Daniel Maradei: “Ajustar la digitalización de los expedientes para otorgar los beneficios de la Ley 25.080, garantizar el financiamiento del sistema y promover la industrialización futura son prioridades en la agenda de la administración forestal nacional” 

En su primera entrevista periodística al frente de la Dirección Nacional de Desarrollo Foresto-industrial del Ministerio de Agricultura, dialogó con Radio Libertad, del Grupo Misiones Online, y detalló el escenario interno que atraviesan para ordenar la operatoria de la Ley 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados (hoy,  Ley 27.487), las dificultades administrativas con las que se encontró por el volumen de expedientes, con un presupuesto anual acotado y el financiamiento voluntario del Seguro Verde que permite aún sostener el régimen de promoción forestal. El lunes 13  de julio, se publicó en el boletín oficial la designación en el cargo. 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

BUENOS AIRES (13/7/2020).- El ingeniero Daniel Maradei fue designado como Director Nacional de Desarrollo Foresto Industrial, según se publicó en el Boletín Oficial el lunes 13 de julio de 2020, por medio de la Decisión Administrativa 1243/2020 del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Texto completo.

Decisión Administrativa 1243/2020

Dase por designado Director Nacional de Desarrollo Foresto Industrial.

Ciudad de Buenos Aires, 07/07/2020

CONSIDERANDO:

Que por el Decreto N° 4/20 se estableció que las disposiciones de la Ley N° 27.467 de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio 2019 regirán a partir del 1° de enero de 2020, en virtud de lo establecido por el artículo 27 de la Ley N° 24.156 de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional.

Que por el Decreto N° 355/17 se estableció que toda designación transitoria de personal en cargos de planta permanente y extraescalafonarios con rango y jerarquía inferior a Subsecretario, vacantes y financiados presupuestariamente, de conformidad con las estructuras organizativas, será efectuada por el Jefe de Gabinete de Ministros en el ámbito de la Administración Pública Nacional, centralizada y descentralizada, a propuesta de la Jurisdicción o Entidad de que se trate.

Que por el Decreto N° 50/19 se aprobó el Organigrama de Aplicación de la Administración Nacional centralizada hasta nivel de Subsecretaría y sus respectivos objetivos, entre los que se encuentran los correspondientes a la citada Jurisdicción.

Que el servicio jurídico permanente del MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA ha tomado la intervención que le compete.

 

Por ello, EL JEFE DE GABINETE DE MINISTROS DECIDE:

ARTÍCULO 1º.- Dase por designado con carácter transitorio, a partir del 2 de enero de 2020 y por el término de CIENTO OCHENTA (180) días hábiles contados a partir de la fecha de la presente decisión administrativa, al ingeniero agrónomo Daniel MARADEI (D.N.I. N° 6.150.073) en el cargo de Director Nacional de Desarrollo Foresto Industrial de la SUBSECRETARÍA DE AGRICULTURA de la SECRETARÍA DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA del MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA, Nivel A – Grado 0 del Convenio Colectivo de Trabajo Sectorial del Personal del SISTEMA NACIONAL DE EMPLEO PÚBLICO (SINEP), homologado por el Decreto N° 2098/08.

Se autoriza el correspondiente pago del Suplemento por Función Ejecutiva Nivel I del citado Convenio Colectivo de Trabajo Sectorial y se efectúa la presente designación transitoria con autorización excepcional por no reunir el ingeniero agrónomo MARADEI los requisitos mínimos establecidos en el artículo 14 de dicho Convenio y con carácter de excepción al artículo 5° inciso f) del Anexo de la Ley N° 25.164.

ARTÍCULO 2°.- El cargo involucrado en el artículo 1º de la presente decisión administrativa deberá ser cubierto conforme con los requisitos y sistemas de selección vigentes según lo establecido, respectivamente, en los Títulos II, Capítulos III, IV y VIII, y IV del Convenio Colectivo de Trabajo Sectorial del Personal del SISTEMA NACIONAL DE EMPLEO PÚBLICO (SINEP), homologado por el Decreto N° 2098/08, dentro del plazo de CIENTO OCHENTA (180) días hábiles, contados a partir de la fecha de la presente decisión administrativa

ARTÍCULO 3º.- El gasto que demande el cumplimiento de la presente decisión administrativa será atendido con cargo a las partidas específicas de la Jurisdicción 52 – MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA.

ARTÍCULO 4º.- Comuníquese, publíquese, dese a la DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese. Santiago Andrés Cafiero – Luis Eugenio Basterra

e. 13/07/2020 N° 27047/20 v. 13/07/2020

Escenario del primer semestre del año

El ingeniero Daniel Maradei, profesional de vasta trayectoria en producción, negocios y finanzas de la actividad foresto-industrial en la Argentina, asumió en enero en la Dirección Nacional de Desarrollo Foresto-industrial, área que depende de la Secretaria de Agricultura, Ganadería y Pesca  a cargo de Julián Echazarreta, en el nuevo Ministerio de Agricultura de la Nación que conduce Luis Basterra.

En su primera entrevista periodística en el cargo, dialogó con Radio Libertad, del Grupo Misiones Online, el domingo 28 de junio, se refirió al escenario interno que atraviesan para ordenar la operatoria de la Ley 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados (hoy, Ley 27.487), las dificultades administrativas con las que se encontró ante un volumen de más 54 mil expedientes de proyectos forestales en la órbita de la Dirección demorados por incumplimientos técnicos desde las Provincias, con un presupuesto anual acotado y el financiamiento voluntario del fondo del Seguro Verde que permite aún sostener el régimen de promoción forestal que rige y está vigente en la Argentina. Todo en un contexto de emergencia sanitaria por COVID-19 y la consecuente crisis económica que impacta  en la cadena de valor foresto-industrial en todo el país, y el mundo.

Ante este escenario, el funcionario respondió una extensa entrevista radial este domingo 28 de julio, en la cual adelantó algunos anuncios al cerrar el primer semestre del año, como la confirmación de las primeras partidas de pagos del año de planes forestales para productores de Misiones y Corrientes, y nuevos créditos para aserraderos PyMEs, que se publicarán oficialmente en el corto plazo, como señales de apoyo a la actividad.  

Si bien el funcionario tiene aún pendiente su nombramiento oficial en el nuevo cargo, en el que reemplazó en la gestión forestal a Nicolás Laharrague, explicó que se encuentran trabajando en forma coordinada con el gabinete de Basterra y Echazarreta desde el 2 de enero.

Qué sucede con el financiamiento del sistema de promoción y la continuidad del aporte de los fondos del Seguro Verde, cuáles son los aspectos positivos y negativos del primer semestre del año en su gestión, y cuáles los temas pendientes más urgentes a resolver, fueron algunos de los interrogantes que respondió.

En principio, advirtió que desde el aspecto jurídico es una traba importante el hecho de que “solo dos” provincias de todo el país están en cumplimiento con la sanción de la ley de adhesión a la Ley 25.080 sancionada con modificaciones en diciembre de 2018 por el Congreso Nacional: “Corrientes y Entre Ríos cumplieron con este requisito, que es indispensable para los proyectos que se presenten desde este año en adelante, el resto está pendiente, y esperemos que pronto retomen las actividades parlamentarias para que avancen con este requerimiento para poder trabajar en territorio”, remarcó en el diálogo con el periodista Gustavo Pérez.

Audio Radio Libertad- Entrevista a Daniel Maradei

GP: ¿Cuál es el motivo de la demora de su designación oficial en el cargo al frente de la DNDFI?

Estamos trabajando desde el 2 de enero. Es habitual en la administración pública, cuando suceden cambios de gobiernos, que existan estas demoras. Pero son solo aspectos burocráticos. Todo el equipo del gabinete del Ministerio de  Agricultura está trabajando en forma coordinada, en un contexto inesperado, pero que nos fuimos acomodando. Las autoridades de rango, las que firman la documentación legal, están designadas y esto permite avanzar. Con los subsecretarios Emilio Buchaillot y Julian Echazarreta se trabaja en forma coordinada, y los procedimientos que correspondan se van realizando, de manera de no generar atrasos en la operatividad de la Dirección Nacional de Desarrollo Foresto-industrial, a excepción de los cambios lógicos que se presentaron por COVID-19, y a los que también debemos ajustarnos.

Foto archivo: Nicolás Laharrague, en la última reunión de Comisión Asesora en 2019

GP: ¿Cómo calificaría la gestión de Nicolás Laharrague, el ex director en la gestión de Mauricio Macri?

Hay trabajos importantes hechos en la digitalización de los expedientes, y también en el haber conseguido el convenio voluntario de financiamiento del régimen con Seguro Verde, concretando pagos de planes forestales pendientes y en un volumen impensado de lograr con los aportes del presupuesto anual. Eso se le reconoce a la gestión anterior, es lo que rescatamos.

 

GP: ¿Con qué se encontró desde enero a la fecha en la DNDFI al reemplazar a (Nicolás) Laharrague? ¿Qué pasa con el financiamiento del Seguro Verde y los fondos del incentivo forestal de la Ley 25.080 en la actualidad? ¿ Cuál es la situación del sistema de promoción forestal del país?

Empecemos con los aspectos positivos. Me encontré con un buen trabajo hecho en lo que hace a la fiscalización de la documentación de expedientes. Eso nos facilitó, y nos facilitará muchísimo el trabajo de gestión de expedientes del régimen de promoción vigente. Si bien aún faltan algunos aspectos que debemos ajustar con las provincias y los titulares de los proyectos, estamos en la línea del objetivo que queremos profundizar, y es que todo sea procesado en forma digital, de manera de acelerar la gestión administrativa de la operatoria de la Ley 25.080.

Ahora, desde el punto de vista de las “sorpresas” o aspectos a resolver, al momento de realizar un análisis interno inicial nos encontramos  con unos cuantos temas dentro de la DNDFI. Por ejemplo:

  • Tenemos 54.745 expedientes en la Dirección. Es una cantidad tremenda de documentación que complica la operatividad. Y no son trámites demorados por la DNDFI.
  • Había 10.219 expedientes que no tenían las inspecciones de superficies logradas que corresponden emitan desde las provincias
  • -Había 6.824 expedientes que estaban en estado de “observación”  y que no teníamos respuesta de los técnicos o titulares
  • -Había expedientes demorados por más de dos años en algunas de las provincias, luego que los titulares o técnicos habían presentado los certificados de obra
  • Nos encontramos con expedientes del año 2012 que tenían presentados correctamente sus trabajos y aún no han cobrado su plan, y eso es una prioridad lograr que pueda ser liberado los fondos. Es decir, son productores que hace más de 8 años que están esperando.

Pero además, se registran situaciones más delicadas. A junio de 2020, hay solo dos provincias de todo el país que tienen la adhesión por Ley 25.080, su prórroga y modificaciones. Entre Ríos y Corrientes son las únicas,  el resto aún no tiene esta legislación vigente, que desde lo jurídico, para la Administración Pública de Nación es imprescindible. Posiblemente hubo alguna percepción errónea de que era un trámite que se podría omitir, pero los asesores legales de Agricultura me plantearon que no se puede avanzar en recepción de nuevos proyectos de aquellas provincias que no cuenten con este requisito legal en orden. Este es un tema que requiere una dedicación urgente de parte de las Provincias.

(NdR: La prórroga de la Ley 25.080, hoy Ley 27.487, fue aprobada el 12 de diciembre de 2018, en sesiones extraordinarias del Congreso Nacional, extendiendo el régimen hasta el 2029 con algunas modificaciones)

 

GP: ¿Esta situación hace que la deuda anterior a la modificación de la Ley no pueda ser cancelada? ¿O rige para las nuevas presentaciones de planes forestales? 

No afecta en absoluto el trámite anterior a la sanción de la prórroga de la Ley 25.080. Todo lo que está en marcha no tiene ningún tipo de problema en relación a la adhesión. Este requisito es para las presentaciones de nuevos proyecto, a partir de 2020.

Pero con este análisis interno anteriormente detallado, entendemos que hay responsabilidades que atender en todos los niveles para salir de esta situación de demora administrativa.

 

GP: ¿Y ante este análisis, sumado al contexto del coronavirus para trabajar estos más de tres meses, que ha decidido priorizar en su gestión en este primer semestre de 2020?

Primero, como dicen, antes de barrer la vereda de la calle, hay que barrer el patio interno de la casa. Por eso, trabajamos fundamentalmente en una reestructuración interna de la DNDFI. Tratamos de eliminar todas las brechas que se puedan haber generado dentro del equipo de la Dirección, y buscamos formar realmente un equipo unido y que preste atención a lo fundamental que es promover al sector forestal argentino. Hay que acompañar a los pequeños y medianos productores, avanzar en la tecnificación, en la industrialización, y todo eso se logra al hacer más eficiente el proceso.

Una de las primeras tareas que gestionamos, y que se logró, fue trabajar en la eliminación de aranceles de exportaciones. Se ha incluido al sector forestal dentro de las economías regionales y, de esta forma, que no se le aplique un incremento en los aranceles de las exportaciones.

También hemos trabajado en el reclamo de la documentación de faltantes de los expedientes para seguir adelante con los proceso de pagos de los planes forestales.

Nos encontramos analizando una nueva resolución para simplificar los aspectos burocráticos, ya que se necesita reducir los tiempos de cobranzas de la operatoria.

Cuando elaboramos la Ley 25.080, la situación económica era diferente. En aquel momento no se contempló el reajuste por procesos inflacionarios. Partiendo de la base, de que se debe lograr el pago dentro de un tiempo de dos o tres años para recibir el beneficio por haber demostrado el cumplimiento del proyecto, la realidad es que por diversas razones, se están pagando expedientes que tienen 8 años de presentados. Son casos extremos, pero existen.

En la operatoria, los trámites no debieran durar más de dos o tres años. Ese es el objetivo que hay que lograr de cumplir en la operatoria, un tiempo de proceso administrativo razonable entre Nación, Provincia y Titular del proyecto.

Estamos tratando de modificar el sistema de promoción para eso. Más allá de las reformas que desde la DNDFI intentamos, se necesitará del compromiso y participación de los técnicos, titulares y gobiernos provinciales que presenten los planes en la nueva etapa de forma correcta. No puede suceder más que tengamos más de 10 mil expedientes observados en la Nación e intentando completar los requerimientos técnicos. Los técnicos, los titulares o las provincias deben presentar los planes con todos los requisitos necesarios cubiertos, de manera de que cuando ingrese al ámbito de la Nación, se disponga de manera más dinámica la aprobación del pago.

El desafío siguiente, es disponer de los fondos para el financiamiento sostenido en el tiempo del régimen de promoción argentino.

País forestal  y el impacto del COVID-19

GP: ¿Y qué información tiene de la situación del país forestal en este primer semestre de año? Frente a la pandemia por COVID-19 y el impacto en el mercado forestal. ¿Cuál es el escenario en el sector primario, se está reforestado?

Creo que no escapa al conocimiento de nadie que la economía ha tenido un freno tremendo. Y esto se refleja en toda la situación de la cadena productiva del sector forestal. Fundamentalmente los aserraderos de madera, que han pasado por una situación delicada, por el hecho de que, por una parte se quedaron inicialmente con stock en los galpones que no han podido vender. Por otro lado, la demanda interna quedó absolutamente demorada. El hecho de que la obra pública haya tenido un freno tan importante impacta y mucho en la industria forestal, ya que bajaron los índices en todo lo que es el requerimiento de los aserraderos, muebles y la industria en general.

Lo positivo es que se han mantenido en alguna medida las exportaciones de madera, hay productos que siguen demandados por el mercado internacional.

Desde el punto de vista de las plantaciones y del manejo de las plantaciones, la cuarentena generó dificultades en el desplazamiento del personal. Muchas intendencias no han permitido la circulación del transporte dentro de sus distritos, y esto generó demoras en sus trabajos y complicaciones.

De igual forma, en este contexto estamos haciendo todo lo posible desde la DNDFI en recordar al productor que ley 25.080 existe, los recursos económicos para su plan aprobado están en curso, por lo que hay que darle continuidad a las tareas silvícolas (podas y raleos) para que no perdamos un año. Llegado el momento, recibirán los fondos del plan presentado.

En paralelo, desde el Ministerio de Agricultura intentando contribuir en todo lo posible en esta crisis sanitaria, además de los apoyos generales del gobierno nacional a las empresas o actividades, en lo específico forestal intentamos siempre dar una solución al que lo requiera, y que esté en nuestras manos hacerlo.

Hay una gran cantidad de aserraderos, por ejemplo, que requieren hoy créditos para mantener su nivel de actividad. Próximamente se publicará un apoyo fuerte a este tipo de actividades.

Con respecto a la actividad forestal, espero que los productores puedan seguir el ritmo de actividad normal para evitar problemas en el abastecimiento futuro de la industria.

 

GP: ¿La caída en el ritmo de las plantaciones tiene que ver con los atrasos en el envío del incentivo forestal de la Ley 25.080?

Lógicamente que es importante que los productores reciban señales del Estado para invertir en forestación, y ese régimen existe y está en marcha. Más allá de las cuestiones burocráticas o trabas, como postergar las firmas que comenté anteriormente,  hay un esfuerzo muy grande de parte del Estado Nacional de dar un seguro de otorgamiento de contrataciones para tratar de eliminar los aspectos de corrupción que puedan haber existido anteriormente. Eso, lógicamente, requiere de un trabajo inicial fuerte, detallado, y lleva un tiempo ordenarlo.

La demostración de que este proceso está en marcha, es que en estos días,  provincias como Misiones y Corrientes han recibido aportes de planes que tenían una antigüedad importante.

 

GP: ¿Cuándo se destinaron estos fondos y cuánto a cada una de las provincias?

En el caso de Corrientes, ya se destinaron pagos por $9.923.943,36. Y en proceso de pago a transferir, aprobados por la Dirección hay una suma de $61,486.409,85 para 110 emprendimientos de la provincia.

En el caso de Misiones, los pagos efectuados a la cuenta de los productores fueron por  13,5 millones para un número de 75 emprendimientos. Fueron aprobadas resoluciones a transferir próximamente por 27,6 millones , lo que alcanza a a una suma de 41,1 millones de pesos por estas partidas.

Y tenemos aún sin aprobar 133 planes por $ 12,9 millones. Es decir que en total, a Misiones se destinará 54 millones  para los productores. 

Esto fondos han salido del ámbito de la DNDFI esta última semana de junio. No podemos precisar cuándo se concretarán, pero están en la etapa de pagos.

Un problema recurrente que se presenta al momento de la transferencia es que la cuenta del titular presenta alguna dificultad con AFIP, y en ese caso la transferencia no se puede completar. Lógicamente, esto afecta el proceso. Esperamos que los fondos vayan llegando paulatinamente.

 

Controversia por la deuda con Misiones

GP: El subsecretario de Desarrollo Forestal de Misiones, Juan Ángel Gauto, señala que la Nación adeuda cerca de 300 millones de pesos en planes forestales de productores de Misiones. ¿Este dinero que está viniendo de planes forestales a la provincia es parte de esta deuda? ¿O desde Nación no reconocen como deuda estos 300 millones a  Misiones?

Tengo un intenso diálogo desde hace muchos años con Juan Gauto. Profesionalmente, me inicié en la provincia, vivía en Misiones, y tengo un corazón muy cercano a la tierra colorada. El diálogo con Juan (Gauto) es permanente. Pero no me consta de esos 300 millones de pesos como deuda, como se plantea.

Lo que estamos manejando dentro de la Dirección Nacional respecto a Misiones es de un volumen de  133 planes forestales pendientes, que implican un poco más de 12 millones de pesos. Debe haber, como dice Juan, un montón de expedientes dando vuelta pero no en proceso de aprobados. Hoy tenemos evaluado y en trámite de pago para la provincia estos números mencionados.

Lógicamente, ahora hemos puesto una dedicación especial en trabajar con la Provincia-Nación, como para intercambiar información y digitalizar el trámite para regularizar el estado de planes, y revisar expediente por expediente.

La cuarentena ha complicado absolutamente todo,  puede ser que haya expedientes enviados por correo o papel, pero no podemos acceder a ellos aunque estén dentro del Ministerio.

Todo lo que estaba digitalizado está funcionando con absoluta normalidad. Este sistema informático  hizo que los  pagos que mencionamos para Corrientes y Misiones hayan podido salir. En la Dirección, todo el equipo trabaja desde sus domicilios, con las limitaciones que esto genera, hay aspectos técnicos que se van ajustando. Si se corta la luz, por ejemplo, hay que correr al Ministerio para volver a activar el servidor.  Es una complicación, pero digitalmente se está avanzando.

Pero reitero, de estos 300 millones que Misiones lo tiene como deuda de Nación, no puedo decir que existan, no lo tenemos aun en proceso de pago en la DNDFI.

Madera en la construcción

GP: Se han retomado en junio las reuniones de las Mesas Sectoriales Forestales. En el gobierno anterior era encabezado por el ex presidente Mauricio Macri. ¿En estas nuevas mesas del gobierno de Alberto Fernández, participará el ejecutivo?. Por ejemplo, cuando se habla del anuncio del programa “Construir Argentina” ¿se contempla el uso de la madera en esos planes de viviendas?

Sin dudas. En esos planes sociales habitacionales del Estado estaban contempladas incorporar por Ley en un 10% de viviendas de madera. Nosotros, en esta nueva etapa, hemos preparado informes donde solicitamos que mínimamente en los planes sociales exista un 30% de viviendas de madera. Y pedimos que se tome a Misiones, como ejemplo, y que se  incluya el mayor uso de la madera, no por un antojo de promover la madera, sino porque además de ser más económicas, más eficientes y se construyen más rápido que las tradicionales. Hay un gran esfuerzo de promover este uso. En estos meses se dieron capacitaciones con las cámaras de madera, de cursos virtuales de construcción de madera, a nivel nacional y provincial, de modo tal de dar a conocer que las viviendas de madera pueden ser utilizadas en todos los niveles económicos.

Lamentablemente, tiene mala prensa. Se relaciona a las casas de madera con baja calidad, cosa que no sucede en otros países desarrollados, o incluso en el sur de país. En la Argentina tenemos la tecnología, la experiencia, y las herramientas para cambiar este prejuicio.

Lo que pretendemos es que se puedan incluir mayor porcentajes de viviendas de madera en los planes sociales del Estado. Esto ya se pidió a las autoridades nacionales, pero estos trámites, a través de reuniones por plataforma zoom no es lo mismo. De igual forma, estamos en proceso de seguir impulsando el consumo de madera en las viviendas, como también de muebles de madera en las viviendas, techos, pisos, de promover las exportaciones, la generación de energía. Es decir, en todos sus usos.

Sobre la participación del ejecutivo, lamentablemente la agenda del presidente Alberto Fernández no la manejamos, en un contexto donde la prioridad es la pandemia. Pero las Mesas Sectoriales comenzaron a instrumentarse, y se harán siempre con la participación de las autoridades que estén en condiciones de hacerlo.

GP: ¿Cómo seguirá el trabajo de promoción forestal en el país a futuro? ¿Hay expectativas de que se reforeste en la Argentina post pandemia? ¿Cómo cree se rearmará todo esto?

Nosotros estamos tratando ahora de conseguir los recursos suficientes como para poder dar una señal a los productores, que el mensaje les llegue que se trabaja para garantizar que recibirán los pagos atrasados y que se buscar lograr una reducción en el plazo de estos pagos, como para generar el aliciente que realmente se pretendía con la Ley 25.080 cuando la generamos.

Esto demandará un esfuerzo muy grande de los técnicos, productores y provincias para acompañar los cambios de resoluciones, simplificar los trámites, que sean más accesibles a todos los productores. ,

Lógicamente, hay que conseguir los fondos de Seguro Verde. El acuerdo original fue voluntario. Es un apoyo muy importante para el régimen. Creo que todas las personas que tengan un seguro contratado, deberían hacer llegar un agradecimiento a las compañías aseguradoras por su aporte a la gestión forestal sustentable.

Con su aporte, se han plantado 41 mil hectáreas, incluidas especies nativas, ya que la ley promociona  enriquecimiento de nativas y manejo silvícola. Son 33 millones de árboles plantados, cuidados, bien manejados y destinados a una producción sustentable de madera renovable. Esto compensa las emisiones de carbono.

Política forestal 

GP: Finalmente, ¿cuál es su visión de la política forestal argentina? ¿Hacia dónde tiene que avanzar el país?

Es un tema que lo discutimos desde hace muchos años. Lo que creo, y está demostrado, es que el apoyo al sector forestal con una política de Estado está vigente desde 1945 con sus leyes. Siempre se ha intentado acompañar al desarrollo forestal.

Hoy tenemos una masa forestal relativamente importante, no exageradamente importante (1,3 millones de hectáreas). Pero es casi la misma que tiene Uruguay, con la diferencia que la Argentina tiene dispersa esta superficie en un territorio mucho más extenso, mientras que Uruguay tiene esta superficie concentrada en un territorio mucho menor. Pero creo que tenemos la masa crítica para abastecer a las industrias que procesan esa materia prima. Y ese es el punto hacia el que tenemos que avanzar, generar las condiciones para que las industrias se instalen y procesen la materia prima disponible, agregando valor. Hoy son millones de dólares invertidos que tenemos parados.

Contamos con un stock importante sin aprovechamiento. Nuestro objetivo es desarrollar las condiciones para que se radiquen industrias  y procesen la materia prima disponible, para mejorar los precios y la rentabilidad de los productores.

Cuando eso ocurra, si el mercado está activo, el productor tendrá su rentabilidad mejorada, y el sólo se ocupará de incrementar su superficie forestada.

Por otro lado, aún hay mucho por mejorar en la tecnificación del cultivo forestal. Tenemos en el NEA una producción promedio en algunos cultivos forestales de 15 a 20 m3, cuando podemos lograr con el actual paquete tecnológico disponible, control de maleza y nutrición de plantas,  hasta 40 a 50 m3.

En Misiones, solo cambiando de genética en el caso de las especies de pino, se pasó de rendimientos de  17 m3 en los años 70 a unos 30 m3 o 40 m3 en la actualidad, si sumamos control de maleza, manejo silvícola, nutrición, con todo esto podremos mejorar.

Lo que nos falta es generar las condiciones para la radicación e industrias, tecnificar y aumentar la eficiencia del sector forestal para obtener una rentabilidad lógica.

De esa forma, se evitará que los productores abandonen la actividad forestal.

 

Leer noticias relacionadas 

Daniel Maradei reemplazaría a Nicolás Laharrague en el cargo de Director Nacional de Desarrollo Foresto-industrial

Coronavirus: con planteos de urgencias en créditos más accesibles y financiamiento para PyMEs, retomaron en forma virtual las mesas sectoriales de la cadena Foresto-industrial y de Muebles

 

Incentivo forestal: destinarán más de 29 millones de pesos para el pago de la deuda de planes de productores de Corrientes 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.