Un tapir y su cría recorre la reserva privada San Jorge, otra de las especies en peligro de extinción y monumento natural que preserva la Selva Misionera

“Cada uno de estos momentos en la selva son únicos. Tener avistajes no es fácil por múltiples factores, pero sobre todo, porque los animales son excepcionales a la hora de jugar a las escondidas.  Por eso, cuando tenemos la posibilidad de estar cerca de ellos; y especialmente, de grandes monumentos naturales como el tapir, lo celebramos y los contemplamos el mayor tiempo que podemos”, relató Emilio White , fotógrafo y naturalista, al equipo de Arauco Argentina, para dar a conocer la buena noticia ayer a través de un comunicado de la compañía.

Por Patricia Escobar

Video: Reserva Natural Privada San Jorge, de Arauco Argentina

MISIONES (20/6/2019).-El tapir o anta (Tapirus terrestris) fue declarado Monumento Natural de la provincia de Misiones mediante la Ley N° 2589 sancionada el 11 de noviembre de 1988, y es una especie amenazada bajo la categoría de Peligro de Extinción, que protegen con la reserva natural privada San Jorge, ubicada en el norte argentino, y forma parte de la ecorregión del Bosque Atlántico del Alto Paraná.

“De repente…¡ahí estaba! el mayor mamífero silvestre terrestre de América del Sur, parado en el camino interno de la Reserva Natural Privada San Jorge -propiedad de la compañía forestal Arauco Argentina-. Lejos de huir rápidamente, este ejemplar se detiene y es registrado por las cámaras trampa. Comienza a tomar agua del charco más cercano con el  alargado hocico que lo caracteriza”, expresó Emilio White, fotógrafo y naturalista, que vivió ese encuentro con uno de los ejemplares que protege la Selva Misionera.

El profesional hacía su ronda habitual por la Reserva San Jorge de Arauco, para quien trabaja en diversos proyectos, y chequeando las cámaras trampa en el marco del Proyecto de Monitoreo de Yaguareté, fue cuando se encuentra con este enorme tapir, pariente de la familia de los rinocerontes y que puede llegar a pesar hasta 300 kg, que se presentó en todo su esplendor, y tras él, su preciosa cría.

“Cada uno de estos momentos en la selva son únicos. Tener avistajes no es fácil por múltiples factores, pero sobre todo, porque los animales son excepcionales a la hora de jugar a las escondidas.  Por eso, cuando tenemos la posibilidad de estar cerca de ellos; y especialmente, de grandes monumentos naturales como el tapir, lo celebramos y los contemplamos el mayor tiempo que podemos”, relató Emilio White , fotógrafo naturalista, al equipo de Arauco Argentina, para dar a conocer la buena noticia ayer a través de un comunicado de la compañía.

Consideran que además de verlos, es importante dar a conocer a comunidad que “están presentes en la selva misionera y reconocer de esta forma que su conservación es fundamental para ellos. De ahí la trascendencia de sitios bajo el régimen de Áreas Naturales Protegidas en la provincia, como la Reserva Forestal Privada San Jorge, una de las principales áreas de alto valor de conservación de la Misiones por la biodiversidad excepcional que alberga para preservar los ecosistemas de la ecorregión del Bosque Atlántico del Alto Paraná misionero, y por su aporte al equilibrio ambiental del planeta.

La reserva privada tiene una extensión de 16.500 hectáreas en la que conviven numerosas especies animales, de las cuales 21 se encuentran bajo amenaza.

Emilio White, con un marcado interés por la naturaleza, desde hace varios años se encuentra en la provincia realizando para la compañía forestal documentales y publicaciones que exponen maravillosas imágenes de la naturaleza que se conserva la reserva natural San Jorge.

En el caso de los tapires, cumplen un rol esencial en la selva por su capacidad para modelarla, ya que actúan como agentes dispersores de semillas, y como creadores de caminos y senderos para su propio tránsito y el de otros grupos con quienes comparten territorio.

 

Bernardo Hauri, subgerente de Sustentabilidad y Desarrollo en Arauco Argentina, comparte su orgullo por este tipo de iniciativas: “Esta particular especie, tiene más de 40 millones de años de existencia y se encuentra evolutivamente emparentada con los caballos. Además, debido a su rol en la cadena trófica, en la dispersión de semillas y en el desarrollo del hábitat en el que se desenvuelve, cumple una función estratégica resguardando la biodiversidad del Bosque Atlántico. Desde Arauco estamos orgullosos de trabajar diariamente para la preservación de ésta y otras tantas especies amenazadas”.

Compromiso ambiental

La situación en la Argentina de esta especie es de una alta complejidad, no sólo por su cada vez más amenazada extensión natural del los hábitats que ocupa (bosques y selvas) sino su distribución (desde Jujuy, Salta, Misiones, Formosa y El Chaco) que demanda de un plan de manejo de gestión coordinado para la conservación a futuro de la especies.

Su área de distribución se redujo un 46% en los últimos 100 años, por lo que contemplar la ejecución eficiente de un plan de manejo a nivel nacional y estatal es altamente prioritario para mejorar su estado de conservación.

Hasta que esto se fortaleza en el país, es meritorio el esfuerzo de propietarios, pequeños, medianos o grandes por sostener en el tiempo su compromiso por la conservación de la selva misionera en sitios únicos con categoría de reserva privada, promoviendo además la educación ambiental para alcanzar la vital valoración social por el cuidado entre todos de las emblemáticas –y amenazadas- especies misioneras.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *