Misiones: la Comisión Asesora provincial analizó el crítico escenario de la promoción forestal y las estrategias productivas posibles para el largo plazo

La superficie forestada de Misiones es de 419.607,00, distribuidas en 17 departamentos de la provincia. Pero registra una disminución en el ritmo de plantación anual, que fue identificado por el cambio de usos de suelo en el período entre 2015-2019. Sumado a ello, la deuda con los productores forestales se estima en 400 millones de pesos. “En 2020 solo recibimos pagos por un poco más de 53 millones de pesos, y este año no hemos recibido nada aún. Es clave poner sobre la mesa de discusión nacional la critica situación del financiamiento para el régimen de promoción de la Ley 25.080. Este año solo han destinado 65 millones de pesos del Presupuesto Nacional, cuando el Ministerio de Agricultura de la Nación solicitó 700 millones”, graficó el subsecretario de Desarrollo Forestal del Ministerio del Agro y Producción de la provincia, Juan Ángel Gauto. 

 

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (5/8/2021).- Se  realizó la primera reunión virtual de la Comisión Asesora Mixta Ley VIII 79, de adhesión a la Promoción Nacional Bosques Cultivados, que fue organizada por Ministerio del Agro y la Producción de Misiones en la mañana del miércoles 4 de agosto del corriente año. El objetivo fue presentar un diagnóstico del escenario actual de la promoción forestal, con información de la estructura foresto-industrial de la provincia y analizar -a partir de los expuesto- las oportunidades de crecimiento factibles en el contexto de la Ley Nac. 25.080 vigente al 2029 a través de la Ley N° 27.487, que otorga principalmente aportes económicos no reintegrables a los productores y estabilidad fiscal a proyectos de empresas foresto-industriales.

La superficie forestada de Misiones es de un total de 419.607,00, distribuidas en 17 departamentos de la provincia, según datos relevados al 2019. Pero registra una disminución en el ritmo de plantación anual, que fue identificado por el cambio de usos de suelo en el período entre 2015-2019. Y el escenario actual de financiamiento del régimen es “crítico” ante los fondos “exiguos”destinados del presupuesto nacional al pago de planes forestales de la ley de promoción 25.080 para el ejercicio 2021. 

“Muchas plantaciones de yerba mate estaban en combinación con la forestación, pero se hizo tala rasa del componente forestal. En algunos casos, se registró el suelo desnudo, es decir, suelos que se encuentran preparados y no se logró identificar el uso futuro. En otros casos, se registraron suelos que pasaron de forestal a otros usos agrícolas que no pudo ser identificados. Es decir, los productores se fueron alejando de la actividad, buscando otras opciones ya que la implantación tiene un costo importante de inversión, no es una actividad para una economía ajustada. Si no se tiene capacidad de ahorro, y los beneficios de la Ley 25.080 no llegan, el panorama no es alentador”, explicó el subsecretario de Desarrollo Forestal de Misiones, Juan Ángel Gauto.

En ese contexto, expresó: “En Misiones se registra claramente una dinámica de pérdida de patrimonio forestal que tenemos que recuperar”.

“Aún tenemos oportunidad de crecer hasta alcanzar las 550.000 hectáreas en esta actividad forestal en Misiones con la herramienta de la 25.080. Hay tierras de uso forestal posible, hay 18 mil pequeños productores, hay conocimiento y genética para lograr reforestación de rápido crecimiento con el uso eficiente de suelo en la misma superficie para pensar en una producción sostenible en el tiempo, y contamos con la industria instalada con demanda de madera aserrable. De las más de 700 industrias madereras existentes, en un 38% ya incorporó a su negocio un plan forestal para garantizar en momentos críticos su propio abastecimiento, además de comprar a terceros”, señaló el ingeniero Gauto en una entrevista con ArgentinaForestal.com.

Pero para revertir la situación, aún es necesario garantizar el financiamiento del régimen de promoción nacional, ya que “el productor de mediana y pequeña escala foresta en la provincia cuando se cumple con el pago de planes forestales, se lo apoya con insumos y plantines, y se lo acompaña en aspectos técnicos. Detrás de los trámites y la burocracia, hay personas de carne y hueso, que han forestado, que han invertido en la actividad, por lo tanto hay que encontrar soluciones para simplificar los trámites para fomentar las plantaciones en la estructura de pequeña escala como es el caso de Misiones”, planteó el funcionario.

Para el subsecretario, el factor económico es la principal causa por la cual se está abandonando la actividad, sumado en segundo lugar a la demora de las aprobaciones de los proyectos por objeciones de Ordenamiento Territorial, que generan demoras de varios años y esto retrasa la dinámica de presentaciones de planes forestales ante el Ministerio de Agricultura de la Nación para avanzar en el proceso de pago del incentivo forestal..

“Esto lleva a que los planes presentados en una campaña sean pagados cinco o seis años después, sin actualización de los costos del subsidio al momento del pago, sino que se rige según el año de plantación solicitada, lo que en la Argentina y ante la inflación vigente, resultan ser montos irrisorios”, planteó en el encuentro virtual Rubén Costas, productor forestal.y ganadero de Eldorado.

“Es necesario poner en la mesa de discusión en el ámbito nacional el reconocimiento de la deuda millonaria con el sector forestal, ya que si no hay confianza en el sistema de promoción, no se logrará que vuelvan a la forestación. El Ministerio de Agricultura de la Nación solicitó para el ejercicio 2021 fondos por 700 millones de pesos para cumplir con la Ley 25.080 vigente, y se asignó solamente 65 millones de pesos. Este año aún a Misiones no se destinó pagos de planes forestales. Y en 2020 solamente llegaron un poco más de 59 millones de pesos. La deuda actual con los productores misioneros, de planes inspeccionados y enviados a la Nación es de aproximadamente 400 millones de pesos”, estimó el funcionario.

El financiamiento del régimen de la Ley 25.080 fue históricamente el problema de la operatoria para cumplir con el beneficio desde el Estado Nacional, además de otras dificultades técnicas y operativas de la normativa. Pero, para lograr un crecimiento sostenido a futuro, y planificando el uso de la herramienta vigente hasta el año 2029 que expira la ley, frente a los aciertos y errores analizados, explicaron en la reunión virtual que será necesario garantizar los fondos a ejecutar en forma anual en el presupuesto nacional, más allá de lograr para la herramienta jurídica el ingreso de fondos extrapresupuestarios, como podría ser a través del PROSAS, con el proyecto de Ley de Seguro Verde que logró media sanción en el Senado Nacional, y se debatirá próximamente en la Cámara de Diputados.

Con este sistema del Fondo de Seguro Verde en el año 2019 se logró destinar un poco más de 700 millones de pesos en un récord de tiempo, regularizando así en forma significativa la millonaria deuda del Estado nacional con los productores acogidos al régimen.

“En ese momento, era un convenio voluntario con las compañías de seguros que dejaron de aportar en 2020. Por lo tanto, ahora pretendemos que sea por Ley para garantizar el destino de los fondos al régimen de la 25.080, apoyando la forestación sustentable. Necesitamos que las provincias apoyen este proyecto de Seguro Verde, para lograr que se apruebe en Diputados”, planteó Daniel Maradei, director nacional de Desarrollo Foresto-industrial.

El proyecto establecería el aporte de un 0,5% de lo recaudado en patentes de autos para el financiamiento a la reforestación y enriquecimiento de bosques nativos, en el marco del régimen de promoción nacional.

El ingeniero Maradei coincidió con el funcionario de Misiones de que se enfrenta un año complejo desde el financiamiento y que son “exiguos” los fondos asignados. “Tenemos 65 millones para este año, pero hay mucho más planes en lista de espera para pagar, pero no hay fondos que lleguen desde el presupuesto nacional. Por eso es tan importante lograr la Ley de Seguro Verde”, remarcó.

Por su parte, respecto a las novedades de pagos de planes forestales desde la Nación, adelantaron que se tiene en proceso de pago resoluciones por 31 millones de pesos que están en vías de transferencia. Y recientemente se publicaron además resoluciones por otros 20 millones de pesos para destinar a pago de planes forestales a nivel país. “De esos 31 millones ejecutados, está en proceso de transferencia para productores de Misiones una suma de casi 10 millones de pesos”, precisó Esteban Borodowski. “Realmente son exiguos los montos que se disponen para ejecutar este año”, acotó el director nacional de Producción Forestal de Agricultura.

Esta partida corresponde de los 65 millones de pesos asignados para el ejercicio 2021. “Se habían solicitado 700 millones pesos, pero es la realidad con la que nos encontramos en el Presupuesto Nacional aprobado por Senadores y Diputados. Estimamos para el 2022 solicitar 900 millones de pesos para destinar al pago de planes forestales”, adelantó el funcionario nacional.

Los números de la foresto-industria y el proceso de actualización

Durante la reunión presentaron la estructura de la superficie forestada, por clase de edad y género botánico, en un periodo de evolución de cinco años desde 1999 hasta 2019, aunque aún no están zonificadas las áreas en las que se disponga de información de edades para cosecha forestal con destino aserrable, que es el actual cuello de botella de las industrias de la zona Sur .

Superficie forestada, edades y géneros 1999-2019, analizadas en procesos de cinco años

“La superficie forestal solicitada a través de planes forestales entre el año 2015 y 2020 marca claramente una baja en el ritmo de plantación, pasando de 32.643 hectáreas por año a 22.649 hectáreas. En tanto, entre 2010-2015 se registran  jóvenes plantaciones, y la disponibilidad de unas 140 mil hectáreas con destino a la industria, claramente las que están asentadas sobre la Ruta Nacional 12, desde Puerto Iguazú a San Ignacio”, precisó el funcionario.

Cambia el escenario en la Ruta Nacional 14, donde la mayor superficie forestada se registra en el Departamento Oberá (18.983 ha), pero es una realidad que para la zona Sur las nuevas superficies se fueron reduciendo en la última década y se consolidó la vinculación con el abastecimiento de madera desde la zona Norte de Corrientes, donde existe una abundante disponibilidad de materia prima sin destino industrial en esa provincia para la oferta disponible. “En la zona Sur de Misiones hay más industrias que en Corrientes, y es mayor el consumo de la madera disponible en la provincia, mientras que la provincia vecina dispone de rollizos aserrables en grandes volúmenes”, indicó Gauto.

En un balance realizado, entre la plantación realizada y el consumo de madera durante 2015-2019, se observa que se forestaron unas 55.563 hectáreas, y se talaron 57.632 hectáreas. “Hay una baja en promedio de más de dos mil hectáreas entre lo que se planta y lo que se corta en bosques cultivados”, expuso el funcionario.

De esta manera, el subsecretario compartió la información con los miembros de la Comisión Asesora provincial y aclaró que “son datos que se actualizarán a partir del Censo de Industrias Madereras que está en marcha, y esperamos al 2022 actualizar el Inventario Forestal de Misiones”, respondió ante la consulta de los asistentes.

“Estamos en la búsqueda de financiamiento para avanzar con la actualización de información del inventario, que nos permitirá planificar las oportunidades concretas a futuro. Aunque los datos preliminares analizados entre 2015 y 2019 nos permiten tomar algunas decisiones. Esto es la continuidad del trabajo realizado en 2016-2017 en conjunto con la Nación, donde identificamos a cerca de 4000 pequeños y medianos propietarios tenedores de forestaciones. Continuaremos el trabajo con la actualización de información del Censo Industrial que clarificará aún más el escenario foresto-industrial”, planteó Gauto.

En el relevamiento industrial incluirán en las encuestas preguntas que permitan determinar la superficie clasificada por genero botánico y año de plantación; la superficie que se encuentran bajo el régimen de promoción forestal; si cuentan con beneficios fiscales; si tienen superficies de suelos apta para forestar; si hay interés de hacerlo; y si estarían dispuesto a aumentar sus patrimonio forestal si recibiera el financiamiento de los costos de establecimientos.

Participaron productores, profesionales, empresarios, representantes de diversas asociaciones y cooperativas de la provincia, el director nacional de Desarrollo Foresto-industrial, Daniel Maradei, junto a Esteban Borodowski, de la Dirección de Producción Forestal y Martín López, extensionista nacional en el NEA; el presidente del INFOPRO, Hugo Escalada; por el COIFORM, Jaime Ledesma; por AFOME, Jorge Pujato; por la Asociación de Productores Foresto-Ganaderos de Misiones, Valentín Kurtz y Rubén Costas; por la Cooperativa Agrícola Mixta Montecarlo Ltda, Manfredo Seifert; por la Cooperativa Tabacalera, Marcelo Da Cuñha; Miguel López por la RITIM y la Facultad de Ciencias Forestales de la UNaM; Christian Lamiaux, por APICOFOM, entre otros.

 

Noticia en desarrollo…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.