Un Timbó gigante de la Reserva Guaraní de la UNaM se convirtió en el primer árbol internacional registrado por “Colosos de la Tierra” de Paraguay

Por primera vez, la gran expedición organizada por la ONG A Todo Pulmón-Paraguay Respira llegó a territorio argentino en la búsqueda de promover a nivel internacional la conservación de los bosques nativos.Este año, ante la iniciativa del estudiante universitario  Romario Dohmann, de postular al ejemplar de más de 350 años que se mantiene en pie en la reserva natural Guaraní, en El Soberbio, dentro de la Reserva de Biósfera Yabotí, los organizadores decidieron conocer el árbol gigante visitando el área, realizaron una distinción especial y, además, planifican la posibilidad de extender a futuro el certamen ambiental en Misiones. La delegación fue recibida por autoridades del gobierno de Misiones, del Consulado de Paraguay en la provincia, y de la Facultad de Ciencias Forestales de la UNaM.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

ARGENTINA, MISIONES (5/8/2019).-“Cuando la sensibilización ambiental por el cuidado de nuestra casa común es el objetivo principal, es allí donde no existen fronteras. Esta es una manera de avanzar en la resignificación de nuestros árboles, bosques y reservas”, señaló este domingo (4) el joven estudiante universitario y futuro ingeniero forestal, Romario Dohmann, en la reserva de Reserva de Usos Múltiples Guaraní de la UNaM (Universidad Nacional de Misiones), al expresar lo que lo motivó a postular al Timbó gigante de más de 350 años.

La pícara iniciativa, ya que se trata de un certamen que tiene límites y alcance en Paraguay, movilizó a cruzar las fronteras a la expedición de la 8va Edición de Colosos de la Tierra de Paraguay, que llegó en su tercer y último recorrido del año a cruzar miles de kilómetros en 9 días hasta -finalmente- llegar la Argentina para conocer la Selva Misionera a través de la conservación del árbol postulado por el misionero.

El joven estudiante recibió una distinción especial por la ONG A Todo Pulmón – Paraguay Respira, organizadora de la mayor campaña de comunicación ambiental del país vecino, ya que Romario fue el promotor de haber logrado que la organización registre por primera vez un árbol internacional y extienda su iniciativa para conocer los “colosos” que se conservan en la provincia de Misiones, Argentina, convirtiendo al Timbó gigante de la reserva de la UNaM en el primer “coloso internacional”.

“Este año, el Timbó no es un postulante del concurso para el premio finalista, ya que las bases y condiciones establecidas aún alcanzan solo el territorio paraguayo. Pero, de igual forma, decidimos con el comité organizador viajar a conocer este imponente  árbol y establecer lazos hermanos con el pueblo argentino, para avanzar próximamente en una propuesta que permita la postulación de los gigantes de la Selva Misionera para darlos a conocer en un futuro próximo”, explicó Víctor Ibarrola, director de la ONG A Todo Pulmón.

Ver Noticias Relacionadas 

Colosos de la Tierra de Paraguay, el mayor concurso del país que busca la preservación de los bosques nativos, avanza en su 8va expedición para medir árboles gigantes

De esta forma, los “Colosos” dieron visibilidad en toda la cadena de medios de comunicación que los siguen, al recorrer este domingo parte de la Reserva de Biosfera Yabotí, llegando hasta el municipio El Soberbio donde se encuentran inmersas las más de 5 mil hectáreas de la Reserva de Usos Múltiples Guaraní de la UNaM que conserva en pie el añoso Timbó gigante, el gran protagonista del fin de semana.

El área natural es administrada por la Universidad, a través de la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado. Limita al noroeste con el Parque Provincial Ka’a Jaryi, al este con el Arroyo Paraíso, y al sur con la Reserva Natural  Multicultural Privada de Papel Misionero SA (Grupo Arcor), que tiene una extensión de 10 mil hectáreas.

Para llegar al lugar, tiene varios accesos, pero desde San Pedro se puede recorrer hasta el Km 1.308, por la Ruta Nacional Nº 14, entre Fracrán y Paraíso.

La reserva Guaraní forma parte de la Reserva de Biosfera Yabotí, que tiene una superficie total de 253 mil hectáreas, en la Ecorregión del Bosque Atlántico del Alto Paraná. Tiene todas las caractéristicas de la Selva Misionera, que conserva, en diferentes sitios, remanentes de árboles grandes y añosos como dignos representantes de la selva nativa original.

Los árboles gigantes y centenarios de Misiones

El ecosistema de la Selva Misionera o Bosque Atlántico en el territorio argentino permite la existencia de grandes ejemplares arbóreos y añosos, de más de 300 años y hasta incluso se han registrado en reservas privadas de una altura de 40 metros.

“Para clasificar como un árbol gigante, en la carrera de Ingeniería Forestal se dicta la materia Dendrología, y desde el aspecto técnico se establece que debe ser superior a 25 metros de altura y mayor de 50 cm. de DAP (diámetro a la altura del pecho)”, explicó Guillermo Küpper, profesional que colabora con la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA).

El ingeniero forestal indicó que “ya se hicieron algunos estudios, por ejemplo, en Palo Rosa, con muestras de 50 cm de diámetro con 268 años de edad. Esto nos da un aproximado de que un árbol de esta especie, con 1,5 m de diámetro, rondaría los 700 años a más”, aseveró el profesional.

Esto implica que se podrían registrar un importante número de “colosos” de la Selva Misionera, si lo conservan en pie en parques provinciales y áreas naturales protegidas en propiedades privadas para trabajos de futuras mediciones e investigaciones.

Se han registrado árboles de gran porte como Palo rosa, Loro negro, Timbo, Grapia, Araucaria, Insienso, Palo amargo, Lapacho amarillo, Caña fístula, Cancharana, Guayubira, Anchico colorado, Ingá, Sombra de Toro, Loro negro, cedro misionero, Cupay, Laurel guaica, Higuerón, Alecrín, entre los departamentos de Guaraní, San Pedro, Montecarlo, Eldorado, Gral. Manuel Belgrano, Libertador Gral. San Martín, Oberá e Iguazú.

Se estiman que habría más de 200 árboles gigantes y centenarios, de diferentes especies, como el bellísimo Timbó gigante de la reserva Guaraní, según un trabajo de investigación iniciado en 2005, que estuvo coordinado por la ingeniera forestal Beatriz Eibl, profesora de la Cátedra de Climatología y Fenología de FCF-UNaM. “Conservar estos ejemplares y su entorno ambiental, permitirá su reproducción y la creación de un banco de germoplasma – que asegura árboles semilleros de especies nativas-, contribuyendo a la conservación de la biodiversidad”, explicó Eibl en la entrevista con ArgentinaForestal.com oportunamente. “Nuestra cultura, nuestra historia, nuestra ecología y nuestra economía tiene que ver con el árbol”, destacó la investigadora.

El valor cultural, académico y ambiental de Guaraní

La reserva natural de usos múltiples de la UNaM se destina en exclusividad a los fines forestales de prácticas de manejo y aprovechamiento forestal que permitan demostrar a nivel general la factibilidad técnica – económica de conducir racionalmente un bosque nativo sin depredarlo siguiendo las normas silviculturales conducentes a mantener la perpetuidad del recurso, explicó Claudio Dummel, quien forma parte del equipo de la Secretaría de Ciencia, Técnica y Postgrado de la Facultad de Ciencias Forestales (UNAM).

Es territorio ancestral ante la presencia y convivencia en forma nómade de comunidades indígenas de la Nación Mbyá Guaraní. Dentro de la reserva se encuentra la Comunidad Mbyá Caramelito, conformada por cinco familias.

Entre los antecedentes florístico de plantas vasculares de la Reserva, según relevamientos técnicos realizados para diversas investigaciones de la facultad, arrojó más de 800 especies en cerca de 5.000 hectáreas, además, encontraron 114 especies arbóreas siendo éstas de gran porte, medianos y bajos. Entre los más añosos se mantiene aún en pie el ejemplar de Timbó colorado (Enterolobium contortisiliquum).

En un bosque primario se hallaron 89 especies arbóreas, pertenecientes a 30 familias botánicas diferentes, siendo las más representadas las leguminosas (56,7%), Lauráceas (20%), Euphorbiaceae, Rutaceae y Myrtaceae (16,7%), Sapindaceae, Borraginaceae y Meliaceae (13 ,3%).

Entre las especies con mayor Índice de Valor de Importancia se encuentran Ocotea puberula (Laurel guaicá); Ocotea diospyrifolia (Laurel ayuí); Prunus brasiliensis (Persiguero); Lonchocarpus leucanthus (Rabo itá); Nectandra megapotamica (Laurel negro); Albizia niopoides (Anchico blanco); Parapiptadenia rigida (Anchico colorado); todas estas presentan altos valores de abundancia, dominancia y están distribuidas homogéneamente. También se pueden encontrar comunidades de helechos arborescentes entre ellas la especie Dicksonia sellowiana (Chachi manso).

El predio se encuentra bañado por una extensa red de cursos de agua que convergen en los arroyos Soberbio y Paraíso, entre ellos el bellísimo “Salto Paraíso”. Ambos arroyos son afluentes del río Uruguay. Entre doscientas especies de peces, 55 especies de anfibios, más de 79 especies de reptiles, unas 554 especies de aves, más de 120 especies de mamíferos y una incalculable cantidad de especies de artrópodos habitan en el lugar.

Especies emblemáticas de la selva misionera, y en probable peligro de extinción tales como: Tapirus terrestres (Tapir o Anta); Cebus nigrillus ( Mono caí); Leopardus tigrinus (Tirica); Leopardus weidii (Margaí), Leopardus pardalis (Gato onza) Puma yaguaroundi (Gato moro); Pteronura brasiliensis (Lobo gargantilla); Lontra longicaudis (Lobito de río), entre los mamíferos. Entre las aves se pueden nombrar: Penelope superci l i a r is (Yacupoí) , Pyroderus scutatus (Yacutoro); Crax fasciolata (Muitú), entre el resto de la fauna de los cuales aún se tiene poca información de su etología y el valor de su presencia para la subsistencia de las otras, teniendo en cuenta su nicho ecológico, explica Dummel.

El primer “coloso” internacional

El director de la ONG A Todo Pulmón-Paraguay Respira, Víctor Ibarrola, en la oportunidad viajó con el vicepresidente de la institución y ex senador Ronaldo Dietze -acompañado de su familia- quien participó de la expedición, con más de 70 personas invitadas entre periodistas de los principales medios del país, influencers y representantes de las empresas y organizaciones que apoyan la 8va Edición de Colosos de la Tierra.

La delegación, tras realizar mediciones de árboles finalistas en Cazzapá e Itapúa, fue recibida oficialmente al momento de cruzar la frontera hacia la Argentina sobre el Puente Internacional Roque González de Santacruz, por el ministro de Ecología de Misiones, Juan Manuel Díaz; el cónsul de Paraguay en la provincia, Rolando Goiburú; el decano de la FCF-UNaM, Fabián Romero; y el subsecretario de Ecología, Alan Diego Benítez Vortisch, quienes acompañaron a la expedición hasta la reserva de la UNaM.

“Es un orgullo que haya sido seleccionado uno de nuestros árboles gigantes para obtener la distinción de uno de los colosos de la tierra, para trascender y contar con todo el apoyo que necesitamos para la conservación del área natural, ya que tenemos 5.343 hectáreas de selva misionera, en muy estado de conservación. Lo mantenemos para estudio técnicos de los estudiantes de la carrera de Ingeniería Forestal, para prácticas de estudiantes de la carrera de Guardaparques, y para la universidad en general. Es un gran esfuerzo que se hace con la provincia por mantener el sitio natural  en estado de conservación, por lo que trabajamos en varios programas, y uno de ellos es promover en el corto plazo el turismo científico”, anunció el decano de la Facultad, Fabián Romero, ante los medios presentes.

Por su parte, en representación del gobierno de Misiones, Juan Manuel Díaz dio la bienvenida a la expedición “en el mayor remanente de la Selva Paranaense, están visitando a uno de los ecosistemas más extenso y biodiversos de la región y del mundo, que los misioneros lo cuidamos y protegemos con mucho esfuerzo. Principalmente, en la tarea de nuestros agentes  de conservación del ministerio y otras instituciones”, dijo el ministro de Ecología.

“Esta visita de Colosos de la Tierra significa para nosotros un reconocimiento a estos esfuerzos de conservación que realizan todos los misioneros, con mucho amor, cuidado y dedicación, por la vida principalmente”, agregó en su mensaje el funcionario.

Al cerrar, expresó la decisión política de la provincia, y a su vez de todos los ciudadanos de la provincia, en apoyar estas iniciativas y proyectos como el concurso paraguayo. “Agradecemos su visita, nos enorgullece haber sido elegidos para incorporar a uno de nuestros árboles gigantes, y hacemos votos para que el año próximo nuevamente los colosos nos estén visitando para conocer más de nuestros gigantes. Sin afán de competir con la reserva de la UNaM, pero en el Parque Provincial Kaa Yarí, lindante a esta reserva, tenemos un Timbó gigante, y hay otros ejemplares de enormes fuste que se conservan en nuestras tierras, y son testimonios de que el ser humano puede convivir con la naturaleza”, concluyó el ministro.

Los grandes anfitriones de la recepción y logística local fueron estudiantes y docentes de la Facultad de Ciencias Forestales, el equipo de voluntarios de la carrera de Técnico Universitario de Guardaparque -que realizan sus prácticas en la reserva Guaraní- y profesionales de la Fundación Vida Silvestre Argentina, quienes entre información técnica, charlas y rondas de mates, hicieron más amena la espera de la llegada de la delegación en la fría tarde del domingo, aunque en un entorno único de distintos verdes que ofrece el particular paisaje de la naturaleza de la Selva Misionera.

Por su parte, Ronaldo Dietze, se mostró agradecido y emocionado ante la cordialidad con la que fueron recibidos por la comitiva oficial de la provincia y expresó su compromiso para trabajar en conjunto para preservar y conservar los recursos naturales de la región, entre las ciudades de fronteras, a través de la iniciativa que tienen en marcha con la ONG A Todo Pulmón . “Nos vamos muy impresionados de la experiencia, de todo lo que vimos y aprendimos de estas áreas naturales que conservan, esperamos que esto que hoy comienza perdure por mucho tiempo”, dijo el vicepresidente de la organización.

“Con esta expedición se cierra la etapa de medición de los árboles, que luego serán analizados en gabinete por los miembros del jurado, que darán a conocer a los ganadores en una gran noche de gala el miércoles 21 de agosto a las 19 horas, en el salón Bethesda de Rakiura Resort”, adelantaron desde la ONG. “Sin dudas, el Timbó gigante de Misiones se llevará una distinción especial por estar entre los ejemplares con todas las condiciones y características para ser uno de los colosos destacados del año”.

ArgentinaForestal.com y Misiones Online, UNaM Trasmedia y un equipo especial de Canal 12 fueron los medios de comunicación que estuvieron presentes para reflejar el paso de los “colosos” por la provincia que cerró con la entrega de la distinción especial al estudiante y futuro ingeniero forestal, Romario Dohmann, por su liderazgo en la visión ambiental que lo llevó a sumar su árbol favorito a la iniciativa, a partir de ahora, internacional.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *