En Misiones promueven una Navidad natural: arbolitos artesanales en madera de pino, desde Santa Ana a distintos puntos del país

José Luis Brandalessi, emprendedor y ebanista por oficio y vocación por trabajar con la madera, vive en la localidad que se ubica a muy pocos minutos de Posadas, y apostó por una propuesta ecológica, reciclable y de materia prima renovable que resultó de gran aceptación. De los residuos forestales de los aserraderos de pino de la zona, reutiliza piezas para pulir y armar sus originales arbolitos «espiralados» para la Navidad. Expuso a la venta sobre la Ruta Nac. 12 su producción artesanal y en cuestión de días agotó su stock de 300 unidades disponibles, en diferentes tamaños. “Para el próximo año tendré que prepararme con más tiempo, me desbordó la demanda este año”, dijo con satisfacción.

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

MISIONES (16/12/2019).- Por segundo año consecutivo, el emprendedor y apasionado por el trabajo de la madera José Luis Brandalessi, un cordobés que hace más de 20 años adoptó la provincia y reside en la localidad de Santa Ana, logró vender en poco tiempo sus piezas de producción de Arbolitos de Navidad de madera.

Los armó en dos tamaños y en serie, ya que aprendió la técnica alemana y le gusta trabajar la madera. “Recorro los aserraderos de la zona para reciclar sus residuos, puntas de descarte de madera de pino que les queda y que yo puedo trabajar para mis artesanías e inventos, la verdad que es un hobby para mí armar los arbolitos de navidad con madera, y la propuesta de armado «troquelado» o de diferentes formas que quieran darle, resultó de gran aceptación para la venta, estoy sorprendido”, expresó en la entrevista el artesano.


Arbolitos de Navidad de madera de pino, renovable, reciclable, como una opción ecológica para estas fiestas de Fin de Año, una de las alternativas naturales que merecen ser difundidas en el marco de la iniciativa de Misiones Online y ArgentinaForestal.com de promover una campaña ambiental inspirada en la propuesta lanzada por segundo año desde la Recofalc en América Latina para despertar conciencia en países de la región y ser parte de una #AcciónClimática al elegir por la opción de un consumo responsable, frente a la alternativa de regalos de origen del bosque nativo o implantado (sean plantas, artesanías, productos de madera o no maderables del bosque nativo o de las plantaciones comerciales).

Se busca incentivar en toda la región la compra de obsequios hechos por artesanos o comunidades locales con productos elaborados artesanalmente, como fue la propuesta de Don Brandalassi.

“Los arbolitos de madera tuvieron muy buena aceptación el año pasado, y este año nos desbordó la demanda. Estoy sobre la ruta 12, y al exponer las unidades llamaron mucho la atención de los viajeros, que se llevaron para distintas provincias del país, e incluso me compraron para llevar a México”, contó con entusiasmo el emprendedor, conocido en su pueblo por el rubro gastronómico al cual se dedicó toda su vida, hasta que se jubiló recientemente.

“La ventaja es que vivimos sobre la Ruta Nacional 12, al ingreso de Santa Ana, por lo que hay muchos viajeros de otras partes del país que paraban a comprar el arbolito, incluso me lo han pedido para llevar a México”, relató.

El artesano conjuga la experiencia de la práctica de técnica alemana en serie con la pasión por trabajar la madera. Incluso, su vivienda familiar la adecuó en todo su interior, desde el techo, los muebles de cocina, ventanas, detalles y paredes revestidas con diferentes especies maderables.

El trabajo lo realiza en conjunto, con la ayuda de su compañera de vida Beatriz Báez -cuenta con orgullo que llevan 12 años juntos y 4 años de casados- , trabajan juntos en diversas creatividades, por ejemplo en cortinas de madera de kiri, livianas, atractivas y prácticas para frenar el calor agobiante del verano misionero. “Siempre me gustó trabajar la madera, y las cortinas las preparo a medida, todas con kiri por su color y practicidad para trabajar”, explica.

Caminos de Santa Ana, el bosque como identidad cultural de las rutas misioneras. 

El milagro de las ventas navideñas

Mientras todos se quejan por la crisis y las bajas ventas, encontramos a un emprendedor que se vio “desbordado” por la demanda de su trabajo. “Este año armé unos 140 arbolitos de madera grandes y 170 chicos, que en precios de venta rondan entre los 900 a 450 pesos”, precisó. “La técnica de espiral o movilidad resulta atractiva porque cada uno puede dar al árbol la forma que uno quiere”, agregó el artesano.

“En lo personal, me gusta la técnica de ir girando la madera como uno quiere. De esta forma, se acomoda la maderita y puede dar la estética que más guste. Llegué a darle hasta doce formas distintas. Es infinito lo que uno puede hacer con esto”, expresó con entusiasmo al mostrar el producto terminado, que obsequió como un presente al medio periodístico.

“No solo lo han llevado para ambientar la casa, también le han encontrado un fin mucho más útil, lo han llevado para juego didáctico de chicos con problemas especiales”, comentó.

Finalmente, valoró que el producto natural que se obtiene con la utilización de residuos de madera de pino, piezas que se pueden reciclar, sean de cortes de tablas, tirantes o machimbre de los aserraderos. “Uso MDF solo para la estrellita del árbol”, explica Brandalessi.

Al momento de la entrevista, el artesano estaba terminando sus últimos pedidos que habían reservados para ser entregados el fin de semana, ya que se tomará unos meses de descanso y viajará a su provincia natal con su familiar hasta fines de febrero, donde retomará sus actividades.

“Este año ya cerré la producción, pero con gusto los esperaré para que quienes tengan interés se acerquen en el año y puedan hacer sus pedidos con tiempo para la Navidad 2020”, concluyó el artesano.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *