Delitos ambientales | Se presentó una denuncia penal por la venta de tapados de pieles de animales silvestres

Tras la inspección que se concretó el viernes pasado y tuvo origen en un relevamiento previo por parte de personal del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el organismo a cargo de Juan Cabandié presentó una denuncia penal ante la Unidad Fiscal en Materia Ambiental (UFIMA). Ahora, la Justicia tendrá que investigar los hechos.

 

Fuente: Ministerio de Ambiente de la Nación

 

Buenos Aires, 31 de mayo de 2022.- El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación comunicó que tras el operativo el que se incautó  de pieles de animales silvestre, presentó una denuncia penal ante la Unidad Fiscal en Materia Ambiental (UFIMA) para que la Justicia avance en la investigación por la comercialización de abrigos y accesorios de pieles y cueros elaborados a partir de animales de la fauna silvestre.

El último viernes, la Brigada de Control Ambiental (BCA) de la cartera nacional inspeccionó un local de venta de indumentaria ubicado sobre la calle Marcelo Torcuato de Alvear, en el centro porteño, que tenía a la venta productos y subproductos amparados por la Ley de Conservación de la Fauna Silvestre.

En el lugar se secuestró gran cantidad de abrigos confeccionados con pieles de zorro, mono, visón, leopardo, chita y ocelote. Asimismo, se hallaron carteras y botas elaboradas a partir de cueros de yacaré, cocodrilo y pitón.

También se encontraron en el comercio tres tapados de piel de yaguareté (Panthera onca), especie categorizada como “en peligro crítico”.

La Ley n.° 22421 y sus normas complementarias establecen una pena que va desde los dos meses hasta los dos años de prisión y la inhabilitación de hasta cinco años para aquellas personas que cacen animales de la fauna silvestre, cuya captura o comercialización esté prohibida o vedada por la autoridad jurisdiccional de aplicación.

Cabe destacar que la comercialización de este tipo de productos debe contar con los correspondientes documentos que acrediten el legal origen y el tránsito hasta el lugar de venta.

Las penas previstas se aplican también al que transporte, almacene, compre, venda, industrialice o de cualquier modo ponga en el comercio piezas, productos o subproductos provenientes de la caza furtiva o de la depredación.

La inspección se concretó a partir de un relevamiento previo en redes sociales, en el que personal del Ministerio de Ambiente detectó la oferta de productos y subproductos de la fauna silvestre amparados por la Ley de Conservación de la Fauna Silvestre y su Decreto Reglamentario 666/1997.

La acción encabezada por la BCA, dependiente de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental a cargo de Sergio Federovisky, con el apoyo de técnicos de la Dirección Nacional de Biodiversidad, contó con la participación del departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina.

 

Desde la Fundación Vida Silvestre Argentina, al tomar conocimiento de la noticia expresaron que “más allá de la multa económica que debe imponerse a los responsables, que esperamos sea ejemplificadora, insistimos en la urgente necesidad que el Código Penal de la Nación Argentina tipifique los delitos contra el ambiente y la naturaleza”.

Además, agregaron la necesidad de que “el Poder Ejecutivo Nacional dote de las herramientas y recursos necesarios para que las fiscalías ambientales investiguen los potenciales delitos, recaben las pruebas necesarias y promuevan el proceso judicial correspondiente”.

La cacería y el tráfico de animales silvestres son dos de las principales amenazas que afectan a la fauna en el mundo, y en nuestro país no es la excepción.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *