico que regule y garantice el alquiler o leasing seguro de superficie para plantaciones forestales a largo plazo vinculadas a una industria.

− Participación activa del Sector Público en la promoción y atracción de inversiones, avalando el interés conjunto de la sociedad forestal en el desarrollo del sector.

En cuanto a las medidas que ayudarían al desarrollo del sector en la Argentina, enumeró:

-Desarrollo de un marco jurídico vinculante “Ley Forestal” que regule y promueva la actividad forestal y foresto-industrial

− Apoyo financiero por parte del Gobierno, en forma directa o indirecta (garantías, fideicomiso)

− Promoción y ayudas para el desarrollo de plantaciones forestales, asociados y en función del tipo de régimen de manejo y destino industrial

− Adecuación de la carga impositiva al sector (exportaciones) a fin de mejorar su potencial para acceder a mercados internacionales

− Apoyar la implementación del “Plan Estratégico forestal y Foresto-industrial” en forma coordinada (forestación e industria). Es necesario el desarrollo industrial, a fin de poder justificar el objetivo de alcanzar los 2 millones de hectáreas a 2030, compromiso adquirido por Argentina ante la Comunidad Internacional..

 “Las condiciones para inversiones de gran escala están en Corrientes y Entre Ríos”

De acuerdo al estudio de AFRY, el Litoral argentino es la zona con mayor potencial para apalancar el crecimiento del sector, pero las mejores condiciones en el corto plazo las reúnen en particular, dos regiones que tienen características más favorables: NE de Corrientes – Sur de Corrientes; y Norte de Entre Ríos – Sur de Corrientes.

En el estudio se plantea como propuesta al gobierno nacional un desarrollo del sector en 3 fases:

  • Fase I: implica una consolidación del desarrollo industrial, basado en industrias clave que serían traccionadoras del desarrollo. En función del potencial de producción, situación actual y prevista de los mercados y disponibilidad de recursos se recomiendan inversiones industriales que tienen un impacto positivo en el sector, y representan alternativas industriales que cuentan con potencial de expansión e integración.

“Es de primordial importancia, que el sector forestal primario continúe desarrollándose”, señalan.

Debe aprovecharse la oportunidad de mantener e incrementar las exportaciones, por parte de empresas argentinas, de madera industrial a fin de mejorar las condiciones de los productores forestales.

“En esta etapa se busca el establecimiento de industrias clave: una fábrica de celulosa y papel, un aserradero de escala global de madera de conífera para que satisfaga la demanda el mercado interno con enfoque en exportaciones. También se buscará mejorar las condiciones para la exportación de madera en rollo”, explicó Correa.

 

  • Fase II: con el desarrollo de industrias modernas como las recomendadas en la Fase I, se darían las condiciones para una fase de expansión industrial, planteando las bases para conceptos modernos de producción foresto-industrial como ser una fábrica swing para celulosa Kraft y de disolución, de escala global, con la posterior integración a viscosa y productos textiles. La fase de expansión también considera el incremento del consumo de madera en el sector de la construcción.

“En esta fase se buscará que los aserraderos se integren con el sector de la construcción a gran escala. Cuando estén dadas las condiciones y el sector de construcción con madera esté más establecido”, comentó Correa. “Lo importante es tener la madera aserrada, de calidad y competitiva”, agregó el experto.

 

  • Fase III: En esta fase se considera ya al sector foresto-industrial establecido, operando en forma regular y con inversiones de relevancia que han posicionado al país como productor y exportador neto de productos forestales. Con la credibilidad del sector forestal ante el mercado internacional, las condiciones de producción y crecimiento forestal, como principales ventajas competitivas del país, se considerarían como un destino lógico para inversiones avanzadas en el sector como sería una biorrefinería, un modelo industrial complejo e integrado que incluye productos tradicionales y avanzados.

El modelo industrial de biorrefinería es un buen ejemplo de la economía circular en el sector. El sector forestal es una piedra angular en la bioeconomía y un importante contribuyente a la mitigación del cambio climático.

“En esta fase habría incremento de la capacidad e integración de la cadena de valor”, agregó Correa. “El potencial está dado por nuevos productos para nuevos segmentos. Las biorrefinerías apuntan con la producción de celulosa a otros productos adicionales como biocombustibles, bioquímicos, polímeros”, agregó.

En función de las características del sector forestal y las condiciones del mercado, las industrias consideradas clave para el desarrollo del sector de mayor impacto y que brinden resultados en el corto, mediano y largo plazo son:

1)        Fabrica integrada de celulosa Kraft sin blanquear y papel kraftliner

− Permite el aprovechamiento de la madera de conífera disponible en el país (incl. residuos de aserraderos y de cosecha)

− Basar el desarrollo aprovechando la mayor ventaja competitiva del sector forestal argentino que es el potencial y productividad de las plantaciones de coníferas en el país

− Aprovechar la oportunidad de mercado global relacionada a la demanda de papeles para el sector de embalaje, en particular en el mercado asiático (China), como así también la demanda interna/regional traccionada por exportación de alimentos

− Al ser una fábrica de papel integrada, la capacidad de producción es menor, que si es comparada con los modelos de producción de celulosa de mercado (e.g. fábricas de BHKP en Brasil o Uruguay)

− Costo de capital menor

Atractivo de la inversión:   TIR del proyecto, según la evaluación financiera, podría alcanzar del 16.8% sin el valor final y una amortización anticipada de  8.1 años. “La TIR aquí se basa en una planta de celulosa en NE Corrientes. La TIR real y el tiempo de recuperación dependen en gran medida del precio de venta FOB del kraftliner establecido por la fábrica. La evaluación financiera asume una tasa de inflación del 2%, que coincide con las metas de la Reserva Federal de los Estados Unidos, ya que para el análisis se utilizaron dólares estadounidenses, pero no hace suposiciones con respecto a los efectos del tipo de cambio”, precisaron en el estudio de factibilidad.

 

2)        Productos de transformación mecánica

− Los productos seleccionados tienen demanda en mercados globales (tradicionales y no tradicionales para exportaciones)

− Una base de producción competitiva de madera aserrada permite en un futuro la integración a maderas estructurales para el sector de la construcción (CLT, Glulam, etc)

− Un aserradero de escala, competitivo, permite que los aserraderos pequeños se especialicen en otros nichos productivos (e.g. transformación secundaria, procesado de madera de grandes dimensiones)

− Mejora la transparencia de la producción de madera aserrada, disminuyendo la competencia desleal que afecta directamente a los aserraderos formales

− La capacidad de producción propuesta permite acceder a mercados de mayor escala lo que beneficiaría a todo el sector por igual

Otras alternativas con valor agregado, serían las fábricas de Pellets de madera (tanto residuos de cosecha o madera fina de raleo, o chips).

“Los residuos de aserradero (chip verde o chip seco) podrían valorizarse mediante la transformación a pellets de madera.  El mercado internacional de pellets de madera para la producción energética de gran escala es altamente competitivo, donde los principales operadores y suministradores, se benefician de la economía de escala para satisfacer la demanda en forma competitiva (e.g. productores de América del Norte, Bálticos, o Brasil)”, indican en el estudio.

El mercado interno en Argentina es limitado, pero existen posibilidades para el uso industrial de pequeña escala, como ser agricultura, criadero de animales, secadero de granos, etc.

El producto podría ser pellet industrial, i.a. los llamados pellets Tipo A2 que están hechos de madera de tronco y ramas, residuos de cosecha, y residuos/subproductos de la industria maderera no tratados químicamente. Normalmente, este tipo de pellet es distribuido y almacenado a granel.

Desde CONFIAR venimos trabajando fuertemente para lograr el puntapié inicial para la concreción de nuevas inversiones a escala y competitivas. Creemos que el primer proyecto de inversión que se concrete será fundamental por el grado de confianza interno y externo que implicará.  El sector está trabajando unido en el Consejo para que la Argentina pueda ver crecer al sector foresto industrial que tiene altísimo potencial”, expresó Claudio Terrés, presidente de AFCP, al cerrar el seminario.

Participaron en representación del gobierno argentino, Daniel Maradei, director Nacional de Desarrollo Foresto Industrial (MAGyP) y Leandro Mora Alfonsín, director Nacional de Desarrollo Regional y Sectorial, por el Ministerio de la Producción, quienes manifestaron su interés en el estudio presentado cuya información estaban en conocimiento y reafirmaron el compromiso de trabajar articuladamente entre el sector público y privado para lograr los objetivos que se plantea el país para desarrollar la foresto-industria basada en la bioeconomía y sostenibilidad.

 

Noticias relacionadas

Analizaron en el Consejo Económico y Social Argentino las oportunidades del sector foresto-industrial de atraer 7 mil millones de dólares en inversiones, nuevos empleos y aumentar las exportaciones

Argentina tiene potencial para atraer USD 7 mil millones en inversiones forestales para industrializar distintas regiones del país

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *