Brasil | El proyecto multimillonario de celulosa de Suzano combina innovación y su compromiso de sostenibilidad con la expansión ESG

En una entrevista con el sitio especializado Celulosa Online, Aires Galhardo, director ejecutivo de Celulosa Industrial, Ingeniería y Energía de Suzano, brindó detalles sobre el Proyecto Cerrado que ampliará la capacidad de la productora de celulosa. La nueva planta será la línea única de celulosa de eucalipto más grande del mundo, con una capacidad de 2,55 millones de toneladas al año, acercando a la empresa a más de 13 millones de toneladas al año de capacidad total de producción. Un diferencial importante es que el proyecto se está desarrollando para lograr este resultado con el costo más bajo del mundo.

 

Fuente: Celulosa Online

BRASIL (24/10/2022).- La celulosa es un material de gran importancia para la industria mundial que se evidencia en el mercado brasileño, en el que tiene gran relevancia tanto para la exportación como para diversas cadenas productivas. Esto se debe a que la mercancía sirve para varias aplicaciones, siendo uno de los materiales más versátiles del mundo y que forma parte del día a día de las personas en forma de diversos productos de primera necesidad.

En ese sentido, Brasil se ha destacado entre los mayores productores mundiales de celulosa, ocupando el segundo lugar en manufactura y el primero en exportaciones.

En 2021, según la Industria Brasileña de Árboles (Ibá), la producción de celulosa en el país alcanzó un récord de 22,5 millones de toneladas.

Responsable de una parte considerable de esta producción, Suzano tiene capacidad para producir alrededor de 10,8 millones de toneladas al año, alcanzando la posición de mayor productor de celulosa de eucalipto del mundo.

La empresa brasileña ha mostrado un crecimiento considerable en los últimos años, siguiendo la tendencia de fortalecer la industria de base forestal, en un escenario en el que la sustentabilidad cobra cada vez más fuerza.

Para Aires Galhardo, director ejecutivo industrial de Celulosa, Ingeniería y Energía de Suzano, este movimiento en busca de productos más ecológicos debe intensificarse en los próximos años, dinamizando el sector en su conjunto.

“Suzano ve un fuerte crecimiento de la demanda en el mercado global y es parte de su estrategia de servicio a los clientes y a la sociedad, cada vez más preocupada por el consumo consciente e interesada en comprar productos de fuentes renovables, como los derivados del eucalipto sembrado”, dijo el ejecutivo, en entrevista exclusiva con Portal Celulose.

Es en este contexto de crecimiento que la empresa desarrolla el Proyecto Cerrado, una de las mayores inversiones privadas en curso en el país, que tiene una inversión total estimada en R$ 19,3 mil millones, para la construcción de una nueva fábrica en Ribas do Rio Pardo (MS). Se espera que la unidad comience a operar en la segunda mitad de 2024 y será la más competitiva entre las plantas de Suzano.

Un diferencial importante es que el proyecto se está desarrollando para lograr este resultado con el costo de producción en efectivo más bajo del mundo.

La mayor productora de celulosa de eucalipto del mundo tiene experiencia en la construcción de otras plantas en la región de Mato Grosso do Sul, con su unidad en Três Lagoas, además de otras plantas en otras regiones del país. Ese conocimiento, según Galhardo, ayuda a identificar numerosas acciones que son relevantes para viabilizar la implementación de la nueva unidad.

“Es un equipo que viene trabajando para asegurar el mantenimiento e intensificación de todas las medidas de prevención y control de impactos ya adoptadas por Suzano, considerando al municipio y las comunidades locales”, sostuvo en la entrevista con Celulosa Online el ejecutivo.

El Proyecto Cerrado está alineado con el conjunto de objetivos de largo plazo de la empresa, denominados “Compromisos para renovar la vida”, y que están directamente conectados con la agenda ESG.

Algunos ejemplos son la meta de, para 2025, remover otras 40 millones de toneladas de carbono de la atmósfera y, para 2030, poner a disposición 10 millones de toneladas de productos de fuentes renovables para reemplazar plásticos y derivados del petróleo.

Se trata de metas ambiciosas que supondrán una importante contribución a la lucha contra la crisis climática y que podrán ser seguidas por el público en general en el Centro de Sostenibilidad.

El costo en efectivo más bajo del mundo

La nueva planta será la línea única de celulosa de eucalipto más grande del mundo, con una capacidad de 2,55 millones de toneladas al año, acercando a la empresa a una capacidad total de más de 13 millones de toneladas al año. Un diferencial importante es que el proyecto se está desarrollando para lograr este resultado con el costo de producción en efectivo más bajo del mundo.

Según explica Aires Galhardo, el radio estructural promedio de la base forestal que abastecerá a la unidad es de apenas 65 km, menor al radio promedio actual de Suzano de aproximadamente 220 km.

La logística de entrada de la unidad tendrá el 50% de las operaciones realizadas por vehículos hexatren, lo que garantiza menores costos y menor emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. El proyecto también prevé el uso de equipos de última generación que son referencia mundial en competitividad y sustentabilidad.

 

La fábrica más verde de la industria

Siguiendo el propósito de Suzano –que es “renovar la vida a partir del árbol”– y el concepto de innovación, que consiste en innovar al servicio de la sostenibilidad, la fábrica será la más verde del sector. “Eso significa que fue estructurada para asegurar que la adopción de las mejores prácticas y la elección de los equipos resulten en una fábrica competitiva con una importante contribución ambiental”, explicó Galhardo.

En ese sentido, la unidad adoptará la gasificación de biomasa para reemplazar el combustible fósil en los hornos de cal, un nuevo hito para Suzano en ecoeficiencia. Como resultado, la compañía tendrá un excedente de aproximadamente 180 megavatios promedio, energía que exportará a la red y que es suficiente para abastecer a una ciudad de 2,3 millones de habitantes durante un mes.

El Proyecto Cerrado también contempla el uso eficiente del agua en la nueva unidad, ya que el 85% del volumen captado en el Río Pardo será tratado en el proceso de producción, antes de ser devuelto al medio ambiente.

Además, la nueva fábrica busca reducir su impacto ambiental hasta el final de la línea de producción, es decir, existe una preocupación por el destino correcto de sus residuos.

“Reduciremos en un 70% la cantidad total de residuos industriales enviados a rellenos sanitarios y más de R$ 80 millones serán invertidos en las Unidades de Conversación en Mato Grosso do Sul a través de la compensación ambiental”, destacó Aires.

 

Fomento de la economía local

A lo largo del Proyecto Cerrado, se generarán miles de puestos de trabajo directa e indirectamente en la región de Ribas do Rio Pardo. Ya en funcionamiento, la nueva fábrica de Suzano contará con tres mil empleos directos e indirectos para operaciones industriales y forestales. En el apogeo de la obra, se estima que se crearon 10.000 puestos de trabajo; hoy, este número ronda los 6.000 trabajadores.

Según Galhardo, la construcción de la nueva fábrica sigue el principio de “sólo es bueno para nosotros si es bueno para el mundo”, uno de los impulsores de la cultura de la empresa. “Sabemos que el éxito de nuestro negocio es el resultado del desarrollo económico y social”, dijo el ejecutivo.

Es con esta premisa que la empresa ha invertido en la comunidad donde actuará. “Buscamos transformar nuestra presencia en Mato Grosso do Sul en un legado social y estamos haciendo nuestra contribución y buscando brindarle a la comunidad de Ribas do Rio Pardo una mejora concreta en la calidad de vida a través de acciones robustas e inversiones en el ámbito social. zona”, declaró.

Con esta perspectiva, Suzano ha impulsado la economía local de varias maneras, incluyendo los cursos de capacitación que ofrece durante todas las etapas de la construcción. Actualmente, según Aires, se han abierto más de 600 plazas en cursos con becas, que ya han formado a cientos de personas en las áreas industrial y forestal.

La empresa también anima a los jóvenes y adultos de Ribas do Rio Pardo a completar sus estudios y tener más posibilidades de inserción laboral ayudándoles a inscribirse en el Examen Nacional de Certificación de Competencias de Jóvenes y Adultos (Encceja) y con el curso preparatorio para el 100 % de prueba gratuita y sin límite en el número de participantes.

Además, la empresa amplió su apoyo a la economía a otros municipios de la región, con el objetivo de capacitar a las micro y pequeñas empresas para que puedan actuar como proveedoras de Suzano, o incluso de otras industrias.

Entre otras iniciativas para mejorar la vida de la comunidad local, se encuentran la formación de docentes con el Programa de Educación Suzano (PSE) y el Programa de Apoyo a la Gestión Pública (AGP), que fortalece el desarrollo territorial local a través de la articulación de alianzas y recursos.

También vale la pena mencionar las iniciativas previstas en el Plan Básico Ambiental (PBA), con una inversión de R$ 48 millones en las áreas de salud, educación, vivienda, seguridad pública y seguridad vial en el municipio.

“También iniciamos iniciativas sociales, como el apoyo técnico a agricultores familiares en dos asentamientos del municipio de Ribas do Rio Pardo para la producción de alimentos a través del Sistema Agroforestal (SAF)”, agrega Aires. “Y próximamente se anunciarán nuevas e importantes inversiones en el área social”, agregó.

 

  • Operación forestal

Para abastecer el Proyecto Cerrado, Suzano necesitará alrededor de 250 mil hectáreas de bosques plantados en áreas propias, arrendamientos y sociedades, además de la compra de madera a terceros en el futuro, según Galhardo. Sin embargo, según el ejecutivo, para iniciar operaciones en el segundo semestre de 2024, “Suzano ya cuenta con el abastecimiento de madera necesario, proveniente de áreas propias y de terceros”.

A pesar de la alta concentración de la demanda de madera en Mato Grosso do Sul, razón que ha dificultado el acceso al insumo -con oferta limitada y precios en alza- entre los productores de celulosa, Aires dice que Suzano ya tiene prácticamente toda la madera asegurada para la evolución de operaciones hasta 2030. Este período marca la conclusión del primer ciclo forestal de la fábrica en Ribas do Rio Pardo.

El director ejecutivo también refuerza que las plantaciones de la empresa se realizan en zonas previamente antropizadas por otras culturas, es decir, son zonas donde las plantaciones de eucalipto pueden contribuir a la recuperación de la capacidad de absorción de carbono de la atmósfera.

También vale la pena mencionar las iniciativas previstas en el Plan Básico Ambiental (PBA), con una inversión de R$ 48 millones en las áreas de salud, educación, vivienda, seguridad pública y seguridad vial en el municipio.

“También iniciamos iniciativas sociales, como el apoyo técnico a agricultores familiares en dos asentamientos del municipio de Ribas do Rio Pardo para la producción de alimentos a través del Sistema Agroforestal (SAF)”, agrega Aires. “Y próximamente se anunciarán nuevas e importantes inversiones en el área social”, agregó.

 

  • Emisiones de carbono

Según Galhardo, el Proyecto Cerrado jugará un papel importante en términos de capacidad de absorción y emisión de dióxido de carbono. En el frente de absorción, debido a la reconversión de áreas previamente antropizadas por otros cultivos –práctica que ha intensificado Suzano–, la siembra de eucaliptos ha sido ventajosa para la atmósfera.

“Un dato importante es que, con la expansión de áreas en Mato Grosso do Sul, Suzano ya planta alrededor de 800 mil plantines de eucalipto diariamente en todo Brasil. Eso significa que las áreas forestales de Suzano, ya sea para siembra o conservación, podrán eliminar aún más gases de efecto invernadero de la atmósfera”, dijo.

En el frente de las emisiones, Aires refuerza que el proyecto fue diseñado para asegurar el uso eficiente de los recursos renovables, así como la gestión de residuos, la producción de un excedente de energía verde, además de la sustitución de combustibles fósiles por combustibles renovables en el renglón industrial. y en la operación logística. “De esta forma, Suzano, que ya es una empresa climáticamente positiva, aumentará aún más su contribución neta (emisión versus absorción) al medio ambiente”, señaló.

Nuevos mercados para la pasta

Con el aumento de capacidad, la nueva planta también amplía las posibilidades de Suzano para explorar nuevas aplicaciones sostenibles para la fibra. Un ejemplo es la inversión en curso en una nueva fábrica de hilados textiles en Finlandia, en asociación con Spinnova.

Otros estudios de aplicabilidad ya están en desarrollo en la empresa en Brasil, como la producción de bioaceite, un combustible orgánico con potencial para reemplazar el petróleo, al ser renovable y derivado del procesamiento de residuos forestales.

“Entendemos que las opciones para nuevas aplicaciones son diversas, incluyendo la industria textil, el mercado de bioaceites y la aplicación de lignina para reemplazar derivados del petróleo, entre otras iniciativas”, señaló.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.