Una paloma montera violácea fue registrada en la reserva privada San Sebastián al norte de Misiones, un ave muy pocas veces vista en el mundo  

Para los apasionados de las aves, el registro de la Paloma Montera Violácea (Geotrygon violacea) en la reserva privada San Sebastián de la Selva -inmersa en el Bosque Atlántico de la selva misionera al norte de la provincia de Misiones, Argentina-  es una experiencia única y, posiblemente, irrepetible.

Por Patricia Escobar 

MISIONES (17/6/2019).- La Paloma Montera Violácea es considerada una de las especies “fantasmas de la Selva”, explica Matías Romano, fotógrafo naturalista y propietario del lugar. “En realidad son muchos más los encuentros con Yaguaretes que con esta Paloma en la selva misionera. Si bien su distribución es bastante amplia yendo desde Centroamérica hasta Misiones, sus observaciones son muy extrañas y las fotografías casi imposibles”, describió en contacto con ArgentinaForestal.com.

El encuentro con la particular paloma fue en uno de los tantos recorridos de la reserva natural San Sebastián de la Selva, un sitio que el conservacionista mantiene con un trabajo constante desde hace varios años y que, además, forma parte del corazón del Corredor Biológico Urugua-i Foester, demostrando así que las reservas y áreas protegidas son vitales para la conservación de la biodiversidad de la selvas en Misiones.

Con sus 100 hectáreas de extensión, y sus más de 10 km de senderos, este lugar representa en forma magnífica los ambientes de la selva misionera (selva virgen, capueras, un gran lago y un pantano). La reserva privada se encuentra ubicada en la Ruta  Provincial 101, a unos 25 km de la ciudad de Comandante Andresito, y a menos de 100 km de Puerto Iguazú.

Un encuentro imprevisto

Al momento de encontrarse con la fantástica paloma, Matías relató que “estaba camuflado en el piso esperando fotografiar un Tataupa Común, es una especie abundante pero que por sus hábitos terrestres suele estar siempre cubierta de ramas imposibilitando las buenas fotos. Mientras lo esperaba en silencio e inmóvil, noté a través de la red de camuflaje que una paloma había aterrizado a pocos metros mío. En un principio pensé que se trataba de una Yerutí, típica paloma de nuestras selvas, pero de todas formas decidí sacarle una foto. Al verla con la cámara y no con la distorsión que generaba la red pude ver que no era una Yerutí, sino la esquiva Paloma Montera Violácea, un ave tan enigmática que son pocos los registros que tenemos de ella en el país, y mucho menos una fotografía que la mostrase en todo su esplendor”, relató con satisfacción el profesional.

Al momento del registro fotográfico, Matías contuvo la respiración para no mover la cámara y apretó el disparador dos veces. “Solo dos fotos que no podía chequear mientras la paloma estuviese ahí porque la espantaría. Voló hasta una rama cercana y pude hacerle 5 fotos más y ahí fue cuando desapareció”, relató el minuto a minuto el conservacionista.

Amante de la naturaleza y apasionado de la fotografía, Matías compartió así su gran emoción ante el imprevisto encuentro: “La verdad es que la emoción me hacia latir fuerte el corazón, eran solo unos segundos y podía desaparecer para siempre, y este es uno de los casos donde para siempre puede ser realmente el resto de mi vida. Tal vez ese día iba a ser el único que iba a tener frente a mí a esta maravillosa especie”, expresó con total conciencia de lo difícil que es encontrarse con este ejemplar, y mucho más aún, obtener un registro fotográfico de la especie con tanta calidad.

Aún no puede creer el encuentro vivido y comparte generosamente estas imágenes exclusivas de la naturaleza de la selva misionera. “La selva me regalaba algo único, un tesoro. Con este encuentro, me había hecho participe de uno de sus secretos y considero que es mi deber mostrarlo a la mayor cantidad de gente que pueda. En el fondo estas especies poco conocidas o estudiadas son las que se pierden cuando la selva es destruida sin que nosotros podamos hacer mucho, ya que casi no las conocemos”, reflexionó el naturalista.

 

Ver noticias relacionadas 

San Sebastián de la Selva, la reserva preferida en el país por los aficionados para el avistaje de aves en Misiones

“El turismo con genuino compromiso ambiental es lo que atrae cada vez más visitantes a Misiones”, sostiene el propietario de San Sebastián de la Selva

Misiones: Apareció un Urutaú coludo en el área del Corredor Biológico Urugua-í Foerster, un ave poco frecuente en la Argentina

Misiones: El desafío de lograr mayor apoyo para la gestión de conservación en el Corredor Biológico

Corredor Biológico Urugua-í-Foerster: esfuerzos conjuntos de ONG y privados logran la restauración de la selva y conexión ecológica de áreas protegidas estratégicas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *