“El desmonte no se detiene en Misiones”, sostienen organizaciones y alertan sobre la degradación de las cuencas hídricas y suelos productivos en áreas del Corredor Verde

En una misiva elevada al gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, organizaciones civiles, productivas, indígenas, ambientales y de derechos humanos advirtieron de la preocupación por el deterioro que se registra de las cuencas hídricas de la provincia y el suelo productivo – según un informe técnico con imágenes satelitales e información del CONICET- ante el avance del desmonte ilegal sobre los bosques nativos de la selva misionera. Piden un cambio de modelo productivo y que se “frene la expansión de plantaciones de pino”.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

MISIONES (17/11/2022).- “Sin monte no hay agua. Sin monte, no hay suelo productivo. Las imágenes satelitales muestran claramente que el desmonte no se detiene en Misiones y por lo tanto, el escenario que se profundiza es el de supresión de los bienes naturales imprescindibles para todas las formas de vida. El Corredor Verde, área establecida por Ley XVI – No60 (antes 3631) para conservar el último remanente continúo de Selva Paranaense del mundo, no existe más como tal; está severamente fracturado”, señalan una decena de organizaciones firmantes de una nota e informe elevada al gobierno de Misiones.

En este sentido, en la carta presentada al gobernador Oscar Herrera Ahuad, recalcaron que el Corredor Verde “fue creado pensando para garantizar el agua, entre otros importantes servicios ambientales y sociales, cosa que no está ocurriendo. El escenario de desmonte con los suelos desnudos, es propicio para la erosión hídrica, cuyo riesgo está presente en más del 60 por ciento del territorio provincial, y, junto a la expansión del monocultivo de exóticas y al Cambio Climático que genera mayores riesgos de propagación para grandes incendios como ocurrió en el verano 2021 – 2022. Está claro que son condiciones que dañan de manera directa a la agricultura familiar, al Pueblo Guaraní y a los sectores sociales más vulnerables en lo que respecta a la producción de alimentos y sanidad”, fundamentaron.

La degradación de los bosques además impactan en la economía, en la generación de energía, en la industria del turismo, en la producción en general.

Las organizaciones agrarias, sociales, indígenas, de derechos humanos y ambientales firmantes de la nota consideraron “urgente la implementación de medidas para recuperar el monte y el agua”.

A la par, reiteraron el pedido de debate con la sociedad misionera de un nuevo modelo productivo, “que priorice la inclusión social con la multiplicación de la producción de alimentos saludables y naturales en el territorio, fortalezca a la familia agraria, limite la expansión del monocultivo de especies exóticas y el uso de agrotóxicos, y resuelva de una vez por todas la situación de los pueblos originarios, a través de la mensura de las tierras que les pertenecen y reconociendo su preexistencia en la Constitución Provincial”.

La carta al gobernador fue acompañado con un documento donde se detalla la alarmante situación del último remanente de Selva Paranaense y del agua. “Entendemos que son medidas que deberían aplicarse, entre ellas la reglamentación y efectiva implementación de las leyes, para comenzar a revertir el proceso de desertificación y de exclusión social en el que estamos inmersos con el actual modelo económico”.

El documento técnico que fundamentan la preocupación de las organizaciones: MAM (Movimiento Agrario Misiones), APAM, Frente Ambiental y Social Kaapuera, ATE, CTA, CCC, SerPaj, RAOM, LAICRIMPO (Movimiento Nacional de Salud), MEDH (Referente Misiones), entre otras.

 

El Corredor Verde, el último remanente continuo de Selva Paranaense en el mundo, está fragmentado y esto compromete el agua y los alimentos en Misiones

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.