Día de la Diversidad Biológica | Fundación ProYungas acerca a la cotidianeidad de las personas información del valor de la vida silvestre en el Norte Grande

La ONG desde hace más de 10 años trabaja en la recopilación de registros de especies amenazadas o en peligro de extinción, y han logrado  más de 10 mil registros con cámaras trampa, correspondientes a unas 34 especies de mamíferos en 17 lugares del subtrópico argentino.

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

TUCUMÁN (20/5/2022).- Este domingo 22 de mayo, se conmemora el dia internacional de la Diversidad Biológica, y desde la Fundación ProYungas informaron respecto a las acciones que llevan adelante  para generar información técnica y acercar la biodiversidad a las personas, especialmente en el Norte Grande de Argentina.

La ONG desde hace más de 10 años trabaja en la recopilación de registros de especies amenazadas o en peligro de extinción, y han logrado  más de 10 mil registros con cámaras trampa, correspondientes a unas 34 especies de mamíferos en 17 lugares del subtrópico argentino.

“Estas imágenes son clave para lograr el compromiso de conservación de la  biodiversidad en las personas en general, y de los propietarios y responsables de territorios silvestres en el sector productivo, en particular”, remarcan desde la Fundación ProYungas.

Yaguareté (Pantheraonca) en las inmediaciones de los cañaverales de azúcar
del Complejo Agroindustrial Ledesma en Jujuy.

 

En el año 2000 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica (o Biodiversidad) con el objeto de informar y concienciar a la población sobre la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra, sus patrones naturales e importancia, en coincidencia con el aniversario de la aprobación del Convenio sobre la Diversidad Biológica de 1992.

En ese contexto, desde la Fundación ProYungas y en el marco del Programa Paisaje Productivo Protegido (PPP), difundieron un resumen de sus acciones, informando que “nos ocupamos de generar información técnica sobre la biodiversidad que nos permita entender las interacciones entre los distintos usos del suelo y el diseño de estrategias que permitan su coexistencia a escala de paisaje”, indicaron.

A partir del vínculo creciente de cooperación de ProYungas con la Unión Europea, recibieron el apoyo financiero para fortalecer y expandir este programa en todo Norte Grande de Argentina, donde se concentra el 90% de la expansión de la frontera agropecuaria, pero donde también está gran parte de las áreas de alta valoración ambiental del país y donde además vive más de un millar de comunidades aborígenes de 20 etnias.

Una de las líneas de trabajo del PPP, consiste en hacer un monitoreo ambiental que permita analizar lo que pasa en el territorio con la biodiversidad en los entornos productivos y en las propias parcelas en producción. Hemos puesto el foco en los mamíferos uno de los grupos que hemos estudiado más ampliamente, dado que por sus requerimientos ecológicos nos dan información a escala de paisaje, que es principal objeto de estudio del este programa.

Tal vez te interese leer: Paisaje Productivo Protegido: la positiva experiencia de integrar producción y conservación, gestionando servicios ecosistémicos asociados

Mediante el uso de la metodología de cámaras trampa (o fototrampeo) venimos haciendo monitoreos de mamíferos en los PPP desde hace más de 10 años. Las cámaras trampa registran automáticamente el paso de animales de sangre caliente, como los mamíferos mediante su activación a través de un sensor de calor y movimiento, permitiendo obtener fotos y videos.

“Los equipos son instaladas por un promedio de 40 días en distintos ambientes, tanto de ambientes silvestres (bosques, pastizales, humedales) como productivos. Al final de este período logramos tener un registro importante de especies e individuos, con información adicional que brindan las cámaras sobre temperatura, ciclo lunar, hora de los registros, etcétera”, explican desde la ONG.

Hasta el momento disponen de más de 10 mil registros correspondientes a unas 34 especies de mamíferos en 17 lugares del subtrópico argentino, en provincias como Tucumán, Salta, Jujuy y Formosa.


Oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla) en el Bañado La Estrella en Formosa, una de las “Maravillas Naturales” de Argentina.

Esta información ha servido para mejorar los mapas de distribución de varias especies, redescubrir algunas que se pensaban extintas de ciertos lugares (como el Lobito de río en Tucumán), conocer el ciclo de actividades diarias de muchas especies en distintas épocas del año, y para evaluar el uso de infraestructura en canales de riego en la mitigación de accidentes de fauna, por ejemplo.

“Pero fundamentalmente, para que los propietarios y responsables de territorios silvestres del sector productivo, asuman el compromiso de preservar estos individuos que aparecen registrados. Las imágenes de las cámaras trampa despiertan en este sector, un comportamiento de empatía y responsabilidad para la conservación de la biodiversidad que coexiste con su sistema productivo”.

Preservar la biodiversidad asociada a la expansión de la producción y la necesaria inclusión social en un contexto global de cambio climático, es el principal desafío que enfrenta y enfrentará el Norte Grande de Argentina en las próximas décadas.

Lobito de río (LontraLongicaudis) en la citrícola San Miguel en Tucumán.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *