INTA Concordia: estudios determinan experiencias de tolerancia a la heladas de eucaliptos

En gran parte de las áreas donde Eucalyptus grandis es implantado en forma predominante en nuestro país, existe el riesgo de que las plantaciones se vean afectadas por heladas, principalmente por aquellas atípicas, ya sea por su época de ocurrencia (tardías o tempranas) o por su intensidad. E. dunnii y E. benthamii son especies alternativas de las cuales hace tiempo se reconoce su mayor tolerancia a frío que E. grandis, pero son en gran parte desconocidas las bases moleculares de esta característica

Fuente: INTA Concordia

 

ENTRE RÍOS (3/6/2020).- Así como muchas plantas, los eucaliptos son capaces de tolerar y/o evitar hasta cierto grado el congelamiento en sus tejidos, pero necesitan de un estímulo externo para redirigir su metabolismo y prepararse para las heladas. Este estímulo proviene de la exposición a temperaturas bajas, pero mayores a 0°C, durante un período previo a las heladas. En condiciones climáticas normales, esto ocurre en otoño e invierno, logrando estimular y mantener la tolerancia característica en cada especie.

En gran parte de las áreas donde Eucalyptus grandis es implantado en forma predominante en regiones forestales del país existe el riesgo de que las plantaciones se vean afectadas por heladas, principalmente por aquellas atípicas, ya sea por su época de ocurrencia (tardías o tempranas) o por su intensidad.

Así como muchas plantas, los eucaliptos son capaces de tolerar y/o evitar hasta cierto grado el congelamiento en sus tejidos, pero necesitan de un estímulo externo para redirigir su metabolismo y prepararse para las heladas.

Este estímulo proviene de la exposición a temperaturas bajas, pero mayores a 0°C, durante un período previo a las heladas. En condiciones climáticas normales, esto ocurre en otoño e invierno, logrando estimular y mantener la tolerancia característica en cada especie.

Los “veranillos” y las heladas tempranas o tardías, afectan el despliegue de estos mecanismos de protección, alterando los umbrales de tolerancia. Por efectos del cambio climático, estos eventos son cada vez más frecuentes, manifestándose de forma errática, en algunos años con más intensidad que en otros.

E. dunnii y E. benthamii son especies alternativas de las cuales hace tiempo se reconoce su mayor tolerancia a frío que E. grandis, pero son en gran parte desconocidas las bases moleculares de esta característica. Identificarlas y caracterizarlas es de suma importancia para la selección de material tolerante en el marco de un programa de mejoramiento genético.

Por ello, en 2016 se iniciaron investigaciones en estas tres especies, conformando un grupo interdisciplinario e interinstitucional de INTA, FAUBA (Facultad de Agronomía, Universidad de Buenos Aires) y CEFOBI (Centro de Estudios Fotosintéticos y Bioquímicos) del CONICET.

En este período, fue posible determinar los umbrales de tolerancia de estas especies y el efecto de la aclimatación sobre ellas, así como algunos de los mecanismos responsables y una gran cantidad de genes candidatos asociados a esta tolerancia. Esto, permitió proponer nuevas actividades, como la evaluación de estos mecanismos para la tolerancia a sequía y la selección de nuevos materiales de eucalipto tolerante a estrés, objeto de un proyecto PICT 2018 y proyectos de INTA.

Recientemente, la primera parte de estos trabajos se plasmaron en un artículo de investigación de la revista Plant Physiology and Biochemistry (https://doi.org/10.1016/j.plaphy.2020.05.026), logrando impacto internacional y dando sustento académico a una promisoria línea de trabajo.

 

Evaluación de la tolerancia a estrés por temperaturas de congelación en tres especies de Eucalyptus: primeros resultados
Las heladas representan una gran limitante para el cultivo del Eucalipto en la Mesopotamia argentina, donde Eucalyptus benthamii aparece como una especie de gran potencial frente a estos eventos. La justificación e implementación de algunas técnicas avanzadas de mejoramiento para abordar esta problemática requiere de conocimientos más profundos de su fisiología y su control genético.

En este sentido, resulta importante identificar los principales factores que contribuyen con la tolerancia a las heladas. Para esto, se evaluó el daño ocasionado por temperaturas de congelación en plantines aclimatados y no aclimatados de E. benthamii, E. dunnii y E. grandis. Si bien se encontró una contribución significativa de todos los factores evaluados, las temperaturas de -4 y -6°C fueron las más destructivas, efecto más acentuado en las plantas no aclimatadas, donde únicamente E. benthamii presentó bajos a moderados índices de daño, validando su empleo para la generación de materiales tolerantes a heladas

Más información sobre este tema: https://inta.gob.ar/documentos/evaluacion-de-la-tolerancia-a-estres-por-…

Gustavo Pedro Javier OBERSCHELP
Leonel HARRAND

Para más información:

oberschelp.javier@inta.gob.ar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *