Manuel Jaramillo: “Misiones recibió en 2019 sólo 7 millones de pesos de la Ley de Bosques, cuando podría recibir más de 63 millones si se financiara un 25% de lo que corresponde destinar a conservación”

La provincia, con un 55% de la superficie de su territorio con Bosques Nativos, recibió este año solo $7.542.361 del fondo nacional, lo que representa un 2% de los fondos que recibieron las otras provincias del país. “Hay que lograr el reconocimiento por las políticas ambientales, que son de vanguardia en Misiones respecto a otras provincias argentinas. Hay que lograr que se cumpla con la asignación del presupuesto de la Ley 26.331. Este año solo se ejecutó un 4,75% de lo asignado, y para el 2020 el panorama empeora. Si la Nación solo hubiese cumplido con un 25% del presupuesto asignado para fondos de conservación, la provincia podría obtener $63.754.687. Con un 50% de cumplimiento, unos $127 millones, y con un cumplimiento pleno de un 100%, correspondería más de $255 millones”, analizó el director nacional de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

Por Patricia Escobar

 

MISIONES (12/10/2019).- Desde 2016, que asumió en Buenos Aires como Director Nacional de Fundación Vida Silvestre Argentina, Manuel Jaramillo viaja un poco menos a Misiones – después de haber vivido más de una década en el norte de la provincia a cargo de la coordinación del Programa de Conservación de la Selva Paranaense de la ONG -, sin embargo, su defensa por la biodiversidad del territorio sigue intacta.

Durante su paso por la provincia esta semana, llevó adelante una intensa agenda institucional que incluyó su participación como uno de los disertantes de las “Primeras Jornadas Internacionales de Educación Ambiental y Espiritualidad Ecológica” que fue organizado por la Universidad Católica de Santa Fé,  en la Cámara de Diputados de Misiones acompañó la presentación de la propuesta de reforma a un capítulo al Código Procesal Penal de Misiones, para establecer el tratamiento sobre los bienes jurídicos de alto valor ambiental; y además, mantuvo una reunión de trabajo  por la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Bosques Nativos con el gobernador electo de Misiones, Oscar Herrera Ahuad.

En una entrevista con ArgentinaForestal.com, el directivo de Vida Silvestre resumió los temas clave de la agenda ambiental de la provincia y el país, ante los desafíos globales y los compromisos asumidos para la acción climática y que requieren de cambios urgentes en las políticas ambientales.

Argentina dispone de 53 millones de hectáreas de Bosques Nativos. En Misiones se registran 1.638.147 hectáreas de Bosques Nativos, el 55% de la superficie total de la provincia. Según el Ordenamiento Territorial (Ley Provincial 265/2017), se divide entre un 14% en Categoría Roja, un 27% en Categoría Verde y en un 59% en Categoría Amarilla (**).

Y esta superficie es el un 3% de los bosques nativos del país, que almacenan 511.801.000 toneladas de carbono (tn CO2 eq).

Por otra parte, Misiones registró una pérdida por deforestación de 50.408 hectáreas en los últimos 10 años, lo que equivale un 5% de los bosques de la provincia, y un 2% de la deforestación registrada a nivel nacional, según datos un estudio de la ONG ambiental.

Entre algunas de las principales especies en peligro de extinción se encuentran el Yaguareté, el Oso Hormiguero, Parodia schumanniana, Adesmia cordobensis, Cedrela fissilis, entre otras especies protegidas en la provincia.

En conservación,  desde la Fundación Vida Silvestre Argentina vienen trabajando desde hace varios años en el fortalecimiento de control y vigilancia en la zona norte de la provincia en conjunto con el Ministerio de Ecología de Misiones, brindando apoyo en indumentaria, equipos, recursos logísticos, mantenimiento de vehículos, entre otros aspectos que permitan que el personal asignado en terreno pueda desarrollar mejor la tarea para la cual están consignados. Pero aún hay mucho trabajo por hacer, y la Ley Nac. N° 26.331 de Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de los Bosques Nativos es una de las herramientas que debiera compensar el esfuerzo por conservación de las áreas de alto valor ambiental que protege la provincia.

AF: ¿Observan en terreno medidas de mayor presencia o apoyo para la conservación en las áreas protegidas de Misiones, o cuáles considera aún son materias pendientes?

Si bien estoy hace algunos años fuera de la provincia, desde la declaración pública sí hemos notado que hay una toma de mayor defensa por la conservación respecto a años anteriores, lo que es positivo. Hay mayor conciencia también de la sociedad misionera para que esto ocurra.

En la práctica y en el terreno, aún hay algunos temas para resolver para que se fortalezca la presencia y fiscalización, por ejemplo. Estando esta semana en Misiones tomé conocimiento de los reclamos de varios sectores de la función pública del Ministerio de Ecología, no solo los guardaparques,  sino también de otras áreas, como personal de Ordenamiento Territorial, de Catastro, y esto da una pauta que son temas que necesitan ser atendidos para poder mejor en las tareas asignadas.

También esto, lamentablemente, es el reflejo de la crisis económica que está inmerso el país, donde la pérdida del poder adquisitivo al que más golpeó es al empleado, por ello considero que el reclamo de los trabajadores es justo y válido. Esto es un problema coyuntural, más que un problema de base respecto a las políticas de conservación de Misiones.

Cuando uno escucha en la provincia que se dice que Misiones es de avanzada y esta a la vanguardia de las políticas ambientales, realmente es así. Muchas veces esto nos cuesta verlo y valorarlo, porque se tiende a mirar en general el vaso medio vacío por los detalles del día a día, que son importantes, pero esos aspectos son parte de un proceso mayor de la provincia donde realmente tiene “el vaso medio lleno” en materia ambiental.

Esto lo puedo decir porque, teniendo responsabilidades más amplias, con la posibilidad de conocer el resto del país en terreno y conociendo la provincia, puedo corroborar que Misiones comparada con otras de la Argentina está sumamente avanzada en políticas ambientales, esto es real.

Obviamente, hay mucho aun por hacer y fortalecer para la conservación de Misiones. Es necesario lograr un mayor reconocimiento por parte de la Nación, es particular con los fondos de la Ley de Bosques Nativos.

 

AF: ¿Ese fue el motivo de la reunión mantenida con el gobernador electo de Misiones, Oscar Herrera Ahuad este viernes?

Si. Estuvimos revisando el esquema de financiamiento de la Ley 26.331. La provincia de Misiones en el año 2019 recibió un poco más de 7 millones de pesos, eso es el 2% de los fondos asignados a todas las provincias argentinas este año.

Esto sucede porque la Nación no destina en el Presupuesto Nacional el monto que la Ley 26.331 establece.

Para tener una idea de los números que estamos hablando: el año pasado solo se asignó el 4,75% de los fondos que establecía la Ley 26.331 para 2019, más de 13 mil millones de pesos ($13.094.588.342). Pero sólo se otorgaron 595 millones de pesos para todas las provincias del país, de los cuales Misiones recibió de esta partida, fondos por 7.542.361 pesos.

Este monto es resultado de la ecuación polinómica que utiliza el COFEMA (Consejo Federal de Medio Ambiente) para definir cuánto recibe cada provincia, en el caso de Misiones recibió solo estos 7,5 millones de pesos.

En este contexto, en la reunión con Herrera Ahuad, el ejercicio que hemos realizado fue de calcular cuánto debiera recibir Misiones si el Gobierno Nacional  dotara a la Ley con un 25% de los fondos que se establece, y que fue el primer monto asignado en el período del año 2010. Esto llevaría a un incremento de fondos de más de 63 millones de pesos de aporte para la conservación de los Bosques Nativos que debería recibir la Provincia.

Misiones necesita recibir más fondos de la Ley, ya que un 30% de ese monto está destinado a fortalecer de la capacidad de control y la fiscalización de las áreas naturales protegidas y proyectos de restauración y regeneración de bosques nativos.

Es decir, se necesita la decisión de una política ambiental nacional para cumplir con la Ley. Esto generará un cambio significativo en Misiones, ya que no habría una excusa económica para que no se produjera este cambio en terreno en materia de conservación.

Si la Nación hubiera asignado un 25% de los fondos de la ley, la provincia hubiese obtenido $63.754.687 este año. Con un 50% de cumplimiento, unos $127 millones, y con un cumplimiento pleno de un 100%, correspondería más de $255 millones para conservación (y el 30% de eso, debería destinarse en forma directa a Control, Fiscalización y Monitoreo que debieran estar destinándose a la protección de los Bosques Nativos). El 70% de los fondos se destina a propietarios y productores para que realicen proyectos de manejo forestal sustentable en zonas amarillas.

Tenemos la herramienta, pero no se cumple. Esto es lo que hay que cambiar.

Hoy, cuando se reclama a la Nación, la respuesta que dan es que esto sucede porque las provincias adeudan rendiciones de tres o cuatro años hacia atrás. Y lamentablemente, esto también es verdad.

 

AF: Dos cosas, por un lado nunca se cumplió con la ejecución de fondos establecidos en la Ley de Bosques, desde que se sancionó, es histórica la desfinanciación del presupuesto. Entiendo, hasta ahora ningún gobierno cumplió. Por otro lado, la idea de instrumentar un fideicomiso (FOBOSQUE) desde la Nación –a través del COFEMA- fue para administrar los fondos de la normativa, según explicaron funcionarios de Ambiente fue la alternativa para que no se pierdan al no ser ejecutados ante la falta de rendición en tiempo y forma de varias Provincias. ¿Es así?

Si. Las consecuencias de la desfinanciación se traducen en deforestación. Los recursos insuficientes para el control y monitoreo efectivo principalmente, pero también la falta de incentivos van en desmedro de una efectiva protección de los bosques, ante la falta de capacidad operativa para aprobar planes de conservación y de manejo de Bosques Nativos. Por otra parte, aún hay baja calidad de la participación ciudadana en el armado del Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos, falta más información y difusión, y eso también está contemplado en la Ley.

Respecto al fondo fiduciario, soluciona en parte. El tema en esto es más una discusión política y económica. Porque cuando las provincias, que avalaron en el ámbito del COFEMA esta iniciativa, después vieron que el dinero de la Nación llegaba directo a la cuenta del productor, y fue tomado por alguna de ellas como un avance hacia sus jurisdicciones.

Hay una resolución vigente, pero son muy pocas las provincias que están pidiendo la transferencia directa desde el fondo fiduciario de Nación a los propietarios privados. Es un tema que está demorado en la práctica. Habrá que revisar.

Mientras que las provincias no aumenten su nivel de rendición, será muy difícil lograr que el Ministerio de Hacienda de la Nación incremente más fondo para la Ley, menos en un año de crisis económicas como el que atravesamos. No se pueden destinar fondos a partidas que no se ejecutan.

Esto de que las Provincias no ejecutan el dinero que tienen de la Ley de Bosques también puede considerarse como una total falta de interés de algunos actores en que la Ley no funcione, donde prefieren que se siga con el desmonte ilegal.

La mayor conflictividad se encuentra en Chaco, Salta y Jujuy. En estos momentos estamos terminando un pedido de informe a la Nación respecto a la rendición de cada provincia, ya que es información pública que desconocemos. Queremos también que los gobernadores tomen conocimiento del dinero que está perdiendo la sociedad y la conservación en cada una de esas provincias, como también el aporte que podría significar de instrumentarse bien la herramienta para el manejo sustentable de los bosques nativos.

 

(**)Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos: Categorías de Zonificación

Categoría I (rojo): sectores de muy alto valor de conservación que no deben desmontarse ni utilizarse para la extracción de madera y que deben mantenerse como bosque para siempre. Incluirá las reservas naturales y sus áreas circundantes, que tengan valores biológicos sobresalientes, y/o sitios que protejan cuencas hídricas de importancia (nacientes de ríos y arroyos).

Categoría II (amarillo): sectores de alto o medio valor de conservación, que pueden estar degradados pero que si se los restaura pueden tener un valor alto de conservación. Estas áreas no pueden desmontarse, pero podrán ser sometidos a los siguientes usos: aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica.

Categoría III (verde): sectores de bajo valor de conservación que pueden transformarse parcialmente o en su totalidad, con la previa realización de una Evaluación de Impacto Ambiental

 

Ver noticias relacionadas: 

Ley de Bosques: Ambiente de Nación aprobó las primeras transferencias del fondo fideicomiso Fobosque para nueve provincias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *