Neutralidad de la degradación de la tierra en bosques nativos del Espinal

Una investigación de Marcelo Germán Wilson (1), Emmanuel Gabioud (1), María Carolina Sasal(1), Natalia Van Opstal (1), Ramiro Pighini1y (2), Silvana Sione (2 y 3) del INTA Paraná, CONICET y Facultad de Ciencias Agropecuarias (UNER), concluye que la integración de prácticas MST (manejo sustentable de las tierras) tendientes a neutralizar la degradación de tierras resulta de fácil adopción en el territorio y permite -tanto a los productores y a los técnicos- contar con una mirada amplia e integral sobre la conservación de los recursos naturales involucrados en los procesos productivos en la región.

 

ARGENTINA (9/6/2022).- Los bosques nativos proveen diversos servicios ecosistémicos, por lo tanto, su conservación resulta clave. El número de personas y comunidades que dependen de los bosques es muy importante, están relacionados íntimamente con los medios de vida de pueblos originarios y comunidades que dependen de ellos para su subsistencia.

Si bien el principal producto de comercialización de los bosques es la madera, existen numerosos productos no maderables, dentro de los cuales se destaca la producción de carne que constituye uno de los principales productos forestales no madereros de nuestro país.

Los bosques resultan fundamentales para asegurar la supervivencia de miles de especies de flora y fauna silvestre, contribuyen a la conservación y protección de los suelos, cumplen un rol muy importante en el ciclo del agua, protegiendo las cuencas hidrográficas, contribuyen a atenuar el clima local y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

El Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación (ONDTyD), es un sistema nacional de Monitoreo y Evaluación de tierras a diferentes escalas (nacional, regional y de sitios piloto), basado en un abordaje integral, interdisciplinario y participativo.

Desarrolla un enfoque basado en datos para abordar la degradación de la tierra. Está sustentado en una red de organizaciones científico-tecnológicas y políticas (INTA, CONICET, MAyDS, FAUBA), que proveen datos y conocimientos y al mismo tiempo son usuarios de la información. El ONDTyD está conformado actualmente por 23 Sitios Piloto (SP) distribuidos en el territorio nacional. Uno de ellos es el SP Cuenca Arroyo Estacas (La Paz, Entre Ríos), incorporado a la red en el año 2013 (Figura 1).

Este SP es un dispositivo experimental donde se evalúa a escala de cuenca, el impacto del avance de la frontera agrícola con la finalidad de generar alertas tempranas de procesos de degradación de manera integral y elaborar pautas de manejo sustentable (http://www.desertificacion.gob.ar/el-observatorio/estructura/).

En el año 2017, el SP fue seleccionado para integrar el Proyecto FAO “Soporte a la toma de decisiones para la ampliación e integración del manejo sustentable de las tierras SD-MST”, con la meta de contribuir a la lucha contra la desertificación, la degradación de tierras y la sequía, al ampliar e implementar prácticas de manejo sustentable de tierras (MST), a través de la toma de decisión local (https://www.wocat.net/en/projects-and-countries/projects/ds-slm/countries/argentina).

Figura 1. Ubicación de la cuenca del Arroyo Estacas (Entre Ríos)

Cambio del uso de la tierra y los efectos sobre los recursos naturales

El centro norte de la provincia de Entre Ríos no escapa al fenómeno del cambio en el uso de la tierra que se ha registrado en los últimos años en la mayor parte de las regiones húmeda y subhúmeda del país.

Se ha incrementado la superficie destinada a la agricultura a partir de la deforestación, en la mayoría de los casos sin planificación previa del uso y manejo del suelo. En el SP Cuenca Arroyo Estacas se observa un aumento sostenido de cultivos agrícolas durante las últimas tres décadas. La cobertura de bosque nativo disminuyó de 72 % en 1987 a 60 % en 2017. En el año 1987, la superficie cubierta con bosque nativo era de 52.643 ha y en el año 2017 disminuyó a 43.415 ha (Figura 2).

Esto implica un aumento de 44% de la superficie con cultivos en 30 años. Como se observa en los mapas, la zona baja de la cuenca tenía mayor presencia de cultivos y pasturas en 1987. En la zona media, el lado oeste del arroyo presentaba mayor superficie agrícola y con el paso de los años el lado este incrementó la superficie con cultivos.

La zona alta de la cuenca presentaba alta superficie con bosques nativos, pero en el año 2017, se observa un incremento considerable de la superficie cultivada.

Figura 2: Mapas de cobertura con bosque nativo de los años: a) 1987, b) 1997, c) 2007 y d) 2017

Según se observa el sistema productivo predominante en la región es el ganadero bajo bosque nativo, con creciente aumento de la agricultura vinculada a cultivos de verano, predominantemente soja (Figura 3).

Erosión hídrica, encharcamiento en áreas planas, pérdida de biodiversidad (vinculado a la pérdida de superficie boscosa y la fragmentación de hábitats) y, en los bosques remanentes, menor productividad del pastizal por sobrecarga animal y sobrepastoreo, constituyen problemáticas que se han detectado en el área de bosques nativos del Espinal entrerriano.

Estos procesos de degradación de tierras pueden incidir sobre la rentabilidad de los predios y generar múltiples impactos negativos en el ámbito social y económico de la región, tales como la concentración de la tierra y la concentración de la producción de alimentos, generando marginación y exclusión social y, en los casos más graves, migración rural.

En tal sentido, se requiere de un abordaje sistémico para detectar, monitorear y evaluar problemas complejos, de manera de generar herramientas de decisión y diseñar agroecosistemas y, por ende, territorios sostenibles (https://inta.gob.ar/documentos/indicadores-para-evaluar-la-sustentabilidad-de-territorios-y-sistemas-de-produccion).

Figura 3. Uso de la tierra en la Cuenca del Arroyo Estacas. A) Bosque nativo del Espinal (Ñandubay y Espinillo, en pastoreo bovino), B) Tierras agrícolas con cultivos de soja

En dos sub-cuencas piloto contrastantes del arroyo Estacas, una con actividad ganadera bajo bosque nativo y otra agrícola, muestran que la sección de la primera sub-cuenca presenta una zona de flujo de agua encauzada y otra zona de inundación en épocas de crecidas, donde el ancho se incrementa de 3,50 m a casi 12,00 m (Figura 4).

Por otro lado, la segunda, de uso agrícola de varios años, posee una sección más irregular e inestable, producto de los importantes arrastres de material y de la formación de cárcavas profundas al llegar el agua de los lotes al arroyo. La falta de cobertura del suelo disminuye la intercepción de la lluvia y aumenta los caudales transportados por el cauce, favoreciendo a la erosión en general.

Esto explicaría el gran aumento de las dimensiones del cauce principal y del valle de inundación entre la cuenca agrícola y la ganadera. Estos resultados demuestran que los procesos de degradación del suelo se inician en la medida en que actúen varios factores de manera simultánea, tales como las características de las lluvias, el tipo de suelo, morfología de la cuenca, acción antrópica, entre otros.

Figura 4. Secciones transversales de los afluentes del Arroyo Estacas correspondientes a las subcuencas piloto ganadera (S-CM) y agrícola (S-CAN), respectivamente.

Prácticas de manejo para lograr la neutralidad de la degradación de tierras

La deforestación es uno de los principales impulsores de la degradación de la tierra. En este sentido, la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNLUD) apoya a más de 120 países para identificar los impulsores y las tendencias de la degradación de la tierra, definir una línea base de la degradación de la tierra y establecer metas de la neutralidad de la degradación de la tierra (NDT).

Nuestro país ha adherido a la iniciativa para alcanzar la NDT, la cual fue incluida en el “Programa de Acción Nacional de Lucha Contra la Desertificación, Degradación de Tierras y Mitigación de la Sequía Actualizado a la Agenda 2030”, Resolución SGAyDS 70/2019 (https://www.argentina.gob.ar/ambiente/bosques/desertificacion/programa-de-accion-nacional-de-lucha-contra-la-desertificacion).

La finalidad de este programa es prevenir y mitigar la degradación de la tierra, la desertificación y la sequía, para conservar los servicios ecosistémicos y contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones afectadas, enmarcadas en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, priorizando las áreas afectadas y vulnerables. El monitoreo de los progresos hacia la NDT (Meta 15.3), es parte esencial de esta iniciativa.

La promoción y difusión de Prácticas de Manejo Sustentable de Tierras (MST), constituyen herramientas fundamentales para prevenir, mitigar los procesos de degradación de tierras y rehabilitar áreas degradadas.

En tal sentido, se tomó como caso de estudio, un predio de 340 ha ubicado en el área más comprometida de la cuenca desde el punto de vista de la degradación de tierras. En el área de estudio predominan suelos Vertisoles y Molisoles, mientras que el predio se encuentra subdividido en 6 lotes con larga historia agrícola y ganadera de pasturas, con notables síntomas de degradación.

En tal sentido, para su manejo se propuso una planificación con enfoque de cuencas integrando prácticas de MST, tales como la sistematización de tierras considerando las subcuencas hidrográficas, la construcción de terrazas de evacuación y de terrazas reservorio para dar refugio y constituir corredores de la biodiversidad; en los lotes agrícolas y ganaderos, el manejo del suelo según aptitud de uso, y la aplicación de sistemas agrícolas según los pilares de la agricultura conservacionista y del sistema ganadero basado en el manejo del bosque nativo y del pastizal (Figura 5).

Figura 5. Sistematización de tierras en el área de bosques nativos del Espinal

Consideraciones finales

El enfoque de cuencas, al trascender el predio, requiere trabajar en consensos entre los productores que la componen. La integración de prácticas MST tendientes a neutralizar la degradación de tierras resulta de fácil adopción en el territorio y permite a los productores y a los técnicos contar con una mirada amplia e integral sobre la conservación de los recursos naturales involucrados en los procesos productivos en la región.

 

1  – Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Estación Experimental Agropecuaria Paraná.wilson.marcelo@inta.gob.ar

2 – Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET)

3 – Facultad de Ciencias Agropecuarias UNER

 

Este artículo forma parte del espacio mensual de la REDFOR.ar, en ArgentinaForestal.com, que busca divulgar y generar debate sobre la problemática forestal del país. Las opiniones pertenecen a los autores.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *