Coronavirus: la degradación ambiental como el origen de la pandemia actual por COVID-19

Por Cristina O’Callaghan Gordo (*) 

 

Durante las últimas semanas, la lucha contra la COVID-19 se ha convertido en la principal prioridad de más de 200 países y territorios afectados por la propagación de la enfermedad. Es muy probable que la COVID-19 –y otros brotes similares de enfermedades infecciosas– se perciban actualmente como una de las principales amenazas para la humanidad para la mayoría de la población.

Sin embargo, hace unos meses, el riesgo de una pandemia causada por un agente infeccioso no se encontraba entre los principales riesgos percibidos a nivel mundial, como lo indica la edición 2020 del Informe de Riesgos Globales. Este año, por primera vez en sus 15 años de historia, el Informe de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial señala el riesgo ambiental en las primeras posiciones, incluido el cambio climático y la biodiversidad.

¿Estuvo totalmente equivocado el Informe de Riesgos Globales? Pues, de hecho, no lo estuvo,  ya que el origen de nuevos patógenos como el SARS-CoV-2 proviene de la degradación ambiental.

 

El origen de nuevos patógenos como el SARS-CoV-2 proviene de la degradación ambiental

 

Es ampliamente aceptado que el SARS-CoV-2 se originó a partir de pangolines salvajes vendidos en un mercado para consumo humano en Wuhan. Como ocurrió anteriormente con el SARS (2003), la gripe porcina (2009) y MERS (2012), el contacto cercano entre las especies silvestres y los humanos permitió que el virus se cruzara entre las especies, lo que resultó en la aparición de una nueva enfermedad humana, que se propagó rápidamente en el mundo globalizado.

Estas interacciones son cada vez más frecuentes dada la explotación de los recursos naturales para responder a las crecientes demandas de energía y alimentos de origen animal de una población en crecimiento. Aproximadamente, la mitad de las enfermedades infecciosas emergentes de origen zoonótico que ocurrieron en el siglo pasado fueron el resultado de cambios en el uso de la tierra, las prácticas agrícolas y la producción de alimentos para responder a tales demandas crecientes.

 

Aproximadamente, la mitad de las enfermedades infecciosas emergentes de origen zoonótico que ocurrieron en el siglo pasado fueron el resultado de cambios en el uso de la tierra, las prácticas agrícolas y la producción de alimentos

Stiven Gaviria/Unsplash.

El riesgo de aparición de nuevas enfermedades es especialmente alto cuando los humanos y la vida silvestre interactúan en áreas de rica biodiversidad de vida silvestre, como los bosques tropicales. Dichos entornos también son la fuente principal de la mayoría de los recursos naturales que sustentan el modelo actual de desarrollo y consumo. La extracción de combustibles fósiles, la tala y la agricultura son las principales actividades que impulsan la invasión y degradación del bosque tropical, lo que representa un doble riesgo para nuestra salud.

Primero, y probablemente obvio para todos nosotros, la quema de combustibles fósiles y la deforestación de los bosques tropicales –principalmente, provocada por la creciente necesidad agrícola de alimentar al ganado– son los principales impulsores del cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Los efectos del cambio climático en la salud han estado entre los principales temas de discusión en los últimos años e incluyen el aumento de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, golpes de calor, problemas de salud mental, enfermedades transmitidas por vectores y desnutrición. Una parte de todos los efectos indirectos sobre la salud causados ​​por el aumento de la pobreza, la migración masiva y los conflictos violentos. El efecto de la pérdida de biodiversidad en la salud está mediada por mecanismos complejos. Entre ellos, la pérdida de polinizadores pone en peligro la seguridad alimentaria y nutricional.

 

En segundo lugar, y probablemente no considerado un riesgo importante para nuestra salud hasta ahora, las actividades extractivas en la selva tropical promueven la inclusión y el asentamiento de las poblaciones humanas en esas áreas naturales y crean un ambiente favorable para promover una interacción cercana entre la fauna salvaje y los humanos. Por ejemplo, la caza de animales salvajes para consumo local o la venta a mercados distantes es una práctica común en tales asentamientos. Además, la destrucción del hábitat natural de la vida silvestre los obliga a trasladarse a otros hábitats que están ocupados por humanos.

 

No debemos olvidar que los orígenes de esta pandemia, así como los orígenes de los principales riesgos reconocidos en el Informe de Riesgos Globales de este año, están relacionados con la degradación ambiental

 

Estamos poniendo todos nuestros esfuerzos para detener esta pandemia actual, y esto es lo que hay que hacer durante una crisis. Sin embargo, no debemos olvidar que los orígenes de esta pandemia, así como los orígenes de los principales riesgos reconocidos en el Informe de Riesgos Globales de este año, están relacionados con la degradación ambiental.

 

Después de la crisis de la COVID-19, debemos adoptar un enfoque de salud planetaria para evitar otros riesgos potenciales que puedan surgir de ella. El concepto de salud planetaria se basa en la comprensión de que la salud humana y la civilización dependen de los sistemas naturales. El progreso socioeconómico del siglo pasado se ha basado en una explotación insostenible de los sistemas naturales que pone en peligro la continuidad de tales ganancias. Y esta explotación ha tenido un alto coste en nuestros ecosistemas, con implicaciones de gran alcance para la salud.

 

Después de la crisis de la COVID-19, debemos adoptar un enfoque de salud planetaria: proteger el medio ambiente es una estrategia esencial para evitar otras crisis importantes de salud en el futuro.

 

Esta pandemia de COVID-19 debería hacernos ver más claramente la conexión entre nuestra salud y el medio ambiente, y debería hacernos conscientes de que proteger el medio ambiente es una estrategia esencial para evitar otras crisis importantes de salud en el futuro.

 

 

 

(*) Contacto : cristina.ocallaghan@isglobal.org

Publicado en el blogs ISGlobal , abril 2020.-

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *