Perspectivas 2021: la Ingeniería Forestal y sus oportunidades

Por: Ing. Ftal. Jaime G. Ledesma, presidente del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (COIFORM) y miembro de la Federación Argentina de Ingeniería Forestal (FAIF)

MISIONES (Enero 2020).- Este año, sin dudas fue difícil, y muy particular a nivel global y regional por la pandemia del Coronavirus (Covid-19), pero también fue de un sólido aprendizaje sobre el valor y preponderancia que tiene la Naturaleza (los bosques) para afrontar estas dificultades, y que, en los momentos difíciles, la Solidaridad y la Unión son la clave para superarla.

La actividad forestal fue una de las primeras actividades productivas de la Argentina declarada esencial durante la cuarentena por el Covid-19.

“Mientras que la crisis de COVID amenaza con socavar la acción climática global, la recuperación de la pandemia representa la oportunidad histórica para aumentar la sostenibilidad y protección ambiental de todos los Países”. Mette Wilkie, directora de la División Forestal de FAO.

La pérdida de biodiversidad y el Cambio Climático son amenazas inseparables para la humanidad que deben abordarse conjuntamente, pues son caras de una misma moneda el Desarrollo Sostenible, y donde lo foresto-ambiental juega un rol preponderantemente clave y la Ingeniería Forestal debe, necesariamente, tener un protagonismo estratégico.

El fin de año siempre es tiempo de balance y reflexión, y esto último lo hacemos en el entendimiento de los grandes desafíos y oportunidades que se vislumbran para el próximo decenio (2021 – 2030) en materia Foresto-Ambiental.

Institucionalidad profesional forestal

La Institucionalidad Profesional Forestal se va consolidando y fortaleciendo en la región y el País por dos razones:

1)      Un hecho de vanguardia fue que en 2020 se dio en Misiones  la incorporación de las Ingenierías en Industrias de la Madera y en Industrias Forestales en la Ley de Colegiación de Ingeniería Forestales de Misiones;

2)      El protagonismo que viene teniendo  el rol de los profesionales a través de la Federación Argentina en Ingeniería Forestal y los respectivos Consejos, Colegios y Asociaciones Profesionales en el debate de las temáticas foresto-ambientales, a nivel País, con importantes documentos fueron planteando posiciones muy claras desde el ejercicio como profesionales de las Ciencias Forestales.

Entre los documentos propuestos por la FAIF se encuentran:

-“Declaración Eldorado Misiones, Argentina” – JOTEFA XVIII – Federación Argentina de Ingeniería Forestal – (Octubre 2019);

-“Los Ingenieros Forestales – Rol Institucional” – Federación Argentina de Ingeniería Forestal (Enero 2020);

-“Bosques vivos, pueblos con futuro”  – Federación Argentina de Ingeniería Forestal (Abril 2020);

-“Los Profesionales Forestales debemos tener participación activa en el tratamiento, diseño y seguimiento de Políticas Publicas vinculadas a los Bosques” – Federación Argentina de Ingeniería Forestal (Agosto 2020);

-“Es necesario frenar la deforestación y poner en valor a los bosques nativos de Argentina: Los bosques son recursos que brindan bienes y servicios ecosistémicos esenciales para mejorar la calidad de vida de la población y por ello, es necesario discutir y consensuar políticas forestales de estado para los próximos años” – Federación Argentina de Ingeniería Forestal (Diciembre 2020).

Institucionalidad asociada una política de Estado

La política forestal en general en el país ha sido errática, con una institucionalidad fragmentada, es necesario construir una Política Forestal de Estado, haciendo un abordaje amplio de las cuestiones político-institucionales, técnico-profesionales, económico-productivas, eco-ambientales y sociales de cara al futuro, en un contexto de sostenibilidad, fortaleciendo, jerarquizando y unificando Institucionalidad Forestal.

A su vez, el diálogo debe seguir fortaleciéndose y profundizando, como un proceso y espacio significativo de construcción de políticas, agenda y propuesta para el desarrollo sostenible forestal y ambiental.

El Acuerdo de París y los Bosques

El Acuerdo de París se basa en la Convención y, por primera vez, hace que todos los países tengan una causa común para emprender esfuerzos ambiciosos para combatir el cambio climático y adaptarse a sus efectos, con un mayor apoyo para ayudar a los países en desarrollo a hacerlo.

El 12 diciembre de 2015, en la COP21 de París, las Partes de la CMNUCC alcanzaron un acuerdo histórico para combatir el cambio climático y acelerar e intensificar las acciones e inversiones necesarias para un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono.
El objetivo central del Acuerdo de París es:

1)                  Reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático manteniendo el aumento de la temperatura mundial en este siglo muy por debajo de los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados.

2)                  Aumentar la capacidad de los países para hacer frente a los efectos del cambio climático y lograr que las corrientes de financiación sean coherentes con un nivel bajo de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y una trayectoria resistente al clima.

El Acuerdo reconoce la importancia de los ecosistemas como sumideros de carbono, en particular, los bosques, que se incluyen explícitamente en el Acuerdo, y reconoce la posibilidad de utilizar mecanismos de mercado para cumplir con los objetivos que se marquen los países, si éstos así lo deciden en sus contribuciones.

Sumideros y depósitos (artículo 5) – El Acuerdo de París también alienta a las Partes a conservar y mejorar, según proceda, los sumideros y depósitos de GEI a que se hace referencia en el apartado d) del párrafo 1 del artículo 4 de la Convención, incluidos los bosques.

“Deberían adoptar medidas para conservar y aumentar los sumideros y reservorios de GEI… incluidos los bosques”.

 

El rol de los árboles y los bosques

Los árboles cumplen un rol muy importante en la lucha contra el cambio climático. Son importantes almacenadores de carbono, y evitan el calentamiento del planeta. Para prevenir la deforestación y promover el cuidado de los bosques, en la Conferencia de las Partes (COP) del 2007, que se desarrolló en Bali (Indonesia), se creó el Programa de Reducción de las Emisiones derivadas de la Deforestación y Degradación de los bosques (REDD+). REDD+ es un mecanismo de mitigación, la implementación de REDD+ va a ganar fuerza y que jugará un papel importante en los esfuerzos post 2020.

El Gobierno Nacional recibió del Fondo Verde del Clima U$S 82.000.000 para financiamiento al Programa de Pago Basados en Resultados REDD+ (reducción de emisiones por deforestación y degradación de bosques) la distribución de estos fondos en virtud de la vulnerabilidad de los distintos  Ecosistemas forestales será clave.
La protección de los bosques es una de las soluciones más rentables para frenar el cambio climático.

La valoración de la biodiversidad en cualquier ecosistema boscoso está estrechamente ligada con la ordenación forestal sostenible

.

La Argentina con miras al 2030

La Argentina presentará, con miras al 2030, una: a) meta que limitará sus emisiones de GEI a un nivel inferior del 26% a la Contribución Determinada Nacional (CDN) previamente comprometida; y b) Estrategia de Desarrollo con bajas emisiones en carbono a largo plazo, para el desarrollo neutral de carbono a 2050.-

El Gabinete Nacional de Cambio Climático está en proceso de elaboración de un Plan Nacional de Adaptación y Mitigación claro, ambicioso e inclusivo. Además de que propiciará un dialogo, de alto nivel, sobre acceso equitativo en medios para implementación en recursos financieros, tecnológicos y de capacitación.

 

Reunión institucional entre la Secretaria de Estado de Cambio Climático de la Provincia, la Federación Argentina de Ingeniería Forestal y el Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones

Organizada por el COIFORM, se llevó a cabo a fines de 2020 una reunión entre el Ministro de Cambio Climático de la Provincia de Misiones, Patricio Lombardi y equipo, con miembros de la FAIF y del Consejo Directivo del COIFORM, buscando generar sinergias institucionales, se acordó trabajar  en una agenda común, de cara al 2021, en las temáticas vinculadas al cambio climático regional y los bosques.

 

Desafíos y oportunidades 

Los desafíos y las oportunidades que tenemos los profesionales de las ciencias forestales nos llevan a reflexionar sobre nuestro rol y compromiso para garantizar el desarrollo sostenible regional.

El Ing. Orlando D´ Adamo, en la conferencia en el Colegio de Ingeniería de Buenos Aires, pronunciada el 11 de abril de 1949  (Libro: Política y Legislación Forestales de Ing. Ftal. Héctor Martín Gartland), afirmaba que: “Los forestales son de los pocos hombres que viven ocupados en el futuro más que en el presente y el pasado”.

Lo/as profesionales de las ciencias forestales, son de las pocas profesiones que viven ocupados construyendo el futuro con un horizonte de largo plazo, la lógica de planificación y ordenación forestal, es la plurianualidad, que va mucho más allá de la década.

Para un forestal la historia es esencial para planificar la gestión forestal futura dice el PhD en Silvicultura Manuel Esteban Lucas Borja de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes de la UCLM – Albacete, España: “’La historia es esencial para diagnosticar y decidir” (Ortega y Gasset). En gestión forestal, principio básico… y nuestros montes, tienen mucha ‘historia’”

La rica historia de nuestros bosques nos posibilita diagnosticar y decidir para avanzar conla gestión sostenible de los mismos a nivel de: gobernanza (abordando los problemas asociados con los actores de los territorios);investigación y desarrollo; ordenación forestal; restauración (aprovechar la década de la restauración de ecosistema); producción maderable, no maderable y valoración ecosistémica.

 

Los ODS, la principal hoja de ruta

Los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), son la principal hoja de ruta de los gobiernos.

Las claves foresto-ambientales, en el próximo decenio, para garantizar el desarrollo sostenible regional se sustentarán en la:

1) Restauración de Ecosistemas Forestales (Década 2021 – 2030 para la Restauración de Ecosistemas);

2) Biodiversidad;

3) Bio-economía Circular (la madera principal material constructivo de la infraestructura edilicia-habitacional del siglo XXI y la dendro-energía en su concepto más amplio de generación de energía por biomasa) y

4) Adaptación y Mitigación del Cambio Climático.

 

Las oportunidades

“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”(Winston Churchill)

Esto hace vislumbrar, para los Forestales, escenarios con grandes desafíos y oportunidades para el próximo decenio (2021 – 2030).

El lema del Congreso Forestal Mundial 2021 previsto originalmente para el 24 a 28 de mayo, en Corea (por ahora se encuentra aplazado por la situación del Covid), nos traza un camino: “Construir un futuro verde, saludable y resiliente con los bosques”.

Es la oportunidad de poner en Valor los Servicios  Ecosistémicos  de los Bosques: Abastecimiento, Culturales, Regulación y Hábitat, monetizando estos servicios para garantizar y consolidar el Desarrollo Sostenible Regional.

Con el optimismo de observar el vaso medio lleno, pero sin perder de vista que en realidad un vaso medio lleno, es también un vaso medio vacío y por llenar, es que debemos hacer los esfuerzos necesarios, en la media de lo que nos corresponda (asumiendo los compromisos) para que en lo FORESTAL, el vaso se vaya llenando.

En el 2021: “Construyamos un futuro verde, saludable y resiliente con los bosques”. Bosques vivos, garantizan Pueblos con futuro.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *