Fernando Dalla Tea, gerente de Operaciones de Masisa Forestal Argentina: “En la Argentina faltan industrias que consuman el alto stock de madera disponible y más inversiones para producir en calidad exportable”

El ingeniero forestal, ex INTA Concordia y actual directivo de Operaciones de Masisa Forestal Argentina en Entre Ríos, realizó un breve análisis de los desafíos que enfrenta el sector foresto-industrial. La controversia que se generó en Misiones entre productores e industriales tras establecer en la provincia precios fijos de base de los subproductos de chips y raleo es un tema que siguen colegas foresto-industriales de todo el país. “Es buena la intención, pero creo que todos los que integramos el sector debiéramos  poner todo el esfuerzo en debatir sobre cómo desarrollar la  industria que hoy requiere apoyo crediticio y tecnológico, en incentivar el uso de la madera en la construcción y en las viviendas, en eliminar la informalidad, en fomentar las exportaciones, y mejorar la competitividad reduciendo costos impositivos y logísticos”, opinó.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest

 

ENTRE RÍOS Y MISIONES (9/10/2020).- El debate que se generó por la fijación de precios por los subproductos de chip y raleo en Misiones, a través de la creación del nuevo Instituto Forestal Provincial (InFoPro), lo siguen a la distancia empresarios y productores de distintas regiones forestales del país. Si bien cada provincia tiene su particularidad en la conformación de la cadena de valor foresto-industrial y jurisdicción para aplicar sus políticas internas para desarrollar la actividad, no deja de ser un antecedente sobre el mercado forestal del país la decisión de regular los precios forestales, afectando aspectos de costos, competitividad y rentabilidad.

Ver noticia relacionada: 

Misiones: Foresto-industriales pedirán frenar el aumento de precio por chips y raleo y revisar la metodología de estudio de costos del InFoPro

En ese contexto, Fernando Dalla Tea, ingeniero forestal, ex INTA Concordia y actual gerente de Operaciones de Masisa Forestal Argentina, se refirió a los acontecimientos de las últimas semanas ante la decisión de establecer precios fijos de base por los subproductos de chip y raleo, la primera provincia del país en intervenir el mercado forestal en la búsqueda de garantizar una mejor rentabilidad al sector primario.

AF: ¿Qué tiene de positivo y qué de riesgo establecer en el mercado forestal los precios fijos de base mínima para la compra de chip y raleo?

Es buena la intención de darle rentabilidad a los colonos y pequeños productores para una actividad de la cual obtienen el raleo, imprescindible para un adecuado manejo forestal. Sin embargo, el bajo precio de la madera en pie es un tema estrechamente relacionado con lo que venimos discutiendo en las últimas semanas referido a la exportación de trozos (a China) y que tienen una causa en común: la falta de desarrollo industrial que tiene el sector forestal.

Faltan industrias para consumir el alto stock de madera que tenemos en algunas regiones y falta de inversión en algunas industrias para poder producir calidad exportable.

El productor primario recibe hoy precios muy bajos, no sólo por su madera de raleo, también por la madera aserrable. Pero, en la cadena foresto-industrial tenemos que preocuparnos porque le vaya bien tanto al sector primario como al sector industrial. Si intervenimos para favorecer a uno de ellos a costa del otro, probablemente perjudiquemos a toda la cadena.

AF: Muchas veces comparan o fundamentan la intervención del mercado forestal en los precios de referencia de base mínimo, ya que esta metodología se aplicó en la yerba mate, el tabaco o el té, y ahora a la madera en Misiones. ¿Es comparable la actividad forestal con las otras actividades de cosecha anual?

No puedo opinar de la política de precios sostén que tienen otras actividades en la provincia porque no la conozco, pero los cultivos no son tan comparables. Entre otras características, el forestal dispone de un margen de años para decidir cuándo aplicar el raleo o cosechar y/o también, es factible reducir fuertemente la densidad inicial de plantación y con un raleo perdido temprano llegar a la cosecha sin raleos intermedios a veces costosos. Este cambio silvícola, por ejemplo, lo estamos aplicando en las plantaciones de nuestra empresa para maximizar la producción de madera aserrable, con buenos resultados.

 

AF: Generar condiciones para que más industrias se instalen para el aprovechamiento de la sobreoferta disponible de los subproductos de chips y raleos sería uno de los principales desafíos …

El sector forestal no ha recibido inversiones significativas en más de 20 años y todos los proyectos greenfield desembarcan en los países limítrofes.

Creo que como sector, debemos poner todo nuestro esfuerzo en otras discusiones, en cómo desarrollar la industria que hoy requiere apoyo crediticio y tecnológico, en cómo incentivar el uso de la madera en la construcción y en las viviendas, en cómo eliminar la informalidad, en cómo fomentar las exportaciones, en cómo mejorar la competitividad reduciendo costos impositivos y logísticos, por mencionar algunos temas.

En resumen, generando condiciones en el sector que permitan nuevas inversiones se logrará seguramente un enorme impacto en la rentabilidad de toda la cadena.

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *