Con una inversión de USD 10 millones, PyMEs misioneras desafiaron a la crisis e inauguraron la mayor fábrica de viviendas de madera del país y de mejor tecnología de Latinoamérica

Este viernes 28 de junio se puso en marcha la planta de viviendas de madera industrializada de la Apicofom, en el Parque Industrial de Posadas. Dará empleo directo a cien personas y estiman que generará alrededor de 2.500 puestos de trabajo en el sector, siempre que la demanda acompañe. Está montada en una impresionante nave de 7.500 metros cuadrados y equipada con maquinaria alemana de última tecnología. Tiene capacidad para fabricar más de 5.000 casas pequeñas por año.

Fuente: Misiones Online 

MISIONES (28/6/2019).- Misiones volvió a sorprender al país con la inauguración de una fábrica cuando la actividad industrial perfora pisos históricos en todo el país. Siete empresas de la foresto-industria se asociaron para traer a la realidad un proyecto largamente anhelado por el sector: una moderna planta industrial que agregue valor a la producción forestal misionera mediante la elaboración de viviendas sustentable, de alta calidad capaces de ser montadas en cuatro días.

Las empresas, todas ellas Pymes, destinaron una inversión de 10 millones de dólares para poner en funcionamiento una planta que dará empleo de madera directa a cien personas, pero que tiene la capacidad para generar más de 2.500 puestos de trabajo a lo largo de la cadena que comienza con la forestación y termina en la industria.

Queremos demostrar lo que da la asociatividad. El trabajo asociado entre pymes y micropymes. Somos siete empresas que aportamos el capital con el respaldo del Gobierno de Misiones que nos asignó el trabajo para ir solventando esto. Entregamos más de 7000 viviendas en Misiones y la fábrica va a empezar a trabajar con un cupo de 870 viviendas en Itaembé Guazú y estamos esperando alguna obra en Nación”, señaló Guillermo Fachinello, presidente de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes de la Forestoindustria de Misiones y Norte de Corrientes (Apicofom), cámara que nuclea a los empresarios responsables por la inversión.

En representación del gobierno de Misiones, estuvo presente el vicegobernador electo Carlos Arce, acompañado del ministro de Industria, Luis Lichoswki. En tanto, por el gobierno nacional asistió Nicolás Laharrague, director nacional de Foresto-industria de la Secretaría de Industria de la Nación, y el empresario Pedro Reyna, presidente de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), quien dio la bienvenida a los invitados de las cámaras madereras de todo el país para sesionar en el 140° Congreso Nacional Maderero, tras la inauguración oficial de la fábrica.

Arce se refirió en el acto al valor de la generación de empleo del proyecto industrial. “Agradezco en nombre de los misioneros que tendrán trabajo próximamente, a los empresarios que invirtieron, arriesgándose en este momento con la nueva planta; y agradezco en nombre de las 2.500 personas que tendrán puestos de trabajos calificados”. “Este es un gran sueño cumplido, esto soluciona dos problemas en la provincia, el habitacional y el de fuentes de empleos. Esto nos llena de orgullo, y desde el gobierno misionero seguiremos apoyando estas iniciativas”, expresó el vicegobernador electo.

La fábrica está equipada con tecnología alemana de la marca Weinmann, montada en una impresionante nave de  7.500 metros cuadrados construida íntegramente por firmas misioneras y cuenta con sistemas de aislación, un enorme puente grúa de fabricación nacional y un novedoso sistema de aire comprimido para preservar la limpieza en el predio.

“Es una máquina que permite fabricar paneles, partes de casas con precisión milimétrica. Podés hacer miles y salen todas iguales”, explicó Pedro López Vinader, expresidente de la Apicofom y uno de los más entusiastas impulsores del proyecto.

La planta tiene capacidad para elaborar más de 5.000 viviendas al año, pero para que ello ocurriera sería necesaria una demanda que lo justificara. La inversión fue pensada para atender en primer término pedidos provenientes de los planes de viviendas, financiados en su gran mayoría por la Nación, pero el virtual retiro del Gobierno nacional de este tipo de inversiones genera una gran incertidumbre en el sector.

La planta tiene un primer pedido asegurado: un proyecto de 870 viviendas que se construirá en Itaembé Guazú con financiamiento conjunto de la Provincia y la Nación, pero solamente con eso no será suficiente.

Fachinello recordó que la Nación se había comprometido a usar madera como material principal en el 10% del total de las viviendas construidas, lo que significaba mucha demanda al ritmo que el Estado venía construyendo viviendas en años anteriores, pero casi nada al ritmo actual. “El 10% de nada, es nada. Hace unos años que no tenemos inicio de obra. Creemos que ahora que el Gobierno se comprometió a contratar viviendas para otras provincias la cosa puede cambiar. Es lo que nos interesa, estamos preparados para trabajan en distintas calidades de casas desde las más económicas hasta calidad de exportación, desde pequeñas casas de 40 metros cuadrados a estructuras de tres pisos”, dijo.

Los forestales apuntan también a atender la demanda privada, pero las altas tasas de interés conspiran contra esa posibilidad. “Cuando empezamos este proyecto habíamos hablado con desarrolladores privados y con el Banco Nación para trabajar con los planes del Procrear, pero  el tema es financiero se convirtió en un obstáculo por altas tasas, es imposible financiar”, dijo.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *