Madera con historia | La huella de Carlos Pérez Companc en la reforestación, industria y conservación del Bosque Atlántico en Misiones

Una fotografía recuperada por un fanático de la historia de su pueblo, Puerto Libertad, muestra el inicio de la reforestación de una zona de desmonte de la selva misionera al norte de Misiones, y al creador de la reserva San Jorge en el corredor verde entre los ríos Iguazú y Paraná, uniendo el Bosque Atlántico de Brasil, Argentina y Paraguay, entre parques nacionales, provinciales y reservas.

 

Fuente: Misiones Online. Por Patricio Downes

 

MISIONES (29/8/2022).- Se trata de Carlos Pérez Companc, quien en 1946 fundó la naviera cuyo nombre identifica a un poderoso grupo económico, conducido por Gregorio “Goyo” Pérez Companc. Este es hoy uno de los hombres más ricos de la Argentina, con un patrimonio de 2.500 millones de dólares.

Una fotografía recuperada por un fanático de la historia de su pueblo, Puerto Libertad, muestra el inicio de la reforestación de una zona de desbosque y al creador de la reserva San Jorge en el corredor verde entre los ríos Iguazú y Paraná, uniendo las reservas de Brasil, Argentina y Paraguay.

Se trata de Carlos Pérez Companc, quien en 1946 fundó la naviera cuyo nombre identifica a un poderoso grupo económico, conducido por Gregorio “Goyo” Pérez Companc. Este es hoy uno de los hombres más ricos de la Argentina, con un patrimonio de 2.500 millones de dólares.

Gracias a su publicación en Facebook, el ingeniero Ronald Javier Vera, recuperó la memoria sobre la conservación de la selva autóctona y la reforestación con especies adaptables. En la fotografía, que según Vera corresponde a la década del ´70, el empresario aparece acompañado por Vicente Héctor Aducci.

Otro aporte que la empresa dejó en Misiones es la Reserva San Jorge, 20.000 hectáreas pegadas a los bosques preservados del Uruguaí, Península y el Parque Nacional. Ese pulmón verde corresponde al municipio de Libertad, y es una reserva natural privada de Arauco Argentina con una superficie actual de 16.000 hectáreas.

A ello agregó el uso exclusivo de madera de reforestación de pinares, con genética importada de EE.UU. como el pino Elliotis. “Se inicia en los ´60 el primer ciclo forestal de la Argentina; hoy ya vamos por el cuarto”, explicó Vera por las dos décadas que requiere cada plantación. Pecom sumó un vivero de especies con material genético de calidad, junto al INTA y otros.

La Reserva cuenta con dos áreas distintivas: el Perobal, conformación única en la Provincia por su grado de conservación y accesibilidad, donde coexiste una asociación de Palo rosa o Peroba (Aspidosperma polyneuron) y Palmito (Euterpe edulis).

 

Carlos fue precisamente el que dio el paso inicial de lo que hoy es el Grupo Pérez Companc, porque en 1946 junto a su hermano Jorge fundó en la Argentina la Compañía Naviera Pérez Companc. Fue un líder empresarial destacado y antes de la presidencia de Arturo Frondizi, la revista Primera Plana y el mundillo político cívico-militar antiperonista lo daba como posible candidato al sillón de Rivadavia.

Carlos, quien estudió abogacía para recuperar tierras de su familia en la Patagonia, falleció poco después de tomarse esta fotografía. Tenía 66 años cuando sufrió un accidente. Antes también murió Jorge (n. 1912) y más tarde otra hermana, Alicia.

El hombre que en 1946 creó la naviera y empresa insignia del Grupo Pérez Companc, en la puja con Arturo Frondizi y Oscar Alende.

Bajo la conducción de Carlos, Pérez Companc se radicó en el departamento Iguazú a mediados de la década del ´50, en el departamento Iguazú, y puso en marcha un importante plan de cultivos de pinos, araucarias, kiri, paraísos y especies nativas tales como guatambú, cedro, loro negro, guaicá, cañafístola, timbó colorado y anchico. El hombre que lo acompaña en la imagen, su mano derecha Aducci, es casi centenario y vive en Buenos Aires.

Con su ayuda, Carlos fundó el aserradero San Jorge en 1960 y compró tierras en otras localidades misioneras, hasta llegar a 60.000 hectáreas. El ingeniero Vera fue testigo de esa transformación porque vivió allí con su familia.

Ante la desaparición del empresario en 1977, Don Gregorio se había hecho cargo de conducir el grupo, ya que ninguno de los hermanos había dejado descendencia. Esa serie de infortunios familiares no lo amilanaron y la firma continuó creciendo. El aserradero potenció a Puerto Bosetti, “porque hasta que a fines de los ´60 se instaló el aserradero forestal San Jorge, el negocio se limitaba a explotar el monte nativo; fue precursor en tecnología”.

Recordó que un anterior emporio de montes, el de los Bemberg, se había retirado de la zona. Hoy queda una hostería sobre el Paraná y la rodean unas 250 hectáreas. También llegaría la hora para Pérez Companc, porque la plantación y el aserradero (luego desmantelado) pasó a manos de la chilena Arauco, del Grupo Angelini.

El empresario chileno Roberto Angelini controla Arauco Argentina, dueña de la mayor fábrica de pasta celulósica del país en Puerto Esperanza, el mayor aserradero del país en Puerto Piray  y cerca de 223.000 hectáreas de tierras en Misiones, de las cuales 110.000 son de bosques nativos y reservas naturales en la zona norte y el alto uruguay misionero.

Vera se refirió a los inicios de Pérez Companc, que “surge como una compañía naviera a mediados de los ´40 comprando rezagos de EE.UU. agregando miles de hectáreas en la Patagonia”. Se refiere así a los pagos exigidos por la familia Companc, que el abogado Carlos Pérez Companc logró que se cumplieran por parte del estado argentino.

El aserradero San Jorge incorporó maquinaria con la posibilidad de “producir 2 millones de pies cuadrados por mes”. “Esa cantidad equivale casi a 5.000 metros cúbicos, para cuyo transporte se requieren unos 120 camiones”.

La implantación de coníferas comenzó en 1959 con la Araucaria angustifolia; y en 1962 se. Los pinos comenzaron a ser plantados desde 1962, principalmente elliottii var; elliottii y Pinus taeda. PECOM FORESTAL fue pionera en el desarrollo del concepto y puesta en práctica de las hoy llamadas “fajas ecológicas” a partir de 1971, en el Establecimiento San Jorge, provincia de Misiones.

Arauco se deshizo luego del aserradero para instalar un centro logístico. Las familias Vera y de otros empleados debieron mudarse a Libertad o Wanda.

Pérez Companc vendió las tierras con sus plantaciones y el aserradero a los chilenos, concentrándose en la energía, servicios petroleros y agrícolas, además de quedarse con el gigante de alimentos y bebidas de Molinos.

Hoy emplea a 5.550 personas, facturó 400 millones de dólares en 2021 solo con Pecom, definida como una empresa de servicios, construcción y productos con foco en la energía (Gas, Petróleo y Eléctrica) y Minería.

La nueva generación que la conduce apunta al mercado mundial, como ya lo hace Pecom, presente en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Perú y Uruguay. Con 2 plantas industriales en Comodoro Rivadavia y la tercera en Tocancipá, sus demás plataformas de negocios son Molinos, en alimentos y bebidas, Goyaike y Molinos Agro en agronegocios, y Conuar, entre otras.

Casado con María Carmen Sundblad Beccar Varela, apodada “Munchi”, Goyo y su esposa tuvieron 8 hijos: Margarita (fallecida), Jorge, Rosario, Pilar, Luis, Cecilia, Catalina y Pablo, dedicado al automovilismo deportivo en EE.UU. Los varones Jorge y Luis son los que están al timón del grupo.

Estos datos corresponden a la página genealógica propiedad de Alfonso M. Beccar Varela. Austero, uno de los hombres más ricos de la Argentina pertenecería al Opus Dei, en sintonía con su esposa Munchi, cuyos padres fueron Luis Ramón del Rosario Sundblad Amadeo y Sara María del Corazón de Jesús Beccar Varela Castro Videla.

El periodista Facundo Sonatti, especialista en empresas de familia, relató como una serie de episodios dejaron al frente del grupo al que hoy es uno de los hombres más ricos de la Argentina.

Hijo de Benito Bazán y Juana Emiliana Molina, Gregorio fue cobijado por la francesa Margarita Companc de Pérez Acuña cuando éste era sólo un niño. Margarita era hija del ingeniero Domingo Companc y de Lidia Gassilloud de Companc, nacida en Francia.

Por otra parte, Goyo Pérez Companc no abandonó su pasión por el agro y la ganadería. En 1919, Margarita Companc de Pérez Acuña hacía producir el campo San Benito, en Santa Cruz, cerca de Río Turbio, y poseía otro en la isla de Tierra del Fuego. Su actividad principal era la cría de ovejas y la comercialización de lana, además de las vacas Jersey. La señora Munchi homenajeó a su suegra, a quien no conoció, criando la misma raza lechera que abastece a la cadena de heladerías que llevan su nombre.

Otro dato de gran significado humano y de historia de vida de Goyo Pérez Companc es destacado por los especialistas en estas empresas. “Fue la madre, Margarita Companc, quien pidió a sus hijos Alicia, Jorge y Carlos tratar a Gregorio como a un hermano más. Ella fue su tutora y poco antes de morir (el 8 de junio de 1958) se aseguró que lo incluirían en los directorios de las empresas y en la sucesión

Ese mismo año el grupo toma una decisión estratégica al salir del negocio naviero y concentrar sus fuerzas en escalar en el negocio energético. Pecom llegaría a ser la petrolera privada verticalmente integrada más grande de la Argentina. Lo que sigue es quizás la proyección internacional, ampliada por la generación de recambio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.