Juan Ángel Gauto sobre precios fijos de raleo y chips: “En Misiones hay una fuerte política de reivindicación del precio de la materia prima”

El subsecretario de Desarrollo Forestal del Ministerio del Agro y Producción de Misiones, Juan Ángel Gauto, aseveró que los precios establecidos por los subproductos forestales “son los que regirán y el sector de la Industria deberá acomodarse al nuevo escenario”.  Para el funcionario del área era un paso necesario y “se hizo una defensa contundente al productor misionero desde la provincia. Se instituyó una política de recuperación de esta noble actividad, estableciendo por primera vez en la mesa de discusión los precios mínimos que debían plantearse para que la ecuación del mercado cierre en beneficio de todos. Se avanzó en una política en el sector como en ningún otro lugar el país. Este cambio comenzó en Misiones para la necesaria recuperación de la actividad forestal y lograr la esperanza de que se vuelva a forestar”.  

 

MISIONES (26/10/2020).- Durante la visita a la provincia del presidente de la Nación, Alberto Fernández , no pasó desapercibido el contundente apoyo que expresó el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, al trabajo realizado desde el InFoPro Misiones que recientemente definió por primera vez en todo el país un precio oficial para chips y raleo, materia prima que se utiliza para la fabricación de pasta celulósica, tableros de partículas y para generar energía calórica.

La medida generó controversias y dividió posiciones entre industriales y productores, y el subsecretario de Desarrollo Forestal del Ministerio del Agro y Producción de Misiones, Juan Ángel Gauto, se refirió en una entrevista con Radio Libertad al nuevo escenario de la provincia para la promoción forestal y la decisión política de institucionalizar una discusión que era necesaria, no solo a nivel local sino también a nivel nacional: defender al pequeño productor.

 

Audio- Entrevista al Ing. Juan Ángel Gauto – Radio Libertad

 

RL: ¿Qué opina respecto a la situación que se da en Misiones a través de del precio mínimo por el chips y raleo establecido por el InFoPro?

En principio, los funcionarios somos responsables y competentes, por lo tanto en esto no existen  opiniones personales. En Misiones hay una clara institucionalidad para cumplir con objetivos importantes y funciones claves.

El InFoPro fue creado por ley hace 4 años y viene a cumplir determinadas misiones, claras y contundentes políticas en defensa del precio de la producción de los pequeños forestadores misioneros. Nada tiene más importancia en la provincia que un forestador. Es alguien que realiza su actividad y espera 12, 14 o 16 años para realizar las necesarias prácticas de raleos. Por ello, necesita previsibilidad para recuperar su renta en el largo plazo. Este tema, cuando se discutió hace 4 años para la sanción de la Ley, era el sentido y el mandato de la legislatura que se estaba dando al InFoPro y en la más profunda política misionera forestal.

La decisión de establecer un precio de base en los subproductos de chip y raleo, que ya fueron fijados, es un tema cerrado. Es un paso claro y contundente, y lo dijo el propio gobernador ante la visita del presidente de la Nación.  En el mercado forestal se encuentra establecido los nuevos  valores fijados.

Es una economía importante. Tenemos mas de 8 millones de toneladas que año tras año se está consumiendo en la forestoindustria como agroindustria, tanto para madera sólida como los subproductos que se generan de la propia actividad.

Los Bosques Cultivados están puestos en ese escenario de esperanza, con 419 mil hectáreas. Incluso, esta es una política que tendrá impacto en la región. En el Norte de Corrientes hay más de 200 mil hectáreas forestadas y han una movilidad fluida de circulación de bienes y servicios de esta gran región forestal conformada en el territorio

Otra fuerte dato es que en los últimos cuatro años hemos notado que nos quedamos en superficies forestadas. Desde 2015 tenemos la superficie medida de 419 mil hectáreas, no se avanzó, cuando tenemos una meta de 550 mil hectáreas.

Hemos perdido una superficie que se destinaba a la forestación por otros usos (yerba mate, citrus, tung, etc). Teníamos un ritmo de 13 mil hectáreas nueva por año, pero ya no están, se destinan a otros usos. Esto no nos ocurría desde el 2000, que comenzó el régimen de promoción forestal de la Ley 25.080.

RL: ¿Y a qué consideran se debe este parate en la actividad forestal?

Claramente, esto es por el precio bajo que percibe el productor. No se lograba un justo valor.  Muy atrasado en su actualización

La evolución de los precios y las economías asociadas, impactaron en la rentabilidad del productor primario. Hay un estudio publicado en abril de 2019 con una estadística, por una revista especializada del sector forestal  Maderamen, que muestra la curva de evolución de precios desde 2006 hasta 2018. Claramente la evolución de los precios son superiores al mil por ciento la evolución en distintos puntos de la economía forestal o economías asociadas.

El gran impacto sufrió el sector primario, y que tomó la política de Misiones para resolverlo, y nada se dice al sector de esto.

RL: Es decir , el Industrial sí tuvo una evolución o mejores crecimiento en sus ventas, pero el productor no..

Claramente. Es así. Y perdió la esperanza y las expectativas en la actividad, que lo llevó en alguna medida a dejar de forestar. Además, las complicaciones que hemos tenido en la instrumentación del régimen de promoción nacional, como también en la asignación y ejecución del Presupuesto nacional para el sector forestal, que nunca ha sido justo. Tenemos dos prorrogas de la Ley 25.080 (Inversiones para Bosques Cultivados) y sus leyes de modificaciones, y esperamos que esta nueva etapa al 2029 se pueda lograr darle el valor y la importancia para la actividad desde el orden nacional.  Sumado a esto, la puesta en valor que hace Misiones al fijar un precio de base para chips y raleo, incluso ante el presidente de la Nación en su visita reciente. Creo que hemos entrado en esa agenda cotidiana donde somos un tema que tiene que tener un lugar en el Poder Ejecutivo. Eso es importante. Tal vez también tengamos en el orden nacional el presupuesto adecuado para atender este aspecto.

Nos sorprende, porque cuando se instituyó el InFoPro, también se instituyó la Mesa Forestal Provincial para el dialogo sectorial, donde desde el Ministerio del Agro nos cabe la coordinación de temas que colocamos en la agenda de trabajo, para mirar esa gran torta que tiene la composición de materia prima (se foresta menos, precio, etcétera), ya que tenemos promoción vigente en los próximos 9 años que quedan y tenemos que aprovecharlo, metas que tenemos que lograr al 2029 es alcanzar las 550 mil has en Misiones. Estamos hablando de mediano a largo plazo. ¿Qué debe ocurrir para alcanzar esta meta?

Uno de los temas que debía ocurrir era darle el valor justo al precio de la materia prima.

Estamos hablando de una coyuntura, donde este valor de precio fijado impactó y es justo, pero era necesario para recomponer este plan de ahorro que tenían los forestadores misioneros, y volver a reforestar es el desafío.

Pero, a su vez, era un tema que no estaba en la mesa de diálogo por parte del sector, no estaba en la agenda decisiones fuertes, pero ahora  se pusieron estos temas en la Mesa, que tienen que ver por ejemplo con la posibilidad de conformar la gran región fiscal diferenciada.

Esto beneficiara enormemente al sector forestal, cambia la ecuación, y sería una de las economía que podrían cambiar los desafío ¿Por qué no pensar en una planta de celulosa en Misiones? Son inversiones de gran porte.

Tenemos 21 mil forestadores en Misiones, entre otras cosas, forestan. En la medida que no se asista con políticas que acompañen a ese universo esto es un problema. Pero cuando es un desafío es una oportunidad para un mejor desarrollo económico y social.

Un ejemplo es lo que se logró cuando se creó Papel Misionero.

RL: Como analiza esta situación de controversia que se generó entre empresarios de la Industria y los productores, tras la decisión de fijar el precio de base con un aumento del chips y raleo. Los industriales se unieron en la posición de que “no pueden pagar” más allá que reconocen es real el costo al que al que llegado en el InFoPro, y por otro lado generó expectativas a los productores..

En realidad es autocrear un laberinto. Es una discusión sin sentido. La realidad muestra que sí es posible pagar este precio. Además, hay una realidad en el mercado externo transita un momento excelente.

El Industrial lo veía como coyuntura. La visión es lo que sucede en el mercado externo se perderá en algún momento. Pero sin embargo, cuando aparecen grandes visiones como la de instalar una  zona fiscal diferenciada es instalar otra gran oportunidad, se está instalando una gran historia, se está luchando desde la política misionera para lograr estos grandes saltos y el sector forestal tiene que ser uno de los grandes beneficiarios.

El pequeño productor misionero es resistente, esta contenido por las políticas agrarias de la provincia, y estuvo soportando estos bajos precios en la forestación, con la esperanza de que algún día la situación iba a cambiar.

Seguimos avanzando con programas de apoyo. Tenemos el Plan Leña Renovable, que es una ley señera en Argentina y para otras regiones del mundo.

Esto comenzó mirando el consumo insostenible de usar leña de bosque nativo para la agroindustria y la generación de energía. Esto había que cambiar.

Se pensó esta ley provincial de Recursos Dendroenergéticos en 2010 , se sancionó y desde 2011 estamos  impulsando el programa. Todos los años son más de 1200 pequeños forestadores que reciben sus plantines de eucalipto para ir generando ese pulmón energético que reemplace ese consumo de 7 mil hectáreas de selva que se perdía en ese pasado no sostenible.

Estamos en dialogo con el Director Nacional de Foresto-industria, Daniel Maradei, que también planteó que para promover la forestación en la Argentina es necesario mejorar los precios por la materia prima. Con él estamos hablando de hacer un acuerdo para incorporar en 2021 a por lo menos mil pequeños forestadores para un plan nacional con estas metas.

 

RL: ¿Qué puede pasar con el rollo aserrable?

Seguramente habrá que buscar una propuesta. El Instituto es el espacio de esta búsqueda y lo pueden proponer desde la Industria. Con seguridad hay que reacomodar los valores. El chips viene de los rollos con destino aserrable y laminable. El 60% queda como aserrín, viruta, chips leña o pasta celulosa. Esto es un componente de precio que está en una ecuación.

 

RL: ¿Qué podría suceder si se sigue acumulando el chips en los aserraderos, en los volúmenes que dicen tienen hoy los industriales consecuencia de esta situación de que no compran a los precios fijados? Primero ¿esto es así? Y segundo, ¿que podría suceder si compran o venden por debajo de los precios establecidos?

Esta la regulación  la tiene el Instituto. Pero este es un escenario increíble, no existente. Las imágenes que circularon son de unas pocas industrias. Tienen acumulación pero responde a su actividad privada. Claramente no será el chips lo que quedará abandonado. En algún momento se va a vender, el valor se acomodará.

Esa Misiones donde se desperdiciada ese subproducto quedó atrás, y no se puede quemar por el impacto ambiental, no podemos generar efecto invernadero con la industria forestal. El valor se va a acomodar y se colocara esa producción generada en el aserradero.

Menos culpar de esta situación a la mejora de un precio en un sector de la cadena forestal.

Hay que avanzar en esa gran meta de desarrollar al sector y ser competititivos.

Debemos ser capaces de sumar, de unirnos, de ser solidarios, de unir la cadena de plantación con industrialización y  cerrar una ecuación.  Claramente, esto se dará en base a acuerdos de mayoría como se estableció en el InFoPro.

La realidad es que ya no se escuchaba “voy a forestar”. Muchos industriales han iniciado planes de forestación con su propia renta del aserradero. Fueron invirtiendo en tierras y forestando. Seran unas 30 a 40 industrias que tienen superficies del orden de mil a 4 mil hectáreas asociadas a la industria. En alguna medida, abastecen parte de su consumo, al igual que la gran empresa celulósica en el Norte que tiene un consumo. Están en el orden de las 3 millones de tonelada año entre chips leña y chip pasta, para generar energía.

Son insumos que el mercado necesita, pero hay que hacer un esfuerzo para pagar un valor diferente, real, un precio justo.

En Misiones hay  una fuerte política de reivindicación del precio de la materia prima, era necesario y se hizo desde la provincia se instituyó la recuperación de esta noble actividad, como en ningún otro lugar el país, esto comenzó en Misiones para la necesaria recuperación de la actividad forestal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *