Gremios madereros aseveran que se mantiene “estable” la actividad y el diálogo con las empresas para sostener la fuente laboral

Referentes sindicalistas de la USIMRA (Buenos Aires) y SOIME (Misiones) fueron consultados respecto a la situación actual del sector de la industria de la madera, y coincidieron en que no se registran cierres de PyMEs, despidos o reducción de carga horaria en los últimos meses. “Hay casos particulares de empresas que enfrentan problemas, pero no son nuevos o son muy puntuales, no se puede decir que sea una situación que pueda responder a una crisis de mercado o de riesgo de continuidad laboral, ya que se está trabajando”, señalaron los dirigentes.

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 

BUENOS AIRES Y MISIONES (28/2/2020).- Si bien se presentan despidos o rotación de personal en aserraderos, los dirigentes locales y nacionales explicaron en contacto con ArgentinaForestal.com que los mismos responderían “a casos puntuales o de situaciones de industrias que llevan tiempo arrastrando problemas de gestión, como sucede en Misiones con las industrias Henter y Master Maderil, de Montecarlo, para las cuales se está buscando una salida”.

Ver noticia relacionada : 

Trabajo: Sindicato, Nación y Provincia analizaron la situación de riesgo laboral de trabajadores madereros de dos industrias en crisis en Misiones

De esta manera, confirmaron que aún la situación de trabajo es “estable” y responde a un “gran esfuerzo del privado y los trabajadores para enfrentar las dificultades económicas”, sostuvo Domingo Paiva, secretario general del Sindicato de Obreros de la Industria Maderera de la Zona Norte.

No se registran en los gremios situación de riesgo laboral o cambios desde noviembre de 2019. El contexto inflacionario es la principal preocupación ya que genera al trabajador una constante pérdida del poder adquisitivo, como también la preocupación del empresario ante la suba de costos operativos e impositivos en forma permanente.  “Desde noviembre a la fecha, podemos decir que se mantiene el diálogo entre USIMRA y FAIMA buscando sostener el empleo y la actividad. El esfuerzo está concentrado en eso”, coincidieron ante la consulta Paiva y el secretario gremial de la Unión de Sindicatos de la República Argentina, Fabián Espósito, desde La Plata.

Por su parte, el secretario de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), Román Queiroz (Amayadap, Misiones) también agregó respecto al tema que “el ajuste las industrias lo hicieron en su momento, entre 2017 y 2018, y desde entonces se trabaja en sostener la masa salarial. Habrá unas 70 empresas del sector que están exportando, con márgenes de ganancias muy al límite por los altos costos internos y un dólar poco competitivo para los precios internacionales. Habrá que ver que pasa en los próximos meses, pero por el momento no tenemos conocimiento en las cámaras de nuevos aserraderos en crisis”, sostuvo el empresario.

 

Sosteniendo el empleo

De esta forma, el cierre del mes de febrero encontraría a las industrias madereras trabajando, las empresas exportadoras en general seguirían con sus envíos, y respecto al salario de los trabajadores, adelantaron que se encuentran en una etapa de negociación para lograr una “nueva y posible recomposición salarial, un incentivo que permita sostener las dificultades económicas y mantener la fuente laboral en el sector foresto-industrial”, indicaron.

Semanas atrás, un intendente de la zona norte de Misiones expresó ante medios de prensa locales que ante la crisis maderera, había mayor demanda de asistencia social al municipio de Montecarlo, y mencionó que serían “unos 38 aserraderos que atravesarían una crisis”. Pero no habría hasta el momento registros oficiales de despidos nuevos, solicitudes ante los organismos oficiales de reducciones horarias masivas de aserraderos  o cierres de industrias, más allá de la situación de crisis conocida de larga data de estas dos empresas mencionadas.

Otra realidad, es que en esta actividad hay trabajo no registrado y pagos de jornales en “negro”, una problemática que preocupa al gremio ya que se mantiene en el sector y “tratamos de erradicar. Pero no podemos saber si quienes hablan de suspensiones o menos horas de trabajo se refieren sobre ese segmento de trabajo informal. Incluso, se da que el bono que establece la Nación se incorpora al salario, de lo que antes el trabajar percibía pero sin recibo, solo se logró blanquear el aumento para dar cumplimiento a la Ley. Pero el trabajador, en esos casos, sigue percibiendo lo mismo, por sostener su fuente laboral”, explicó Espósito respecto a situaciones que se dan en la actividades en las distintas regiones madereras del país.

En cuanto a la actividad, remarcaron que en “la industria se sigue trabajando, no a toda su capacidad, pero se mantiene en los niveles lógicos de enero y febrero”, aseguran los gremios. Ante algunas suspensiones de envíos de exportaciones, consecuencia de la epidemia del nuevo Coronavirus, podrían sentirse las consecuencias en los meses de marzo y abril, “pero este es un escenario nuevo, que aún no lo hemos analizado”, admitieron.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *