Crecimiento sostenido de la cadena forestal contribuye con fuerte impacto a la economía uruguaya

Un estudio realizado por la consultora Exante, a pedido de la Sociedad de Productores Forestales, expone información estadística respecto a sus principales impactos del sector en la economía del país. Alcanzan a más de un millón de hectáreas forestadas al 2021. “Una política de Estado mantenida por sucesivos gobiernos, permitió al complejo forestal un gran desarrollo en los últimos 30 años”. El complejo forestal genera unos 25.000 puestos de trabajo en forma directa, indirecta e inducida.

Fuente: Revista Forestal Uruguay y Consultora Exante

URUGUAY (Febrero de 2020).- Se presentó el trabajo “Contribución de la cadena forestal a la economía uruguaya” realizado por la consultora Exante. La cadena forestal uruguaya aportó 2.100 millones de dólares en 2019 y genera de forma directa 18 mil puestos de trabajo (y 25.000 al considerar efectos indirectos e inducidos).

El área forestada creció fuerte hasta inicios de los años 2000, aunque representa solo un 7% de la superficie agropecuaria del país. En plantaciones forestales, serían casi el millón de hectáreas, con un 80% destinados a eucaliptos y el resto pino.

En un foro virtual realizado el 14 de diciembre se llevó a cabo la presentación y mostró las conclusiones obtenidas por el estudio de la consultora Exante, encargado por la Sociedad de Productores Forestales (SPF). El estudio brinda una análisis comparativo con otras actividades agropecuarias, sus perspectivas al largo plazo y aporta reflexiones finales.

 

PBI y empleo: del estudio surge que la generación de valor agregado en la economía uruguaya por parte del sector forestal en 2019 fue de unos 2.100 millones de dólares si se consideran los impactos directos, indirectos e inducidos. Esto equivale a un 3,8% del PBI de 2019.

El trabajo de Exante estimó, además, que el complejo forestal, al 2019, generaba unos 25 mil puestos de trabajo en forma directa, indirecta e inducida. Los empleos directos totalizan unas 18.000 plazas, de las cuales casi el 50% están vinculados a la fase primaria (viveros, silvicultura y operativa forestal). El 35% corresponden a la industria de primera transformación (incluyendo proveedores y contratistas clave) y el 15% restante se emplean en actividades de transporte.

En cuanto a las contribuciones al Estado, el estudio halló que la cadena forestal nacional –con impactos directos, indirectos e inducidos– aporta casi 340 millones de dólares a los ingresos públicos (incluyendo impuestos y seguridad social).

Forestación mapeada: hasta 2018, los bosques de rendimiento en el Uruguay comprendían 997.000 hectáreas. Esto representa el 7% de la superficie agropecuaria del país. Del casi millón de hectáreas plantadas, el 80% corresponde a eucalyptus y el 18% a pinus (el 2% restante es de otras especies). El trabajo explica que el área forestada en Uruguay creció fuertemente especialmente hasta inicios de la década del 2000.

La extracción de madera se multiplicó por cinco en 20 años y alcanza a 16 millones de m³ actualmente.

Actualmente, se extraen 16 millones de m³ de madera al año (de estos, alrededor de 10 millones son utilizados para pulpa). Cuando la tercera planta de celulosa (UPM2) se encuentre en funcionamiento, la extracción de madera pulpable subirá a 17 millones de m³ anuales a partir de 2024. La extracción total aumentará, entonces, a unos 23 millones de m³.

La apertura de la segunda planta de UPM llevará la extracción de madera pulpable a unos 17 millones de m³ anuales a partir de 2024. 

 

Mercado de exportación: En 2019, las exportaciones del complejo forestal uruguayo llegaron a casi US$ 1.900 millones. Esto representa más del 15% de las exportaciones totales de bienes del país. El 81% de los productos forestales exportados fueron celulosa, el 6% madera en rolos, el 5% chips, otro 5% madera aserrada y el 3% madera terciada.

En el caso específico de la celulosa, las exportaciones de este producto superaron los 1.500 millones en 2019, configurándose como el segundo rubro de exportación más grande para Uruguay. El 47% de las exportaciones tuvieron como destino Europa, mientras que el 32% fue para China.

En el estudio se estima, además, que cuando la tercera planta de pasta de celulosa del Uruguay entre en operación, las exportaciones de celulosa estarían alrededor de los US$ 2.500 millones. En esta proyección, la celulosa superaría a la carne bovina como el primer rubro exportado por el país.

Considerando impactos directos, indirectos e inducidos, el complejo forestal contribuye a la generación de valor agregado en la economía uruguaya por unos US$ 2.100 millones, equivalentes a un 3,8% del PIB de 2019.

A su vez, el complejo forestal genera unos 25.000 puestos de trabajo en forma directa, indirecta e inducida.

De los 18.000 puestos de trabajo asociados al complejo forestal de forma directa, casi un 50% se emplean en la fase primaria, un 35% en la industria de primera transformación (incluyendo proveedores y contratistas clave) y el 15% restante en actividades de transporte.

 

REFLEXIONES FINALES

Además de la generación de divisas, el complejo forestal uruguayo aporta más de 380 MW de potencia instalada para generar energía eléctrica a través de biomasa. Esto equivale a cerca del 8% de la potencia total del país que, además, está disponible de forma fluida y estable pues es independiente del clima.

El evento de presentación del estudio, con las intervenciones de Diego Mora por la SPF y Pablo Rosselli y Florencia Carriquiry por Exante, que puede ser visto aquí en el video:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *