América del Sur: Los incendios en el Pantanal de Brasil son los peores en 15 años por la prolongada sequía en la región

En el Pantanal de Brasil, el humedal más grande del mundo -con más de 150 mil kilómetros solo en este país- y que se extiende a Bolivia y Paraguay, alberga una vegetación compactada bajo el agua de las inundaciones pantanosas que durante la temporada de lluvias se seca a medida que los estanques y lagunas se evaporan, dejando depósitos inflamables bajo tierra que pueden seguir ardiendo mucho después de que las llamas visibles se apaguen.

 

BRASIL (30/8/2020).- Los bomberos de todo Brasil están luchando contra torres de llamas furiosas desde la selva amazónica hasta la sabana del Cerrado, pero los incendios bajo sus pies son un desafío particular en el Pantanal. La única forma de combatir un incendio subterráneo es cavar una zanja a su alrededor, dijo el bombero estatal teniente Isaac Wihby. “Pero, ¿cómo se hace eso si tienes que combatir con una línea de fuego de 20 kilómetros de largo? No es viable”, dijo.

Los incendios en el Pantanal son los peores en 15 años. Las llamas amenazan la biodiversidad de la región, rica en tapires, pumas, capibaras y la población de jaguares más densa del mundo.

 

El Pantanal, cuyo nombre deriva de la palabra portuguesa para “pantano”, se extiende sobre más de 150.000 kilómetros cuadrados en Brasil y también se extiende a Bolivia y Paraguay, donde se registran incendios.

Cuando los incendios se acercaron a los trabajadores de emergencia en el Pantanal esta semana, se usaron tractores para cortar árboles y arbustos desecados, dejando un tajo de tierra marrón destinada a disminuir el material combustible y detener la propagación de las llamas.

Pero los vientos fuertes pueden enviar las llamas por encima o los incendios subterráneos pueden pasar por debajo. “A veces pasa por debajo de un cortafuegos y toma por sorpresa a los bomberos”, dijo el teniente Jean Oliveira, quien dirige los esfuerzos de extinción de incendios. “A veces controlas un fuego y no está realmente muerto, solo está durmiendo”, dijo.

Cientos de bomberos, ambientalistas, guardaparques y soldados han trabajado las 24 horas del día durante semanas intentando apagar las llamas que han destruido miles de kilómetros cuadrados del Pantanal.

Con temperaturas por encima de los 40 grados Celsius (104 grados Fahrenheit), un incendio esta semana fue imparable ya que los fuertes vientos lo empujaron a través de múltiples cortafuegos, quemando ramas retorcidas y hojas secas durante el día y la noche. “Lo controlamos, pero luego saltó allí, saltó allí, saltó allí”, dijo Edmilson Rodrigo da Silva, un bombero del estado de Mato Grosso, en el centro-oeste de Brasil, señalando a lo lejos hacia donde el fuego había pasado más allá de los cortafuegos.

La región es una vasta llanura aluvial que normalmente se llena de agua durante la temporada de lluvias, aproximadamente de noviembre a marzo. Pero las inundaciones fueron más bajas de lo normal este año y una sequía posterior ha dejado el área peligrosamente susceptible a los incendios.

Foto: Greenpeace Brazil

En lo que va del mes, el Pantanal registró 4.677 “puntos calientes” en la peor ola de incendios desde agosto de 2005, según la agencia brasileña de investigación espacial, Inpe.

Silva fue uno de los aproximadamente 20 hombres que lucharon contra el fuego durante la noche, bañados en un humo asfixiante y plagados de mosquitos arrojados de la maleza por las llamas que rodearon a los bomberos por tres lados. Advirtieron que estuvieran atentos a las serpientes venenosas y los jaguares que huían del fuego en la noche.

Las lluvias trajeron un alivio temporal a la mitad sur del Pantanal la semana pasada, pero los incendios volvieron a aumentar esta última semana. El mes de septiembre, estiman, podría ser aún peor. “Es nuestro peor año aquí para los incendios. Nunca ha estado tan seco”, dijo Silva.

Greenpeace denunció crisis ambiental en la Selva Amazónica

Mariana Mota, coordinadora de Políticas Públicas de Greenpeace Brasil, expresó su reclamo ante la decisión de los organismos ambientales del gobierno brasileño de suspender las operaciones contra la deforestación en la Amazonía y los incendios en el Pantanal a última hora de la tarde del viernes. “Al poner fin a la lucha contra incendios y la aplicación de la Ley ambiental en medio de los incendios anuales furiosos y una pandemia mundial, Jair Bolsonaro está intensificando sus ataques radicales contra el clima. Durante todo el año, a medida que la deforestación ha aumentado, su gobierno ha socavado activamente los derechos de los pueblos indígenas, los mejores guardianes de los bosques, y ha desmantelado la aplicación de la ley ambiental crucial. Una vez más, el gobierno invita a los delincuentes a seguir quemando el bosque”, expresó la dirigente de la ONG.

“Esta administración favorece a los culpables de sus actividades ilícitas al debilitar intencionalmente a aquellos cuyo trabajo es detener los delitos ambientales. El gobierno brasileño sigue bloqueando la financiación internacional para la conservación y sigue privando de recursos y autonomía a sus propias agencias de aplicación del medio ambiente. Los incendios y la destrucción del Amazonas son una crisis que ni Brasil ni el mundo pueden afrontar”.

 

 

 

Fuente y fotos: Reuters, New Hub NZ y Greenpeace Brazil

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *