Competencias Laborales en Madera y Forestación | Trabajo evaluó los avances en las certificaciones y reducción de accidentes laborales en el sector

Por medio del programa nacional que se inició en 2004, con una estadística que ubicaba al trabajador forestal en segundo lugar en accidentes laborales en el país; con alta informalidad; alta rotación; bajos niveles de escolarización formal; y hogares vulnerables; se logró revertir esos índices en el área de base de bosques cultivado. ” Hay una reducción de accidentes laborales en el sector, que en 2021 registró 66 por mil,  prácticamente la mitad desde 2004″, informó Claudia Peirano (AFoA) en la reunión del Consejo Sectorial de Formación Continua y Certificación de Competencias Laborales del sector Maderero y Forestal.. En tanto, se llevan evaluados 7.700 trabajadores. Aclaró que la mayor informalidad laboral se mantiene en el sector de explotación bosques nativos.

 

Fuente: ASORA. Por Roberto Luis Minoli

Foto de portada gentileza MTEySS

 

BUENOS AIRES (10/9/2022).- Convocada por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, se realizó la reunión del Consejo Sectorial de Formación Continua y Certificación de Competencias Laborales del sector Maderero y Forestal..

La misma se llevó a cabo el 8 de septiembre en la sede central del organismo. Fue presidida por el secretario de Empleo Leonardo Di Pietro Paolo, y participaron en representación de las empresas privadas.

El funcionario de Trabajo se refirió a los objetivos de la reunión, que fue poner en situación el avance de las acciones realizadas desde que se comenzó el Programa de Competencias Laborales con el sector en 2004 y fijar las pautas a seguir de acuerdo con los requerimientos que van presentando las nuevas tecnologías, al igual que las características propias de las empresas involucradas.

En representación de las empresas del sector foresto-industrial participaron representantes de la Asociación Forestal Argentina (AFoA); la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA); la Asociación del Mueble Argentino (ASOMA); la Cámara de Fabricantes de Muebles y Afines (CAFYDMA); la Cámara de Empresarios Madereros y Afines (CEMA); y la Asociación de Fabricantes y Representantes de Máquinas, Equipos y Herramientas para la Industria Maderera (ASORA).

Estuvieron presentes además, sindicatos y prestadores de formación profesional, entre ellos: la Unión de Sindicatos de la Industria Maderera de la República Argentina (USIMRA); Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE); la Federación de Obreros y Empleados de la Industria del Papel, Cartón y Químicos (FOEIPCQ); INET; RITIM; SRT; RENATRE.

Los principales temas que se abordaron en la reunión fueron:

  • Presentación de acciones realizadas por actores del sector en conjunto con el MTEySS.
    Distribución geográfica de la oferta y demanda de empleo en el sector.
  • ¿Qué perfiles profesionales requiere el sector? ¿Cuáles están más en falta?
  • Qué perfiles están sufriendo o van a sufrir cambios en el corto plazo y requieren readecuación de las habilidades de los trabajadores, incluyendo la necesidad de elaboración de diseños curriculares y creación o actualización de normas de competencias? ¿Cómo se pueden repensar las actividades desde un enfoque de género?
  • Oferta de formación relacionada con el sector, distribución de centros de FP en el territorio, necesidades de apoyo para ofrecer la FP que el sector requiere.
  • Posibilidades de incorporar trabajadores vulnerables provenientes de los programas de la Secretaría de Empleo.

Fotos Archivos ArgentinaForestal.com. Actividades del Programa de Competencias Laborales en el NEA

Estadísticas alentadoras

Claudia Peirano, directora de Desarrollo Institucional de AFoA, desarrolló una presentación muy detallada sobre la importancia del Programa de Competencias Laborales y el impacto beneficioso que representaba para el sector forestal, diferenciando claramente que “donde aún se presentaban mayores problemas para avanzar era en las tareas que se realizan en bosques nativos, principalmente por la informalidad”.

Destacó que cuando se inició con este trabajo las características del trabajador forestal ubicaban a la actividad en segundo lugar en accidentes laborales en el país; con alta informalidad; alta rotación; bajos niveles de escolarización formal; y hogares vulnerables. Asimismo, explicó, que en la actualidad ya hay 18 especialidades (roles) normalizadas en el sistema en el sector forestal; 4 en combates de incendio; 11 en industria de la madera y el mueble; 6 en construcción con madera; y se llevan evaluados 7.700 trabajadores.

 

Entre los principales resultados obtenidos está la reducción de accidentes laborales en el sector en 2021 a 66 por mil (prácticamente la mitad desde 2004).

 

A su vez, Peirano puntualizó los principales factores que dificultan el diálogo y el sistema: sector empleador que ve el sistema de certificación de trabajadores como amenaza de solicitar mayor salario y de que una vez certificados, los trabajadores se vayan a trabajar a otro lado; dificultad de evaluaciones en empresas PyMES; la discontinuidad en los coordinadores de manejo del fuego en el ámbito nacional (desde 2006 hubo 8 coordinadores diferentes); y fundamentalmente, la informalidad laboral.

Durante su presentación, Peirano puso especial énfasis en destacar la importancia de haber podido continuar con este trabajo a lo largo del tiempo teniendo como contraparte en el Estado al mismo equipo técnico que acredita sólido conocimiento en el área, y relacionó los logros conseguidos directamente con este aspecto.

Este concepto fue compartido y resaltado no solo con los representantes que participaron en forma presencial de la reunión, sino también, por los que lo hicieron en forma virtual por zoom.

Por su parte, Gabriel Campins (ASOMA) señaló que las características de las empresas de la segunda transformación de la madera y las de mayor de valor agregado, sobre todo las localizadas en ciudades grandes, se ven afectadas por problemáticas muy diferentes a las del sector forestal, y en muchos de esos casos también deben enfrentar reclamos de la AFIP, que en realidad son productos de terceros poniendo como ejemplo el de las fábricas de pallets, que compran las madera en aserraderos que a los dos o tres años desaparecen y luego la AFIP no acepta las facturas y comprobantes a las fábricas con lo que termina en un reclamo oficial.

Seguido, Leonardo Di Pietro Paolo, atendiendo lo planteado por Campins propuso realizar una nueva reunión durante setiembre, acotada y especial con las entidades representativas de la industria de la madera y el mueble y ASORA para analizar en forma conjunta la problemática específica de la actividad y elaborar una estrategia de trabajo que se sume a los avances producidos en el sector forestal..

 

Los pasos futuros

Seguido, Claudia Peirano consignó las acciones prioritarias que deberían trabajarse en lo que queda del año y en 2023:

-Digitalización de los instrumentos de evaluación.

-Incorporación de las evaluaciones en la Libreta del trabajador forestal (RENATRE).

-Crear Centros de Evaluación de Trabajadores: para poder incluir a trabajadores desocupados, informales y de PyMES.

-Fortalecer y expandir el sistema para dar alternativas de formación continua pertinente y reconocimiento de competencias y saberes especialmente, a todas las personas que se encuentran con dificultades de empleabilidad.

-Manejo del Fuego: Formación de instructores y evaluación de combatientes de incendio de nuevas brigadas de incendio privadas y provinciales.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.