Colosos de la Tierra en Argentina | La familia Waidelich protege un gigante árbol de Palo Rosa de más de 300 años en su chacra de Andresito, en Misiones

El propietario de la chacra, Ricardo Waidelich, postuló al imponente ejemplar gigante y añoso al concurso internacional Colosos de la Tierra, que impulsa la ONG A Todo Pulmón de Paraguay. El árbol tiene más de 6 metros de circunferencia. “Desde que mis abuelos adquirieron esas tierras este árbol ya estaba allí”, dice Verónica Waidelich. La familia en forma voluntaria resguarda unas 61 hectáreas –de una propiedad de 150 hectáreas de superficie en total en la que conviven con producción de yerba mate y araucarias- de uno de los ecosistemas más amenazados de América del Sur, el Bosque Atlántico o Selva Paranaense.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

 

MISIONES (2/8/2022).- Junto a un centenar de ejemplares de diversos tamaños de la especie Palo Rosa, la chacra que la familia de Ricardo Waidelich tiene en el municipio de Comandante Andresito -al norte de la provincia de Misiones y en la frontera con Brasil-, está destinada a la producción de yerba mate y araucarias, y en forma voluntaria conservan unas 61 hectáreas de bosques nativos.

En total, la propiedad tiene 150 hectáreas de superficie, y heredaron la tierra con un sitio de alto valor de conservación ante la presencia de uno de los ecosistemas mixtos de Palo rosa y palmitos que son los más amenazados de América del Sur, en el área de la ecorregión del Bosque Atlántico o Selva Paranaense.

Waidelich tene un pequeñito rincón de selva, pero valiosísimo para la conservación de la especie, ya que conserva bosque nativo entre varias chacras de productores vecinos que profundizan la fragmentación del área. De hecho, el productor también destina áreas a la producción de yerba mate, araucarias  y pasturas para el ganado, pero tiene un legado familiar y decidió resguardar estas 61 hectáreas de selva donde estiman deben albergar a más de un centenar de árboles de Palo rosa, una especie declarada Monumento Natural de Misiones y que se encuentra en peligro de extinción.

En la chacra hay un ejemplar de Palo rosa gigante, imponente, que sobresale del resto, y muy adentrado en la selva entre palmitos y chachi bravo, y otras tantas especies de orquídeas que fueron relevadas.

“La propiedad es una herencia de mis abuelos. Cuando adquirieron las tierras, el árbol de Palo Rosa ya estaba allí. Tiene un poco más de 6 metros de diámetros, y de altura se estima supera los 30 metros. Tiene más de 300 años de vida”, señala orgullosa Verónica Waidelich en la entrevista realizada durante la visita a su chacra y recorrida de ArgentinaForestal.com desde Caraguatay hasta Andresito, en busca de conocer a este majestuoso árbol de la Selva Misionera que será uno de los postulados desde Misiones, Argentina, al concurso internacional “Colosos de la Tierra”.

Es que su existencia marca la conservación de un valioso ecosistema de selva mixta de Palo Rosa y palmito, la selva en galería y un refugio de innumerables especies de flora y fauna endémica, que solo se encuentran en la zona, amenazadas como el yaguareté, el tapir, los monos, los pumas, entre otras especies. Es un ejemplar digno de darse a conocer al mundo.

El ejemplar añoso fue medido el pasado fin de semana por el propietario para ser postulado en el certamen internacional “Colosos de la Tierra” que promueve la ONG A Todo Pulmón de Paraguay y que busca visibilizar las historias de ejemplares nativos en  conservación en su país y la región.

¿Por qué decidieron participar y postular el árbol? La familia Waidelich entiende que es compatible la producción en la chacra con la conservación. “Mi padre, siendo misionero, aún está sorprendido de la posibilidad de ser propietario de un ejemplar de este porte, y tener aún en vida  un centenar de estos árboles que son monumentos naturales de la provincia. Es algo que esta bueno dar a conocer y compartir con todos que se puede conservar, que no solamente los humanos somos los reyes de este mundo, sino que hay otras especies iguales de importantes. Ya sean mamíferos o vegetales, hay que cuidar la selva para todos. Somos un ecosistema que debería estar siempre en armonía. Es importante que estos árboles centenarios se sigan viendo de pie”, fue el mensaje de Verónica.

 

Tal vez te puede interesar: Colosos de la Tierra | Los árboles gigantes de la Argentina podrán postularse en el mayor concurso ambiental de la región que impulsan desde Paraguay

 

Una familia arraigada a la tierra colorada

Ricardo Waidelich es productor e intendente de Caraguatay, donde administran más de 500 hectáreas junto a otros hermanos. Tienen plantaciones forestales, yerba mate y otros cultivos, un aserradero de madera de pino que gerencia su hijo Johanes y un poco de ganadería, entre otras actividades.

Su propiedad se  ubica a unos cinco kilómetros del centro de Caraguatay, en la colonia Tarumá, y el recorrido es por caminos terrados en buenas condiciones, rodeado de plantaciones de pinos.

Su hija Verónica es emprendedora y naturalista. Se ocupa de la comercialización de productos de Madera y reventa de Yerba Mate, y también de fomentar el turismo rural y recibir las visitas de huéspedes, sean turistas o investigadores interesados en la zona, en lo que llamaron “El Refugio del Cerro Caraguatay”, un lugar muy especial para descansar y desconectarse, por el entorno natural en el que se ubica.

En un futuro proyectan un emprendimiento  turístico o como espacio recreativo para visitas que puedan quedarse unos días, y para ello tienen preparada la casona que fuera de Johanes Waidelich, su abuelo y reconocido pionero de la localidad. Un lugar para tener contacto con la naturaleza, principalmente el avistaje de aves y hermosas garzas que recorren el lago o dique que se formó en la zona previo al cerro.

Detrás del cerro mantienen un área la  conservación de bosques nativos en forma voluntaria, sin intervención productiva. Tienen ejemplares de árboles nativos y una alta biodiversidad en aves, siendo un lugar atractivo para los observadores e investigadores.  El sueño de Verónica es lograr que en un futuro “sea declarada una reserva natural privada, donar ese lugar a alguna organización que pueda cuidar y mantener en conservación por siempre”.

El gigante Palo Rosa de Andresito

En tanto, la chacra de la familia Waidelich en Andresito conserva este ejemplar de Palo Rosa en un lote que fue adquirido en el marco del Plan de Arraigo y Colonización en la década de los 80.

“Desde la adquisición del Lote, el área conservada con monte no sufrió explotación de aprovechamiento de madera nativa. Esos árboles ya estaban allí, y siguen el monte nativo en pie, con mucho esfuerzo en cuidar lo que queda, porque hay muchas amenazas sobre la naturaleza”, advierte Verónica, aspecto que profundiza durante la recorrida realizada.

“En las zonas que están destinadas en la actualidad a la producción de yerba mate, si hubo décadas atrás monte nativo, pero esos obrajes se hicieron antes de que mis abuelos adquieran la chacra”, explicó.

En esos obrajes previos fue explotada la madera de ley como Incienso, Loro Negro, Guatambú, dejando aún vestigios de grandes troncos, relató.

De igual forma, cabe aclarar que en la provincia de Misiones rige la Ley N° 854 que permite el aprovechamiento sustentable del bosque nativo en zonas verdes o amarillas establecidas según el Ordenamiento Territorial, y previo planes de manejo para extracción selectiva supervisada por un profesional de Ingeniería Forestal y bajo autorización de la Dirección General de Bosques del Ministerio de Ecología, autoridad de aplicación.

Las áreas fragmentadas más expuestas al clima

El Cambio Climático genera efectos extremos meteorológicos, cada vez con mayor intensidad.  Esto se registra en las chacras misioneras, y es considerada por los productores como una amenaza a la conservación de la selva por los daños naturales que se registran tras una lluvia, granizada, fuertes tormentas, pérdida del habitad de las especies que hacen que se trasladen en busca de alimentos y se tornen más agresivos en otros ambientes.

Así lo describió Verónica, desde las observaciones que encuentra con su padre sobre el territorio.

“En los posible queremos seguir conservando a todas las especies de madera nativas. Aunque hay muchas amenazas que existen en el lugar, y son naturales muchas de ellas, además de la caza furtiva. Al estar la chacra en una zona fragmentada, la selva queda más expuesta a las tormentas, los vientos con mayor intensidad, que son muchas veces muy agresivas, y dañan las plantas, tumban los árboles”, describe.

El problema de ser una chacra rodeada de otras que no tienen selva, se pierde la conectividad del bosque y el impacto es mayor. Hace unos años de este ejemplar añoso de Palo Rosa cayó un gajo muy grande, algo que antes no pasaba. También el daño por la caída de los rayos, que afectaron a cuatro Palo Rosa grandes, y murieron por esta  causa. Hay claramente una mayor concentración de afectación de daños naturales consecuencia del clima sobre los bosques, relató la joven conservacionista.

Otro punto importante que mencionó y que involucra, no solo a los palos rosas, sino a otros árboles, es el ataque de los monos. “Se incremento en nuestra chacra la presencia de los monos por la deforestación en áreas aledañas. Ellos buscan alimento, y vienen por los brotes de nuestros árboles.  Es su hábitat, pero rompen todo los brotes de palmitos, la parte natural de orquídeas, es decir, hace un tiempo atrás esto se preservaba, pero hoy son “atacadas” con mayor fuerza por los mismos animales silvestres”, indicó.

En tanto, de la mano del hombre la principal amenaza sigue siendo el robo de madera, la caza furtiva, el robo de palmitos. “En el pueblo se consume mucho el palmito, y entran a robar a nuestra chacra, a pesar de que tenemos cuidador. Es un tema de seguridad constante que hay que tener en cuenta, porque nos suelen robar seguido o entrar al monte, ya que siempre estamos encontrando sobrados y trillos marcados”, advirtió.

 

Un Timbó gigante de la Reserva Guaraní de la UNaM se convirtió en el primer árbol internacional registrado por “Colosos de la Tierra” de Paraguay

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.