Producción y naturaleza: se expande en el NEA el programa Paisaje Productivo Protegido con la adhesión de grandes empresas forestales  

Es un programa de la Fundación ProYungas que tiene más de 10 años de vigencia en el país promoviendo alianzas para abrazar un concepto que propone una nueva ética entre productores, mercados y consumidores, además de ser una herramienta estratégica para dar visibilidad al rol del sector privado en la vinculación entre la producción sustentable y la conservación de naturaleza.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

CORRIENTES (20/9/2021).- Una iniciativa de la Fundación ProYungas que nació en Jujuy con la empresa azucarera Ledesma SA hace 10 años atrás, toma en la actualidad mayor vigencia, sumando adhesiones de empresas, productores, y cooperativas de diversas actividades (azúcar, cítricos, ganadería, forestación) para enmarcar su proyecto en un modelo de gestión del territorio a escala de paisaje. A la fecha, el Programa Paisaje Productivo Protegido se extendió a Jujuy, Salta y Formosa, y en la actualidad también en alianzas con otras organizaciones ambientales en Paraguay y Bolivia.

El programa abarca tres ecorregiones (Yungas, Chaco húmedo y Chaco seco) y alcanza a unas 310 mil hectáreas, de las cuales más de 140 mil son áreas silvestres con diferentes niveles de conservación.

En el último año, la organización inició un proceso de diálogo con empresas que se desarrollan en Misiones, Corrientes y Entre Ríos, y como resultado de este trabajo dos grandes compañías forestales se sumaron formalmente a la iniciativa: Arauco Argentina SA (Misiones) y Masisa Forestal Argentina (Corrientes y Entre Ríos).

Área de alto valor de conservación de Masisa Forestal Argentina. Foto: Sebastián Robbiani.

“Su incorporación al programa es reciente, después de varios meses de conversaciones y visitas. Son un total de 300 mil hectáreas de la región que se alinean al programa de Paisaje Productivo Protegido (PPP), incorporando la ecorregión del Bosque Atlántico y Humedales”, adelantó el presidente de ProYungas, Alejandro Brown, en una entrevista con ArgentinaForestal.com.

Otra empresa que estudia la adhesión es Forestal Bosques del Plata (CMPC). “En estos momentos estamos acompañando en el proceso de preparación para la Certificación FSC, en la que están encaminados y focalizados para lograr en el corto plazo”, agregó el directivo.

Alejandro Brown, Sebastián Robbiani, Francisco Crisp y Adolfo Navajas. En videoconferencia, Vicente Amadeo, de Ledesma SA

Interés en Virasoro

Este viernes, en la localidad correntina de Gobernador Virasoro, se realizó la presentación de la iniciativa por parte del presidente de la Fundación ProYungas, junto al consultor Sebastián Robbiani, asesor forestal del Norte Grande.

Asistieron representantes de empresas forestales, madereras, ganaderas, arroceras, yerbateras y tealeras en una reunión que contó con la asistencia de directivos, propietarios y referentes de la producción, como el director de Recursos Forestales de Corrientes, Roberto Rojas, en un encuentro realizado en la sede de la Fundación Victoria Jean Navajas, con cupos limitados por protocolo sanitario vigente. Las palabras de bienvenidas estuvieron a cargo de Adolfo Navajas, en representación del Grupo Las Marías, y la coordinación general del empresario y concejal virasoreño, Francisco Crisp, de NAVAR SA (Yerba Mate Primicia)  .

Una participación especial -con asistencia virtual- fue la de Vicente Amadeo, Jefe de Relaciones con la Comunidad de Ledesma SA, quien compartió la experiencia del programa en Jujuy y sus aprendizajes en estos 10 años de haber incorporado la filosofía del programa PPP. “Primero, había que entender que había una mirada sobre la producción de que era percibida como una amenaza para la biodiversidad. Con este programa y sus acciones, en Ledesma hemos logrado que la empresa se conciba hoy a sí misma, no como un complejo agroindustrial en  el medio de Jujuy, sino como un Paisaje Productivo Protegido a escala regional, con un valor ambiental y social”, comentó.

“Así también se reconoce y autopercibe toda la organización de Ledesma, porque entendimos que el sitio donde operábamos está rodeado de un área de altísimo valor ambiental. Pasó a ser de un ramal a la Reserva de Biosfera de Yungas, uno de los ecosistemas más biodiversos de la Argentina”, destacó.

Agregó que “este cambio fue transversal en la organización, y es un valor producir en armonía con la conservación del entorno donde desempeñamos nuestras actividades. Pasamos de definirnos como una “industria” a una empresa con un PPP, lo que implica un sistema que nos llevó a un cambio filosófico, estratégico y de negocios”, dijo Amadeo.

Por su parte, Brown definió  al programa como un concepto ético y que coloca al sector productivo como protagonista de la acción. “Las empresas pasan del lugar del ‘problema’ al lugar de la ‘solución’, cambiando esta  concepción de producción versus conservación, por la de producción ‘para‘  la conservación. En este sentido, es un programa destinado a empresas, cooperativas, asociaciones, propietarios privados u otras organizaciones comprometidas con la sustentabilidad”, explicó.

Para las empresas ganaderas, arroceras, yerbateras o forestales, en resumen, entre los principales beneficios de formar parte del Programa PPP se pueden mencionar: el acompañamiento para mejorar de la gestión ambiental y social del territorio, generar valor agregado a su producción, incrementar la posibilidad de acceso financiamiento nacional e internacional, así como la posibilidad de crear alianzas multisectoriales y la mitigación de conflictos socio territoriales.

Visitando establecimientos de la región, hay un gran potencial de enmarcar dentro del Programa Paisaje Productivo Protegidos las actividades productivas, ante el entorno natural que deben manejar para un aprovechamiento sustentable, rodeados de áreas  que son habitad de diversas especies de flora y fauna.

Área de alto valor de conservación de Masisa Forestal Argentina. Foto: Sebastián Robbiani.

“Se registra una alta biodiversidad en los sitios donde operan las empresas, de mucha diversidad en cuanto a diferentes ecosistemas ambientales, y por ello son emprendimientos que tienen un potencial tremendo para sumar sus acciones a través del programa”, indicó Brown.

El Programa que propone ProYungas trabaja en cinco líneas:

-Ordenamiento territorial

-Buenas Prácticas Productivas

-Monitoreo Ambiental

-Comunicación

-Generación de Alianzas

“Cubre aspectos que hacen a la vinculación de actividades productivas con el manejo ambiental del entorno en el que operan, con la puesta en valor y visibilidad de ese territorio, de ese paisaje productivo protegido en el que la empresa se desarrolla”, agregó Brown.

La incorporación al programa es voluntaria. “No es una certificación, es un concepto y, a su vez, una herramienta que les permite alinearse naturalmente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por otra parte, es una manera de poner en valor a la sociedad el desempeño que realizan en ese territorio en equilibrio entre producción y conservación”, precisó el presidente de ProYungas.

Por medio del programa PPP se logra “bajar a tierra” parte de estos objetivos, mediante acciones concretas y mensurables.

Los ODS prioritarios ordenados por su relevancia relativa con relación al programa son: – promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres (ODS 15); – garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles (ODS 12); – garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible (ODS 6); – adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos (ODS 13), y; fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible (ODS 17).

Desde ProYungas, trabajan en el concepto de fomentar el reconocimiento de la sociedad del rol de la producción en mantener el activo productivo a través de buenas prácticas agrícolas/ ganaderas/ forestales por un lado. Y por otro lado, la de mantener en buen estado de conservación, el contexto ambiental a escala de paisaje en que estas prácticas son desarrolladas.

“Tanto en la producción agro-azucarera, en la producción citrícola, como en la producción ganadera y forestal, podemos encontrar este vínculo virtuoso entre producir y conservar en el marco de estos Paisajes Productivos Protegidos”, sostuvo Brown.

Leé más: Paisaje Productivo Protegido: la positiva experiencia de integrar producción y conservación, gestionando servicios ecosistémicos asociados

Paisajes productivos de empresas forestales en Misiones y Corrientes bajo manejo de gestión sustentable.

La actividad forestal, una aliada de la conservación

Para Brown, la actividad forestal es una aliada de la conservación y el Programa Paisajes Productivo Protegidos se presenta como una herramienta que brinda la oportunidad a las empresas forestales de comunicar el valor productivo, ambiental y social que representan en el desarrollo local o regional donde se desempeñan.

Tras la gira por Misiones y Corrientes, desde ProYungas consideran que la región tiene un gran potencial para ser identificada bajo el concepto de Paisaje Productivo Protegido. “Hay varias empresas forestales que se desarrollan en un entorno magnífico desde el punto de vista de la conservación de la naturaleza y con la que conviven en su entorno. Hay espacios muy interesantes desde el punto de vista de la selva misionera y humedales en la zona sur de Misiones y en gran parte de Corrientes, con matorrales aledaños a estos humedales, con mucha cercanía con especies de interés, que muestran un nivel de mansedumbre lo que denota que son espacios protegidos en el conviven producción y naturaleza”, explicó.

“No tengo ningún reparo en decir que la actividad forestal es un aliado de la conservación de la naturaleza en sus espacios”, remarcó Brown en la entrevista.

Este programa PPP fue desarrollado en Jujuy, a partir de un acercamiento con el ingenio azucarero Ledesma, luego fue expandido a Tucumán con varias empresas del sector citrícola. También se sumaron emprendimientos en Formosa y Salta, en la región del Chaco, con la Asociación de Productores del Quebracho, que son 70 familias históricas que hacen ganadería de monte y se han adherido al programa.

Pero además es un programa que cruzó la frontera, y con organizaciones aliadas como Wildlife Conservation Society (WCS) y la Fundación Moisés Bertoni, llegaron a sumar a la cooperativa ganadera y otras cinco empresas ganaderas.

“Estamos realizando un proceso de expansión en el Nordeste Argentino, enmarcado también en un programa de fomento que nos apoya la Unión Europea, y en conjunto con la Asociación de Manejo Forestal FSC Argentina y Fundación Hábitat y Desarrollo, para la difusión de este concepto de PPP que lo encuentran en sintonía con el llamado Pacto Verde de la UE. La meta del programa es ir avanzando en actividades productivas integradas o en convivencia con la conservación de la naturaleza, y por ello nos acompañan estratégicamente”, concluyó el presidente de ProYungas.

 

Leé más: El Gran Chaco ya tiene certificación de origen trinacional para productos y servicios sustentables de la región con el nuevo “sello Pilcomayo”

Leé más: Desde el Gran Chaco Americano lanzaron una nueva revista digital de educación ambiental

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *