Las alternativas para el campo con la Acacia negra: “Con buen manejo técnico no es un problema, es un beneficio”

El ingeniero forestal Martín Sánchez Acosta, del INTA Concordia, reflexiona sobre esta polémica especia para muchos productores que la ven más como un “problema” que una oportunidad. La conocida “Acacia negra” (Gleditsia triacanthos) es una especie arbórea que se introdujo a la Argentina desde Estados Unidos y que, con el paso de los año se difundió en forma muy agresiva, por lo que es tildada como de “plaga”. Pero con buen manejo técnico y conocimiento, la mirada sobre este árbol puede cambiar. “En la actualidad se conocen numerosas aplicaciones, que bajo manejo forestal sustentable, hasta permiten su comercialización”, señala el profesional.

 

ENTRE RÍOS (30/4/2021).- La Acacia negra es una especie introducida,  resulta emparentada con la conocida como “espina corona” o “espina de cristo” (Gleditsia amorphoides) del norte de la Argentina, la cual es apreciada por su madera que tiene usos potenciales en ebanistería y en carpintería por su hermoso veteado llamativo, que se llega a comercializar incluso en el Delta. Sus frutos producen goma (garrofina) tal como otras leguminosas, por ejemplo, los algarrobos.

“Ambas son leguminosas -familia fabáceas (fruto legumbre). Como es habitual los nombres comunes traen a confusión, pues no tiene nada que ver con la “acacia negra (preta)” de Brasil (Acacia mearnsii) plantada para producción”, aclara el ingeniero forestal Martín Sánchez Acosta, del INTA Concordia.

 

¿Invasora de campos?

Por su capacidad de alta dispersión por semillas, por las aves y ganado, la Acacia negra es catalogada como “invasora”, dado que en zonas de monte, o aquellas poco accesibles, donde hay actividad humana, encuentra un ámbito propicio para propagarse.

“A quienes están acostumbrados a estar en el ámbito forestal y  rural, como los campos agrícolas o ganaderos, difícilmente una especie arbórea pueda resultar invasora , dado que su control es bastante simple, y en épocas pasadas, con herbicidas sumamente específicos -hoy día prohibidos-, hasta podía ser tratada con una mochila sin bajarse del caballo”, recordó el ingeniero.

“En la zona tenemos casos de invasiones arbóreas en lugares muy particulares como el Parque Nacional El Palmar, con los crataegus y paraísos, pero esto tuvo su origen a la antigua estrategia de “no intervención” en estos sitios. Pero este no es el caso de los campos privados, donde se la suele encontrar en sitios bajos o a la vera de los cursos de agua, porque son los lugares no cultivables y se la dejó prosperar. Como efecto negativo se debe tener en cuenta que tiene numerosas espinas, por lo que es un aspecto a tener en cuenta en su manejo y aprovechamiento”, recomendó.

 

El árbol, con buen manejo es un beneficio

Si bien se suele citar que en la provincia de Entre Ríos ha sido plaga (lo que supone su exterminio) vale comentar que la misma Ley 10.485/2014- en su artículo 1, declara de “interés el manejo y control de la acacia negra…“ dejando abierta la posibilidad de su utilización productiva y ambiental.

“Cabe comentar que para el tratamiento de esta ley no fueron convocados ingenieros forestales de nuestra región, y sí, en sus considerandos, toman en cuenta conceptos  de la  “Asociación para la protección del patrimonio de Pilar”…..Para un forestal, el contar con un árbol ya presupone un beneficio… y lo que hay que hacer es saber cómo manejo para sacarle el debido provecho, siempre en el marco de un manejo de sustentabilidad de todo el sistema circundante. Es conocido, y necesario, que el hombre interfiera en el ambiente natural, por lo que se busca minimizar esos impactos y sacar provecho de lo que la naturaleza nos puede proveer”, indicó Sánchez Acosta.

Usos actuales

Silvopastoreo: En las mismas citas bibliográficas se la menciona como factible de emplear en sistemas ganaderos en virtud de poner brindar sombra y protección al ganado, además de otros beneficios. Sus chauchas son un excelente alimento para el ganado, incluso puede ser guardadas para épocas de necesidad de suplemento. Si se busca evitar la dispersión, ya que las semillas germinan luego de la digestión del ganado, se pueden tratar para desactivar su posible germinación, o bien simplemente molerlas de forma tal de destruirlas, siendo que por ser una leguminosa es un excelente suplemento nutricional.

Leña –energía: Es la segunda opción más simple, dado que por tratarse de una especie semipesada resulta apta para la leña-hogar tanto en el campo, como la ciudad (pudiendo reemplazar el uso de especies nativas). Una posibilidad muy importante de actualidad, es su empleo como biomasa, para la generación de calor o energía. La actual tendencia a sustituir, por ley, los combustibles fósiles por renovables, abrió un panorama muy grande al empleo de las biomasas, en este caso “dendroenergía”. Actualmente en la región hay empresas dispuestas a comprar la acacia negra, la que se destina principalmente a secaderos de granos, pudiendo emplearse también en caleras para diversos usos.(hemos tenido propuestas de compras)

Carbón: Como la mayoría de las maderas semipesadas, puede generar carbón para uso hogareño, y en pequeña escala, como para habitantes rurales o mini-pymes. La Facultad de Ingeniería Forestal  de la Universidad de La Plata,  dicta cursos  de capacitación de cómo generar carbón con acacia negra, con pequeños hornos metálicos, que pueden ser construidos en forma sencilla en el ámbito rural. Este carbón en perfectamente utilizable para el asado….

Madera aserrada. Avanzando un poco más, en empleos con más valor agregado se tiene ejemplos de la generación de madera aserrada, tablas, tirantes y varillas, apliacables en uso rural en una primera instancia. En relación a ello el INTA de Concepción del Uruguay ha tenido experiencia de venta de la madera para su aserrado.

Conocemos casos de carpinterías que la han cortado, y en relación a ello, el Ing. Rafael Sabattini de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNER, en uno de sus proyectos de investigación propone  técnicas de manejo forestal y maderero” de esta especie.

Un aspecto estudiar es la degradación que suele tener la madera con el tiempo por ataque con insectos, pero será cuestión de aplicar el tratamiento adecuado.

El alimentación humana: Llegando a empleos de mayor valor, e incluso con beneficios nutricionales, se sabe que las semillas, por ser leguminosa, puede proporcionar gomas y mucílagos (como el garrofín) de amplio empleo en farmacopea, y alimentos, más aún en los tiempos actuales que se retorna a materias primas naturales renovables. De los algarrobos se  obtiene la harina de algarroba (ya incorporada al código alimentario nacional), por lo que de estas legumbres pueden obtenerse productos similares, por ello es objeto de estudios por parte de Ciencias de la Alimentación de la UNER de Concordia.

En este caso merece mencionarse como precedente la experiencia local de la ONG – LUZ DEL IBIRÁ , con su escuela ecológica, donde su docente Mariana Acosta viene difundiendo y dictando cursos sobre el empleo de especies silvestres en la alimentación, siendo que con la harina de acacia negra ya han elaborado distintos productos panificados, suplementos, pudiendo destacarse como curiosidad  la elaboración de los “alfajores de acacia negra”( incluso mezclados con harina de achira y corteza de pino) teniendo el plus de pudiendoseobtener preparados “Libre de Gluten”. Video de su preparación  en :https://youtu.be/6byTN78Z8hM

Después de todo lo dicho esperamos que el tener un árbol que puede brindar tanto, y se lo maneja bajo manejo forestal sustentable, “no es un problema, es un beneficio”.

 

 

 

(*)  Ingeniero Forestal

sanchezacosta.martin@inta.gob.ar  

www.inta.gob.ar/concordia

 

Publicado: Diario El Heraldo, de Concordia, Entre Ríos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *