Corrientes en llamas: el desastre ambiental y económico por incendios continúa, la provincia enfrenta más de 100 mil hectáreas quemadas por el fuego en enero

Según relevamientos satelitales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), durante el mes de enero de este año el fuego alcanzó más de 100 mil hectáreas dentro de la provincia. “La gran mayoría son pastizales, bañados y esteros, pero dentro de esa superficie existen más de 8 mil hectáreas de bosques implantados que fueron alcanzadas por las llamas”, precisaron.

 

Fuente: con información de Chaco por Día, Momarandu, Bomberos Voluntarios de Corrientes, El Litoral y ArgentinaForestal.com

 

CORRIENTES (2/2/2022).- Desde principios del mes de diciembre de 2021 no se registran las lluvias necesarias en Corrientes, como para aplacar las llama que arrasan con grandes extensiones desde hace varias semanas, provocando millonarias pérdidas económicas y daños ambientales en zonas de alto valor de conservación en áreas protegidas de humedales y pastizales de los Estero del Iberá, donde pobladores, bomberos y brigadistas se encuentran luchando con un gran incendio desde hace 20 días para evitar que avance sobre las viviendas rurales.

Corrientes en llamas | Hace 13 días luchan contra un dantesco incendio de pastizales : se quemaron más de 10 mil hectáreas y cruzó al Parque Nacional Iberá

Con mayor déficit de precipitaciones en la zona Centro y Norte de la provincia, la situación es crítica en general, dado que las escasas lluvias que cayeron en el Sur provincial no alcanzaron para aplacar la sequía que se enfrenta.

“Continúa la prohibición de incendios en Corrientes hasta fin de febrero”, informaron este martes desde el Gobierno de Corrientes.

“Por medio de la Disposición 002/22, la Dirección de Recursos Forestales, prorrogó, la prohibición de quemas en todo el territorio Provincial”, detallaron desde la Dirección a través de sus redes sociales.

La medida que rige en todo el territorio de la provincia queda vigente de esta manera hasta el 28 de febrero inclusive.

El gobierno de Corrientes elevó una nota al ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié, solicitando cuatro aviones hidrantes para servicio de la región mesopotámica, como operaban hasta 2019, pedido elevado y sin respuesta desde el 25 de febrero de 2021.

”Sin concretarse aún la contratación de aviones hidrantes en todo el país, varias veces anunciada y con sólo 1 (una) aeronave disponible para todo el NEA, autoridades del Ministerio de Ambiente realizan polémicas declaraciones para desviar la responsabilidad sin responder las solicitudes formales del Gobierno provincial”, señaló el sitio momarandu.com.

Hasta finales de 2019 la provincia de Corrientes contaba con 4 aviones hidrantes provistos por el Plan Nacional de Manejo del Fuego para el combate de incendios en la región mesopotámica.

Tras el cambio de Gobierno y las reestructuraciones en varias áreas del estado nacional fueron retirados dichos aviones de la región, so pretexto de iniciar un proceso adecuado y transparente de licitación y contratación de aviones hidrantes que puedan atender situaciones como las actuales en diferentes puntos del país.

Durante el año 2020 solamente se pudo obtener la actuación esporádica y limitada de un avión hidrante ante siniestros graves, como los ocurridos a fines de noviembre en las cercanías de Gobernador Virasoro, luego de intensas gestiones que involucraron al propio Gobernador Gustavo Valdés.

Para el año 2021 el ministro de Producción, Claudio Anselmo, solicitó por nota el 25 de febrero de 2021 al responsable del Servicio Nacional de Manejo del Fuego Alberto Seufferheld “el envío de 4 aviones hidrantes y un vigía” para operar desde Esquina, Concepción, Yapeyú e Ituzaingó, que dio inicio al expediente EX-2021-20771242- -APN-DRI#MAD, sobre el cual hasta la fecha no se tuvo respuesta concreta, a pesar de sucesivas comunicaciones y reclamos con los funcionarios nacionales a cargo y en reuniones específicas del COFEMA (Consejo Federal de Medio Ambiente).

Siendo la primera provincia en superficie de bosques implantados en el país y que representa un capital económico y social del cual dependen miles de familias correntinas, el Gobierno Provincial dispuso en agosto de 2021 la contratación directa de aviones hidrantes que actuaron en incendios rurales en los departamentos de Santo Tomé y San Martín, previendo incluso una licitación provincial para la temporada de mayor riesgo.

 

La situación en la provincia del noreste del país es muy delicada: un período de sequía histórico, temperaturas altas y vientos fuertes del norte son variables que influyeron en la cantidad inusitada de incendios que combaten los bomberos voluntarios de la provincia.

Para el 22 de enero, la directora de Operaciones, Cdmt. Gral. Alicia Velasco informó que se llevaban al menos 60 mil hectáreas quemadas entre “campos, forestaciones, cosechas, quintales de citrus, de todo lo que se planta en la provincia, el fuego llegó a yerbales, forestaciones de pinos y eucaliptus, porque la nuestra es la provincia más forestada del país”.

A la fecha, según relevamientos satelitales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), precisaron que “durante el mes de enero de este año el fuego alcanzó más de 100 mil hectáreas dentro de la provincia. La gran mayoría son pastizales, bañados y esteros, pero dentro de esa superficie existen más de 8 mil hectáreas de bosques implantados que fueron alcanzadas por las llamas”.

“La sequía, la baja humedad relativa de ambiente y los vientos que hemos tenido en este verano hicieron que los incendios rurales sean muy frecuentes; tenemos focos activos en toda la provincia y algunos de ellos amenazando forestaciones”, comentó Roberto Rojas, director de Recursos Forestales de Corrientes.

La mayoría de los incendios que se produjeron en campos ganaderos generaron la destrucción de infraestructura de los productores: kilómetros de alambre, miles de postes, tendido eléctrico y hasta mangas de trabajo fueron alcanzadas por el fuego, generando cuantiosas pérdidas que los ganaderos deben afrontar para poner de nuevo en orden sus establecimientos.

Los Bomberos Voluntarios no solo combaten los incendios forestales, también se desatan varios focos urbanos, por ejemplo, con la quema de residuos que realizan los aserraderos, que ocasionan mucho humo y riesgos en las viviendas cercanas.

Además, debido a la época estival, las rutas se encuentran congestionadas y se generan varios siniestros viales diariamente, además, “el ganado no tiene pastura ni agua en los campos, los animales salen desesperados hacia las rutas y en muchas ocasiones son atropellados y generan accidentes” explicó Velasco, quien compartió que, además del cansancio extremo que tienen los bomberos por las arduas jornadas de combate de incendios también el personal se ve diezmado por los casos de covid.

“Tuvimos personal descompensado por el agotamiento físico, la deshidratación y hubo bomberos que debieron ser hospitalizados por quemaduras, hoy se encuentran fuera de peligro, afortunadamente” agregó.

“Hay mucha forestación intransitable, no hay caminos externos ni internos, las rutas están en mal estado, lo que ocasiona rotura de equipamiento o vehículos” graficó Velasco, además, recordó que, lamentablemente, el Sistema Nacional y Provincial de Bomberos Voluntarios sufrió la pérdida de José Luis Mombaj, bombero voluntario de Yapeyú, en acto de servicio cuando volvía de combatir los incendios forestales.

“Al productor le genera mucha impotencia ver cómo se quema el trabajo y la inversión de muchos años”, sostuvo Pablo Sánchez, presidente de la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes.

Sequía y emergencia agropecuaria

Otro problema que afrontan los productores ganaderos de Corrientes –y de todo el Nordeste- es la sequía, que estiman tendrá un efecto muy negativo en la producción a mediano y largo plazo. “En esta zafra estamos viendo los efectos de la sequía de 2020; o sea que estamos saliendo de una sequía y entrando en otra, de la que vamos a tener una idea de las pérdidas dentro de uno o dos años”, comentó Pablo Sánchez, de Sociedades Rurales de Corrientes.

En este sentido, la falta de lluvias durante diciembre y enero –incluso durante gran parte de 2021 también- hace prever un invierno muy difícil para la actividad pecuaria. Si bien hay pronósticos y esperanzas de que la lluvia aparezca este mes, la recuperación de los campos llevará algunas semanas y los productores entrarán en la época crítica del año con poco forraje en los campos.

Además, la sequía ha sido similar en Chaco, Formosa y Santiago del Estero, provincias donde se producen fardos de alfalfa, maíz y otros subproductos que sirven para el suplemento de la hacienda en épocas difíciles.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.