Paraguay: denunciaron intento de invasión de unas 150 personas a la reserva natural privada Mbaracayú que protege el último bloque del Bosque Atlántico en el país

Lograron detener la intrusión ilegal con intervención policial y fiscal. El patrimonio pertenece a la Fundación Moisés Bertoni, desde 1991. En junio pasado cumplieron sus 30 años de áreas naturales protegidas. Los intrusos alegaron para entrar que “existe un excedente fiscal en la zona de San José Guyra Keha, distrito de Yvy Pyta”.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

Con información de la La Nación Py

 

PARAGUAY (7/8/2021).- El área natural protegida “Bosques Mbaracayú” es el último bloque continuo que  queda del Bosque Atlántico del Alto Paraná, con una superficie de 64.406 hectáreas sin intervención humana, y enfrenta una grave amenaza de invasión campesina y actividades ilegales de deforestación.

La reserva está ubicada en el departamento de Canindeyú, fue creada por Ley en 1991. El patrimonio pertenece a la Fundación Moisés Bertoni, que en junio pasado cumplieron sus 30 años de áreas naturales protegidas. Los intrusos que intentaron ocupar ilegalmente tierras de la reserva, alegaron para entrar que “existe un excedente fiscal en la zona de San José Guyra Keha, distrito de Yvy Pyta”.

La denuncia ante las autoridades fue realizada por los guardaparques y la Fundación.”El jueves pasado tuvimos una invasión, unas 150 personas ingresaron a la reserva natural, y por suerte las autoridades reaccionaron y rápidamente lograron que se retiraron del lugar”, dijo Yan Esperanza, director Ejecutivo de la Fundación Moisés Bertoni.

“Lo que nos preocupa es que estas personas quieren invadir con la excusa de encontrar excedentes fiscales. La reserva natural está en riesgo, nuestros guardaparques no están en condiciones de enfrentar este tipo de situaciones. Cuando hay un riesgo en la seguridad, se requiere de la intervención de las autoridades nacionales”, agregó en diálogo con los medios de prensa paraguayos el directivo.

En esta oportunidad, se logró con la intervención policial y fiscal que se retiren el viernes del lugar. “Este problema es bastante serio y grave, se han retirado de vuelta, pero estamos hablando de unas 150 personas que amenazan con ingresar a la reserva. Esa reserva tiene una ley de creación que debe ser a perpetuidad, esto no puede ser parcelado, vendido, alquilado, nada. Tiene título de propiedad, está inscripto en los Registros Públicos, fue creada por ley, entonces no hay ninguna excusa para invadir”, denunció Speranza en comunicación con el diario La Nación.

Con la premisa de que la zona invadida es un excedente de tierra fiscal, los invasores se instalaron en carpas y amanecieron en el bosque instados por líderes inescrupulosos de la zona, que tratan de aprovecharse de la gente de esta manera, otorgando tierras privadas de reserva a cambio de favores, ya sean políticos o económicos.

 Rechazo y repudio al intento de invasión

La Comisión Nacional de Cambio Climático, creada por Ley Nº 5875/17, como órgano colegiado de carácter interinstitucional e instancia deliberativa y consultiva de la Política Nacional de Cambio Climático, marcó su posición ante los hechos difundidos en los medios de comunicación paraguayos, sobre la invasión y el riesgo de deforestación de la Reserva Natural Mbaracayú, administrada por la Fundación Moisés Bertoni.

En primer lugar, aclararon que los propietarios cuentan con 64.406 hectáreas, que en su totalidad están debidamente tituladas e inscriptas en la Dirección General de los Registros Públicos.

En segundo lugar, expresaron su enérgico rechazo y repudio a la intención de invasión de un grupo de más de 150 personas, por violar las Leyes nacionales vigentes y que constituyen supuestos hechos punibles contra el ambiente, teniendo como consecuencia pena privativa de libertad, tal como establece la Ley N° 4770, del “Código Penal”.

La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú fue creada por un Convenio Internacional y ratificada por Ley de la Nación N° 112/91, la cual la declara Reserva Natural Perpetua.

“Esta reserva natural constituye un valioso e importante remanente de bosque de este tamaño en la Región Oriental del Paraguay y del Bosque Atlántico del Alto Paraná que por tanto es un sitio clave para la conservación, de especies endémicas y amenazadas y es un sumidero importante para la absorción de gases de efecto invernadero”, remarcaron desde la Comisión Nacional de Cambio Climático.

De esta forma, agregaron que se apoyará en la protección y cuidado del valioso Patrimonio Natural Nacional.

“Asimismo, instamos a las instituciones de seguridad nacional y a todos los ciudadanos a velar por el cumplimiento con mandato constitucional de otorgar todas las garantías y protección correspondientes a la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú y a todas las áreas silvestres protegidas públicas y privadas del país”, concluyeron en el escrito aprobado en la Segunda Sesión de la Comisión Nacional de Cambio Climático, el 4 de agosto de 2021.

La amenaza de invasión

“Probablemente tenga que ver con prometerle a la gente conseguirle tierras y la reserva Mbaracayú cumplió 30 años recientemente, justamente por la ley que cumple 30 años de haberse establecido y hoy tenemos este problema que nos parece muy grave porque entran un poquito y si queda impune van a ir entrando más y después va a ser algo incontrolable. Queremos llamar la atención de la ciudadanía y de las autoridades para que protejan la reserva”, indicó Speranza.

La amenaza sigue latente debido a que los invasores se encuentran actualmente acampando en el límite de la reserva, en la zona de San José Guyra Keha, distrito de Yvy Pytã, departamento de Canindeyú, desde el viernes 30 de julio. Anteriormente el mismo grupo ya había amenazado con invadir la reserva, por lo que desde la Fundación Moisés Bertoni se encuentran en total alerta con los 21 guardabosques y la población cercana.

En toda la zona de influencia de la biosfera viven al menos unas 35.000 personas. Speranza asegura que la fundación trabaja en proyectos que generan sus propios recursos para poder sostener toda la estructura, que incluye a los guardaparques y otros trabajadores, como por ejemplo los docentes y personal que se desempeñan en la escuela que funciona dentro de la reserva.

Bosque Atlántico del Alto Paraná

La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú (RNBM) cumplió 30 años desde su creación, el 27 junio de 1991. Cuenta con 64.406 hectáreas, las cuales en su totalidad están debidamente tituladas e inscriptas en Dirección General de los Registros Públicos. La misma fue creada por un Convenio Internacional y ratificada por Ley de la Nación N° 112/91, la cual la declara como reserva natural perpetúa. Uno de los artículos de su ley de creación establece: “El Gobierno de la República del Paraguay se compromete a designar al bosque Mbaracayú con el nombre de reserva natural del bosque Mbaracayú y a desplegar sus plenas facultades para mantenerlo como reserva natural perpetua en beneficio de todo el pueblo paraguayo. Estará liberada de toda expropiación, colonización, enajenación, o conservación a otro uso que no sea el de una reserva natural”.

La reserva está ubicada dentro de lo que se conoce como Reserva de la Biosfera del Mbaracayú, un extenso territorio que abarca unas 340.000 hectáreas y que representa el 23% de todo el departamento de Canindeyú (1.466.700 há). Esta biosfera es la primera en Paraguay reconocida por la Unesco como patrimonio natural de la humanidad. La Biosfera del Chaco también logró este reconocimiento, siendo las dos únicas del país.

“El Mbaracayú es una de las zonas con mayor biodiversidad del país. Por lo menos el 90% de especies de mamíferos del Paraguay viven en esta área” dice Raúl Gauto, fundador de la reserva y presidente del Consejo de Administración de la Fundación Moisés Bertoni, organización que se encarga del funcionamiento de esta área protegida.

Además, esta reserva forma parte de lo que se conoce como el Bosque Atlántico Alto Paraná (Baapa), una de las últimas ecorregiones de bosques de Sudamérica que abarca territorios de Paraguay, Argentina y Brasil. Esta área es considerada por la WWF como uno de los 200 sitios ambientales más importantes del mundo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *