Conflicto en el INTA San Antonio de Misiones: hace más de 30 años que una familia plantea un reclamo de restitución de 23 hectáreas de tierras, pero el organismo los denuncia por intento de usurpación

Habló el apoderado del hombre que fue desalojado de predio que intentó tomar el sábado sobre la vieja Ruta 101, a la altura del Km 33. Juan Carlos «Tito» Boni fue denunciado por intrusión e “intento de usurpación” por los encargados del INTA San Antonio “Campo Anexo Manuel Belgrano”. El organismo nacional tiene registrada la propiedad desde 1992. Sin embargo, la historia por el reclamo de tierras de una familia “pionera” de la localidad parece volver al presente por unas 23 hectáreas. Boni asevera que eran tierras de su abuelo y su padre, antes que tome posesión el organismo nacional a través del ex IFONA. Un conflicto judicial y un histórico reclamo familiar que amenaza un área de investigación forestal y reserva natural.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

MISIONES (7/1/2021).- Este fin de semana denunciaron la intrusión e intento de usurpación en uno de los lotes que desde hace varias décadas conforman el Campo Anexo Manuel Belgrano del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en el municipio de San Antonio, ubicados sobre la Ruta 101, Km 35, Paraje Forestal. En el predio desde hace más de 30 años se realizan investigaciones de ensayos de especies forestales, plantaciones de yerba mate, conservación del último remanente nativo de Araucarias y reforestaciones, tienen un vivero de especies nativas, y protegen bajo la categoría de Reserva Natural estricta del Bosque Atlántico misionero más de 400 hectáreas. Pero habría unas 23 hectáreas dentro del lote sobre las cuales hay detrás un histórico reclamo familiar por las tierras.

El coordinador técnico que trabaja en la sede del INTA denunció el sábado 2 de enero del corriente año ante la Policía que personas desconocidas ingresaron a la propiedad privada, encontrándose junto a Jesús Báez Donacimento a Juan Carlos “Tito” Boni (en la zona del compartimento 46, Lote F), quien sería la persona que reclama judicialmente la propiedad. Este hombre de 76 años asegura que le pertenecen las tierras, las plantaciones de yerba mate, araucarias y pinos también, pero que por diversas circunstancias y conflictos, incluidas denuncias cruzadas, reclamos institucionales y judiciales no atendidos, pasaron más de 30 años y aún sigue su lucha por recuperarlas.

El apoderado de la familia Boni en la actualidad es Jesús Báez Donacimento -propietario de la Radio Carretera 101 en San Antonio-, quien viene acompañando el proceso y habló con ArgentinaForestal.com del conflicto por el reclamo de “recuperación de las tierras o una indemnización justa”. Aseveró que hay una medida judicial de no innovar vigente, “pero sin embargo la Policía de San Antonio levantó al propietario de las tierras y lo sacó de la chacra por presiones del INTA este fin de semana”, cuestionó.

Toda la documental que respaldaría a su representado, estaría en la Justicia, pero su expediente seguiría sin avanzar. Según Donacimento “se tiene la mensura del terreno y se cuenta con registros de organismos provinciales que avalan la pertenencia de la tierra a la familia Boni. Además, ya tuvo una sentencia a su favor en 1992 por el Juzgado Federal de Eldorado, a cargo en aquella época del Juez Mario Hachiro Doi”, asegura el apoderado.

“Ante la falta de respuestas de la Justicia, el fin de semana Tito Boni decidió ingresar a la propiedad, porque quiere vivir ahí, donde le pertenece. Eso es suyo”, remarcó Donacimento, quien hizo llegar a la redacción de este medio una serie de documentos que fueron presentados en los expedientes que llevan adelante en la Justicia para respaldar su reclamo.

Imágenes del fin de semana en el que «Tito» Boni intentó instalarse en lo que considera sus tierras.

Denuncia del INTA por intento de usurpación

En 1946 el Estado Nacional inició actividades de plantación de araucarias en este espacio con el fin de contrarrestar la devastación que sufrían los rodales nativos de esta valiosa especie forestal. Entre 1976 y 1991 el campo estuvo bajo administración del ex Instituto Forestal Nacional (IFONA). A partir del año 1992 pasó a jurisdicción del Centro Regional Misiones del INTA, con la documentación correspondiente del registro de la propiedad.

Pero Boni nunca abandonó su reclamo, y este fin de semana los técnicos encargados del INTA San Antonio realizaron una denuncia por la presencia de personas desconocidas en el predio, contaron con el apoyo de la Policía de Misiones y en forma rápida desalojaron del lugar al hombre y las personas que lo acompañaban. “Se desmanteló una precaria vivienda de madera que habían intentado armar, logrando frustrar el intento de usurpación”, explicaron fuentes del organismo.

Desde el INTA desconocen el reclamo. No tienen registrado ningún «Lote A» entre sus tres lotes (D, E y F), y están decididos en avanzar en una causa judicial por «Usurpación» en el Juzgado de Instrucción N°1, de Eldorado. La preocupación en el INTA se mantiene, ya que habría intenciones manifiestas y públicas de Báez Donacimiento y de quien se considera propietario de esas 23 hectáreas, de avanzar nuevamente sobre el terreno.

Esto implica una grave amenaza ambiental de no intervenir en una resolución del conflicto entre las partes, por los daños que se pudieran causar en otros intentos sobre la reserva federal estricta San Antonio que protege el organismo, de un valor biológico único en el país, además de los ensayos forestales de investigación que se resguarda en el predio de 2.136 hectáreas que tiene bajo su titularidad. Dentro de ellas, unas 450 hectáreas corresponden a plantaciones de Araucaria angustifolia, con edades promedio de 50 años, provenientes de distintos orígenes, algunos de ellos de bosques que se han extinguido. Por ello se trata de un macizo de características únicas en el país.

Además de ello, existen 462 hectáreas que corresponden a la Reserva Natural Estricta San Antonio, que es administrada por Parques Nacionales. 1050 ha corresponden a bosques nativos destinados a conservación e investigación y 174  ha se destinan a otros cultivos y servicios.

La historia de “Tito” Boni

Juan Carlos “Tito” Boni, es reconocido como miembro de una familia “pionera” en la localidad de San Antonio y es una persona querida en el pueblo. Como en todo pueblo chico, la historia se conoce, por lo que esta situación de «desalojo» generó indignación y “revuelo” en el municipio, además de cientos de comentarios de apoyo a través de las redes sociales.

Es hijo de Dante Boni y Herminia Molin de Boni. Lo que era la chacra de su abuelo y sus padres, unas 23 hectáreas ubicadas sobre la Ruta Nacional 101 en el km 33, serían las tierras que hoy forman parte de la propiedad del Campo Anexo General Belgrano del INTA.

«En el año 1944, su padre Dante Boni, habría comprado esa propiedad a Ivo Fernández y su hermano. En el año 1948 Juan Carlos Boni llega desde Oberá y se establece en el lugar junto a su familia, en la tarea de plantación de yerba mate, maderas, té, entre otras plantaciones. En el lugar funcionó el primer secadero de yerba mate», relatan sus familiares. “Pero cuando estuvo el IFONA  habría sido desalojada la familia, en el año 1947 por el INTA y hasta ahora nunca fueron indemnizados”, sostiene Donacimento.

En el lugar funcionó el primer secadero de té en la zona, así como de yerba mate. Las mulas cargadas, que eran el medio de transporte en la época, recorrían muchos kilómetros en la selva, desde Wanda, Libertad, Esperanza, Mado, hasta el Paraje Forestal, en el secadero y acopio de la familia Boni.

Boni se habría quedado a cargo del negocio, que se amplió a no solamente yerba y té, sino también a la madera, como el pino Paraná, paraíso, entre otros. “Don Tito viene reclamando justicia todos estos años, hace muchos años, que se les restituya el lugar donde tiene todos sus recuerdos. Acompaña la denuncia judicial con todos los papeles de tierra, de la municipalidad, de la provincia y de nación. Con casi 80 años, aún espera que se haga justicia, que le devuelvan lo que le pertenece a él y a su familia”, asegura el apoderado.

En 1992 ingresó a su propiedad para cosechar su yerba, y en aquel momento fue desalojado ilegalmente por las autoridades en su momento, por orden del entonces ingeniero Gabriel Marangoni, quien se desempeñaba en el INTA. “Al ser tierras federales, y al no contar con los documentos que legitimen que era su propiedad en aquel entonces, sino que ya pertenecían legalmente al INTA, realizamos la denuncia correspondiente cuando ingresó al campo por tratarse de una propiedad del gobierno nacional, por lo que intervino Gendarmería Nacional. Pasó hace mucho tiempo, pero recuerdo al hombre”, comentó el ingeniero ante la consulta de este medio.

Sin embargo, después de 30 años de aquel incidente, desde el INTA nuevamente denunciaron a Boni por intrusión e intento de usurpación, y lo desalojaron del lugar. Este hombre – a pesar de sus problemas de salud- mantiene firme su reclamo de recuperar lo que considera son sus tierras, argumentando que «la Justicia no actuó hasta la fecha, a pesar de que respalda con documentaciones legales que la propiedad le pertenece”, asevera su actual apoderado.

Para Donacimento, su representado merece más que la restitución de sus tierras, también plantea una indemnización por daños y perjuicios. “En su momento, la Dirección Provincial de Tierra le otorgó la mensura y le autorizaron a realizar plantaciones de yerba mate, cosecha de semillas. La mejora del lugar le pertenece, tenían 7 hectáreas de Yerba Mate, 5 hectáreas de pino Paraná, una hectárea de té, entre otras plantaciones. Hace décadas que reclama que se “apropiaron” de las tierras de su abuelo y su padre, y por diversas circunstancias a la fecha no logró justicia”, aseveró.

En la entrevista telefónica, Donacimento admitió que acompañó a Boni el fin de semana a ocupar sus tierras, “porque le pertenece”. Pero se frustró rápidamente su intento con la actuación policial. “Aun no entiendo cómo fue desalojado de su propiedad sin una orden de un Juez. Todavía estamos esperando que nos presenten los papeles que fundamenten el desalojo. Y le tumbaron toda su casita. No quieren reconocer su derecho como dueño de esas tierras. Este hombre es víctima de una emboscada que le hicieron en su vida, ya desde 1948”, remarca el apoderado de la familia Boni, exponiendo la historia que hay detrás de la denuncia de intrusión.

En tanto, desde el INTA trabajan con la municipalidad de San Antonio y el  gobierno provincial en la definición de una estrategia con medidas preventivas que aseguren el cuidado y la preservación del predio de la estación experimental y la reserva natural.

Por su parte, “Tito” Boni y su apoderado continuarán trabajando en el expediente en el ámbito de la Justicia y ante todos los espacios posibles para poder ser escuchados en su histórico reclamo donde consideran que la «usurpación» comenzó hace 30 años atrás, cuando “fue el INTA quien le quitó sus tierras”, concluyó Donacimento.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *