El cultivo de pecán en la Argentina

En el presente artículo del investigador Enrique Alberto Frusso, del Instituto de Recursos Biológicos del INTA, resume  la historia, distribución geográfica y producción del pecán en el mundo y sus oportunidades como especie doble propósito, forestal y frutal, para su cultivo en el país. “El cultivo del pecán logró un incremento muy significativo en las últimas dos décadas en la Argentina, alcanzando en la actualidad una superficie implantada de 8.000 ha, posicionando a este fruto seco en el segundo lugar, luego del nogal. El creciente interés en alimentos de elevado valor nutritivo, como lo es el pecán, aseguran una demanda sostenida en el mercado nacional e internacional”, sostiene el autor.

 

ARGENTINA (Septiembre 2020).- El pecán, Carya illinoinensis (Wangenh.) K. Koch es una especie de doble propósito, forestal y frutal, principalmente. Es un árbol longevo que puede vivir más de 100 años, alcanzar una altura entre los 45 y 55 m y un diámetro entre 1,2 y 2 m. Es una especie originaria de la región Centro Sur, Sur Este de los EE.UU. y los valles de los principales ríos del Norte de México. Su fruto fue ampliamente utilizado por los pueblos originarios de esas zonas; semillas y hojas de pecán fueron encontradas junto con herramientas relacionadas al ser humano en Baker´s Cave en el río del Diablo en Valverde, Texas y fueron datadas en 6100 años AC.

Uno de los principales países productores de este cultivo es Estados Unidos, su producción se concentra en los estados de Alabama, Arizona, Arkansas, California, Florida, Georgia, Kansas, Luisiana, Mississippi, Nuevo México, Carolina del Norte, Oklahoma, Carolina del Sur y Texas. En el año 2019, el estado de Nuevo México fue el principal productor con 43.817 t, seguido de los estados de Georgia con 31.304 t y Texas con 19.304 t. La producción total de Estados Unidos en ese año fue de 109 millones de kilogramos.

Otro país importante es México, su producción está concentrada en los estados de Chihuahua, Sonora, Coahuila, La Laguna, Nuevo León y Durango. En 2019, la producción total de México fue estimada en 171 millones de kilogramos en una superficie de 102.680 hectáreas. El estado de Chihuahua presenta la mayor producción con 102.000 t, seguido de los estados de Sonora con 31.000 t y Coahuila con 18.000 t.

 

El pecán en la Argentina

En el país, el pecán fue introducido en el siglo XIX a través de semillas traídas por inmigrantes, posiblemente sean el origen de algunos árboles centenarios que se encuentran en estancias de las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y otras. Por otro lado, en el Complejo de Investigación de Castelar donde actualmente se encuentra instalado el Centro de Investigaciones Agrícolas del INTA existen ejemplares majestuosos de más de 55 años.

La Argentina cuenta con condiciones agroecológicas óptimas para la producción de pecán de alta calidad y siendo que la mayor producción y consumo se concentra en el hemisferio norte (Estados Unidos y México), la oferta en contra estación es altamente valorada para satisfacer la demanda de los mercados consumidores.

El cultivo comercial del pecán en el país ha crecido en forma exponencial en los últimos años, durante este último trienio se ha logrado una tasa de implantación de 1.500 ha anuales, distribuidas en la región del Noreste, Noroeste   y en menor medida, en la región Centro Sur de la Argentina. Se estima que en la actualidad se encuentran implantadas más de 8.000 ha de pecán, la mayoría de ellas de edades jóvenes de 1 a 5 años (Fig. 1) y medias, de 6 a 12 años, con aún bajas o medianas producciones. Una de las plantaciones más antiguas de 25 años de edad, se encuentra localizada en Suipacha, provincia de Buenos Aires (Fig. 2).

Trancas, Tucumán (Fuente: Jorge Palacios) / Suipacha , Buenos Aires ( Fuente Pablo M. Pastoriza)

Las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires concentran el 64 % de la superficie implantada en el país con 6000 ha y el 80 % de la producción con 2500 t de pecanes. Otras provincias que siguen en orden de importancia en superficie implantada son: Santa Fe, Corrientes y Catamarca (Fig. 3).

 

Fig. 3. Superficie, producción y rendimiento promedio de pecanes por hectárea

Se han realizado exportaciones de pecanes a diversos países: Estados Unidos, Italia, Holanda, Tailandia, Hong Kong, Vietnam, Arabia Saudita y Argelia (Fig. 4).

Figura 4.  Parte comestible de pecanes . 

Por su longevidad (100 años o más de producción comercial – 500 años de vida) el pecán se considera como una producción altamente sustentable. Con el actual ritmo de crecimiento se espera contar con más de 25.000 ha implantadas en la próxima década.

En el año 2007 se establece un vivero regional de pecán ubicado en La Criolla, provincia de Entre Ríos, donde se producen plantas injertadas con la genética adecuada para las regiones productivas del Noreste (cultivares para clima templado húmedo) y el Noroeste (cultivares para clima árido) (Fig. 5).

Fig.5 . Vivero en La Criolla.  Concordia, Entre Ríos. (Fuente: Juan Pablo Passini )

En la  Quebrada de Lules, Tucumán, se desarrolla otro vivero con producción de plantas injertadas en contenedores, abasteciendo a esa región del país (Fig. 6). Otros viveros localizados en la Plata y San Pedro, en la provincia de Buenos Aires, completan la oferta de plantas injertadas para diferentes regiones del país. Como consecuencia de estas acciones, actualmente Argentina cuenta con cultivares de características genéticas adecuadas para las diferentes regiones productivas, además de una excelente calidad de plantas.

Fig. 6 Vivero en Quebrada de Lules, Tucumán.  Fuente: Jorge Palacios

Finalmente, se pueden observar distintos cultivares, descriptos mediante observaciones fenológicas en la EEA INTA Delta del Paraná e inscriptos en el INASE (Fig 7).

Figura 7. Vista de pecanes de diferentes cultivares

 

El INTA contribuye al desarrollo del cultivo del pecán en Argentina mediante el estudio de la fenología de diferentes cultivares y el comportamiento de estos en distintos ambientes (Red Nacional INTA 2007-2020 de cultivares de pecán).

Estudios realizados junto con la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, permitieron la creación de Mapas de Suelo y Mapas Agroclimáticos que posibilitaron la identificación de áreas potencialmente aptas para el cultivo de esta especie en el país.

El desarrollo de la tecnología de producción de plantas injertadas y su transferencia al sector productivo, posibilitó una elevada tasa de implantación del cultivo durante los últimos 15 años. Se logró un incremento significativo de la superficie, contando en la actualidad con 8.000 ha implantadas.

Por último, distintas líneas de trabajo que actualmente se están desarrollando en los Institutos de Recursos Biológicos, Biotecnología y Tecnología de Alimentos de INTA Castelar, Estaciones Experimentales de INTA y diversas Facultades de Agronomía de Argentina, permitirán obtener avances en las áreas de: genética, control de plagas y enfermedades, condiciones de conservación y calidad del fruto.

El cultivo del pecán en el país ha tenido un incremento muy significativo en las últimas dos décadas, alcanzando en la actualidad una superficie implantada de 8.000 ha, posicionando a este fruto seco en el segundo lugar, luego del nogal. El creciente interés en alimentos de elevado valor nutritivo, como lo es el pecán, aseguran una demanda sostenida en el mercado nacional e internacional.

 

(*) Escribe: Enrique Alberto Frusso, del Instituto de Recursos Biológicos del  INTA

 

 

 

Este artículo forma parte del espacio mensual de la REDFOR.aren ArgentinaForestal.comque busca divulgar y generar debate sobre la problemática forestal del país. Las opiniones pertenecen a los autores. 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *