Pablo Peri en Misiones y Corrientes | La producción foresto-industrial “es eje central” de una agenda de trabajo reconocida a nivel nacional

El coordinador del Programa Nacional Forestal del INTA, Pablo Peri, encabezó una amplia agenda de actividades institucionales en la provincia de Corrientes y Misiones, del 10 al 19 de febrero pasado. Junto a los equipos del Centro Regional como así también de la EEA Bella Vista, EEA Montecarlo y Anexo San Antonio, y la EEA Cerro Azul, se entrevistó con productores, visitó establecimientos industriales, viveros y ejemplares ensayos clonales de pino y eucaliptos logrados en la región.

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 

CORRIENTES Y MISIONES (6/3/2022).- Desde el Programa Nacional Forestal del INTA buscan articular sinergias con otras instituciones, impulsando la innovación y el desarrollo sostenible de un sector forestal competitivo, inclusivo, equitativo y cuidadoso del ambiente, a través de la investigación y la extensión, el desarrollo de tecnologías, y el aporte a la formulación de políticas públicas.

Así lo explicó en una entrevista con ArgentinaForestal.com el reconocido investigador del sur argentino y actual coordinador del Programa Forestal del INTA, Pablo Peri (investigador de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, UNPA -CONICET) , tras concluir su visita a la región. “Es esencial tener contacto directo con el sector productivo y las industrias en el territorio, así como acompañar a los investigadores, técnicos y extensionistas en sus lugares de trabajo para fortalecer las capacidades institucionales (recursos humanos, capacitación, equipamiento e infraestructura)”, indicó el profesional.

Peri reafirmó la importancia estratégicas de la foresto-industria para el país. Sostuvo que la actividad es “eje central” del trabajo a nivel nacional.

“Desde el Programa nos planteamos fortalecer una silvicultura innovadora,  que integre desde el mejoramiento genético hasta la industria potenciando atributos de crecimiento, adaptabilidad, sanidad y calidad de la madera”, indicó.

Asimismo, explicó que también buscan desarrollar e implementar una estrategia para propender al aumento de valor agregado de los productos forestales a través de la innovación tecnológica e incluyendo a la bio-economía con el desarrollo de nuevos procesos, insumos y materiales de base biológica como la producción de biomasa para energía.

Pablo Peri afirmó en la entrevista que “la cadena foresto-industrial posee un enorme potencial para el desarrollo de la industria argentina, ya que utiliza un recurso natural competitivo y actúa como impulsora de la agregación de valor a través de la industrialización y la generación de insumos y fuente laboral. En ese contexto, para  la Argentina, los bosques nativos y las plantaciones forestales brindan una amplia variedad de bienes y servicios ecosistémicos (provisión, regulación, culturales y soporte) otorgando diferentes oportunidades sociales, ambientales, culturales y económicas”, valoró el coordinador.

Sin embargo, consideró que esta puesta en valor de la actividad “requiere de una visión multidimensional de los agroecosistemas (productiva, económica, ambiental, sociocultural, comunicacional y política) y un abordaje interdisciplinario con fuerte interacción de múltiples visiones, actores y disciplinas que propicie innovaciones transdisciplinarias”, precisó el profesional.

La gira técnica realizada en Corrientes y Misiones le permitió al coordinador  interiorizarse de la situación actual por el diálogo con los protagonistas del territorio, escuchó las demandas y desafíos del sector foresto-industrial.

“En el territorio pudimos presenciar aspectos de la cadena productiva forestal que incluye la etapa de producción de materia prima (producción y procesado de semilla, viverización, plantación, manejo y cosecha) y una etapa industrial, que abarca desde la elaboración primaria hasta la secundaria. En este sentido, una condición importante para el crecimiento económico, tanto privado como público, es la incorporación de valor agregado a los productos forestales”, sostuvo Pablo Peri.

Además,  identificó como relevante la mejora en los procesos de comercialización de productos forestales y no madereros, sustentados en la comercialización de productos primarios y elaborados.

En síntesis, concluyó el coordinador nacional del INTA que “los desafíos de la cadena foresto-industrial son incrementar las hectáreas de bosques implantados sin entrar en conflictos con otros usos del suelo, mejorar la preservación de bosques nativos y generar una oferta creciente de madera en el mercado local y, también, que permita sustituir importaciones de productos terminados y dar un salto exportador con valor agregado”, resumió el profesional tras su visita a la tierra colorada.

Visitas y charlas técnicas

Peri llevó adelante un recorrido técnico que incluyó charlas de profesionales y técnicos de Bella Vista, en Corrientes; y en la EEA Montecarlo, San Antonio, Cerro Azul y Centro Regional INTA, en Misiones.

Se visitó la EEA Bella Vista y Sombrerito en Corrientes, y se realizó una recorrida en el territorio para dialogar con productores y empresas en temas relacionados a genética forestal, forestaciones (EVASA), sistemas silvopastoriles (campo de familia Perrens), generación de energía con biomasa (polo forestal Santa Rosa), producción plantines (Pomera) y la industria de la madera (planta Tapebicua, Las Marías, Madevir).

En tanto, en Misiones, se realizaron visitas en el territorio a productores y empresas del sector como Pindo SA, Establecimiento Don Guillermo, Arauco SA, Coama Sudamérica, además de reuniones para establecer agenda de trabajo con la Facultad Forestal de la UNaM.

Los temas analizados estuvieron relacionados a genética forestal, forestaciones, control de hormigas, sistemas silvopastoriles y sistemas agroforestales con yerba, producción plantines, la industria de la madera y resina, y manejo de la selva y araucaria en Campo Anexo en San Antonio.

Durante las sucesivas actividades se abordaron temas relacionados a genética forestal, forestaciones, control de hormigas, sistemas silvopastoriles y sistemas agroforestales en yerba mate, producción de plantines, la industria de la madera y resina, y manejo de la selva y araucaria en Campo Anexo de INTA en San Antonio.

El director regional de Misiones, Fabio Wyss, acompañó parte de la recorrida y destacó “la necesidad de acordar líneas de acción de los programas con los responsables territoriales y equipos técnicos”.

Posteriormente, Pablo Peri visitó los laboratorios de cría de nematodos para control biológico  de la avispa de la madera (conocida como la avispa barrenadora de los pinos)

Seguido, visitó el Campo anexo Laharrague donde observó “in situ” la problemática de esta plaga de la avispa, se explicaron la compleja organización social de este insecto y las dificultades de control. Se expuso sobre las líneas de trabajo del grupo para el control biológico.

Se incluyó en el recorrido al huerto semillero de la especie nativa de la selva misionera Loro negro, y evaluaron las potencialidades de reforestación de esta especie para utilización en sistemas agroforestales.

Asimismo, en la visita mostraron el área productora de plantines nativos (frutales), para asistir a sus propios ensayos y destinado a la extensión de pequeños productores de la región.

En la recorrida, se incluyó una visita al emprendimiento industrial de la familia Gruber, propietaria del Establecimiento Don Guillermo, donde se interiorizó de la integración silvícola e industrial.

Araucarias y pino con destino industrial

Los días viernes y sábado (19 y 20 de febrero) cerró el recorrido técnico  en el ámbito de la EEA Montecarlo (INTA).

El viernes se visitó la industria de COAMA Sudamericana en la cuidad de Eldorado, donde sus directivos presentaron las líneas de investigación que se llevan adelante para algunos materiales genéticos de eucaliptus, donde se evalúan su comportamiento para destino industrial.

La agenda del sábado estuvo programada con una visita en San Antonio a las líneas de investigación referente a monte nativo donde se visitaron las parcelas permanentes donde se realizo eliminación de lianas y bambúceas (tacuaras), esta ha dado muy buena información para volcar al sector. “Se acordó seguir midiendo para seguir analizando el crecimiento, estabilidad y biodiversidad”, precisaron al cerrar el recorrido.

El jefe del CAMB (S Antonio) hizo una presentación de las principales líneas de trabajo focalizando en el mejoramiento genético.

Se visitó el H. Semillero clonal de Pino Paraná, el H. S. clonal P. elliottii Var Pe 2G (segunda generación), H. S. Clonal Pino Híbrido Pee x Pch (p. elliottii x P. caribea hondurensis).

Por otro lado, Peri se interiorizó del material de la especia Toona ciliata que había sido ingresado desde Australia por la empresa Shell (forestal, material que posteriormente se generó para tres lugares Salta, Shell e INTA.

“De este material solo queda en CAMB. En los otros dos lugares, por diferentes cuestiones no prosperaron, y se plantea recuperar este material”, reportaron desde INTA Forestal.

Seguidamente se visitó las parcelas de Bosquetes que se dejan en plantaciones comerciales de Pino Paraná (un 10% de la superficie total) se pudo ver in situ la regeneración espontánea de diferente material en estas áreas y la preservación de materiales selectos. Posteriormente, el profesional se interiorizó de los avances logrado en una parcela donde se  sobre una plantación de pino paraná con (50 P / ha) en estos lugares se anillaron arboles, (la plantación es de 1111 P/ha).

Por último, el coordinador nacional se traslado a Puerto Esperanza donde visitó una parcela con el sistema Nelder (sistema que en muy espacio genero información para los sistemas silvopastoriles).

“En la empresa PINDO fuimos recibidos por sus técnicos se recorrió el vivero donde se presentaron los trabajos de 10 años de convenio PINDO-INTA y las líneas para un nuevo convenio por 10 años”, detallaron.

Luego se visitó la planta procesadora de madera y por último se visitaron los materiales de híbrido en terreno donde se analizo el potencial productivo del híbrido. Los técnicos del vivero explicaron que la producción es de 1.500.000 plantines, actualmente poseen unas 38.000 plantas madres y se produce para implantar unas 32.000 has.

Por la tarde iniciaron un recorrido en la empresa Arauco donde se vio las instalaciones de laboratorio para la producción de plantines, después se visitaron las instalaciones de producción de plantas que salen del laboratorio, y los huertos donde se generaron estos materiales.

Después se vio el ensayo de densidad y oportunidad de raleo en Araucaria angustifolia (pino paraná), que se inició lo que antes era la empresa Perez Companc con una edad de plantación de 34 años actualmente posee un dap de 49 cm (promedio), este lote ingresara a corta final y se espera analizar tecnológicamente esta madera.

Por último se visito a la empresa Plantar SRL donde se visito un lote de eucaliptus con diferentes densidades (de material genético del INTA Concordia) actualmente están con un dap de 33 cm de promedio un volumen de 409 m3 a los 9 años.

Una región forestal innovadora, tecnológica y sostenible

Tras la gira realizada en Misiones y Corrientes, el coordinador nacional destacó del sector forestal de la región la búsqueda de aumentar el valor agregado de productos con base en la innovación tecnológica y generación de empleo. “Lograr esto requiere de considerar horizontes de mediano y largo plazo en el análisis y planificación de escenarios alternativos, la comprensión de los procesos de toma de decisiones en diferentes escalas temporales y espaciales, la generación de conocimientos con bases sólidas para manejar los componentes del sistema forestal, recuperando e incrementando la prestación de servicios ecosistémicos, y una amplia participación de actores públicos, privados y de la sociedad en general en un marco de cooperación”, concluyó Peri.

Innovaciones silvícolas: integrando desde la genética a la industria

El INTA viene realizando una significativa contribución en la introducción y mejoramiento genético de especies subtropicales de pino, eucaliptos y salicáceas, las cuales constituyen la base del desarrollo de la industria forestal.

Los huertos semilleros y bancos clonales del INTA constituyen la principal fuente de material de propagación mejorada (semillas o clones) para forestadores independientes o nuevos inversores, que no cuentan con sus propios programas de mejoramiento.

“El proyecto de mejoramiento genético del INTA busca potenciar atributos de crecimiento, adaptabilidad y sanidad, pero, enfatizando además aquellos relacionados a la calidad de la madera que permitan generar productos de alto valor”,  aclaró Peri.

Asimismo, el reconocido investigador argentino consideró relevante tener en cuenta los escenarios de Cambio Climático que pueden afectar al sector agropecuario y forestal. “Esto determinará que el sector I&D desarrolle, por ejemplo, especies forestales resistentes al estrés térmico (Mesopotamia) e hídrico (déficit o exceso de agua), o estudie el potencial impacto sobre plagas, etcétera. A su vez, permitirá contar con escenarios de adaptación y mitigación al Cambio Climático”, planteó el coordinador.

Tanto el Programa Nacional Forestal del INTA como el sector forestal reconoce a la Silvicultura como aporte al gran avance tecnológico vinculado con la producción primaria en lo que respecta a la existencia de material genéticamente mejorado, al manejo forestal sostenible, al Cambio Climático y también a la disponibilidad de paquetes tecnológicos tendientes a aumentar la productividad y la calidad de la madera.

Por otra parte, recordó que los sistemas agroforestales son una estrategia productiva, resiliente al Cambio Climático en los territorios que contribuyen a una mejor calidad ambiental.

“La agroforestería es un sistema de producción donde los cultivos o la producción pecuaria y árboles forestales se encuentran secuencialmente y espacialmente diseñados en combinación con la aplicación de prácticas de conservación. Este sistema está orientado a mejorar la productividad de las tierras y al mismo tiempo ser ecológicamente sustentable a través de la reducción de la erosión hídrica, reducción de daños en cultivos, reducción de nitratos, secuestro de carbono, incremento de la biodiversidad del paisaje, contribución a la ganadería sustentable. En el marco de la visita lo que observamos en el territorio fue como sistemas agroforestales de yerba mate con árboles nativos estaban en mejores condiciones ante el estrés hídrico severo por la sequía comparado con sistemas de yerba sin árboles”, concluyó el coordinador.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.