FAIMA, AFoA y AFCP se unieron en rechazo a la decisión de fijar precios mínimos de chips y raleo en Misiones: “Afecta a la competitividad y a la posibilidad de nuevas inversiones industriales”

“La fijación del precio mínimo de los subproductos de chips y raleo afectará a las inversiones en nuevas industrias, fomentará el autoabastecimiento de las industrias existentes y, con ello, se reducirá la demanda de la oferta disponible de productores e industriales independientes, afectando aún más la rentabilidad de la industria en su conjunto, tanto de pequeños como de medianos productores e industriales”, aseveraron en una nota elevada días atrás a las máximas autoridades de la provincia, documento al que accedió ArgentinaForestal.com.  

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

 

BUENOS AIRES Y MISIONES (14/10/2020).- Las tres principales entidades gremiales del país, que concentran a la gran mayoría de las empresas forestales, cámaras empresarias de la industria de la madera, y a las fabricantes de celulosa y papel, solicitaron a las máximas autoridades de Misiones abrir un diálogo sectorial que permita avanzar en medidas que fomenten las inversiones industriales en la provincia y frenar así la resolución de regulación de precios de productos forestales.

En una misiva firmada por Claudio Terrés, presidente de la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel de la Argentina; Osvaldo Vassallo, presidente de la Asociación Forestal Argentina, y Román Queiroz, presidente de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) transmitieron a las máximas autoridades del gobierno de Misiones su “preocupación” y, también, plantearon su “rechazo” por la implementación de una regulación del precio del raleo y del chips en la provincia, estableciendo una base mínima por los subproductos forestales.

Consideraron que el Instituto Forestal Provincial de Misiones (InFoPro), creado por Ley XVI-120 en el año 2016, contempla objetivos que todo el sector foresto-industrial comparte: “promover, fomentar y fortalecer el desarrollo de la producción, elaboración, industrialización, comercialización y consumo de productos forestales derivados de la utilización racional de la madera, procurando la sustentabilidad de los diferentes sectores involucrados. Los programas que desarrolla el Instituto deben contribuir a facilitar acciones tendientes a mejorar la competitividad de los distintos sectores y ampliar los mercados”.

Para cumplir con esos objetivos, la Ley enumera una extensa lista de funciones a cargo del Instituto, entra las que se incluye la de “acordar entre los distintos sectores de la cadena foresto-industrial el precio de los productos forestales”.

De acuerdo a las declaraciones públicas formuladas por el presidente del Instituto, Hugo Escalada, “pareciera haberse interpretado que la principal función del Instituto es la de regular el precio de los productos forestales. Como entidades representativas del sector foresto-industrial nos vemos ante la responsabilidad de destacar la incongruencia conceptual y legal manifiesta entre los objetivos de la Ley y el instrumento que se propone con dicha interpretación”, señalaron desde la AFoA, AFCP y FAIMA.

Agregaron que “el establecimiento de “precios de referencia” que se menciona el Reglamento de la Ley XVI-120 (Decreto Provincial 775/2020 publicado el día 8 de octubre de 2020) podría en determinados contextos colaborar en la transparencia del mercado, avanzar como se intenta, en la fijación del precio del raleo y del chip, pretendiendo que el mismo sea de carácter obligatorio -además de resultar arbitrario y anticompetitivo – tendrá consecuencias adversas y totalmente contrarias a los objetivos de la ley”, consideran desde las entidades gremiales nacionales.

“La fijación del precio afectará las inversiones en nuevas industrias, fomentará el autoabastecimiento de las industrias y con ello, se reducirá la demanda de chips y raleo a productores e industriales independientes, afectando la rentabilidad de la industria en su conjunto, tanto de pequeños como de medianos productores e industriales”, aseveraron.

“Misiones tiene serios problemas de competitividad”

Según la información que manejan en la AFCP, FAIMA y AFoA; Misiones tiene un entramado productivo muy desarrollado, “pero con serios problemas de competitividad, contexto logístico desfavorable y falta de inversiones que fomenten una mayor demanda local de madera para uso industrial”.

De acuerdo con estimaciones, actualmente se estaría cosechando en la provincia solo un 60 o 70% del total de oferta anual sustentable proveniente de sus plantaciones, lo que demuestra claramente que el principal problema radica en aumentar la demanda industrial y no en una regulación de la demanda existente.

En ese contexto, consideraron que ante el actual escenario se presenta “una oportunidad para aumentar las inversiones en agregado de valor de la madera producida en Misiones, potenciando el salto que la cuenca requiere para ser un proveedor mundial de productos madereros y bioproductos. Las medidas que se requieren para aumentar la competitividad y hacer de Misiones un lugar atractivo para invertir y aumentar la producción deben dirigirse a mejorar las condiciones para fomentar las inversiones (reducción de la carga fiscal, mejorar la logística, acceso a tasas razonables de financiamiento, funcionamiento de las leyes de 25.080 y 26.331, incorporación de tecnología, etc.) y promover activamente la instalación de nuevas industrias que aumenten la demanda agregada de productos de toda la cadena”, resumieron los dirigentes empresarios.

Consideraron que, de avanzarse con medidas regulatorias de precios como se resolvió con los subproductos de chips y raleo, “se profundizará la tendencia actual de reducción de la actividad en Misiones, provocando así que las inversiones terminen realizándose en regiones vecinas, como Corrientes y Paraguay, que ofrecen marcos fiscales menos gravosos y ambientes de producción más razonables”, argumentaron en el documento.

Las entidades firmantes, que representan en Misiones a productores y empresas que emplean a miles de misioneros y misioneras, expresaron su compromiso con el desarrollo del principal sector agroexportador de la provincia. “Su crecimiento es el crecimiento de todos. Por ello, rechazamos la fijación del precio del raleo y del chip”, recalcaron.

A su vez, solicitaron que se reconozca adecuadamente nuestra participación en el Directorio del InFoPro para acordar genuinamente, sin imposiciones y de manera responsable, las decisiones que nos hagan avanzar en el cumplimiento de los objetivos del Instituto, impulsando las políticas que permitan contribuir a facilitar acciones tendientes a mejorar la competitividad de los distintos sectores y ampliar los mercados, como señala la Ley que dio origen al ente”.

Desde la creación de la Ley se limitó a la constitución del mismo con instituciones provinciales, “aunque no quita que puedan participar de las reuniones con voz, pero no tendrían peso en el voto de las asambleas de directorio”, habían explicado oportunamente desde el InFoPro.

Es un punto a revisar, ya que con ese mismo argumento legal, no permitieron la participación en el directorio del INTA, organismo técnico que tiene experiencia en elaboración de estructura de costos de implantación en Misiones, y elabora estudios para el Ministerio de Agricultura de la Nación, cada vez que se debe realizar una actualización del subsidio de la Ley 25.080 de Inversiones de Bosques Cultivados.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *