Derechos Humanos | FILAC pidió a los Estados y empresas de América Latina “evitar” y “corregir abusos” sobre los Pueblos Indígenas

Fue una de las principales reflexiones del encuentro virtual realizado este martes por el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC). Los oradores invitados abordaron los desafíos para implementación de los principios rectores sobre las comunidades, las Empresas y los Derechos Humanos, como tema central del 21º Período de Sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas para la ONU. En ese contexto, coincidieron que no se garantiza la debida diligencia, de consulta previa, libre e informada, que incluye la participación de los pueblos originarios.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

BOLIVIA Y ARGENTINA (27/4/2022).- El presidente del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC), Freddy Mamani (Bolivia), junto a Otilia Lux -activista de reconocimiento internacional por los derechos humanos de las mujeres y los Pueblos Indígenas de Guatemala- en su carácter de moderadora del encuentro regional virtual sobre Pueblos Indígenas, Empresas y  Derechos Humanos, reflexionaron – junto a los oradores invitados- sobre “Los Pueblos Indígenas y la implementación de los principios rectores sobre Empresas y Derechos Humanos”, en el marco del 21º Período de Sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas para la ONU. El evento se realizó el martes 26 de abril y contó con la cobertura especial de ArgentinaForestal.com.

Un espacio que permitió tener un mapa actual de la situación en los países de la región en el cual los participantes esbozaron las propuestas para dar cabal cumplimiento a los Principios Rectores vigentes respecto a los Derechos Humanos a los que adhirieron hace una década los países miembros pero que -coincidieron los oradores- aún en la práctica y en los hechos los Estados “no velan por su cabal acatamiento y las empresas multinacionales en general incumplen con el recogimiento de la visión de los pueblos indígenas”.

Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos fueron adoptados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el año 2011.

Desde la visión de los Pueblos Indígenas, hay tres pilares en los que se basan estos principios: el deber del Estado (Nacional, Provincial o Local) de proteger los Derechos Humanos, que las empresas respeten los Derechos Humanos, y la necesidad de mejorar el acceso a las vías de reparación de las víctimas de abuso relacionados con las empresas, explicó Otilia durante sus intervenciones.

“Es importante abrir espacios de diálogos regional y nacional, no simplemente con los interlocutores pertinentes, sino que el dialogo debe ser con participación de los PI, dado que son los sectores directos más afectados por las acciones de las empresas nacionales o transnacionales que avanzan sobre la territorialidad indígena y en la explotación y comercialización de sus recursos naturales”, agregó.

Presidente del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC), Freddy Mamani 

Principios rectores

Con el encuentro virtual se buscó abrir un espacio para reflexionar sobre la actualidad de la situación respecto a los principios rectores de los DDHH, y para dar inicio realizaron una ceremonia de invocación a cargo de la hermana Sonia, guardiana de la madre tierra en el sentir del agua.

Evocando a los espíritus ancestrales, abrazando a toda la humanidad, por un bonito vivir, sentir, caminar, la mujer pidió por “por alimento, medicina y armonía de espíritu. Hoy decimos que hay que cuidar nuestros bosques y dejar en orden nuestra casa, la madre tierra. Basta ya de maltratar, no más destrucción. Sé que entre todos lo lograremos”, fue su mensaje.

Seguido, los expositores dieron continuidad al programa, del que participaron: Freddy Mamani (Bolivia), vicecanciller del Ministerio de Relaciones Exteriores, quien participó de algunos espacios en su calidad de Presidente del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC); la vicepresidenta de FILAC, Myrna Cunningham (Nicaragua); Fernanda Hopenhaym, representante para América Latina y El Caribe del Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU, Alexia Ghyoot, coordinadora de la OHCHR, proyecto que promueve la conducta empresarial responsable de empresas de América Latina y el Caribe; Benito Calixto, de la CAOLI; Marisol Bolaños, de Costa Rica; por la OIT Alberto Echevarria y Hernan Coronado, Punto Focal de la OIT Regional, Dante Pesce por ; e Isidora Zapata de la OECD / CFE.

“Cuando los derechos son vulnerados por las acciones de las empresas transnacionales y otras empresas, es el deber y la responsabilidad de los Estados porque son los llamados por ley a defender y garantizar el libre ejercicio y el respeto a los derechos humanos”, dijo el vicecanciller Mamani en su intervención, la cual buscó hacer énfasis en que la responsabilidad sobre el respeto a los derechos humanos de las empresas, constituye una norma de conducta mundial aplicable en cualquiera de los territorios en que operen.

El directivo de FILAC reiteró su llamado para que, a través del Foro Permanente de la ONU, se recomiende a los Estados la aprobación de un instrumento internacional jurídicamente vinculante para regular las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas con respecto a todos los estándares de libre ejercicio y respeto a los derechos humanos. Dicha iniciativa se debate en los órganos subsidiarios del Consejo de DDHH de la ONU (CDH ONU).

En su carácter de presidente del Consejo Directivo del FILAC por el período 2021 – 2023, instancia desde la cual contribuye al contexto regional y global para la implementación de los Derechos de los Pueblos Indígenas, consideró que “es urgente” atender los graves ataques que se registran en muchos países contra los defensores de las tierras, territorios, recursos y, en general, de los derechos de los Pueblos Indígenas.

“Es el Estado el responsable por su protección, las empresas, incluyendo los financiadores o inversionistas, deben ser llamadas a actuar para evitar o en su caso corregir estas situaciones”, afirmó Mamani.

Para la vicepresidenta de FILAC, Myrna Cunningham, estos pasos podrán darse si se logra “avanzar en ajustar marcos legales para cumplir con los derechos establecidos en la Declaración de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio Nro 169 de la OIT”, dijo.

Por su parte, desde el Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU se comprometieron a continuar observando lo que está sucediendo. “Estamos contribuyendo a la agenda de empresas y derechos humanos, y también atendiendo las necesidades”, dijo Fernanda Hopenhaym.

Admitió que “en todo el mundo continúan las amenazas y los riesgos específicos para personas defensoras de los derechos de los Pueblos Indígenas, sabemos que hay una situación de vulnerabilidad para las mujeres indígenas defensoras de derechos humanos”.

Para Benito Calixto, de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), para los Pueblos Indígenas el balance no es alentador a 10 años de la aplicación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos, ya que la situación en los territorios de la comunidades no ha cambiado, “por el contrario cada vez es más critica”, planteó. “Debe avanzarse en un tratado vinculante empresa y derechos humanos. Este instrumento voluntario no esta dando resultados, y los Estados no están interviniendo para garantizar los derechos indígenas”, remarcó.

Coincidieron también los expositores que las empresas deben respetar y los Estados deben proteger los derechos humanos, incluyendo los derechos de los Pueblos Indígenas internacionalmente reconocidos en diferentes instrumentos internacionales, como el Convenio 169 de la OIT, la declaración de la ONU sobre Pueblos Indígenas, la Declaración americana, y el Acuerdo de Escazú que viene a reforzar las herramientas jurídicas vigentes.

“Al menos quince países han ratificado el convenio 169 y tienen obligaciones claras respecto al actuar en materia de derechos de pueblos”, sostuvo Hernán Coronado, Punto Focal de la OIT Regional..

Calixto añadió que “son pocos los gobiernos que han impulsado la elaboración de los Planes de Acción Nacionales sobre empresas y derechos humanos; pero también podemos decir que la mayoría de estos planes están siendo elaborados sin la participación y consulta a los Pueblos Indígenas”, cuestionó.

A su turno, Dante Pesce, director del Centro Vincular de la Escuela de Negocios y Economía de la Pontificia Universidad Católica del Valparaíso afirmó que en general los temas indígenas son invisibles para los tomadores de decisión tanto empresariales como de gobiernos. “Cuando uno negocia un proyecto, el consentimiento libre previo e informado, no es previo, tiende a ser una notificación de un proyecto que ya está listo”.

 

La diligencia debida, consentimiento libre, previo e informado

El presidente de FILAC reflexionó en que, a más de 10 años de la aprobación de los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos, aún se está lejos de que estos se apliquen de manera efectiva y eficiente. “La persistencia de los abusos relacionados con las empresas es una gran preocupación y una fuente de profunda frustración, y debería ser una cuestión de atención prioritaria, urgente para los Estados y las empresas”, agregó Mamaní.

Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos son una herramienta importante para llamar al sector empresarial a que participe de en la implementación de acciones positivas a favor del respeto y cumplimiento de derechos humanos, para no ser únicamente apreciado como transgresor de esos derechos.

“La relación entre el sector empresarial y los Pueblos Indígenas no solo se vincula al uso y explotación de sus tierras, territorios y recursos naturales, sino también, en cuanto a las relaciones de trabajo, materia en la que se registra una clara discriminación salarial, así como una brecha muy grande para el cumplimiento de los estándares mínimos de derechos laborales individuales y colectivos”, aseveró el presidente de la FILAC.

También mencionó que los Principios Rectores deben ser desarrollados y acompañados por otros instrumentos que permitan su efectiva aplicación. “Debe irse hacia una adopción de un instrumento internacional jurídicamente vinculante que regule las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas, desde la perspectiva de los derechos humanos, que, además, expresamente, debe incluir los derechos individuales y colectivos de los Pueblos Indígenas”.

Finalmente, señaló que los Pueblos Indígenas tienen mucho para aportar, por lo cual, los Estados, organismos internacionales y también el sector empresarial, deben asegurar su amplia y efectiva participación para que sus opiniones sean escuchadas y tomadas en cuenta, tanto dentro de los países como en los escenarios globales.

 

Noticia relacionada

Misiones | Comunidad Mbya Puente Quemado II pide “frenar la presión de Arauco de reforestar con pino” en territorialidad indígena tras los incendios sufridos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.