Carlos Berninger: “Para ser competitivos es clave eliminar los derechos de exportación y promover un plan con medidas que reduzcan los altísimos costos internos de logística”

Sigue siendo una materia pendiente en el país controlar y reducir los costos de Puertos y contener la inflación, dos aspectos claves que encarecen los precios logísticos argentinos y no permiten generar “exportadores competitivos” que puedan tener un proyecto de largo plazo para sostenerse en el mercado internacional, con una actividad de fuerte impacto en las  economías regionales como es la foresto-industria.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

MISIONES (25/2/2020).- Los exportadores de madera demandan desde hace varios años del acompañamiento de políticas de Estado para desarrollar la actividad foresto-industrial, pero además necesitan de un plan que les permita resolver los problemas estructurales de logística, sobrecostos e impuestos a las exportaciones que otros países no tienen, y que los deja muchas veces fuera del mercado internacional.

Carlos Berninger, exportador de productos de madera de pino desde Eldorado y especialista en Comercio Internacional, explicó en una entrevista con Radio Libertad el contexto que atraviesa el mercado en los primeros meses de 2020 para las exportaciones del rubro, analizó el escenario del posible impacto  de China ante las suspensiones de envíos por la epidemia del Coronavirus que obligó a adoptar medidas que alcanzó a los negocios globales.

En ese marco, también el empresario misionero volvió a exponer que aún son muy pocas las empresas del sector forestal que exportan, frente al potencial de desarrollo industrial con capacidad de elaboración de productos con valor agregado, ya que más allá de lo que sucede en el mundo, la Argentina tiene materia pendiente en logística, impuestos e inflación, que no permite incrementar el número de exportadores competitivos: “Las empresas madereras que exportan, tratan de sostenerse en el mercado a precios internacionales que están al límite. Los costos logísticos argentinos son abismales respecto a nuestros competidores vecinos, como Brasil y Chile”, remarcó Berninger en la entrevista.

Si bien sostuvo que en estos primeros meses del 2020 las exportaciones de madera arrancaron muy bien en cuanto a la demanda de Estados Unidos, principal comprador de productos de madera de pino con valor agregado (tablas cepilladas y sin cepillar), la preocupación sigue siendo los altos costos internos.

“En Norteamérica hay una fuerte demanda en el mercado de la construcción de viviendas, este escenario hace sostenido los embarques desde el sector forestal argentino hacia este destino, aunque  también algo exporta a Centroamérica y El Caribe, y otras países de Sudamérica”, relató el empresario.

En cuanto a China, a nivel global es un actor importante en lo que respecta al precio internacional de los productos de madera, al igual que EEUU. “No es mucho lo que se exporta en volumen a este destino, y aún las exportaciones del sector no registraron mayores suspensiones de embarques, pero entendemos que pronto llegarán”, admitió Berninger.

De todas formas, por el momento no advierte mayores problemas ya que este volumen que exporta a China “podría ser volcado al mercado nacional u otros destinos. En este caso, lo mejor es lograr mantener las exportaciones para descomprimir el mercado interno, ya que la oferta es mucha y el mercado local tiene una baja demanda desde hace varios meses”.

El coronavirus y su impacto en la madera

Para Berninger, se puede analizar de diferentes formas el impacto del coronavirus. La prensa internacional advierte de importantes perjuicios en los negocios globales, sin embargo el especialista misionero considera que también hay que analizar el escenario desde la oportunidad que se presentan, según determinadas situaciones. “Es real que China suspende embarques a la Argentina, pero también suspenden los envíos a Estados Unidos, y este reacomodamiento puede ser una oportunidad para los productos con valor agregado de la Argentina, ya que en el caso de productos de madera, se puede colocar nuestra producción en otros sitios donde no tengan hoy cubierta la demanda”, explicó.

De esta forma, explicó que el mercado de la madera es bastante volátil, dependiendo de la demanda internacional, liderada por Estados Unidos y Asia, y la oferta, que tiene como principales actores a Brasil y Chile. “Siempre uno tiene que estar informado de cómo se mueve la oferta y la demanda, y los precios internacionales. En general, por nuestros costos internos, siempre están al límite para lo que puede ofrecer el exportador argentino”, dijo.

Por ello, en el negocio internacional “siempre hay que estar mirando las variaciones, hay que saber aprovechar los momentos, y adaptarse cuando las cosas varían. Nos cuesta llegar a los precios FOB en los niveles de nuestros competidores vecinos, por nuestros costos de logística que son carísimos. Tenemos un problema en nuestra productividad interna aún sin resolver, ya que los costos de puertos, fletes, sumado a los derechos de importación, encarecen mucho nuestros precios en relación a nuestros competidores, incluso muchas veces nos dejan fuera del mercado”, recalcó.

Berninger es uno de los profesionales del sector foresto-industrial que expuso en varias oportunidades la distorsión de los costos logísticos internos: “De unos UD$3.000 por contenedor contra UD$ 1.000 de países con los cuales competimos, y a esto se le suman las retenciones a las exportaciones, que por su puesto, los otros países no lo tienen”, señala.

El sector forestal exportador necesita de mayor previsibilidad y continuidad, clave para establecer relaciones a largo plazo, consolidar clientes confiables y seguir vendiendo y teniendo prioridad ante las crisis de los mercados.

Exportaciones para el desarrollo local

Ante la consulta respecto del impacto de las medidas como las retenciones y baja del reintegro a las exportaciones, sostuvo que estas nuevas medidas anunciadas por el gobierno de Alberto Fernández no impactaron al rubro forestal porque permanecen igual a las que se tenían anteriormente, “pero tampoco mejora la situación”, comentó.

Para Berninger, el sector sigue sin poder crecer, la lucha es solo por mantenerse. “Ni se aumentó ni se las eliminó, pero estamos en una situación que nos deja muchas veces fuera del negocio, principalmente nuestro reclamo al gobierno desde hace mucho tiempo es que adopten medidas que permitan desarrollar las exportaciones en sectores que son sensibles a las economías regionales, al desarrollo local, como es la madera”, dijo.

“Si seguimos con los costos de Puertos más caros del mundo, la burocracia administrativa, los aumentos constantes de costos de fletes, que son abismales, no se podrá ser un exportador competitivo frente a otros países”, insistió Berninger.

Para revertir este escenario, exhortó nuevamente a que desde el Estado se adopten medidas que promuevan las exportaciones.. “Hay que eliminar los derechos de exportación y compensar de alguna manera frente a los gastos de costos logísticos a los exportadores. Esto lo pedimos desde el año 2011, ya que arrastramos problemas de fondo que no se resuelven, y así no es fácil sostener la competitividad para quienes envían productos con valor agregado, trabajan en la formalidad, emplean gente, pagan sus impuestos, etcétera”.

Entre los varios proyectos que presentaron al Gobierno Nacional, las medidas que se debieran aplicar son:

– Eliminación de las retenciones a la exportación, no solo a la madera, a todos los productos de las economías regionales. “Sin las retenciones, las industrias argentinas podrían haber continuado exportando a los precios actuales, manteniendo los volúmenes. Ese impuesto marca la diferencia entre estar dentro o fuera del mercado”.

– Vuelta de los reintegros: Desde el año 2011 el sector viene pidiendo un incremento de los reintegros a la exportación de los productos de mayor valor agregado del sector. “Esto no solo no ocurrió, sino que los mismos fueron disminuidos considerablemente por el gobierno anterior. Sería importante volver a los niveles anteriores (Entre 4 y 5%) o mejor aún, llevarlos a los solicitados por el sector. Esto permite compensar los costos logísticos argentinos”.

– Monitoreo permanente del sector para mantener las exportaciones.

Sería importante que el gobierno, donde sobran funcionarios por todas las áreas, cuente con especialistas para los sectores estratégicos a nivel nacional, pero también a nivel regional, que ya están identificados, para poder acompañar a los mismos con medidas urgentes ante las variaciones del contexto internacional.

La madera posiblemente puede pagar retenciones con precios de las tablas a U$ 290/m3, pero cuando el mercado baja y los precios caen a niveles de U$ 220/m3, deberían suspenderse automáticamente, para permitir a las industrias continuar en los mercados.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *