Bosques Nativos | El rol de los profesionales y las afirmaciones muy poco creíbles del gobernador de Santiago del Estero

“Me llama la atención que los profesionales forestales siguen funcionando como cronistas de los hechos; hechos que conocemos desde hace más de 50 años: la destrucción, el descontrol y la inacción secular sobre los Bosques Nativos. Y hay un hecho que no por desconocido, deja en claro que esta situación sigue como siempre”, cuestiona el ingeniero Mario Elizondo (*), en su artículo de opinión especial para ArgentinaForestal.com.

 

 

BUENOS AIRES (25/10/2022).- El texto que aparece en el párrafo siguiente, pertenece a una nota publicada en  “ArgentinaForestal.com”  digital de octubre del  2022.

Dijo el gobernador de la provincia de Santiago del Estero: “No vamos a permitir que se incumpla la ley de bosques, que se afecte al medio ambiente y destruya indebidamente el bosque”, así se expresó el día de ayer el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, en el marco de su discurso respecto al accionar de la Fiscalía de Estado en los operativos de recuperación del predio de la Ex Faca en el Departamento Copo. Desde la FAIF acompañan la postura expresada por el Gobernador de “tolerancia Cero para los desmontes ilegales”

Ver nota completa: OTBN en Santiago del Estero : “Tolerancia cero a los desmontes ilegales”

Sin duda parece auspiciosa la postura del señor gobernador de la Provincia de Santiago del Estero: “tolerancia cero para los desmontes ilegales”. Pero hace falta definir una línea de tiempo y algunos hitos para que la pregunta que me hago y les hago …tenga sentido.

 

HITOS

El señor Zamora es gobernador de la provincia desde el año 2004, al presente son 18 años ininterrumpidos, pues incluyo un período en el que con un ardid legal, fue su esposa la que tuvo un período de gobierno.

La ley 26.331 se sancionó en el año 2007 y se reglamentó y comenzó a implementarse en el año 2009. Es decir que hace ya casi 14 años que se aplica.

También es necesario recordar que la ley estableció un sistema de subsidios en moneda para la elaboración de Planes de Manejo y Ordenación Forestal; y financió -y financia- las medidas silvícolas (intervención sobre los bosques) que se proponen en dichos planes para lograr los objetivos que en ellos se enuncian, que para resumir, es lograr la mejora del área boscosa en el que se aplicará, para lo cual, se deben establecer revisiones periódicas para realizar ajustes, correcciones y evaluar resultados.

La provincia de Santiago del Estero fue una de las que más fondos recibió por la aplicación de este sistema de subsidios para la mejora de los bosques, al menos en los primeros años de vigencia del sistema, y continua hasta el presente con una buena cantidad de Planes aprobados que se aplican y financian digamos desde el año 2010. Es decir, hay planes que ya tienen una vigencia de al menos 12 años, en los que se vienen aplicando diferentes tratamientos silvícolas, a partir de una herramienta que se exige como parte esencial del Plan que es el “Inventario forestal”, que junto a la interpretación de los datos del mismo y otras lindezas, establece una “línea de base” o “punto de arranque”.

Básicamente podemos decir que define el estado actual de un bosque, y se proponen las medidas a aplicar, las metas a alcanzar por períodos, cuyo objetivo final es la mejora del bosque en cuestión.

Ahora bien, me llama poderosamente la atención que el señor gobernador parece haberse anoticiado hace muy poco de lo que él debió y debe hacer cumplir desde la vigencia de esta ley 26.33 y de otra muy viejecita ya y aún vigente, la 13.273 de Defensa de la Riqueza Forestal del año 1948. Más allá del atraso en decidirse …hace pocos días, parece auspicioso hacerlo ¿Pero puedo tomar en serio ese compromiso?. Yo no.

Este compromiso es el que deberían verificar en los hechos, las organizaciones profesionales del sector forestal, pues hay mucho para hacer en ese sentido, más aún cuando el estado lleva distribuidos ingentes fondos en las provincias para que se cumpla lo que la ley 26.331 manda.

Personalmente, no creo. Por lo que he visto en el terreno y en los “papers”, no creo posible consultar que conforman un Plan de Manejo, a los que no es fácil acceder, que todo esto se esté cumpliendo. Si se auditara con seriedad, es muy posible que el escándalo sea de proporciones.

¿Los Bosques Nativos? B…bien gracias.

  

LA LEY 26.331 y sus alcances

Transcribo en el párrafo que sigue, del artículo 4º, el punto tercero, también recomiendo leer toda la ley para entender de qué hablamos.

Plan de Manejo Sostenible de Bosques Nativos: Al documento que sintetiza la organización, medios y recursos, en el tiempo y el espacio, del aprovechamiento sostenible de los recursos forestales, maderables y no maderables, en un bosque nativo o grupo de bosques nativos, para lo cual debe incluir una descripción pormenorizada del terreno forestal en sus aspectos ecológicos, legales, sociales y económicos y, en particular, un inventario forestal con un primer nivel de detalle tal que permita la toma de decisiones en cuanto a la silvicultura a aplicar en cada una de las unidades de bosque nativo y a la estimación de rentabilidad

Los artículos 7 y 8 son de sumo interés, pues queda claro cuales fueron y son son las obligaciones de las autoridades nacionales y provinciales, que obviamente yo se …y se sabe que en la práctica, es muy poco lo que se cumple

El artículo 14 es interesante pues es taxativo cuando dice que no se podrán autorizar desmontes en dos, de las tres categorías en que se clasificaron los bosques. Esto tampoco se cumplió como debía y seguramente en muchos casos aún no se cumple.

 El artículo 31 que define como se integrará el fondo para el enriquecimiento y la conservación de los bosques, no se cumplió nunca …y dijo una funcionaria nacional que eso era una suerte, pues si no, el despilfarro de fondos públicos sería un escándalo. ¿Pruebas?, simplemente están los que lo escucharon en una reunión, varios colegas entre los que estuve presente. Hace ya años de este hecho. 

Por todo esto, por más auspiciosas que parezcan las palabras del señor gobernador de la provincia citada, al menos en lo personal y como profesional, me cuesta creer que sea más que la “sarasa” a la que nos tienen acostumbrados.

 

Las organizaciones gremio profesionales

Han suscripto el texto que replico a continuación, publicado también en “Argentina Forestal “ digital a continuación de las palabras de gobernador. (lo resaltado en negrita es del que suscribe, o sea yo).

SANTIAGO DEL ESTERO (7/10/2022).- En concordancia con su acción de Gobierno, desde el año 2007 la provincia de Santiago del Estero contribuye a la protección ambiental de los bosques con la sanción del ordenamiento territorial de Bosques Nativos (OTBN) de la Ley Nacional 26.331 y de los lineamiento técnicos estratégicos de aplicación de los fondos de la Ley nacional.

Es ineludible que en el contexto actual los Desmontes estén en la mira a partir de los compromisos asumidos internacionalmente por nuestro País en materia de Cambio Climático (Cumbre de París) y la legislación de carbono neutralidad. De acuerdo a informes del Ministerio de Ambiente de la Nación, el principal factor causante de la deforestación en la región es el avance del sector Agro-Ganadero, con sistemas productivos pampeanizados, que no respetan el Ecosistema Boscoso, su uso tradicional y las poblaciones.

 Vemos con preocupación que en los últimos años se incrementó la superficie de desmontes e incendios en esta Provincia, en promedio a más de cincuenta y dos mil hectáreas anuales (superficie equivalente a 13 veces el tamaño de la ciudad de Santiago-la Banda) que representa un incremento de 147% respeto a los últimos 6 años.

Las actividades productivas como la agricultura, ganadería y forestal, son un medio para el desarrollo sostenible de esta Provincia y que pueden y deben desarrollarse en el marco de las normativas vigentes y del respeto con el ambiente y las comunidades.

 El accionar como sector forestal está puesto la gestión forestal sostenible en el donde el aprovechamiento del bosque no es el causante de los desmontes; sino un medio para la revitalización y crecimiento perpetuo de los bosques. Trabajamos en la medición, planificación, extracción, transporte, acopio e industrialización de productos forestales madereros y no madereros como los frutos. La madera en sus diferentes formas es fuente de retención de carbono ambiental, sinónimo de Bioeconomía.

 Es necesarios avanzar en mejorar el monitoreo de nuestros bosques, dando oportunidades a las comunidades locales, invertir en la industria, la planificación y en especial actuar con mayor firmeza sobre las empresas y personas que eliminan nuestros recursos naturales, obligándolos a reconstruir lo dañado como lo establece nuestra Legislación.

Desde la Federación Argentina de Ingeniería Forestal acompañamos todos los procesos y las acciones institucionales que conlleven poner en valor socio-étnico-cultural, ambiental y económico a los Bosques en los distintos ecosistemas forestales del País

 Presidente de la Federación Argentina de Ingeniería Forestal

Presidente Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones

Presidente del Colegio de Graduados en Ciencias Forestales de Santiago del Estero

Presidente Consejo Profesional de Ciencias Forestales del Chaco

Presidente Consejo Profesional de Ingenieros Forestales de Formosa

Presidente Asociación de Ingenieros Forestales de Chubut

 ¿Qué me llama la atención de estas líneas?. Que siguen funcionando como cronistas de los hechos; hechos que conocemos desde hace más de 50 años, la destrucción, el descontrol y la inacción secular sobre los Bosques Nativos, y hay un hecho que no por desconocido, deja en claro que esta situación sigue como siempre.

 La ley 13.273 de 1948, estableció muchas obligaciones y prohibiciones sobre la necesidad de proteger y no destruir bosques, que tal vez con pequeños retoques y actualizaciones hubieran hecho innecesaria a la ley 26.331, pero ahora tenemos dos leyes de protección que sumarían en apariencia efectos sobre los bosques nativos, pero según expresa la nota de las organizaciones forestales, la preocupación actual es el aumento de los desmontes e incendios. Los desmontes si están autorizados y se cumplió con lo que la ley manda no son materia de discusión, los demás son un delito. Los incendios, sabemos que en el 95% de los casos son producidos por causas humanas, accidentales o no , es cuestión de la intervención de la justicia determinarlo, pero en todos los casos genera responsabilidades. ¿hay muchas denuncias concretas sobre estas cuestiones?.

Cuestión que como dije no es ni novedosa ni desconocida, mucho se ha escrito y dicho sobre ello. Todo indica que también esto, es parte de la “sarasa”

Dicho artículo difundido por los gremios profesionales forestales, que adolece de mala redacción y muchísima, en mi opinión, no aporta nada novedoso.

El otro increíble acontecimiento que puede servir para explicar porqué estamos como estamos en estas cuestiones boscosas, surge a partir de la realización de los dos inventarios forestales nacionales. El primero se realizó en 1998/2005 y el segundo en el 2017/18), más una determinación de superficie que realizó entre las fechas de los dos inventarios nacionales, no se sabe como, la ex Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable hoy ascendida a Ministerio y fue presentada como documento oficial de la nación Argentina, al llamado “Proceso de Montreal”. Estos dos inventarios y el documento nacional elevado al Proceso de Montreal,   tienen tres determinaciones de superficie de Bosques Nativos diferentes. Esto dentro de ciertos límites razonables podría no llamar la atención pero si, al menos a mi me la llama y mucho; pues en este caso, El primer Inventario estimó que la superficie de bosques nativos del país es de  31.443.873 ha correspondiendo a lo que se llamó “Tierras forestales más Bosques rurales” y lo que se llamó “Otras tierras Forestales que corresponden a formaciones arbustivas de uso mixto en diferentes niveles de degradación, 64.975.518 ha, difícilmente a la mayoría de esta última se les pueda dar la categoría de “Bosques”. (Pagina 39 del Informe Nacional).

 Luego, en el Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal la superficie de Bosques Nativos fue establecida en 26.590.000 ha ¿?, hay 4.853.873 ha que se habrían perdido entre el primer inventario y esta estimación que si mal no recuerdo fue del 2014, lo que daría un promedio de pérdida anual de elorden de las 539.319 ha anuales.

Más tarde y en función de la ley 26.331, la superficie de Bosques Nativos se estimó en ¡53.000.000 de has! (la cifra no es exacta y carece de sentido andar con exactitudes ante tamañas diferencias). ¡Habríamos recuperado con relación al primer inventario ¡21.556.127 ha! …y con relación a lo informado al Proceso de Montreal ¡volvimos a recuperar pocos años más tarde 26.410.000!

Y más adelante en el Segundo Inventario Forestal Nacional, la superficie se estimó  en 47.000.000 de ha. ¡Con lo que habríamos perdido nuevamente unas 6.000.000 ha en pocos años!

Alguna de estas diferencias se trató de explicar por el hecho de haber cambiado la definición de altura mínima para definir que era “bosque” de “no bosque” …pero nunca se explicó ¿Por qué se cambió esta definición? que si fue cierto y para mi no lo es, impidió la comparación de resultados con alguna lógica.

Como se puede observar, las diferencias son abismales, absurdas y nos dejan hoy sin tener idea de cual es la estimación de la superficie de nuestros bosques nativos.

Algo anda mal.

Sobre esto y cuestionándolo, mucho se ha escrito y dicho en los más diversos ámbitos forestales desde que aparecieron estas discrepancias …pero a nadie parece llamarle la atención, tampoco a ninguna de las organizaciones que hoy se preocupan por el aumento de la superficie desmontada en Santiago del Estero, aunque todos sabemos que algo parecido ocurre en la mayor parte de los bosques del país.

En esto de la superficie de Bosques Nativos del país, parafraseando al General San Martín “…andamos en pelota como nuestros hermanos los indios”

 Entonces, con dirigentes que se anotician ahora de lo que pasa desde siempre; con organizaciones profesionales que describen lo que pasa y allí queda la acción; con proyectos que costaron millones de pesos y no nos dan ninguna información sensata en los resultados; con planes de manejo forestal que “se aplican” -¿se aplicarán realmente?-  desde hace al menos 12 años y sobre los que no se conoce ningún resultado. Aunque se entregaron para ello  más de 3.500.000.000  de pesos  en todo el país (sin actualizar la cifra por inflación que ya debe ser de más del 400%).

¿Podemos pensar que estamos avanzando hacia algún lugar que no sea un fracaso a plazo fijo?.

 

 

(*) Por Mario Elizondo

Ingeniero forestal

22/10/2022

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.