21M, Día Internacional de los Bosques: “La supervivencia de los bosques es una real garantía para la humanidad”

Por Ing Ftal Jaime G. Ledesma, presidente del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones.

 

 

MISIONES (21/3/2021).- Este 21 de marzo, Día Internacional de los Bosques, nos interpela a las Ciencias Forestales, en un contexto muy particular, lo que nos hace reflexionar desde una perspectiva más pragmática sobre la importancia y los desafíos para con los bosques en el decenio 2021 -2030, donde la restauración forestal ocupa un lugar preponderante.

Los desafíos forestales para la próxima década en la región, a los profesionales de la Ingeniería Forestal y afines, nos posicionan en un rol protagónico y, a su vez, compromete asumir roles estratégicos a las instituciones académicas de las Ciencias Forestales, en Investigación y Desarrollo (I&D) y en extensión; en la región y el país, en lo concerniente a la planificación y desarrollo territorial de los próximos años; un proceso clave para garantizar el desarrollo sostenible regional.

Las principales claves para garantizar el desarrollo sostenible regional están vinculadas con: 1) Restauración de Ecosistemas Forestales; 2) Biodiversidad; 3) Bio-economía Circular y 4) Adaptación y Mitigación del Cambio Climático.

Tiempos de crisis y fragilidad

La ONU define estos tiempos como de “crisis y fragilidad” ;tiempos para restablecer nuestra relación con la naturaleza, y en esto,los bosques son ecosistemas gravitantes para el funcionamiento planetario, sin desmerecer, ni desconocer, el rol y la importancia eco-ambiental que cumplen los otros ecosistemas.

La vitalidad y diversidad de los ecosistemas de nuestro planeta son la base de la prosperidad y el bienestar humanos, como se puede observar en los bosques, las tierras agrícolas, los entornos de agua dulce, los océanos y las costas; pero a pesar de ello los estamos degradando en forma alarmante.

El Decenio 2021 – 2030 de la Restauración de los Ecosistemas”es un hecho histórico, un llamado a la acción para movilizar el apoyo político y financiero necesario para restaurar los ecosistemas degradados y deforestados del planeta y así impulsar el bienestar de 3,200 millones de personas en todo el mundo.Es una oportunidad para ayudar a cambiar de rumbo y ofrecer una alternativa de futuro sostenible tanto a los habitantes del planeta, como  a la propia naturaleza.

Es estratégico y táctico cambiar la mentalidad para encontrar soluciones políticas y técnicas fácticas para mitigar las crisis eco-ambientales.

“Los bosques y los árboles son nuestra infraestructura verde más preciada, ….Necesitamos un nuevo modelo económico que valore adecuadamente los bosques y estimule la inversión en paisajes y el crecimiento sostenible. …La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve lo vulnerables que somos como personas y como planeta a la crisis de salud, ambientales y de otro tipo, y como necesitamos desesperadamente desarrollar la resiliencia”. Dr. Robert Nasi, Director general del Centro de Investigación Forestal Internacional (CIFOR) y Director Gerente de CIFOR-Word Agroforestry (ICRAF).

El Secretario General Antonio Guterres expreso recientemente (febrero de 2021), ante la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que:“…el bienestar y la prosperidad humanos pueden mejorarse enormemente si se priorizan las soluciones basadas en la naturaleza. Que se necesitaba generar una voluntad global de acción y una transformación de nuestra relación con la naturaleza”

Haciendo las paces con la naturaleza

El Programa las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha elaborado un Informe titulado: Haciendo las paces con la naturaleza”, que fue presentado en el mes de febrero de este año,el cual es un Plan con base Científica para hacer frente a las emergencias del clima, la biodiversidad y la contaminación.

En su prólogo, el  Secretario General Antonio Guterres, dice: “Este informe sienta las bases de la esperanza. Al reunir las pruebas científicas más recientes relativas a los efectos y amenazas asociados a la emergencia climática, la crisis de la biodiversidad y la contaminación que acaba con la vida de millones de personas cada año, pone en evidencia que nuestra guerra contra la naturaleza ha destrozado el planeta. Sin embargo, también nos muestra el camino hacia un mundo más seguro mediante un plan de paz y un programa de reconstrucción posterior al conflicto. Al transformar nuestra percepción de la naturaleza, podemos reconocer su auténtica valía. Al reflejar dicha valía en las políticas, planes y sistemas económicos, podemos canalizar las inversiones hacia actividades que permitan restaurar la naturaleza y sean objeto de recompensa por ello. Al reconocer a la naturaleza como una aliada indispensable, podemos desatar el ingenio humano en favor de la sostenibilidad y garantizar tanto nuestra salud y bienestar como los del planeta”.

 A su vez, la Directora Ejecutiva Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, sostiene que: “La pérdida de la biodiversidad y la integridad de los ecosistemas socavará nuestros esfuerzos en el 80% de los ODS evaluados, lo que hará más difícil si cabe informar acerca de los avances registrados en materia de reducción de la pobreza y el hambre, y sobre la salud, el agua, las ciudades y el clima.  …

…Con la ciencia como guía, la Estrategia de Mediano Plazo del PNUMA (2022-2025) procura conseguir que el vínculo entre la ciencia, la política y la toma de decisiones siga siendo más fuerte que nunca, sostenido por una sólida gobernanza ambiental y respaldado por políticas macroeconómicas que puedan constituir la base de una respuesta catalizadora ante los desafíos del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación. De este modo, apoyamos a los Estados Miembros, trabajamos con los asociados, los científicos, la sociedad civil y las empresas para hacer frente a las tres crisis a fin de estabilizar el clima, vivir en armonía con la naturaleza y lograr un planeta sin contaminación”.

“El año 2021 debe recordarse como aquel en que nos comprometimos a que la pandemia sea recordada no solo como una tragedia humana, sino como el momento en que las personas reconsideraron sus prioridades como individuos y sociedades y tomaron conciencia de que salvaguardar la salud y el bienestar de las generaciones actuales y futuras significa salvaguardar la salud de nuestro planeta.”

Invertir en  biodiversidad

El Director General del CIFOR Dr. Roberto Nasi, en la columna de opinión titulada: “Invertir en  lo que sí es urgente: sin biodiversidad no vamos a sobrevivir”, que es parte del discurso compartido en la plenaria de clausura de la conferencia digital  GLF Biodiversity: “Un mundo, una sola salud”, realizada el 28 y 29 de octubre de 2020, expresó:

“…Debemos hablar sobre cómo podemos conservar la biodiversidad que aún queda.

…mientras conservamos la biodiversidad, esperaremos un cierto nivel de vida, un nivel de vida decente.

…Para eso, necesitamos producir bienes y servicios, lo que significa que debemos incorporar la biodiversidad en el sector productivo. Eso es algo muy importante que podemos hacer y podemos hacerlo con beneficios.

…Por supuesto, algunos sectores se ven afectados directamente por la biodiversidad, la gran agricultura está contra el tiempo, pues depende de la biodiversidad para la polinización, el control de plagas y el crecimiento de las plantas.

…Además de conservar lo que queda al incorporar la biodiversidad en nuestro sector de producción, también necesitamos restaurar todo lo que se ha degradado.

…Necesitamos convertir la restauración en una empresa que cree puestos de trabajo, servicios y medios de vida además de restaurar la biodiversidad.”

Día Internacional de los Bosques

La Asamblea General de la ONU aprobó, en diciembre de 2012, la resolución que declaró el 21 de marzo como el “Día Internacional de los Bosques”, tenía un precedente el “Día Internacional de los Bosques o Día Forestal Mundial” que fue una recomendación del Congreso Forestal Mundial celebrado en Roma, Italia en 1969, y que fue aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en 1971.

Los lemas adoptados por Naciones Unidas para conmemorar este día, en los últimos cinco años, fueron:

2015 “Los Bosques y el Cambio Climático”;

2016 “Bosque y Agua”;

2017 “Los Bosques y la Energía”;

2018 “¡Vivamos en Ciudades más Verdes, Saludables y Felicies”;

2019 “Bosques y Educación. Aprende a Amar el Bosque” y

2020 “Bosques y Diversidad”

Esta celebración, en el 2021, se da en un contexto muy particular y bajo el lema: “Restauración Forestal y Bienestar, un camino a la recuperación y el bienestar”; en el “Decenio de la Restauración de los Ecosistemas” que fuera aprobado por Naciones Unidas para el período 2021 -2030,y en el marco del “Informe Haciendo las Paces con la Naturaleza”, elaborado por PNUMA, como un Plan Científico de la ONU para hacer frente a las emergencias del clima, la biodiversidad y la contaminación.

 

Foto: Sergio Moya. Reserva de Biosfera Yabotí , Misiones.

Los bosques

Nuestra población, que va en aumento, somete los ecosistemas forestales a una inmensa presión antrópica, lo cual se ve agravado por su afán por la explotación de más tierras y recursos.

El ritmo de pérdida neta de bosques, a escala planetaria, para el decenio 2010 – 2020 es 4,7 millones de hectáreas/año, que es significativamente menor que los últimos dos decenios,  (1990-2000 {7,8 millones has/año} y 2000-2010 {5,2 millones has/año})[1], dato por cierto alentador.

 El Mundo ha perdido 178 millones de hectáreas de bosques en los últimos 30 años y se estima que 420 millones de hectáreas de bosques se perdieron por deforestación en el mismo periodo.

La  FAO define a la deforestación como la conversión de los bosques a otros tipos de uso de la tierra (CUS).

Los BOSQUES (bosques nativos, de cultivos y arbolados urbanos) permiten que la tierra sea habitable, albergan la mayor parte de la biodiversidad del planeta; almacenan grandes cantidades de carbono y moderan el clima, constituyéndose en una línea de defensa fundamental contra el calentamiento global.

Servicios Ecosistémicos de los Bosques

Los bosques nos brindan distintos de Servicios Ecosistémicos: a) los servicios de aprovisionamiento,  aquellos referidos a la cantidad de bienes o materias primas que un ecosistema ofrece, como la madera, el agua o los alimentos; b) los servicios de regulación,  aquellos que derivan de las funciones clave de los ecosistemas, que ayudan a reducir ciertos impactos locales y globales (por ejemplo la regulación del clima y del ciclo del agua, el control de la erosión del suelo, la polinización, etc); c) los servicios culturales, aquellos que están relacionados con el tiempo libre, el ocio o aspectos más generales de la cultura; y d) los servicios de soporte, como la biodiversidad y los procesos naturales del ecosistema, que garantizan buena parte de los anteriores.

Los serviciosecosistémicosrespaldan los medios de subsistencia de miles de millones de personas en todo el mundo.

 

Restablecer la Productividad y los Servicios Ecosistémicos

Restablecer la productividad y los servicios ecosistémicos implica necesariamente conocer las dinámicas particulares del ecosistema forestal, desde lo silvícola y ecosistémico, es aquí donde las ciencias forestales juegan el rol clave, pues deben hacer los aporte técnico-científicos para que podamos ordenar los bosques desde una perspectiva social, territorial, eco-ambiental y económica.

La restauración como la rehabilitación de bosques se lleva a cabo en territorios en los que la pérdida de bosques ha provocado una disminución de la calidad de los serviciosecosistémicos, con la finalidad es fortalecer la resiliencia de zonas y paisajes forestales y, por lo tanto, mantener abiertas las futuras opciones de ordenación y gestión territorial.

 

Restauración y Rehabiltación de los Ecosistemas Boscosos

La restauración y la rehabilitación de bosques son tareas difíciles y a largo plazo que requieren una planificación, una ejecución y un seguimiento cuidadoso. Si bien están estrechamente relacionadas, se puede hacer una distinción conceptual entre ellas.

La Restauración Forestal tiene como objetivo devolver un bosque degradado a su estado original (implica un profundo conocimiento de su dinámica y del comportamiento de sus renovales), esto es, restablecer la estructura, la productividad y la diversidad de las especies del bosque que en teoría estaban presentes originariamente en un lugar.

 

Principios y Estándares Internacionales para la Práctica de la Restauración de Bosques

Los Principios y Estándares Internacionales para la Práctica de la Restauración de Bosques están dadas, en parte, por estas diez “reglas de oro”, que están diseñadas para ayudar a los responsables de la toma de decisiones, asesores y profesionales a efectos de evitar muchos de los problemas, proponiendo un enfoque de bosque nativo para la restauración, que tiene como objetivo incrementar la cantidad de captura de carbono y otros servicios ecosistémicos; acelerar la  recuperación ecológica y de la biodiversidad; y generar medios de vida sostenibles; enfatizando en:

1) Proteger primero el bosque existente;

2) Trabajar juntos (involucrando a todas las partes interesadas);

3) Apuntar a maximizar la recuperación de la biodiversidad para cumplir con múltiples objetivos;

4) Seleccionar las áreas apropiadas para la restauración;

5) Utilizar la regeneración natural donde sea posible;

6) Seleccionar las especies para maximizar la biodiversidad;

7) Utilizar material vegetal resiliente (con variabilidad genética y procedencia adecuadas);

8) Planificar con anticipación la infraestructura, la capacidad y el suministro de semillas;

9) Aprender haciendo (utilizando un enfoque de gestión adaptativa);

10) Hacerlo rentable (asegurando la sostenibilidad económica del proyecto)

 *Fuente: “Las diez reglas de para Restaurar con éxito los bosques” – CIFOR Febrero 2021”

La Rehabilitación Forestal tiene como objetivo restablecer la capacidad de unas tierras forestales degradadas para suministrar productos y servicios forestales; restablece la productividad original del bosque y algunas, pero no necesariamente todas, de las especies de plantas y animales, que se considera que en un principio estaban presentes en un lugar.

Los desafíos ambientales según ONU

“La humanidad enfrenta unos desafíos ambientales que han venido aumentando en número y gravedad desde la Conferencia de Estocolmo de 1972 y que representan ya una emergencia planetaria.”

 “Los cinco desafíos:

 1- Los cambios ambientales están socavando los logros en materia de desarrollo que tanto ha costado conseguir, ya que acarrean costes económicos y millones de muertes prematuras al año. Asimismo, impiden que se avance en aras de la erradicación de la pobreza y el hambre, la reducción de las desigualdades y la promoción de un crecimiento económico sostenible, el trabajo decente para todos, y unas sociedades pacíficas e inclusivas.

 2- El bienestar de los jóvenes de hoy y de las generaciones futuras depende de una ruptura urgente y clara con las tendencias actuales de deterioro del medio ambiente. Los diez próximos años son cruciales. La sociedad debe reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 45% de aquí a 2030 en comparación con los niveles de 2010 y alcanzar las cero emisiones netas en 2050, a fin de limitar el calentamiento a 1,5 °C en consonancia con el Acuerdo de París y, al mismo tiempo, conservar y restaurar la biodiversidad y minimizar la contaminación y la generación de desechos.

 3-  A fin de lograr la sostenibilidad, las emergencias ambientales de la Tierra y el bienestar humano deben abordarse de forma conjunta. Es menester armonizar la elaboración de los objetivos, metas, compromisos y mecanismos de los principales convenios ambientales y su aplicación para que sean más sinérgicos y eficaces.

 4- Los sistemas económicos, financieros y productivos pueden y deben transformarse para dirigir e impulsar el cambio hacia la sostenibilidad. La sociedad debe incluir el capital natural en la toma de decisiones, eliminar los subsidios perjudiciales para el medio ambiente e invertir en la transición hacia un futuro sostenible.

 5- Todo el mundo tiene un papel que desempeñar para conseguir que los conocimientos, la inventiva, la tecnología y la cooperación de los seres humanos pasen de estar al servicio de la transformación de la naturaleza a servir a la transformación de la relación de la humanidad con la naturaleza. La gobernanza policéntrica es clave para que la gente pueda expresarse y actuar de un modo responsable desde el punto de vista ambiental, sin dificultades ni sacrificios personales indebidos.”

Argentina y los bosques: propuesta de modificación de la Ley 26.331

Cabe hacer algunos comentarios sobre la modificación de la Ley 26.331, planteada por el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, en la última reunión del COFEMA: “Uno de los temas principales para este año es trabajar sobre la mejora de la ley de bosques nativos” y aseguró: creo que necesitamos imperiosamente modificar la ley de bosques nativos porque lo que vivimos el año pasado fue muy fuerte, se han arrasado 400 mil hectáreas de bosques nativos, 300 mil por incendios forestales y 100 mil por deforestación. …

Que aún no tengamos tipificado en el código penal el delito ambiental, a mí me avergüenza como Nación.

Estamos en un buen momento para mejorar esa ley, la tasa de deforestación aún no bajó lo suficiente y sigue siendo muy alta.

Si seguimos con esta tasa de deforestación en 70 años nos quedaremos sin bosques nativos”.

 Como lo afirma el Ministro Cabandié es necesario frenar la deforestación, principalmente en aquellos ecosistemas que hoy sufren fuertemente esa presión antrópogenica, pues no todos los ecosistemas forestales nativos del País atraviesan la misma realidad en esa intensidad.

Es imprescindible poner en valor a los bosques nativos del País, ponderando y potenciando las particularidades que cada uno de ellos ofrece desde lo social, eco-ambiental, territorial y económico.

El Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones oportunamente elaboróe hizo público un documento sobre “Política Forestal: La Institucionalidad Forestal, oportunidad para el Desarrollo Sostenible, los Bosques esenciales para los ODS”donde se hacen algunas consideraciones para tener presente en este proceso de modificación de la Ley 26.331, las que se transcriben a continuación:

 

  • Hacer una exhaustiva evaluación de la Ley 26.331 sobre su aplicación en cada ecosistema forestal nativo, con fuerte participación en el análisis a las gestiones provinciales, consejos profesionales, instituciones académicas e investigación y representantes de propietarios de predios con cobertura boscosa.

 

  • Saber con certeza, que rol queremos asignarle de aquí en adelante a los BOSQUES del País.

 

  • Acordar a nivel nacional el concepto de BOSQUE NATIVO, con definiciones técnicas precisas para tener en claro el objeto sobre el cual se establecen presupuestos mínimos, y, a su vez, zonificar territorialmente por tipo de bosques para su mejor gestión.

 

  • Ampliar los presupuestos y aplicación efectiva a nivel jurisdiccional, tomando en cuenta los antecedentes de la gestión de los bosques nativos; fomentar el financiamiento de la certificación forestal, para transmitir confianza a la sociedad en el manejo forestal sostenible de los mismos.

 

  • Compensar económicamente a las jurisdicciones que conserven y/o manejen sus bosques con altos valores de biodiversidad, por ejemplo la Selva Paranaense, etc.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *