Yabotí: las lluvias disminuyeron los focos en el Lote 8 y otros incendios en áreas protegidas cercanas a las reservas de Papel Misionero, UNaM y comunidades indígenas

El sexto día amaneció con las esperadas lluvias en la Reserva de Biosfera Yabotí, en El Soberbio, desactivando varios focos y disminuyendo el riesgo climático en el área protegida. “El agua caída esta mañana fue de 15 mm”, informaron los guardaparques. Estos chaparrones caídos en la madrugada aplacaron en parte los focos de incendios en el área del Lote 8 y 9, propiedad de Juan Alberto SA en Colonia Pepirí, que se combatía en los últimos cinco días con gran despliegue de asistencia de más de 100 brigadistas, bomberos voluntarios, guardaparques, vecinos, y el refuerzo de un avión hidrante del Plan Nacional de Manejo de Fuego en el área. También la tranquilidad llegó en el área de reservas privadas de Papel Misionero, Guaraní y comunidades indígenas que se veían amenazadas por la propagación de focos activos desde el lunes. Continúan los trabajos en el lugar.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

MISIONES (26/11/2020).- La reserva de Biosfera Yabotí tiene una extensión total de 253 mil hectáreas de Selva Paranaense entre los municipios de El Soberbio, San Pedro y San Vicente, en una pequeña fracción. El Lote 8 y Lote 9 afectado por un complejo incendio en el área, está ubicado en la zona de Paraje Mandarina, en cercanías a la Colonia Pepirí, donde viven familias de ocupantes en sectores del predio de la empresa Juan Alberto SA.

Los primeros chaparrones cayeron en la zona esta madrugada y llevó un poco de tranquilidad al área de la Reserva de Yabotí y al  municipio de El Soberbio, ya que permitió un descanso a los brigadistas, bomberos, policías, guardaparques y vecinos que colaboraron en forma solidaria.

Desde el fin de semana las llamas se fueron propagando ante una quema que se fue de control por las condiciones climáticas de baja humedad, sequía extrema en la zona boscosa y vientos fuertes, dañando más de 110 hectáreas de bosques nativos en el área hasta el miércoles, según el último reporte oficial del gobierno de Misiones.

Colaboraron más de 100 brigadistas, guardaparques, bomberos voluntarios, trabajadores de Puerto Laharrague, vecinos del municipio de El Soberbio y localidades aledañas, todos en solidaridad ante la trágica situación que se vivía en la Colonia Pepirí.

Además, en varias oportunidades se hizo presente el gobernador de la provincia, Oscar Herrera Ahuad en el municipio de El Soberbio, quien supervisó en el territorio todo el operativo que llevaban adelante desde Protección Civil y Ministerio de Ecología.

Por precaución, para extinguir el fuego del Lote 8 y en la zona de las reservas de Papel Misionero y Guaraní, se continúa trabajando en las zonas incendiadas, con guardias de ceniza, para corroborar que los troncos de los árboles o las brasas más rebeldes se extingan y se logre apagar definitivamente, evitando que el viento los reaviven de no continuar las lluvias.

Pero a seis días del combate de los incendios en Yabotí, el agotamiento del recurso humano de protección, la falta de equipamientos, de insumos y la incertidumbre frente a las dificultades de manejar la propagación de las llamas generaron picos de tensión, ya que fueron incendios simultáneos de grandes complejidades en otros tantos municipios, comunidades indígenas, y distintas zonas límites de áreas naturales protegidas como el Parque de la Cruz de Santa Ana, el Parque Teyu Cuaré en San Ignacio, el Valle del Cuña Pirú en el Parque Salto Encantado, el Parque Caa Yarí y las reservas culturales Guaraní y Papel Misionero dentro de la Reserva de Biosfera Yabotí llevaron la máxima atención del gobierno provincial sobre los focos activos en los últimos días.

Vista áerea de la zona de reserva de Papel Misionero y UNaM (Reserva Guaraní). Foto: Aldo Perez. Prensa de la Municipalidad. 

Una demostración de trabajo colaborativo en Colonia Flor y Paraje La Bonita

Tras la llegada de las lluvias se vendrán, seguramente, los días de análisis y de procesar la información de los daños causados, muchos irreversibles para la biodiversidad de la selva misionera y graves daños económicos para los privados y los municipios. También la búsqueda de los responsables de haber llegado a esta tragedia ambiental y las sanciones que le caben deberían ser ejemplificadoras, ya que se enfrenta en la provincia, el país y la región una sequía histórica, y de continuar la situación al ritmo de los últimos días, no existirán recursos suficientes para evitar una tragedia mayor en los próximos meses si no te toma conciencia que la prevención es una de las herramientas para hacer frente a los efectos  actuales del Cambio Climático .

Se pronostica una falta de lluvias y déficit hídrico hasta febrero o marzo de 2021, lo que expone que la prevención y el evitar “usar el fuego” para las quemas serán la única manera eficiente de evitar tragedias mayores ante las condiciones climáticas de riesgo crítico que prevalecerán en la temporada de verano. No alcanzarán los rezos por las milagrosas lluvias, único aliado esta semana para aplacar las descontroladas llamas.

 Áreas de Yabotí de propiedades lindantes a reservas privadas y comunidades indígenas en El Soberbio, donde guarparques y vecinos, junto al ministro de Ecología Mario Vialey, trabajaban en la zona. Gentileza . Foto: Aldo Pérez. Prensa Municipalidad de El Soberbio

En la emergencia ambiental de esta semana quedó demostrado el trabajo colaborativo en la comunidad de Yabotí. En el caso del combate del incendio en la zona de reservas privadas, como la de Papel Misionero y Guaraní (UNaM), y en territorialidad de comunidades indígenas como Pindó Poty – no llegó la ayuda necesaria de bomberos voluntarios (no daban abasto en el Lote 8 y otros focos activos en El Soberbio), por lo tanto, la gente de la zona junto a guardaparques se pusieron al hombro la lucha por frenar la propagación del fuego durante estos últimos tres días.

La zona boscosa, de complejo acceso y sin señal para las comunicaciones, hacían más difícil la tarea. “Fueron días muy díficiles. Aquí fueron las y los guardaparques locales quienes coordinaron todo el trabajo con el apoyo de vecinos de Colonia Flor y Paraje La Bonita, personal de empresas de turismo de la zona y de las comunidades indígenas. Entre todos trabajaron para combatir el fuego porque los bomberos no daban abasto, no pudieron venir al lugar. Fueron tres días muy difíciles”, graficó Virginia, desde Don Enrique Lodge, quien compartió con ArgentinaForestal.com algunas imágenes de lo que fueron las últimas horas de combate de fuego en el territorio.

Desde el Ministerio de Ecología y la Municipalidad de El Soberbio recibieron apoyo. “Además, desde el municipio asistieron con agua y comida en forma permanente, y todos los vecinos después acercaron donaciones también”.

El rol fundamental de Vanesa Maciel, guardaparques de Papel Misionero, quien junto a su equipo y colegas guardaparques de Ecología en la zona, trabajaron incansablemente ordenando los operativos y la colaboración de los vecinos, hombres, mujeres y niños de Colonia La Flor y Paraje La Bonita, y del cacique Alejandro Benítez de Tekoa Pindó Poty.

Fueron otro centenar de personas en el área de la Reserva de Yabotí que se movilizaron en estos tres días en forma solidaria para intentar frenar el avance del fuego en otras áreas dentro de biosfera, con jornadas extenuantes, hasta que finalmente este jueves llegaron las primeras lluvias y permitieron dar mayor tranquilidad a la zona, aplacar las temperatura que ayer superó los 40 grados y reducir los riesgos de focos activos de propagación de las llamas.

Las causas de los incendios forestales 

El reporte oficial de este jueves indica que “hay un total de 19 focos en los que se continúan realizando tareas. De los cuales 9 fueron sofocados con éxito y 10 continúan en proceso de contención en las localidades de Caraguatay, Ruiz de Montoya, El Alcázar, Capioví, Garuhapé, El Soberbio, Gobernador Roca y 25 de Mayo. Entre los focos que lograron ser sofocados se encuentran los de Eldorado, San Pedro, San Vicente, Colonia Victoria, Hipólito Yrigoyen, Campo Grande”.

Desde el Ministerio de Ecología se refirieron en el informe sobre el origen del incendio y explicaron que “aún no se determinó puntualmente, pero el 99% fueron incendios provocados por el hombre. Asimismo, aún no hay precisiones sobre la cantidad de superficie afectada, aunque ya se inició un relevamiento exhaustivo”.

En estos días, se expuso como causa principal de incendios la negligencia e intencionalidad de usar el fuego en zonas forestales, rurales o urbanas, cuando está prohibido. Después de la imprudencia, las distintas fuentes consultadas por ArgentinaForestal.com  identifican como principal problema la ilegalidad, en situación de usurpación o intrusión de tierras rurales o boscosas es que mayormente se realizan quemas ilegales y estos son los resultados.

Otra amenaza en las áreas naturales protegidas y reservas privadas son los cazadores furtivos, que ingresan en forma clandestina y prenden fogatas en lugares de difícil acceso, todo al margen de la ley. Desde ese lugar, el reclamo de propietarios y pobladores es de mayor seguridad y más controles en el territorio desde los municipios.

En paralelo, se plantea que es necesario más educación ambiental, y que habría que reforzar las campañas de prevención y capacitación en tierras de colonos y ocupantes respecto al cambio cultural de usar el fuego ante las condiciones climáticas.  La advertencia de no quemar ante los riesgos de propagación de las llamas según la legislación vigente o exclusivamente con permisos de la autoridad ambiental., más la aplicación de sanciones severas son los principales planteos que se escuchan ante los días trágicos vividos consecuencia de las quemas ilegales.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *