Día Mundial de los Albatros, las aves más grandes del mundo y en peligro de extinción

El 19 de junio del corriente año se celebra, por primera vez el mundo el Día Mundial del Albatros, con actividades virtuales a nivel global. El día honra a estas magníficas aves y destaca la actual crisis de conservación que las amenaza. «Como sociedad debemos impedir que estos viajeros incansables se extingan, o los océanos ya no volverían a ser iguales”, señaló Leandro Tamini, coordinador del Programa Marino de la organización ambiental Aves Argentinas.

 

Fuente: Aves Argentinas y La Capital

 

ARGENTINA (19/6/2020).- Dentro de los Procellariiformes, un grupo de al menos 120 especies que incluyen pardelas, paiños, fulmares y priones, los albatros son los más grandes. ¿Pero qué son y cómo es la vida de estas magnificas aves que llamamos albatros?

El Albatros Errante y el Albatros Real son las aves voladoras más grandes, con envergaduras que generalmente superan los 3 metros, con un registro máximo de 3,7 metros. Incluso las especies más pequeñas no solo son tanto, llegando a tener aproximadamente 2 metros de envergadura.

Los albatros utilizan estas largas alas para una forma de vuelo muy eficiente y ergonómica llamada deslizamiento dinámico, que permite a estas aves volar miles y miles de kilómetros durante semanas con muy poco gasto de energía.

Los Albatros Errantes pueden dar tres veces la vuelta al continente Antártico, un equivalente a 120,000 km, en sólo un año. Y pasar hasta dos semanas buscando comida, cubriendo entre 9,000 y 11,000 km antes de regresar al nido para a alimentar a su polluelo.

El tema para el año 2020 es “erradicar las pestes de las islas”, ya que muchas especies de albatros deben enfrentar la amenaza de ratones, ratas, gatos y cerdos introducidos por el hombre en las islas donde reproducen. En años recientes, se han eliminado estas pestes de las islas subantárticas Antípodas y Macquarie, y continúa el trabajo para la erradicación del ratón doméstico que ataca y mata los albatros reproductores y sus crías en las islas de Gough y Midway.

Pero las pestes introducidas no son la única amenaza para los albatros. La interacción con los aparejos de pesca, tanto en las pesquerías nacionales como en las de alta mar, causa la muerte de miles de albatros, petreles y pardelas cada año.

El Acuerdo sobre la Conservación de Albatros y Petreles, ACAP, ha inaugurado el Día Mundial del Albatros para crear conciencia sobre estas aves en todo el mundo, ya que se requiere un esfuerzo global para proteger a estos viajeros que recorren el planeta entero. El día coincide con la fecha en que se firmó el Acuerdo hace 20 años.

El ACAP actualmente tiene 13 países miembro (conocidos como Partes) y coordina actividades internacionales para mitigar las amenazas sobre las poblaciones de albatros a través de la legislación y la educación. Este esfuerzo cuenta con el respaldo de varios estados no miembros y organizaciones no gubernamentales (ONG). En este momento, el ACAP lista 31 especies de albatros, petreles y pardelas, la mayoría de las cuales tiene un estado global amenazado.

 

Foto: Nahuel Chávez

“Espero que el Día Mundial de los Albatros sea de utilidad para que los gobiernos y la industria pesquera tomen conciencia sobre la necesidad de la implementación efectiva de medidas de mitigación para reducir la captura incidental de estas maravillosas aves. Como sociedad debemos impedir que estos viajeros incansables se extingan, o los océanos ya no volverían a ser iguales”, señaló Leandro Tamini, coordinador del Programa Marino de Aves Argentinas.

 

Acciones de conservación

En la Argentina se llevan adelante diversas acciones para la conservación de los albatros. El capítulo argentino de la Albatross Task Force (ATF) tiene como objetivo principal reducir la captura incidental de aves marinas allí donde aves y pesquerías de palangre y arrastre se hallen en relación de conflicto.

Los instructores de este grupo de trabajo embarcan habitualmente en la flota fresquera donde despliegan líneas espantapájaros (LEPs) para evitar que estas hambrientas y atrevidas aves se acerquen a la peligrosa área de maniobra.

El equipo está formado por Leandro Tamini, coordinador del proyecto y los instructores Nahuel Chavez (marplatense) y Rubén Dellacasa. Los viajes pueden durar entre uno y dos meses en los buques arrastreros o incluso más en buques de la flota palangrera, que se halla menos representada en aguas argentinas.

En palabras de Nahuel Chávez: “Trabajamos mucho para que los capitanes pueden ver claramente la diferencia en la mortalidad cuando se usan las LEPs. Siempre digo que si sólo un marinero cambia sus ideas y despliega las LEPs después de nuestro viaje, entonces ha sido un muy buen viaje y nuestro objetivo se ha alcanzado”.

Foto: Dimas Gianuca 

Gracias al trabajo de este equipo, en 2017 Argentina aprobó una resolución que exige que las pesquerías de arrastre utilicen líneas espantapájaros para evitar que las aves choquen con los cables. El uso de estas líneas espantapájaros es obligatorio en buques arrastreros congeladores merluceros a partir del 1ro de mayo de 2018.

Hoy en día, la captura incidental por parte de las flotas pesqueras es casi la única amenaza de los albatros y petreles mar adentro. Se estima que, por las colisiones contra los cables de arrastre de las redes de pesca, sólo de Albatros Ceja Negra (la especie que vemos en el billete de $50) mueren anualmente entre 8 mil y 19 mil, en treinta buques de la flota congeladora merlucera argentina, además de otras aves pelágicas.

 

 

Foto de portada: Albatros de Tristan. Michelle Risi

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *