Argentina tiene potencial para atraer USD 7 mil millones en inversiones forestales para industrializar distintas regiones del país

Este escenario que identificó el Gobierno Nacional, quedó plasmado en el Plan Estratégico Foresto-industrial “Argentina 2030”, que fue presentado en Buenos Aires tras un año de trabajo conjunto en la construcción de una visión común entre el sector público y privado. “El sector podría crear 187 mil empleos de calidad y revertir el déficit histórico en la balanza comercial, exportando USD 2.500 millones”, señalaron. La meta es poner en valor los bosques nativos y plantaciones comerciales de Argentina para hacer frente al cambio climático y el cumplimiento de los ODS de la Agenda 2030 de la ONU.

 

Por Patricia Escobar 

 

BUENOS AIRES (1/10/2019).- En 2018, en el marco de ForestAr 2030, se inició el proceso de construcción colectiva de la visión para todo el sector forestal y foresto industrial argentino mediante una serie de jornadas coordinadas por The Nature Conservancy (TNC) y facilitadas por la Escuela de Posgrado de Desarrollo Sistémico del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). Con la participación activa de los representantes del gobierno nacional, gobiernos provinciales, academia, sociedad civil y la Mesa de Competitividad Foresto Industrial, ese esfuerzo gestó la elaboración del presente Plan Estratégico. Este sector altamente cohesionado se propone avanzar en el logro de sus metas de manera sinérgica.

Argentina reconoce el potencial de sus bosques, valorizando los servicios ecosistémicos que brindan, especialmente su rol en la mitigación del cambio climático. Para el 2030, se plantearon metas de manera sustentable, que generarán oportunidades para fortalecer las economías regionales; en el contexto internacional, es un actor confiable y competitivo de los mercados globales de productos de base forestal.

Por medio del “Plan Estratégico Forestal y Foresto-industrial Argentina 2030”, que fue presentado el lunes 30 de septiembre en Buenos Aires, las autoridades expresaron que este trabajo representa un “hito histórico para el sector”.

Presentación en Buenos Aires el lunes 30 de septiembre de 2019.

 

Del evento participaron Mercedes Borras, directora de Bosques de la Secretaria de Ambiente de la Nación; María Eugenia Tola, del Mincyt; Nicolás Larrahague, director Nacional de Desarrollo Foresto-industrial del Ministerio Agricultura, Ganadería y Pesca; y Marcos Pereda, representante del sector privado de la Mesa Nacional de Competitividad Foresto-industrial.

El plan marcará los lineamientos de la articulación alcanzada entre el sector público nacional, la sociedad civil y el sector privado en el contexto de la Mesa de Competitividad Foresto-industrial y la plataforma ForestAr 2030.

Se trata de una plataforma multisectorial que apunta a la conservación y ampliación del patrimonio forestal argentino y la activación de una economía forestal que impulsa el desarrollo social, económico y ambiental. Fue liderada por la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable, en conjunto con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y los Ministerios de Producción y Trabajo, Salud y Desarrollo Social, Educación, Cultura y Ciencia y Tecnología, con la colaboración de The Nature Conservancy Argentina (TNC).

Acto de lanzamiento en el año 2018 de la Plataforma ForestAR 2030

Convergen también en esta iniciativa privados y organizaciones no gubernamentales. Su sustento científico radica en la capacidad de los bosques nativos y cultivados de brindar soluciones naturales al clima para mitigar el cambio climático. La plataforma facilitará el cumplimiento de Argentina con los compromisos nacionales asumidos bajo el Acuerdo de París y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, a través de las cadenas de valor asociadas a los bosques.

La Mesa de Competitividad Foresto Industrial, un espacio de trabajo público-privado, compuesto por las federaciones, cámaras y asociaciones privadas más representativas del país y organismos públicos nacionales y provinciales. Este diálogo público-privado permite atender los temas sectoriales considerados prioritarios, bajo los siguientes ejes de: forestación, logística e infraestructura, construcción con madera, celulosa y papel, dendroenergía, madera y mueble, bosques nativos, manejo del fuego, innovación y visión estratégica al 2030.

Con la participación de los referentes más importantes del sector, se construyó una visión común con parámetros de sostenibilidad consensuados. En base a ello, se realizaron los diagnósticos y análisis FODA, y se determinaron los objetivos, metas y principales intervenciones para lograr un desarrollo forestal y foresto industrial que considera las ventajas comparativas de Argentina y las oportunidades de demanda local e internacional, dentro del marco de oportunidad que brinda la respuesta al cambio climático y los objetivos de desarrollo sostenible.

“El crecimiento del sector requiere de condiciones y un adecuado clima de negocios que permitan la integración del país en el mundo, con inversiones y financiamiento interno y externo”, explican las autoridades durante la presentación.

Los aspectos comunes necesarios a todos los sectores productivos son:

a. Estabilidad macroeconómica.

b. Seguridad jurídica.

c. Reforma fiscal que reduzca la presión impositiva a valores similares a los países de la región y restrinja la informalidad comercial.

d. Condiciones laborales alineadas con las leyes de los países de la región (que reduzcan la litigiosidad y la informalidad laboral).

e. Marcos legales y administrativos que reduzcan los costos de transporte y logística e inversiones que mejoren el acceso y la calidad de la infraestructura (puertos, vías navegables, rutas, trenes, electricidad, comunicación, entre otros).

f. Estructuras adecuadas de transferencia de tecnología entre el sistema científico-tecnológico y el productivo.

Luego de la presentación institucional, se realizó una síntesis del proceso del año 2018 donde informaron que “se realizaron 4 talleres para obtener la visión del Plan Forestar2030”.

Posteriormente, expusieron un documento de síntesis con el plan estratégico. Este documento se divide en 7 ejes y un representante de cada eje temático desarrollo los objetivos, metas, impacto y factores críticos.

Además se realizó una pequeña síntesis sobre estado actual de las forestaciones, la industria de la madera y mueble, y los indicadores económicos actuales. Se destacó también la normalización y puesta al día de los pagos de la ley de promoción a la forestación Ley 25.080 a través del Seguro Verde.

Se explicó que en 2018, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable requirió  los servicios de TNC para facilitar el lanzamiento de la plataforma ForestAr 2030 y sus 8 líneas de trabajo. Ello implicó la entrega de varios productos, la mayoría de ellos vinculados a la temática de los bosques nativos. También contempló la facilitación de los talleres del 2018 para construcción de la “Visión Común” y lineamientos para un Plan Estratégico que se realizaron con el ITBA, siendo los servicios del Instituto prestados ad honorem.

La continuidad y profundización de la planificación estratégica fue tomada por la Mesa de
Competitividad en 2019, solicitando la colaboración de TNC para la preparación de
una primera versión tanto del Resumen Ejecutivo como del Documento Maestro.

“En la presentación se realizó fuerte hincapié en que el documento ampliado en general debe ser entendido como un documento dinámico. Particularmente en el punto innovación
se acentuó que no es definitivo y se remarcó la necesidad de realizar nuevas revisiones y priorizaciones”, explicaron en un resumen Natalia Fracassi y Ana María Lupi, quienes participaron del encuentro por INTA, entre otras 50 personas, representantes de organizaciones e instituciones públicas, privadas, académicas y de la ciencia y tecnología.

La oportunidad

El Plan establece que las oportunidades en la cadena foresto industrial están basadas en la gestión sostenible de los bosques nativos, la posibilidad de crecer en superficie forestada preservando ecosistemas de alto valor de conservación, avanzar en la industrialización e innovación, y el aprovechamiento integral de todos los productos y subproductos, siendo fundamental la concreción de las inversiones necesarias para agregar valor a la producción forestal.

·         Amplias ventajas para la producción forestal: El patrimonio de Argentina consiste en 1,3 millones de hectáreas de plantaciones forestales y 53,6 millones de hectáreas de bosques nativos, según los OTBN provinciales. La madera proveniente de las plantaciones forestales cubre la mayor parte de la demanda de materia prima de las industrias de base forestal (95%), quitando presión sobre los bosques nativos, a la vez que poniéndolos en valor.

·         Demanda interna significativa: Argentina tiene una balanza comercial negativa en papeles, un déficit habitacional que puede ser atendido con construcción en madera, la posibilidad de expandir la producción de muebles y el uso de energía renovable en forma de chips y pellets, así como capacidad tecnológica para la innovación en biomateriales.

·         Demanda internacional de productos de base de madera creciente: Este es el caso tanto en productos tradicionales (celulosa, ciertos papeles, muebles) como en nuevas aplicaciones en construcción con madera y biomateriales impulsadas por su capacidad de substituir productos no renovables y asociados a una alta emisión de gases de efecto invernadero como los plásticos, cemento, ladrillos y combustibles fósiles.

·         Condiciones naturales óptimas: Argentina tiene zonas de alta productividad forestal que permiten turnos de corta de 9 a 15 años en promedio (en países nórdicos es de 30 a 45 años) y suelos aptos que no compiten con la agricultura ni zonas de bosques nativos.

·          Capacidades científicas-tecnológicas calificadas: Éstas están presentes en las principales regiones del país (recursos humanos, institutos, carreras universitarias, observatorios, redes).

·         Conocimiento y mapeo integral del territorio que permite identificar y preservar ambientes críticos y biodiversidad.

El desafío

·         Atraer inversiones de alto valor: Se requieren inversiones en el orden de siete mil millones de dólares en industrias  – intensivas en capital, mano de obra e innovación-  para producir bienes demandados local e internacionalmente, desde una base bio-económica de desarrollo forestal sostenible (contemplando aspectos ambientales, económicos y sociales asociados).

·         Gestión sostenible: La oportunidad y a su vez el desafío para los bosques nativos de Argentina reside en gestionarlos de manera sostenible para que se transformen en una fuente de desarrollo para las comunidades asociadas, reduciendo al mismo tiempo la deforestación y la degradación, y poniendo en valor los bienes y servicios ecosistémicos que ellos proveen a la sociedad.

El impacto esperado al 2030

Sobre la base de políticas idóneas y aprovechando la naturaleza intersectorial e integrada de la plataforma, se puede prever:

-Incrementar la superficie forestal plantada a 2 millones de hectáreas (+ 50%).

-Atraer 7 mil millones USD en inversiones que permitirán industrializar distintas regiones del país.

-Sostener y aumentar inversiones en infraestructura (trenes,puertos, energía, comunicación, entre otros) crítica para escalar otras actividades en las provincias.

-Crear 187 mil empleos de calidad.

-Revertir el déficit histórico en la balanza comercial, exportando USD 2.500 millones.

-Incrementar el agregado de valor en la cadena foresto-industrial apoyándose en políticas permanentes de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).

-Aportar a la adaptación y mitigación del cambio climático.

-Contribuir significativamente al cumplimiento de la meta absoluta de la Contribución Nacional de no exceder las emisiones netas de 483 MtCO2 eq en el año 2030, a través de la reducción de las emisiones y el aumento de las capturas de gases de efecto invernadero debido a la gestión sostenible de los bosques nativos, las plantaciones forestales y toda la cadena de valor asociada.

-Asegurar la sostenibilidad de los proyectos y prácticas asociados al presente Plan que resguardan sitios de alto valor de conservación, biodiversidad y patrimonio cultural.

-Poner en valor a los bosques nativos ampliando la gestión sostenible y el reconocimiento de los servicios ecosistémicos que proveen a las comunidades y a toda la sociedad.

El Plan Estratégico contempla propuestas para cada eje temático: Bosques nativos, Plantaciones Forestales, Celulosa y papel, Madera y mueble, Construcción con madera, Energía térmica e Innovación.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *