InFoPro Misiones: industriales buscan reabrir la concertación de chips y raleo en procura de un precio mínimo que acerque posturas entre compradores y productores

El minuto a minuto de las últimas semanas en la industria forestal dio varios giros, en un contexto de tensión e incertidumbre, que finalmente con el diálogo entre las máximas autoridades del gobierno provincial, representantes del sector privado y el presidente del Instituto Forestal Provincial, permitieron acercar posiciones entre industriales y productores para destrabar el conflicto a partir de la intervención en el mercado forestal con la fijación de precios mínimos de los subproductos de chips y raleos.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

MISIONES (17/10/2020).- En el InFoPro Misiones se desató la polémica y será en ese mismo espacio donde deberán encauzarse las soluciones, ya que es el ámbito institucional creado para debatir las políticas forestales actuales y futuras, y el primer paso fue la regulación de precios mínimos que se establecieron por la tonelada de chips y raleo.

Las consecuencias frente a la medida fueron de “una gravedad inesperada”, según expresaron empresarios y dirigentes de AMAYADAP y APICOFOM, ya que las principales compradoras de la materia prima debieron reorganizar su política de suministro y estudiar el impacto en su estructura de costos, más allá de plantear su rechazo público planteado ante el incremento de precio establecido, tanto Papel Misionero como Arauco Argentina suspendieron órdenes de compra de chips y raleo para reorganizar su política de abastecimiento, lo que generó un segundo problema en las industrias y en el ingreso del productor primario al no tener donde colocar su stock.  Pero además, los productores tampoco estarían entregando el raleo y rollos en determinadas zonas, lo que complicó las operaciones de los industriales.

En un contexto de repercusiones a favor y en contra de la medida, el productor foresto-ganadero Rubén Costas, y director del InFoPro,  reflexionó en un reciente artículo de opinión sobre la necesidad de una concertación en el sector forestal, y lograr una actitud de diálogo que permita disminuir el nivel de confrontación que “no llevaría una solución” a ninguna de las partes frente al conflicto planteado.

Los pedidos de diálogo de parte de los industriales madereros y celulósicos papeleros a las máximas autoridades de la provincia fueron atendidos, y los dirigentes de la AMAYADAP y APICOFOM tienen la misión de liderar la búsqueda del consenso en el marco del InFoPro, espacio institucional que el gobierno provincial creó para este fin. Es decir, hay que “bajar los decibeles” y dialogar con una propuesta superadora. Pero en Misiones regirá desde octubre de 2020 la regulación del precio de base por la compra de los subproductos de chips y raleo, según condiciones de mercado y con apertura de “nuevas concertaciones” cada 6 meses.

Será en el InFoPro donde se deberá canalizar el acuerdo entre los distintos representantes del sector. La semana próxima, la Industria presentará una nueva propuesta para que el directorio resuelva en asamblea y por votación, su aprobación o rechazo. Con anterioridad a los 1.600 pesos establecidos por tonelada de raleo, la industria habría propuesto 1.100 pesos, pero fue rechazado. Se espera que la nueva propuesta que rondaría en los 1300 pesos, se acerque más a los números de costos de implantación que en la actualidad enfrentan los productores. “Sería un precio competitivo para la industria y rentable para el pequeño forestador”, adelantaron fuentes consultadas por ArgentinaForestal.com.

En el medio del conflicto, la mayor presión la sufrieron nuevamente los productores primarios y los trabajadores de la industria, ya que entre la disputa de las grandes compañías y las empresas madereras, estaba en juego la fuente de empleos y sus ingresos.

Está claro que una nueva etapa inicia en el sector forestal de Misiones, con la regulación de precios forestales cada seis meses, en la que se discutirán las condiciones de mercado y los costos por implantación real que impacta al productor primario, primer eslabón de la cadena, pero que en la pieza del negocio forestal es parte un engranaje que de no cuidarse en su metodología de intervención, desestabilizará a toda la cadena de la foresto-industria.

La aprobación de la medida fue publicada en el Boletín Oficial esta semana y será la Agencia Tributaria Misiones (ATM) quién controlará la aplicación de los precios acordados.

Incertidumbre e inminentes suspensiones

Mientras corrían los días y el debate se acaloraba, el impacto negativo de la medida se vio reflejado en la “foto” de la semana, el acumulado por toneladas de chips que generaban en los aserraderos, sin destino de consumo, provocando además de un problema de espacio de almacenamiento, un riesgo ambiental y de seguridad, frente a la cantidad de combustible para la propagación de incendios.

Este viernes una de las principales empresas de la provincia, Laharrague Chodorgue, frente a la situación de incertidumbre generada por el conflicto de las últimas semanas, advirtió que de prolongarse el faltante de abastecimiento de materia prima (raleo) de sus proveedores estaría en una “inminente suspensión” de personal, según notificó al gremio maderero.

“Estamos dialogando con la empresa, por ahora no habrá suspensión, pero nos advirtieron que de prologarse la incertidumbre de precios y no lograrse un consenso que reactive el funcionamiento normal  del mercado, podría ser una medida de fuerza mayor”, explicó Domingo Paiva, secretario general del SOIME y director del InFoPro en representación de los trabajadores.

Se mostró confiado en que el dialogo prevalecerá y que la próxima semana podrían haber avances que permitan un escenario de solución o de acuerdo que permita mayor estabilidad para todo el sector forestal. “Todos actuamos de buena fe, si hubieron desencuentros aún estamos a tiempo de encaminarlos, y será en el InFoPro el espacio de discusión y consenso, donde se deberán presentar las propuestas para ser aprobadas entre todos los que conformamos el directorio”, expresó.

El gerente de Laharrague-Chodorgue, Carlos Grosse, explicó los motivos de preocupación de la empresa ante las dificultades que se presentaron en los últimos días para el abastecimiento seguro de raleo a la planta industrial, pero adelantó que en las últimas horas, y en contacto con dirigentes de las cámaras empresarias, el escenario se muestra favorable hacia “una resolución que beneficie a todos”, dijo el directivo ante la consulta de ArgentinaForestal.com.

“Afortunadamente se estaría encaminando el diálogo y las negociaciones hacia un consenso de precio que permitirá retomar las actividades con mayor certidumbre. Hay una escucha activa de parte del InFoPro y entendemos que pronto la actividad volverá a encaminarse”, señaló Grosse.La comunicación al SOIME fue para informarlos de “inminentes suspensiones” del personal a raíz de la situación generada a partir del dictado de la resolución de intervención en el precio de los productos y suproductos del mercado forestal (fijándose por ello un precio de base de chips y raleo).

“La empresa se encuentra en un proceso de riesgo de inminente crisis, por cuanto las dos pasteras que hoy existen en Misiones (Papel Misionero y Arauco Argentina), y que son los clientes de mayor consumo de chip y raleo, han dejado de recibir y comprar los subproductos en cuestión. En consecuencia, en nuestro establecimiento en particular se está acumulando a gran escala estos subproductos , generando una doble problemática, tanto por falta de espacio como por riesgos de propagación de incendios , lo que se traduce de manera inequívoca en una grave afectación de los niveles de seguridad”, fundamentaron desde la empresa en la notificación cursada.

Según explicó el directivo, los contratiempos además fueron incrementándose en los últimos días, ya que los proveedores de rollos comunicaron a la industria que decidieron suspender la entrega de material prima (rollos aserrables de calidad) por falta de venta de sus raleos o puntas de árbol (material pulpable), productos que también eran recibidos por las empresas celulósico papeleras.

“Esto es una cadena, que funciona con varios eslabones entrelazados. Si uno de ellos se ve afectado, el problema se traslada a otro sector de la cadena de la industria forestal. Laharrague-Chodorgue no tiene plantaciones propias, compra a terceros en un ciento por ciento. Puerto Laharrague es una proveedora más. El productor de la zona no está entregando el raleo, y si la empresa no tiene el abastecimiento no podrá funcionar en el futuro cercano. Este es el escenario que nos llevó a comunicar la preocupación del proceso que estamos llevando adelante, ya que en algún momento podría frenar la producción”, precisó el gerente.

Si no se llegara a un acuerdo o no hubiera un canal de diálogo abierto, el escenario era complejo. La situación que se avecinaba por la falta de materia prima (rollos de madera) y falta de espacio a raíz del exceso acumulado de chips, llevaría a la empresa a una situación obligada de frenar su producción por razones de fuerza mayor (art. 221 de la Ley de Contrato de Trabajo), y esta era la decisión que afectaría a los trabajadores que el gremio representa el SOIME.

Advirtieron, en la misiva, que durante el periodo de suspensión quedarían sin goce de haberes el personal, medida que inicialmente afectaría a unas 50 personas de los sectores de recepción de rollos y aserradero, situación de crisis que de no revertirse en el tiempo se haría extensiva al personal del área industrial del establecimiento. “Estamos muy preocupados y es una situación muy dolorosa para la familia de Laharrague Chodorgue SA  tener que llegar a tomar estas decisiones, ya que lo que pudo el COVID-19 lo habrían logrado los directores actuales del InFoPro, con una decisión que denota un profundo desconocimiento del negocio forestal y el mercado que se autoregula. La problemática que nos afecta nos obliga a poner en conocimiento del riesgo grave que existe de tener que llegar a paralizar la producción, pero que se sucedieron de manera inesperada y en un ámbito ajeno de decisión de esta empresa, pero que representa un giro comercial y obliga a la toma de decisiones semana a semana de políticas empresarias”, concluyeron en la notificación que llegó al sindicato.

Sin embargo, la jornada del viernes cerró con novedades para el ejecutivo maderero que perfilan hacia un diálogo positivo de solución entre los actores de la foresto-industria y en el marco del InFoPro se definirán en los próximos días.

 

Leer noticias relacionadas

FAIMA, AFoA y AFCP se unieron en rechazo a la decisión de fijar precios mínimos de chips y raleo en Misiones: “Afecta a la competitividad y a la posibilidad de nuevas inversiones industriales”

 

Cristian Gruber, del Establecimiento Don Guillermo: “La medida de fijar precio de base de chips y raleo en Misiones frenó la comercialización de los subproductos, y los aserraderos estamos acumulando material por toneladas sin saber aún como se mitigará el impacto ambiental”

Hugo Escalada, director del InFoPro Misiones: “Fijar el precio de chip y raleo fue solo un paso, el gran avance será lograr el diálogo entre los propios integrantes de la cadena foresto-industrial y definir sus políticas de desarrollo”

Misiones: Foresto-industriales pedirán frenar el aumento de precio por chips y raleo y revisar la metodología de estudio de costos del InFoPro

InFoPro: para el presidente del COIFORM, Jaime Ledesma, los precios fijados de chip y raleo «darán certezas a todos los actores de la cadena forestal»

Misiones: regirá precio oficial de base por la materia prima de Chip y Raleo en la provincia y la medida dividió las posiciones entre productores e industriales  

Pablo Ruival, de Arauco Argentina: “No existe posibilidad alguna para la compañía de asumir un incremento del precio del chip y raleo en el contexto del mercado del negocio forestal”

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *