Ruben Costas UNAM

Abastecimiento de materia prima: elevar el debate con ideas y objetivos

Para el ingeniero forestal, académico de la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado y director del Instituto Forestal Provincial (InFoPro) de Misiones, el contexto de pérdida de rentabilidad de la actividad en la última década, los bajos precios que paga la industria por el valor de la materia prima y la crisis de mercado derivó en la exportación de rollos a otros países como alternativa de solución para el sector primario de la región.“No es lo ideal exportar rollos sin procesar, pero es una alternativa que se tiene en esta actividad. El productor no puede esperar a que un aserradero PyME le vaya bien para decidir qué hacer con su plantación”, opinó. A su vez, propuso un plan sobre tres ejes para mejorar el modelo de desarrollo forestal de Misiones.

 

MISIONES (17/02/2021).- “No es lo ideal exportar rollos sin procesar, pero es una alternativa que se tiene en esta actividad. El productor no puede esperar a que un aserradero PyME le vaya bien para decidir qué hacer con su producción. Nadie le puede decir al productor primario qué hacer con la madera que tardó entre 15 y 20 años en desarrollarse, asumiendo los riesgos propios de la actividad, que no encuentra mercado local suficiente y que paguen lo que vale la materia prima, por falta de previsiones gubernamentales y privadas”, explicó Rubén Costas en contacto con ArgentinaForestal.com, y compartió un artículo con algunas reflexiones para elevar el debate con propuestas que permitan avanzar hacia la planificación necesaria para el sector forestal de Misiones.

Reflexiones para elevar el debate

El tema controversial de la exportación de rollos a China e India, principalmente desde la provincia de Corrientes, es considerado por el ingeniero Costas como una muestra del fracaso de las políticas erráticas de la Argentina respecto del Sector Forestal, que no se conoce o no se asume desde el poder central del país.

El desarrollo de bosques cultivados y la foresto industria llevado a cabo desde los años 60 fue para sustituir importaciones y contar con producción nacional de toda la gama de productos posibles de lograr con especies de crecimiento rápido muy bien adaptadas a varios ambientes argentinos, particularmente la Mesopotamia.

Pero nadie le puede decir al productor primario qué hacer con la madera que tardó entre 15 y 20 años en desarrollarse, asumiendo los riesgos propios de la actividad, que no encuentra mercado local suficiente y que paguen lo que vale la materia prima, por falta de previsiones gubernamentales y privadas.

Los datos publicados estos días indican que el stock de madera acumulado en los bosques alcanza para exportar rollos y abastecer a la industria local. Quizá el “cuello de botella” en Corrientes sea la disponibilidad de logística para el abastecimiento simultáneo a ambos destinos de la madera.

¿Qué pasa en Misiones?

La exportación de madera en rollizos puede afectar parcialmente a las industrias de Misiones que se abastecen en Corrientes, pero no es un tema crucial por ahora para nuestra provincia. Podría ocurrir si se abre algún mercado regional a Brasil y/o Paraguay en el futuro.

Misiones también tiene sobrante de madera en sus bosques cultivados, que no es absorbida suficientemente por la industria local, que además está pagando precios de materia prima que afectan seriamente a la rentabilidad de la producción primaria, al extremo de no volver a plantarse extensas superficies y dedicarlas a usos agropecuarios.

Dicho lo anterior, es necesario pensar, dialogar y planificar para salir de este círculo vicioso. Las características propias del sector forestal de Misiones obligan a mejorar el modelo de desarrollo provincial, para hacer sustentable y perdurable toda la cadena de valor forestal. Esperar soluciones que vengan del poder central nacional es iluso.

 

Se podría abordar un plan básico con cuatro ejes:

·       Fomento a la inversión para instalación de industrias u otros destinos para la madera triturable: celulósicos, generación de energía, pellets, etc.

·       Fomento a la renovación tecnológica de la industria existente: el agregado de valor y reemplazo de tecnología obsoleta es crucial para mejorar la competitividad.

·       Fomento a la exportación de productos forestales: ya está visto que el mercado argentino no absorberá en el corto plazo la producción disponible. Debe haber una política de Estado que atienda específicamente a la exportación de la producción forestal, dada la relevancia estratégica del sector. Cuesta encontrar en la estructura gubernamental publicada en internet qué área se dedica al comercio internacional. Tímidamente se encuentra una Dirección Provincial dentro del Ministerio de Acción Cooperativa, Mutual, Comercio e Integración, sin datos relevantes y actualizados. No se puede pensar seriamente en la exportación sin una estructura de apoyo gubernamental idónea que se ocupe de gestionar lo atinente a mejora de logística, baja o quita de aranceles a la exportación de productos manufacturados, exploración de mercados y presencia del sector forestal misionero en las agregadurías comerciales de embajadas y consulados argentinos.

·       Recuperar el ritmo de plantaciones forestales, gestionando ante el gobierno nacional el financiamiento efectivo de la ley 25.080 y las leyes que prorrogaron sus beneficios. Obviamente mejorar los precios que paga la industria por la madera. No interesarán los subsidios a las plantaciones sin rentabilidad de la producción primaria.

 

Deberíamos levantar la puntería y despertar del letargo, renovar ideas y objetivos.

 

 

Eldorado, 17 de febrero de 2021

Ing. Forestal Rubén A. Costas

Académico y Productor Forestal

Director del Instituto Forestal Provincial

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *