Misiones: con imágenes satelitales y el sobrevuelo de un drone se detectó una explotación rural en San Vicente que avanzó con un desmonte que no respeta las normas vigentes para la protección de las cuencas hídricas

La advertencia llegó a la redacción de ArgentinaForestal.com de los propios pobladores, preocupados por un posible daño ambiental. En la zona del municipio de San Vicente, en el Departamento Guaraní, fue detectada una explotación rural para la que se efectuó un desmonte que no respeta las normas vigentes en Misiones para la protección adecuada de las cuencas hídricas. En este caso, señalaban que junto a un desmonte se eliminó la cobertura vegetal que debe conservarse en ambas riberas de los arroyos y demás cursos de agua. Con la ayuda de un drone, se localizó el lote y en las imágenes se observa el avance sobre el curso del arroyo Asgolito.

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest 

MISIONES (7/1/2020).- En una nota recibida en ArgentinaForestal.com, un vecino advierte la posibilidad de un “daño ambiental por deforestación que arrasó (la vegetación) hasta el curso de un arroyo” en un lote privado de la zona rural de San Vicente.

La Categoría III Verde (ver Mapa Oficial de Misiones, Ley Prov. XIV N°105, anexo Ley Nac 26.331) comprende a gran parte de San Vicente, y es la que corresponde a las áreas de bosques secundarios, bosques rurales, áreas con bosques degradados en tierras agropecuarias. Esta categoría comprende a las áreas con bosques nativos que por la aptitud de sus suelos pueden ser destinadas al desarrollo de actividades productivas,  siempre y cuando sean sostenibles y cumplan la normativa provincial vigente. Dichas normas son las que pueden autorizar cambios de uso de suelos con monte nativo existente y regulaciones ambientales respecto al suelo y las cuencas hídricas.

La posibilidad de este “daño ambiental por deforestación que arrasó hasta el curso de un arroyo” se registra en un lote privado en la zona rural de San Vicente, Misiones, a la altura de Ruta Nacional 14, km 1274.

Con imágenes satelitales y el sobrevuelo de un drone en el área, se detectó el lugar y, por lo pronto, se observa el incumplimiento respecto a la legislación vigente (Ley XVI-N°53) que tiene por objetivo proteger las vertientes de arroyos y recursos hídricos.

En las imágenes, se puede observar un desmonte, que de contar con autorización, podría ser para la preparación del terreno a destinarse a uso productivo (tabaco y yerba mate). El lote en cuestión podría estar bajo autorización de un Plan de Manejo del organismo de control provincial, según la Ley de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, ya que se encuentra en un área bajo categoría Verde o Amarilla, lo que permite solicitar permisos de OT predial para un plan de manejo, según el sitio, siempre respetando las buenas prácticas y legislación ambiental vigente en la Ley Prov. XVI N°105 .

Imágenes satelitales y drones

El uso de tecnologías (Sistema de Información Geográfica, SIG) e imágenes satelitales que ya están disponibles, demuestran en terreno que mucho se puede hacer en materia de seguridad si hay real decisión para detectar, planificar el trabajo de control ambiental en zonas de riesgos y monitorear en terreno el cumplimiento y el respeto por la legislación vigente en la provincia sobre los recursos naturales: uso de suelo, manejo sustentable de los bosques nativos y protección del agua.

Un sistema que permite acceder a información online para determinar si la práctica en las coordenadas «denunciadas» estuvieran autorizadas o no, qué instrumentos la permiten, el número de expediente y las medidas a tomar, ya son utilizados en otras provincias argentinas, como es el caso de Santa Fe, donde mediante el procesamiento de imágenes satelitales MODIS y Landsat 8, se aplican tres algoritmos que analizan con diversas técnicas y se cruzan con datos secundarios relacionados.

Pensar en implementar una plataforma digital que permita, además, la participación ciudadana a través de una herramienta dinámica en donde cualquier usuario pueda incluir información sobre la localización de nuevos eventos de deforestación o infracción de leyes ambientales, de uso público, es uno de los grandes desafíos ambientales para avanzar hacia una real herramienta de prevención  y conservación de los recursos naturales.

La imágenes del desmonte detectado en San Vicente fueron adquiridas con satélite Sentil 2A de la Agencia Espacial Europea (ESA). Estos satélites fueron puesto en órbita a principios de 2015, y cada 5 días cruzan sobre el espacio de la provincia de Misiones y obtienen una “resolución espacial” de 10 metros, a diferencia de las imágenes Landsat 8 –por ejemplo- que tienen una resolución de 20 metros.

Estas imágenes satelitales están compuestas por 13 bandas espectrales, tres de ellas pertenecen al espectro visible y las restantes al infrarrojo.

El mapa permite ubicar el desmonte, desde la Ruta 14 como referencia, y la distancia del lote privado (circulo rojo), en la que se evidencia su avance sobre el arroyo Asgolito, y muy cercano un segundo sitio de estudio (circulo negro) en el que se puede observar deforestación en pendientes pronunciadas. (Ver Video 2)

“Con las imágenes infrarrojo se puede analizar la actividad fotosintética de los vegetales, la salud de los cultivos, presencia de algas en los cuerpos de agua, comportamiento de glaciares, zonas afectadas por el fuego o inundaciones, etcétera”, explican los especialistas en SIG.

Esta herramienta satelital es de suma importancia porque cada 5 días (si no hay presencia de nubes) permite monitorear los cambios ocurridos en el terreno.

El ingeniero Alejandro Peppo, experto en fotogrametría y toma de imágenes aéreas con drones, forma parte del equipo de profesionales de la empresa PIXSAT, y fue quien colaboró para el informe especial de ArgentinaForestal.com para estudiar la zona de advertencia de daños ambientales sobre los recursos hídricos en el área rural.

La tecnología disponible en drones son en la actualidad un gran aporte para los relevamientos y monitoreos en terreno, brindando imágenes de altísima calidad (resolución de 4 cm). En la actualidad vienen montadas con sensores RGB (ven los mismos colores que el ojo humano) y sensores infrarrojo cercano (para la detección de actividad fotosintética).

Para relevar un determinado área hay que realizar un plan de manejo, determinando la altura de vuelo y el perímetro del terreno. El drone despega y recorre el lote, realizando capturas fotográficas cada 1,5-2 segundos, logrando que las imágenes tengan una superposición del 70% entre una y otra.

“En una superficie de 100 hectáreas, a una altura de vuelo de 100 metros y una superposición de imágenes del 70%, se necesitan aproximadamente 400 fotografías (dependiendo de la distancia focal del lente)”, precisó el profesional.

La imágenes obtenidas por el drone se llevan a softwares específicos del cual se obtiene un modelo 3D, curvas de nivel y modelos de elevación que permiten determinar la altura de los objetos en el terreno (con un margen de error de 25-30 cm) y el volumen de dicho objetos.

La información se emplea para determinar altura de cultivo, de rodales, volúmenes de montículos de tierra, de pozos, volumen de suelo perdido por lluvias, etcétera. PIXSAT realiza trabajos de evaluaciones de proyectos productivos privados con drones sobre plantaciones en yerba mate, trigo, citrus y también en proyectos de planificación urbana en algunos municipios, para la actualización de inventarios catastrales. “Trabajar sobre bosques nativos es más sencillo, ya que se identifican las áreas más fácilmente que cuando se trata de monocultivos”, indicaron.

PERMISOS DE DESMONTES PARA USOS PRODUCTIVOS

En la provincia, con la vigente Ley de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, se permite gestionar a un profesional o titular de un predio, la autorización de un Plan de Manejo según ubicación y actividad productiva, en las categorías Amarilla (II) y Verde (III). Incluso según el sitio, la Dirección de Catastro provincial establece la figura de ordenamientos territoriales prediales.

En Categoría III Verde (ver Mapa Oficial de Misiones), se observa que comprende gran parte de San Vicente, es la que abarca áreas de bosques secundarios, bosques rurales, áreas con bosques degradados en tierras agropecuarias. Comprende las áreas con bosques nativos que por la aptitud de los suelos se pueden utilizar para desarrollar actividades productivas,  pero siempre y cuando estas actividades sean sostenibles y se dé cumplimiento a la normativa provincial vigente para autorizar cambios de uso de suelos con monte nativo existente y regulaciones ambientales respecto al suelo y las cuencas hídricas.

Círculo rojo. La imagen satelital del predio muestra en forma comparativa, el uso del suelo realizado en el lote en cuestión entre diciembre 2018 y diciembre de 2019.

 

En Categoría II (Amarillo), también en San Vicente abarca áreas con bosques en propiedades privadas para usos múltiples. Son lugares donde el nivel de conservación es medio. Y finalmente, la Categoría I (Rojo), son aquellas áreas con bosques de alto valor de conservación. Comprende Bosques Nativos en áreas naturales protegidas; además son áreas de un interés especial por su valor biológico, turístico u cultural que debe ser protegido por su alto valor de conservación para la biodiversidad de la Selva Misionera.

Ante el caso denunciado por un vecino sanvicentino a este medio, con un equipo técnico de profesionales especializados en el manejo de imágenes satelitales y uso de SIG, se decidió ir a terreno y recorrer la zona rural, tomando imágenes aéreas del lote en cuestión que se encuentra localizado en una zona rodeado de vertientes de agua, con arroyos y saltos que son refugio para los pobladores frente a este agobiante verano, y fuente de recurso estratégico escaso que debe ser cuidado de la contaminación para las futuras generaciones.

En el recorrido, el equipo técnico fue bordeando el arroyo El Soberbio, Victoria, Asgolito hasta llegar al hermoso Salto Bella Vista, ubicado a muy pocos metros del lote rural en cuestión, que destina su chacra a la plantación de tabaco, yerba mate, maíz y forestación.

Con las imágenes satelitales y el sobrevuelo del drone, se corroboró la existencia del trabajo de preparación de terreno con un desmonte reciente -que fue lo que preocupó a los pobladores del lugar- y se observó el daño ambiental al avanzar hasta los cursos de agua de la zona. Desde el punto de vista técnico, no es reciente este avance, ya que denota un tiempo la degradación el suelo, sobre el borde de la vertiente que cruza el predio, sin respetar la legislación vigente de protección de cobertura vegetal sobre el recurso hídrico (en cursos de agua hay que respetar un ancho sobre cada margen, igual del triple del ancho del mismo, no pudiendo cada franja ser inferior a los 5 metros).

La tecnología a través del uso del drone, permitió también obtener imágenes panorámicas donde se observa el estado de degradación en general de la zona rural, con pendientes pronunciadas totalmente desmontadas, lo que amenaza a la conservación futura de las vertientes de arroyos y saltos del lugar.

Los bosques protectores deben mantenerse como tal, aquellos con pendientes iguales o mayores al 15 % quedan comprendidos dentro de la categoría amarilla y bordean cursos de agua.

La restauración forestal del paisaje del lugar será un desafío para la gobernanza local, en un contexto global donde uno de los llamados a la acción climática es reforestar áreas degradadas por la deforestación.

El lote privado denunciado está ubicado en la zona rural del municipio, al cual se puede acceder sobre Ruta 14 por caminos vecinales, y se encuentra muy cerca del Salto Bella Vista y el arroyo Victoria. La propiedad representa la típica chacra de cultivo de tabaco, yerba mate, maíz, ganadería y forestaciones.

Se observa en las imágenes el trabajo de desmonte, donde posiblemente, el productor cuente con el permiso correspondiente para trabajar en su predio, pero se denota que al no respetar la cobertura vegetal sobre los bordes de los arroyos, se estaría incumpliendo la legislación ambiental vigente al llegar a voltear los árboles hasta el curso de agua que bordea el lote, ya que es algo que fácilmente se puede observar con la tecnología utilizada y las imágenes capturadas.

La función de mantener un porcentaje del bosque, es proveer de la protección necesaria al suelo contra la erosión provocada por el agua y el viento, la prevención de la desertificación, la reducción del riesgo de aludes y los deslizamientos de rocas y lodo; y en conservar, proteger y regularizar la cantidad y la calidad del suministro de agua, incluyendo la prevención de las inundaciones.

TECNOLOGÍA DISPONIBLE

Comparando imágenes satelitales del predio en cuestión, entre diciembre del año 2018 a 2019 (ver imágenes satelitales círculo rojo), se marca el desmonte realizado en el lote que realiza actividades productiva, y donde se observa que había más bosque nativo de lo que actualmente queda, y en el transcurso de un año fue volteado. La autoridad de aplicación, en este caso Catastro y el Ministerio de Ecología de Misiones, tendrán la información oficial si se trata de un proyecto con Plan de Manejo aprobado, según el Ordenamiento Territorial, y deberían corroborar en terreno el desmonte hasta los cursos de agua.

El proyecto técnico del productor debería ajustarse a la Ley XVI-N°105 si fuera un Área Verde -Categoría III. Si fuera un Área Categoría II, no podría haberse talado el bosque.

En las imágenes obtenidas del drone, se observa que se trata de una preparación de terreno reciente en un área, mientras que el avance hasta el borde del arroyo tendría un tiempo más, sin considerar la reglamentación ambiental de la Ley XVI-N°53, que indica que se deben mantener para la protección del agua, márgenes 3 veces lo que es el ancho del arroyo, situación que no se dio en el lote en cuestión.

Profesionales técnicos sostienen que la zona, según las imágenes comparadas desde el drone y la del Google Maps, todavía cuenta con una cobertura razonable, en términos comparativos a otras áreas de la zona de San Vicente.

La tecnología SIG es una herramienta disponible en la provincia como también los recursos humanos especializados para ello. Con decisión política y asignación prioritaria de recursos al área ambiental, mucho se puede hacer en la actualidad para acompañar con eficiencia los controles y para la prevención de daños -a futuro irreversibles- sobre recursos naturales estratégicos de la provincia, como lo son el agua, los bosques, el suelo, que deben ser manejados en forma sostenible.

Con autorización o no para realizar desmontes en un lote destinado para la agricultura en San Vicente, la zona señalada que limita con en el predio del productor tiene varias vertientes de aguas de la cual dependen hoy los pobladores, y sus futuras generaciones.

El arroyo Victoria, el Asgonico, el Arroyo El Soberbio, como otros tantos en el lugar, todos forman parte de un ecosistema que prestan servicios ambientales en estas zonas rurales. Conservarlos es responsabilidad conjunta de todos los vecinos, con la asistencia técnica y profesional adecuada para las mejores prácticas y en el marco de la legislación vigente, con un Estado presente en territorio. Las leyes ambientales vigentes están para cumplirlas, o hacerlas cumplir.

 

SALTO BELLA VISTA, UNO DE LOS REFUGIOS DE LOS POBLADORES Y TURISTAS EN SAN VICENTE

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *