Grave pérdida de la biodiversidad socava la salud del planeta y el propio bienestar de la humanidad

Informe de la ONU evalúa las medidas políticas para frenar la pérdida de la biodiversidad y el estado de la vida en la Tierra.

Fuente: Global Landscapes Forum . Por Gabrielle Lipton y Sandra Cordon

 

La biodiversidad de la Tierra –todo el conjunto de formas de vida sobre el planeta – “está siendo afectada muy gravemente y su situación sigue empeorando”, advirtió la secretaría sobre diversidad biológica de la Organización de las Naciones Unidas en un nuevo informe divulgado recientemente. El informe de 200 páginas, titulado  Global Biodiversity Outlook 5 (GBO-5) (Panorama Mundial sobre la Biodiversidad) fue publicado por el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la ONU con aportes de más de 100 científicos a nivel mundial y se basó en investigaciones, así como en informes de países y otros indicadores.

Como una especie de contraparte centrada en las políticas del importante informe del año pasado de la plataforma sobre biodiversidad IPBES, este nuevo informe evaluó la falta de avances en las 20 Metas de Aichi para la Diversidad Biológica, que alcanzaron su fecha límite este año. El último GBO se publicó en 2015, a mitad del plazo para el cumplimiento de estos objetivos.

La vida en los océanos está seriamente amenazada, según el informe, debido a la contaminación y los cambios en la temperatura del agua. Taro Taylor, Flickr

Las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica fueron diseñadas como el marco mundial más relevante para lograr el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica de la ONU. Se adoptaron en 2010 y ordenaban que los gobiernos disminuyeran la pérdida de biodiversidad por medio de la reducción de la contaminación, el manejo sostenible de las poblaciones de peces y la eliminación de los subsidios que perjudicaban a la naturaleza, entre otras medidas.

El nuevo informe ha revelado que ninguno de los objetivos ha sido completamente alcanzado, y que solo seis han sido cumplidos parcialmente. Este fracaso amenaza el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS),  y menoscaba los esfuerzos para enfrentar el cambio climático, advierte el GBO.

Se considera que “los patrones de producción y de consumo no sostenibles” son responsables de la disminución de la biodiversidad, que afecta especialmente a los pueblos indígenas y las comunidades locales –así como a las personas pobres y vulnerables del mundo– “debido a su dependencia de la biodiversidad para su bienestar”, señala el informe. En ese contexto, cabe señalar que los pueblos indígenas poseen o manejan al menos un cuarto de la superficie terrestre del mundo.

Tala ilegal en tierras indígenas de la Amazonía. Quapan, Flickr

Los océanos también son un motivo especial de preocupación. Más del 60 % de los arrecifes de coral del mundo están bajo amenaza, el porcentaje de poblaciones de peces que son capturadas de forma sostenible ha disminuido en un 5 % desde 2010 y hay 260 000 toneladas de partículas de plástico en las aguas del océano.

Asimismo, se informa que la agricultura cubre el 9 % de toda la tierra y que solo el 29 % de los cultivos operan de manera sostenible. Además, que más del 27 % de los animales domesticados están en peligro de extinción.

Mientras que por otra parte, los fondos públicos destinados a la biodiversidad suman USD 9,3 mil millones, pero los subsidios e incentivos financieros nocivos superan este monto en USD 500 mil millones.

Los informes  a nivel de país examinados para el GBO-5 revelaron que los objetivos nacionales muchas veces no están adecuados con las Metas de Aichi y abarcan menos en cuanto a alcance y ambición. Si bien las políticas y acciones que respaldan la biodiversidad están aumentando positivamente,  también lo están haciendo los impulsores de la pérdida de biodiversidad, así como la tasa de pérdida.

En respuesta, el informe promueve el modelo Una Sola Salud, el cual integra a los ecosistemas, la agricultura, la vida silvestre y los paisajes urbanos en un enfoque único para la salud humana y del planeta.

“Ahora es el momento de dar un gran paso: conservar, restaurar y usar la biodiversidad de forma justa y sostenible”, señaló Inger Andersen, directora ejecutiva de la Organización de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. “Si no lo hacemos, la biodiversidad seguirá cediendo bajo la presión de los cambios de uso de la tierra y el mar, la sobreexplotación, el cambio climático, la contaminación y las especies invasoras”, y añadió que  “esto perjudicará aún más la salud humana, las economías y las sociedades, e impactará principalmente en las comunidades indígenas”.

Un guepardo en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica, un área protegida que se encuentra entre las reservas de caza más grandes de África. Will Sweet, Flickr

“Los sistemas vivos de la Tierra, como un todo, están en peligro”, indicó la secretaria ejecutiva del CDB, Elizabeth Maruma Mrema. “Y cuando la humanidad más explota la naturaleza de formas no sostenibles y debilita sus contribuciones para las personas, más socavamos nuestro propio bienestar, seguridad y prosperidad”.

Por otro lado, el GBO- 5 también destaca  el avance en las siguientes  áreas:

-91 países ahora incluyen la biodiversidad en sus sistemas de contabilidad nacionales
-La tasa de deforestación se ha reducido un 33 % de lo que era en 2000-2010
-Las políticas de gestión pesquera han mejorado
-Aproximadamente 200 especies invasoras de mamíferos han sido erradicadas desde 2010, lo que ha beneficiado a 236 especies nativas
-Las áreas protegidas marinas y terrestres han aumentado en 4 % y 5 % respectivamente desde el año 2000, y 44 % de todas las áreas claves para la biodiversidad están ahora protegidas
-Las tasas de extinción, a pesar de ser altas, podrían haber sido entre dos a cuatro veces mayores sin las medidas de conservación que se han tomado en años recientes; entre 28 y 48 especies han sido salvadas de la extinción desde 1993
-El Protocolo de Nagoya, que trata del acceso equitativo a los recursos genéticos y sus beneficios, se encuentra totalmente operativo en al menos 87 países
-170 países han actualizado sus estrategias y planes de acción en materia de biodiversidad
-Los datos y la información sobre biodiversidad se multiplicaron por siete con respecto a la década anterior, con 1,4 mil millones de registros de presencia de especies que son ahora de libre acceso
-Los recursos financieros públicos internacionales para la biodiversidad se duplicaron en la última década

El informe señaló que las lecciones aprendidas para desacelerar y a larga detener el deterioro de la naturaleza incluyen:

-Mayores esfuerzos para abordar las causas directas e indirectas de la pérdida de biodiversidad
-Mayor integración de las cuestiones de género, los pueblos indígenas y las comunidades locales en los esfuerzos de conservación
-Estrategias y planes de acción nacionales sobre biodiversidad más sólidos que incluyan políticas que atraviesen las agencias gubernamentales y burocracias
-Objetivos y metas bien diseñados, con un lenguaje claro y elementos cuantitativos
-Menores retrasos en la implementación de las estrategias y planes de acción para la biodiversidad
-Compromisos nacionales más ambiciosos, mayor cooperación técnica y científica y apoyo sostenido y focalizado a los países
-El informe surge mientras la CDB trabaja para desarrollar un nuevo conjunto de objetivos mundiales sobre la diversidad biológica para 2021-2030, conocido como el marco para la biodiversidad mundial post 2020. Las negociaciones sobre este nuevo marco se pospusieron de octubre 2020, debido a la pandemia de COVID-19. Su reprogramación para mayo de 2021, durante las reuniones de la CDB en Kunmíng, China, podría ser aplazada aún más.

-La visión original para la protección de la biodiversidad es aún alcanzable si los países fortalecen sus compromisos en las reuniones siguientes “para lograr un cambio transformador”, afirmó Mrema en una conferencia de prensa.

-La publicación de este informe en medio de la pandemia a causa del coronavirus desafía a las personas para repensar su relación con la naturaleza, señaló Mrema. También exige que estas consideren las consecuencias profundas para su propio bienestar y supervivencia que podrían producirse debido a la pérdida continua de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas.

“A medida que la naturaleza se degrada, surgen nuevas posibilidades para la propagación a humanos y animales de enfermedades devastadoras como el coronavirus de este año”, explicó.

El informe de la CDB se ha hecho público luego de la divulgación de otros reportes importantes que documentan la pérdida de biodiversidad y la degradación generalizada de los ecosistemas y el mundo natural. El Living Planet Report 2020 (Informe Planeta Vivo 2020) del World Wildlife Fund, publicado el 10 de septiembre, reveló una caída dramática de más de dos tercios de las poblaciones mundiales de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces durante las últimas cinco décadas.

Este nuevo informe sobre biodiversidad aparece en el día de apertura de la 75ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas como evento virtual por primera vez en su historia. Se espera que los líderes en la Asamblea revisen el avance hacia el logro de los ODS, el Acuerdo de París sobre cambio climático y la CDB.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *