Para Afome, el gobierno de Macri quedará en la historia de los años que menos se forestó en el país

“El 2019 fue el peor de los 21 años de promoción forestal ley 25.080, o de los últimos 25. Y para la campaña 2020, la realidad es que el escenario actual indica que ya está perdida. Es simple, no hay demanda de semillas de los viveristas, no habrá plantines disponibles”, explicó el vocero de la Asociación Forestal Mesopotámica que nuclea a pequeños productores y viveristas forestales, Jorge Pujato.

Por Patricia Escobar 

 

MISIONES (10/12/2019).- Lo peor de lo peor en la historia, en la década, y en los últimos dos años. Así describe Jorge Pujato, de la Asociación Forestal Mesopotámica (AFoME), la gestión del saliente equipo forestal del Ministerio de Agroindustria de la Nación respecto al régimen de promoción de la Ley 25080.

El ingeniero es vocero y defensor de los pequeños productores forestal, que al decir por el propio Pujato, se “exterminaron” por las políticas erráticas para la actividad.

El profesiona no pudo viajar a Buenos Aires para la última reunión del año de Comisión Asesora de la Ley 25080, de igual forma, en contacto con ArgentinaForestal.com adelantó su visión respecto al balance de la gestión forestal del equipo saliente con Guillermo Bernaudo y Nicolas Laharrague.

“En mi opinión, no se puede separar la gestión de Nicolás Laharrague de la de anterior responsable del área, Lucrecia Santinoni. Ambos fueron en el mismo gobierno, así que se van con la carga que fue en su gestión de los dos años últimos años, los peores de los 21 años de promoción forestal Ley 25.080 y prorrogas, en lo que respecta a nuevas plantaciones forestales”, dijo Pujato.

En este aspecto, explicó que los 4 años de gestión de Mauricio Macri, forman parte de “los peores 5 años”; remarcando que el peor año en que no se forestó ni se cobró el incentivo forestal fue en 2002.

Sin embargo, las autoridades nacionales cerraron su balance en “positivo” por las metas alcanzadas, con la prórroga de la Ley 25080 por 10 años más (vence en 2029), el financiamiento extra a través del Fondo de Seguro Verde en marcha y el canal de diálogo público-privado establecido e institucionalizado a través de la Mesa de Competitividad Foresto-industrial.

Para Pujato, “el pago de todo o parte de lo adeudado de planes forestas se hizo tarde y mal. Hasta con impacto negativo dentro del sector, cuando debió haber sido la prioridad al asumir el nuevo gobierno de Macri”, insistió. “Pero gran parte de la culpa que esto haya sucedido la tienen las cámaras y organizaciones empresarios forestales, en especial la Asociación Forestal Argentina. De las 8 reuniones del sector con el Presidente, algo inédito en la historia forestal, lo único tangible son los bitrenes, que por ahora solo benefician a una empresa multinacional”, opinó el crítico profesional.

En cuanto a la gestión provincial, indicó que “gran parte de los problemas en Misiones se deben a la propia Provincia, y en especial a la incompetencia con la que un forestador se encuentra en la oficina de Ordenamiento Territorial de Ecología. Además, se percibe que al gobierno provincial no le interesa el sector forestal, y hay varias muestras en estos últimos años sobre esto”, agregó.

Afome presentó este año ante el Congreso de la Nación y el Ministerio de Agroindustria , un Plan Poda, para generar puestos de trabajo en plantaciones forestales en Misiones y Corrientes con pequeños productores. 

 

 

Un régimen a fortalecer

Al momento de la entrevista, Jorge Pujato expresó desconocer que se haya avanzado en la reglamentación de  la Ley 25080 de Inversiones para Bosques Cultivados. Sin embargo, este punto se habría tratado y expuesto ante los asistentes a la reunión de Comisión Asesora el pasado jueves 5 de diciembre en Buenos Aires, según precisó el ingeniero Héctor Perucchi, de la Subsecretaria de Desarrollo Forestal del Ministerio del Agro y Producción de Misiones, quien asistió al encuentro.

Ver noticia relacionada:

 

Con el Fondo de Seguro Verde en ejecución y la modernización digital para la tramitación de expedientes en proceso, cierra la gestión forestal de Cambiemos

 

En relación al fondo del Seguro Verde, para los productores aún genera incertidumbre la real continuidad del beneficio para la promoción forestal, ya que es un acuerdo voluntario de parte de un grupo de compañías de seguro.  “Lo seguimos con dudas, sin la necesaria fuerza de continuidad que necesita el sector forestal, dado los largos plazos”, expresó Pujato.

En esa línea, explicó que: “El 2019 fue el peor de los 21 años de promoción forestal ley 25.080, o de los últimos 25. Y para la campaña 2020, la realidad es que el escenario actual indica que ya está perdida. Es simple, no hay demanda de semillas de los viveristas, no habrá plantines disponibles”, explicó Pujato.

Empezar de “cero” y generar empleo

Ante el crítico escenario descripto por el representante de AFoME, al consultarle sobre cuáles consideraba serían los temas pendientes a priorizar en la agenda del nuevo gobierno nacional, no dudó en responder: “Todo. Absolutamente todo debe revisarse. No hay avances positivos desde 2009 en lo que respecta al sector primario forestal. Sigue sobrando madera en pie en Corrientes, si bien hay expectativas sobre puede movilizarse en la región a partir de la puesta en marcha de la Usina de generación de energía del Grupo FRESA/Pomera, y otras plantas de bioenergía que podrían concretarse, estas significan una demanda “casi a un Arauco”, por dar un ejemplo”, dijo.

En este sentido, agregó que esto podría dar un gran impulso a la zona de Gobernador Virasoro como la próxima “Capital Forestal Argentina”. En esto, reitero y destaco que los problemas que tiene el sector productivo en Misiones, y especialmente el forestal, por temas internos, frenan el desarrollo productivo”, aseveró.

Finalmente, sostuvo que “la cifra récord” pagada este año en concepto de la millonaria deuda en el incentivo forestal, liberando fondos por casi 650 millones de pesos en 2019, “son valores comparables o similares a las pagadas en el gobierno kirchnerista, son menos de 10 millones de dólares. Con esa cifra, no se llegan a cubrir siquiera el costo de cosecha forestal. Siempre destacamos que la crisis del sector primario en el año 2001, se debió a que apenas se disponía de 20 millones de dólares para pagar los incentivos, cuando lo necesario ascendía a 40 millones”, recordó Pujato.

De esta manera, manifestó respecto a los pagos de Nación que “este año que termina no se llegará ni a la  mitad de la “exigua cifra” del año 2001, no se cubre el costo de las talas de los árboles implantados, mucho menos el incremento necesario para llegar a la utópica cifra de nuevas 800 mil hectáreas forestadas al año 2030″, concluyó.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *