Biomasa forestal, la mayor preocupación de los productores misioneros por la pérdida económica del recurso sin destino de aprovechamiento industrial

Se estima que entre un 30 a 40%  de la madera de bosques implantados que crece en la provincia de Misiones queda en el campo (copas, ramas y acículas). Este subproducto que se obtiene del árbol aún no tiene destino o está desvalorizado ante la sobreoferta existente en el mercado, y se convierte en pérdidas económicas para el productor. La misma situación con el chip, acumulando en el aserradero. Al no haber soluciones en el corto plazo, los productores se alejan de la actividad. Sin embargo, la materia prima está, y es una oportunidad para la inversión en iniciativas sostenibles, como producción de pellets o centrales térmicas de generación de energía renovable, entre otros productos.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (8/10/2022).- Las podas y raleos que se realizan como práctica silvicultural en el proceso de producción forestal o los restos que se obtienen de la cosecha quedan hoy entre un 30 o 40% en los campos por falta de mercado donde colocar el producto que tiene destino de trituración pulpable. Similar situación enfrentan los aserraderos pequeños y medianos, que acumulan toneladas de chips y aserrín en sus predios, que se transforma en un problema ambiental y de alto riesgo en temporadas de  condiciones críticas de incendios.

Es necesario lograr inversiones para movilizar la materia prima excedente y mejorar los precios del mercado para los proveedores. Las dos plantas celulósicas de la provincia y principales compradoras de los residuos o subproductos de la industria forestal habrían reducido progresivamente las órdenes de compra en los últimos tiempos, señalan los productores. Y los secaderos de yerba mate o té es muy bajo lo que consumen para el volumen excedente existente.

El sector forestal no ha logrado atraer nuevos jugadores para el aprovechamiento de la materia prima excedente, que podría ser destinada a una fábrica de MDF, plantas de pellets o centrales térmicas para la generación de energía eléctrica limpia de fuente de biomasa forestal..

“Arauco no compra hace varios meses, se autoabastece, posiblemente active algunas órdenes de compra en noviembre, pero los precios siguen siendo bajos”,  respondieron productores ante la consulta de ArgentinaForestal.com.

Se suma ahora la parada técnica de la planta de Papel Misionero (Grupo Arcor)  que por el momento no recibe materia prima, situación que retrasará pedidos de entrega de la materia prima. “De igual forma, compra muy poco en volumen, es una planta chica para la oferta de residuos que hay”, señalan, en busca de un planteo más de fondo: generar las condiciones que sean necesarias para lograr la industrialización de la materia prima excedente.

Los subproductos forestales (restos de poda y raleos, chips leña, aserrín, virutas, costaneros) se presentan en varios ámbitos académicos, políticos, tecnológicos y empresarios como “la gran oportunidad”  y de “gran potencial” para el aprovechamiento en la generación de energía eléctrica de fuente de biomasa forestal a pequeña o gran escala, y un ejemplo de ello es la fábrica que funciona en Cerro Azul, la Central Térmica de MM Bioenergia o la planta de Pindó en Puerto Esperanza. Pero después de estas inversiones privadas y de pequeña escala, no se logró concretar otro proyecto que genere expectativa en los productores y descomprima la competencia concentrada en las dos grandes empresas como Arauco y Papel Misionero.

Y los productores forestales no ven una solución al problema en  el corto y mediano plazo. Esto repercute en el interés por la actividad, y en consecuencia, dejan de plantar.

El Instituto Forestal Provincial (InFoPro) actualiza los precios mínimos de la madera pulpable cada 6 meses, y eso en un país con la inflación que se registra, para los productores que deben colocar estos subproductos tampoco les resulta lo más conveniente, pero tienen una base donde defender sus precios, que antes no la tenían.

De todas formas, explican que es un sin sentido establecer precios cuando no hay demanda, y tienen que hasta “regalar” la materia prima para que retiren de la industria, ya que no puden acumular en el predio por los peligros ambientales que esto implica. “Todo es costo, hasta a veces pagamos nosotros para se lleven el chip del aserradero”, explica un maderero.

 

“Los productores están desanimados, y se ha dejado de forestar en Misiones. La colocación del producto pulpable en las industrias es un problema de hace muchos años. Realmente hay que buscar una solución a esta situación, y no pasa por fijar un precio alto, porque en el caso de Arauco, se autoabastece. Hay que lograr generar las condiciones para que más industrias que aprovechen la materia prima se instalen en Misiones”, plantean los productores.

Hace varios años que, a través de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap), se intentó avanzar en estos proyectos que fueron presentados al gobierno provincial en su momento, ya que siempre el cuello de botella es lograr que avalen los créditos los bancos internacionales. Un ejemplo, es el proyecto para la instalación de una planta de MDF que fue presentado a través del Aglomerado Productivo Forestal (APF) en 2011, pero nunca se concretó.

En los 90, la Cooperativa de Eldorado elaboró un proyecto de generación de energía en base a biomasa forestal, pero no prosperó. También hubo interés de un grupo holandés, y no se concretó. En el Municipio de 25 de Mayo se realizaron reuniones para analizar las alternativas, y quedó en conversaciones con el intendente de la localidad y los propietarios de aserraderos de la zona.

Tal vez te interese leer: Misiones: identifican interés en el desarrollo local basado en el aprovechamiento de la biomasa forestal en 25 de Mayo

Años atrás, el gobierno nacional con el Programa Renovar 2  impulsado por el ex presidente Mauricio Macri, a través de CAMMESA logró concretar en la región, entre Corrientes y Misiones, la instalación de nuevas centrales térmicas a partir de fuente de biomasa forestal.

Entre estos proyectos de generación de energía, hoy está en marcha la primera planta de FRESA (Grupo INSUD-Pomera Maderas) en Virasoro -que tiene en proceso una inversión para una segunda planta- , la española Genergia BIO (Biomasa Santo Tomé de 10 MW) y Genergía BIO (Ampliación Santa Rosa de 1,64 MW).

En Misiones la empresa Pindó (Puerto Esperanza) y MM Bioenergía (Cerro Azul); pero ya para el Plan Renovar 3 no se logró el aval que pedían los bancos internacionales para acceder el financiamiento necesario para avanzar en nuevos proyectos de generación de energía eléctrica de fuente de biomasa.

Tal vez te interese leer: Misiones | Se reactivó la Mesa Foresto-industrial Provincial con anuncios de nuevas líneas de créditos e información de crecimiento del consumo y empleo en aserraderos

El tema está incluido en la agenda provincial, pero urge su avance ante el estancamiento de los productores por la pérdida de rentabilidad y cada vez más alejados de la actividad forestal. El último relevamiento presentado por la Subsecretaría de Desarrollo Forestal, en la segunda reunión de la Mesa Provincial Foresto-industrial, aportó información de la demanda de rollos de madera y biomasa para proceso y térmica en el sector, agroindustrias y generación de energía eléctrica.

El consumo se origina principalmente de secaderos para madera, secado de té y yerba mate,  generación de energía eléctrica, y las plantas de pasta celulosa, papel y MDF.

Un 59% de la oferta (rendimiento 41%) tiene destino a chips proceso, biomasa energía y térmica, alcanzando en promedio los 2.843.317 ton/anual.. En tanto, la demanda anual de biomasa de raleos y rollos alcanzaría los 4.819.183.

El 90% es de materia prima de bosques cultivados de Misiones, y un 10% bosques cultivados norte de Corrientes, según el organismo provincial.

Entre las consultas realizadas durante el relevamiento a cooperativas agroindustriales con relación a la foresto-industria, surgió la necesidad de desarrollar plantas de aprovechamiento de chips leña para el autoconsumo de biomasa forestal y para consumo en sus secaderos en agroindustria, aprovechando raleos de las plantaciones forestales de asociados.

La experiencia de Arauco en el aprovechamiento de la biomasa

Arauco genera su propia energía eléctrica aprovechando los residuos forestales que genera. Se autoabastece de energía a partir de sus plantas térmicas. Aprovecha los restos de madera de sus plantas industriales (corteza, costaneros) y también raleos y ramas que quedan en campo, o compra de industrias de terceros en menor medida chip leña, aserrín, y corteza.

Pero hay una gran oferta remanente de este subproducto que aún no tiene destino industrial, y para aprovechar esta materia prima hay que hacer inversiones. Algunas PyMEs madereras lo han hecho, como la Planta “Eco Pindó” o el Establecimiento Don Guillermo, entre otras que aprovechan tanto para energía eléctrica o energía calórica (secado de madera).

“Este negocio tiene sus complejidades”, explica el gerente forestal de Arauco Argentina, Javier Maestropaolo, quien dialogó con ArgentinaForestal.com sobre la temática, en el marco de su participación en Puerto Iguazú del Encuentro Anual 2022 del Programa Paisaje Productivo Protegido.

Consideró que la buena noticia para el sector forestal y la provincia, es que hay materia prima para destinar a proyectos de inversión de aprovechamiento sustentable. Pero hay que considerar aspectos que hacen a las características y viabilidad de estos proyectos.

“La biomasa para generar energía tiene que ser barata, y para eso tiene que ser un residuo y en volumen. No se puede usar madera sólida para generar energía, no cierran los números. Lo ideal es que el subproducto tenga poca humedad, que cumpla ese residuo con determinadas características técnicas. Pero la verdad es que no es así, tiene el tamaño que tiene y carga con la humedad ambiente. Pero sirve como biomasa. Hay que producir, cargarla en un camión y llevarla a un destino. Y todo esto incorpora costos en el proceso”, planteó.

En este sentido, indicó que “lo que habría que pensar es cuál sería la mejor manera de lograr una articulación entre el sector público y privado para encaminar en inversiones que aprovechen la materia prima. Hay que analizar qué créditos disponibles hay en el mercado  y qué oportunidades aparecen para aprovechar este excedente que tenemos. La biomasa es una gran oportunidad para la industria forestal”, concluyó.

Financiamiento e inversiones mixtas

Entre esos varios proyectos que fueron presentados en estos años por los industriales PyMEs, siempre las trabas fueron al momento de lograr el aval para el financiamiento.

Un estudio de prefactibilidad realizado para la instalación de una nueva planta de MDF en Misiones que aproveche la sobreoferta de los residuos forestales, se presentaba como alternativa ya que los tableros tienen demanda en el mercado nacional e internacional; y existe disponibilidad suficiente de hectáreas plantadas en la provincia y también polos industriales con aserraderos que se ubican en forma aglomerada en el territorio.

Si bien habría que actualizar el estudio -en su momento elaborado por el Ing. Guido Meza y la Ing. Micaela Martínez para el Aglomerado Productivo Forestal- consideraron puntos adecuados de instalación, habría que ajustar los cálculos de obra civil, generación de energía eléctrica y números finos del análisis de inversión, pero se había propuesto conseguir financiamiento para una planta que consuma unas 25.000 toneladas por mes de fibra, que podría combinar diferentes proporciones de raleos y de chips.

Esta planta podría producir 16 mil metros cúbicos de tableros, aproximadamente, entre los diferentes tipos de calidades y espesores. Y se necesitaría para generar esta producción una planta de generación de energía de unos 15 MW aproximadamente. En ese contexto, estamos hablando de un proyecto que además de producir con valor agregado y aprovechamiento de la materia , emplearía a una 30 personas en forma directa, toda con alta calificación y competencia.

Al momento del estudio, la inversión rondaba los 70 millones de dólares, llave en mano. Se estiman unos 25 millones de dólares para la obra civil y unos 5 millones de dólares para la puesta en marcha.

El proyecto fue pensado para crear una empresa mixta, con un grupo de cuatro accionistas diferentes: los socios fundadores (proveedores de rollos o productores); proveedores con compromiso; el Estado Provincial; y accionistas en general

La materia prima en exceso se dispone en la provincia, la traba siempre se presenta al momento de gestionar el financiamiento para avanzar en un proyecto de industrialización .

La demanda internacional de pellets

El pellets es otra alternativa de inversión sustentable. Es un combustible de madera comprimida, de forma redondeada, con largos que van entre los 20 y 30 mm., y diámetros de 6 a 10 mm. Se fabrica prensando residuos de madera o subproductos producidos por los aserraderos y los procesos de segunda transformación de la madera o desechos de bosques.

Las materias primas más comunes en la producción de pellet son la viruta, el aserrín y las astillas, pudiendo utilizarse también, residuos post cosecha incluyendo corteza, ramas y raíces, sin ningún tipo de aglomerantes ni agregados químicos. El poder calórico mínimo de los pellets es de aproximadamente 4500 Kcal/kg.

Dos kilogramos de pellets equivalen aproximadamente a un litro de petróleo.

La inversión varía según la tecnología y tipo de maquinaria adquirida, forma de la materia prima para pelletizar (si es chips, aserrín, virutas, etc.), tipo de embolsado final (bolsas de 15-20kg, big-bags o a granel), disponibilidad o inversión de terreno, obras civiles, almacenamiento, si toda la línea está dimensionada para un eventual aumento de la producción, etc.

La demanda internacional por el producto es alta, principalmente de Europa. Y en la Argentina es un mercado en potencial de desarrollo. Habría una treintena de fábricas no de gran escala, y aún son pocas las que exportan.

A nivel internacional las primeras producciones fueron destinadas al consumo local o cuando mucho a países limítrofes. Los países que primero incursionaron en la producción de pellets de madera fueron Suecia, Finlandia, Canadá y USA.

Existen actualmente productores operando en toda Europa Oriental, Rusia, Nueva Zelanda, países africanos y China. En Sudamérica ya existen algunas de estas plantas como en Brasil, Chile, Paraguay, y Argentina.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.