Nicolás Trevisán, ministro de Industria de Misiones: “Coincido en que falta desarrollar un plan de competitividad maderero, hay que construir uno que beneficie a toda la cadena foresto-industrial”

El funcionario coincidió con el planteo de la AMAYADAP y APICOFOM en la necesidad de avanzar en un plan estratégico de competitividad en el largo plazo para la industria forestal de Misiones. “La incidencia de la tasa forestal sobre el costo del producto final en muy bajo. El tema esta en el agregado de valor y en no cambiar los acuerdos establecidos. El camino es el diálogo público-privado, hay que sentarse en una mesa y definir acuerdos para un plan de competitividad, pero el derrame tiene que ser aquel que genere crecimiento para todos por igual, pequeños, medianos y grandes”, dijo Trevisán. Aclaró que no está a favor de las regulaciones del mercado, sino “en la intervención eficiente” del Estado en fortalecer la oferta y la demanda”.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

MISIONES (5/10/2021).- El ministro de Industria de Misiones, Nicolás Trevisán, visitó los estudios de Misiones Online TV para detallar aspectos del lanzamiento del Programa “Mi Primer Secadero” y compartió su visión respecto al planteo realizado por las dos principales cámaras madereras de la provincia (AMAYADAP y APICOFOM) sobre tres medidas que consideran garantizarían la competitividad del sector foresto-industrial: la derogación de la Tasa Forestal; suprimir la política de fijar precios para las materias primas;  y promover la reactivación de la industria forestal impulsando el inicio de obras estipuladas en contratos firmados para la construcción con madera en Misiones y en el país.

Leé más: AMAYADAP y APICOFOM tras medidas que permitirían competitividad internacional al sector foresto-industrial

“Son temas delicados, de los cuales comparto con AMAYADAP y APICOFOM sobre el planteo de la regulación de precios de materias primas  ya que vengo del sector privado y tengo una concepción más liberal. No me gustan las regulaciones, creo que atentan contra el desarrollo real de las economías”, aclaró inicialmente.

Se manifestó como un convencido de que el Estado puede intervenir de una manera más eficiente, fomentando la oferta y la demanda. Sin intervenir en los valores. “Sí entiendo es necesario desarrollar más demanda para equilibrar el precio, apuntar hacia eso. Y la demanda son las industrias que aprovechen la oferta de la materia prima disponible y esto elevara el precio de la madera, sean aserraderos o pasteras. Para mi viene por ese lado”, dijo.

De igual forma, reiteró que es “un tema delicado que requiere un análisis en profundidad, no soy el especialista en este tema, y por eso está el INFOPRO (Instituto Forestal Provincial), pero en principio esa es mi visión respecto al planteo que el sector hace sobre la regulación de precios de madera”, explicó.

Leé más: InFoPro fijó los precios mínimos por tonelada de rollos aserrables de pinos, eucaliptos y araucarias que regirán en Misiones

Es un tema que “vengo discutiendo mucho, cada vez que recorro la provincia y me siento con empresarios foresto-industriales. Es un tema recurrente, donde plantean que los precios establecidos no son reales, al igual que pasa con la Yerba Mate con el INYM. Se genera una distorsión en el mercado que no es buena, las empresas tienen después un gran caos contable, entre lo que se declara y lo que se paga. Estas distorsiones se presentan en el mercado real y creo que no son convenientes”, expresó el funcionario.

En esa línea, sostuvo que “el Estado puede intervenir, y debe hacerlo, de otra manera. Y es fomentando más oferta o más demanda, en este caso”.

Impuestos y acuerdos claros

Sobre este planteo de la Tasa Forestal, el funcionario indicó que “si analizamos su impacto, la mayoría de la foresto-industria paga 1,5 de IIBB (Ingresos Brutos), menos la pasteras. La tasa forestal aplica 2% sobre la materia prima. La  verdad es que la incidencia sobre el costo del producto final es muy baja. El secreto está en la agregación de valor. Ahora, por supuesto que el cambio de las reglas de juego afecta, sin duda,  el humor y la proyección de costos que tienen las empresas. Es muy importante no cambiar las cosas que se acuerdan”, expresó Trevisán.

En esa línea, indicó que lo más importante es lograr acuerdos entre el sector público y sector privado “que se mantengan en el tiempo o que duren en el largo plazo. Eso es lo que reclama el sector privado”, dijo el ministro en la entrevista.

Y en ese sentido, reafirmó que es una obligación del Estado generar un ambiente propicio de previsión  de largo plazo en el cual se pueda desarrollar nuestra industria con más jugadores en el mercado forestal.

“En lo personal, soy un convencido de que Misiones tiene que suplir la falta de ingreso de coparticipación con un desarrollo económico fuerte del sector privado, y con más jugadores. Vengo desde el sector privado defendiendo esta idea, desde que fui presidente de la Cámara de Comercio e Industria”, recordó.

“Misiones enfrenta una situación geográfica muy delicada desde lo económico por limitar con Paraguay y Brasil. No podemos libremente fijar impuestos porque nos perdemos en el momento frente al contexto. También está la provincia de Corrientes, muy expectante de sacar algunas industrias a los misioneros. Por ello, tenemos que ser muy cuidadosos de nuestras industrias”, agregó el ministro.

Este cuidado al que hizo referencia, viene relacionado a facilitar el acceso de los caminos, generar condiciones para que las industrias sean competitivas, invertir más en infraestructura. “Misiones viene bien en energía eléctrica, en puertos; en capacitación, formando semilleros de desarrollo tecnológico (Capital humano), uno de los principales atractivos para la competitividad y productividad. No es lo mismo desarrollar una industria con el capital humano formado listo para insertarse en el sector, que salir a buscar de cero y capacitar gente. Todos esos factores inciden al momento de instalar una industria. Los inversores buscan un entorno competitivo”, recalcó el funcionario.

“En esto Misiones viene trabajando, y tiene que seguir fortaleciendo su sector industrial”, aseveró.

 

Estrategias de largo plazo: “El camino es el diálogo”

En ese contexto, el ministro de Industria de la provincia coincidió con la AMAYADAP y APICOFOM en la necesidad de sentarse en una mesa para diseñar una estrategia de políticas económicas de largo plazo que ayude al desarrollo general de las PyMEs foresto-industriales, grandes y chicas.

“Una inversión en el sector industrial se amortiza en el largo plazo. Pero el sector privado debe entender también que el derrame debe generar crecimiento para todos. El camino es sentarse y dialogar. El gobernador es muy abierto para escuchar propuestas y planteos, siempre lo fue, y conoce bien la problemática de la madera. Hay que seguir trabajando en generar soluciones, en sintonía entre el sector público y privado, y que entiendo es una de las razones por la cual me invitaron a participar en el Ministerio de Industria”, concluyó Trevisán.

“Mi Primer Secadero” está en marcha en Misiones

El programa dirigido a los micros y pequeños aserraderos que quieran avanzar en su cadena comercial e incorporar un secadero está en marcha en la provincia.

Tiene facilidad de créditos a partir de fondos nacionales por 1.000 millones de pesos para destinar a los aserraderos de la provincia para que puedan instalar un secadero de madera. La Tasa de interés es del 22% anual, y un plazo de gracia de 6 meses, a pagar en 36 cuotas, lo que se conoce como un crédito súper blando.

Además, tiene garantía del Estado Nacional, que va a facilitar todo el proceso de aprobación de carpetas, siempre y cuando los aserraderos tengan los requisitos mínimos, por ejemplo, de facturación y registro de personal.

“Es una transformación importante la que buscamos en la industria forestal misionera, porque tenemos unos 600 aserraderos entre PyMEs y chicos, con poca implementación de tecnología y con cuellos de botella en la producción, que tienen que ver especialmente con el secado de la madera”, explicó Nicolás Trevisán.

“Así que para esos aserraderos es un antes y después, la incorporación del secadero, y ya hemos tenido pedidos de información de la Asociación Forestal Argentina (AFoA), interesados en implementar esto en otros lugares del país”, adelantó el funcionario.

Explicó que poder secar la madera, implica que ese aserradero ya está preparado para poder cepillar con mejor calidad, machimbrar, darle mayor agregado que la primera transformación tradicional. Y que esa agregación de valor es la que persigue Misiones. “Nosotros no queremos vender más madera en bruto, para eso tenemos que fortalecer los aserraderos y carpinterías transformándolas en fábricas estandarizadas. Hay que empezar a generar normativas que favorezcan la agregación de valor y castiguen la no agregación de valor. Las carpinterías de barrio siguen estando en un nivel de pobreza y no logran transformarse, y la forma es que se hagan pequeñas fábricas. Estamos en ese proceso difícil, ya que involucra no solo cuestiones financieras, sino una capacitación intensa y un cambio cultural importante”, planteó el ministro de Industria.

A través del acompañamiento del INTI brindarán apoyo técnico, capacitación en gestión, y asesoramiento desde Industria en comercialización,

Este martes, dieron inicio a una Jornada de Difusión del Programa “Mi Primer Secadero” en Puerto Leoni. El Ministerio de Industria organizó una reunión para brindar detalles técnicos de dicho programa, participaron propietarios de aserraderos y carpinterías, empresarios del sector metalúrgico y de la construcción.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *