Misiones: el fuego del Parque de las Araucarias extinguió ejemplares de más de 150 años, parte de su patrimonio genético, cultural y paisajístico

El Parque Provincial de las Araucarias, en el municipio de San Pedro, sufrió esta semana un lamentable golpe a los esfuerzos de conservación de la especie arbórea, declarada en peligro “crítico” de extinción por la UICN y reconocida por ley como Monumento Natural de Misiones, a fin de lograr su preservación, conservación y reproducción para evitar su extinción.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

Fotos: Gentileza Guardaparques Andrea Dornelles y Victor Matuchaka

 

MISIONES (20/8/2021).- Si bien el combate de incendios el jueves permitió controlar la situación, durante la jornada del viernes realizaban una guardia de cenizas en el Parque Provincial de Las Araucarias, en San Pedro, Misiones.

Desde el Cuerpo de Guardaparques del Ministerio de Ecología de la provincia se continuaba trabajando para evitar que las llamas se reinicien, frente a las condiciones climáticas de riesgo.

El área protegida conserva uno de los últimos manchones de la especie arbórea Pino paraná o Araucaria angustifolia nativas, y con el fuego se quemaron ejemplares de entre 150 a 200 años, de una especie catalogada por la UICN (Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza) en Lista Roja en “Peligro de extinción” y Monumento Natural de Misiones.

Es un imponente gigante de la selva misionera y uno de los árboles más bellos por su forma. El altura llega a superar los 40 metros de altura, con un diámetro de 1,50 metros promedio. Es una especie longeva, con ejemplares que pasan los 300 años. Sus frutos sirven de alimento a numerosas especies animales, y entre sus ramas encuentran refugio y hábitat.

Este ambiente natural es propicio para el hábitat del coludito de los pinos o el Loro vinoso, otra de las especies de aves en peligro de extinción de la Selva Misionera. Es propicio, por ejemplo, para el hábitat del coludito de los pinos o el Loro vinoso, otra de las especies de aves en peligro de extinción.

La distribución geográfica de esta especie incluye un área continua principalmente en el planalto oriental y central del sur de Brasil, noreste de Misiones, en la Argentina; y al este de Paraguay.

A principios del siglo XX, la araucaria cubría alrededor de 200.000 km2, principalmente en Brasil y Argentina. En la actualidad, la especie fue declarada “en peligro crítico” de extinción por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN), debido a la sobreexplotación que ha reducido y fragmentado su área de distribución natural.

En el noreste de Argentina, una gran parte de la distribución marginal occidental de los bosques de araucaria aparecía en pequeños parches en el noreste de la provincia de Misiones y cubría un área de aproximadamente 210.000 hectáreas. Y en 1993, el área remanente se estimó en no más de 2.000 hectáreas, principalmente en reservas naturales y parques provinciales.

En la provincia hay ejemplares aislados que forman parte del paisaje misionero, desde San Vicente,  El Soberbio, Tobuna, San Pedro, Piñalito, y remanente de conservación en el Parque Provincial Cruce Caballero y la Reserva Natural Estricta San Antonio (INTA-Parques Nacionales), donde aún se pueden apreciar estos ejemplares nativos. Y desde el INTA se intenta su reforestación, aunque cada vez es más difícil la producción de semillas por el estrés que sufren los árboles ante un debilitado entorno, señaló el ingeniero Hugo Fassola, quien junto a la investigadora María Elena Gauchat, Ector Belaber, Martin Pinazo, y Cristian Rotundo del INTA EEA Montecarlo,  llevan adelante un programa de mejoramiento genético por la preservación de la especie.

Tragedia ambiental

El incendio forestal que afectó el parque provincial de las Araucarias es una tragedia ambiental frente al daño generado al ecosistema natural protegido. No solo se pierden ejemplares centenarios, también afecta el patrimonio genético, cultural y del cambio del paisaje, ya que todo forma parte de la identidad misionera. En esta oportunidad, el fuego posiblemente haya generado un daño irreversible desde la restauración del ecosistema.

En los últimos años hubo un trabajo de los guardaparques provinciales en San Pedro de restaurar sectores del parque fue fueron afectados por quemas intencionales en el pasado. Nuevamente este esfuerzo de conservación se vio devastado en unas pocas horas por la negligencia o falta de conciencia ambiental en el territorio. Lamentable, triste, grave frente al riesgo al que está expuesto el Parque que limitan en gran parte con barrios de viviendas y chacras productivas vecinas.

“Se quemaron cerca de 10 hectáreas, que afectaron ejemplares que superaban entre los 150 a 200 años”, señaló el guardaparque Víctor Matuchaka, en contacto con ArgentinaForestal.com

El funcionario explicó que se detectaron tres focos, dos de ellos dentro del parque provincial. Además también hubo daños en chacras lindantes con el parque, donde incluso se quemaron plantaciones de yerba mate de los productores de la zona. “Nosotros estamos viendo de extinguir todo lo es cenizas dentro del parque, los bomberos voluntarios y la comuna también trabajaron dentro del parque y en las chacras vecinas, pero una vez que se calme esto vamos a hacer lo que se llama cálculo de área con GPS y podremos tener el cálculo final de cuanto se ha dañado”, afirmó.

Este viernes continuaban colaborando en los trabajos para que las llamas no se reinicien, frente a las condiciones meteorológicas. “Pedimos a los vecinos eviten las quemas, aunque sabemos que el uso del fuego en Misiones es cultural, pero los riesgos de propagación del fuego son muy altos. El daño de la quema es importante porque se trata de una especie en peligro de extinción”, lamentó.

Matuchaka está asignado al Parque Provincial Caa Yarí, en la Reserva de Biosfera Yabotí, “pero estaba de franco al momento de presentarse el incendio en San Pedro, donde realiza guardias mi esposa, la guardaparque Andrea Dornelles y nos sumamos con otros compañeros para colaborar con bomberos voluntarios y de la municipalidad”, explicó.

La jefa a cargo del PP Araucaria es Lorena Hadel, quien se encontraba con un grupo de guardaparques en Apóstoles esta semana, en un curso de entrenamiento de Manejo de Fuego. El coordinador de Zona Centro es Mauro Espínola, y el Intendente de Parques en la zona es Víctor Zemunich.

“Más allá de las hectáreas, el daño es muy importante porque es una zona que históricamente tuvo incendios forestales, cerca de una zona urbana. En los últimos cinco años se había vuelto muy controlado y lamentablemente, sectores donde habían padecido fuego, habíamos reforestado especies nativas, donde eran sectores de más pajonales y capuera baja, y eso se quemó totalmente. El daño no solo está en la parte de monte alto, sino también en la parte que se estaba tratando de regenerar”, lamentó Matuchaka en la entrevista con Misiones Online.

Si bien aún no hay indicios de cómo se pudieron originar los tres focos, Matuchaka advirtió que todos se originaron en zonas de mucho tránsito, por donde cruza un camino interno que divide al parque en dos y lo une con el ejido urbano.

Para el guardaparque, esa situación tiene dos aristas: la primera es que permite que los guardaparques lleven adelante un control más rápido y directo. “También permite el ingreso de otras personas. Y no todas son agradables o bien intencionadas, evidentemente que no, porque hemos sufrido estos tres focos dentro del parque”, indicó.

Por lo pronto, peritos de la Policía de Misiones y de bomberos trabajarán para investigar el origen de las llamas y encontrar eventuales responsables. “Nosotros acudimos a lo que es nuestra tarea de tratar de cuidar el parque y ya estaban iniciados. Nos abocamos directamente a sofocar, colaborar con los bomberos que enviaron tres brigadas. Ojalá se pueda llegar a precisar si fue intencional o fue otra cosa para que paguen por el daño ocasionado”, subrayó Matuchaka.

El guardaparques agregó que hubo condiciones marcadas que potenciaron el riesgo de sufrir incendios, entre las que mencionó las fuertes heladas, que mataron mucha vegetación y eliminaron las primeras líneas y los vientos fuertes y las altas temperaturas, a pesar de que la provincia transita el invierno.

 

“Hay que evitar toda quema, ya sea de residuos menores de la casa, teniendo en cuenta que todo un límite del parque limita con barrios. En más de 600 metros tenemos casas pegadas a nuestro parque,  y si no somos conscientes de sacar la basura y no quemar en el patio -como es la costumbre-, podemos llegar a propagar un fuego”, aseveró.

Para finalizar, Matuchaka pidió a la comunidad, tanto de los que viven cerca del parque, como en las chacras de la región, que eviten las quemas en los rosados para preparar las tierras.

“La quema que hemos tenido para la preparación de tierras, vamos a evitar hasta que pasen las lluvias. Sabemos que el uso de la quema en Misiones es cultural pero tenemos que empezar también a cambiar nuestra cultura en cuanto al uso del suelo y la mentalidad para preparar el suelo de otra manera, más acorde con el ambiente”, concluyó.

Tragedia ambiental en Misiones: incendios intencionales afectaron el Parque Provincial de la Araucaria que protege especies en peligro de extinción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *