Con el acuerdo de tierras de Colonia Pepirí, el gobierno de Misiones garantizó derechos de familias históricas y pidió compromiso de todos para frenar nuevas usurpaciones

Con la tranquilidad de haber logrado un acuerdo que reivindica a los legítimos ocupantes históricos del Lote 8 en Colonia Pepirí (Paraje Mbigua), en la localidad de El Soberbio, en Misiones, se firmó un acuerdo entre las partes involucradas y el Estado Provincial para poner fin al conflicto y se espera que esto sea el inicio de una nueva etapa de ordenamiento para el desarrollo sustentable en el área de la Reserva de Biosfera Yabotí, sobre la costa del Río Uruguay.

Por Patricia Escobar

@argentinaforest 

 

MISIONES (12/9/2020).- De la firma que se realizó este sábado 12 de septiembre de 2020, en la sede de la Casa de Gobierno de Misiones, en la ciudad de Posadas, y tras casi dos horas de reunión de la que participaron los representantes legales de las familias involucradas, las autoridades del ejecutivo municipal de El Soberbio, funcionarios de Tierras y Ecología de la Provincia, legisladores, encabezada por el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, sellaron un nuevo compromiso entre las partes para la solución del conflicto histórico que permita avanzar hacia el desarrollo sostenible futuro en el área que afecta la Reserva Natural de Biosfera Yabotí, sobre la costa del Río Uruguay.

En el acto, todos los involucrados acordaron que la empresa titular del Lote 8, Juan Alberto SA (familia Harriet), se comprometió a la entrega de 83 hectáreas para las 8 familias ocupantes históricas de las tierras, entre ellas, a las hijas María y Teresa, de “MBiguá” Gumersindo Avelino de Olivera. Este hombre resistió hasta sus últimos días de vida a todas las presiones y encaminó judicialmente el reclamo a través de los abogados Ramón Camargo y Orlando Nass, ya que siempre tuvieron la certeza del derecho que los asistía, de ser legítimos dueños de la tierra, bajo la figura jurídica de ser poseedores “animus domini” (que tiene una posición pública de ánimo de dueño sobre un bien inmueble por más de 20 años).

En 2012 aún había más de 30 familias que formaban la comunidad de Colonia Pepirí, aguas abajo de los Saltos del Moconá, sobre el río Uruguay, desde hacía varias décadas. El asfalto de la Ruta Costera 2 puso en valor turístico el lugar que forma parte de Yabotí, una reserva.  El desarrollo cambió la vida en el municipio, y las familias Harriet y Laharrague, a través de la administración de sus empresas  Mocona SA y Juan Alberto SA, buscaron diferentes maneras de recuperar las tierras ocupadas en la zona, desde desalojarlos, confrontarlos, dialogar o negociar su reubicación con acuerdos privados. Finalmente, muchas situaciones de tensiones de vivieron, y fueron estas 8 familias históricas de la colonia que resistieron a irse, con un juicio de por medio. Con este acuerdo firmado lograron que le restituyan legalmente sus derechos sobre las polémicas  tierras.

Fotos: Colonia Pepirí. El histórico colonizador de “Paraje Mbiguá” Gumersindo Avelino de Olivera .

 

El acuerdo con la empresa Juan Alberto SA

La empresa Juan Alberto SA  además de ceder 83 hectáreas, acordó la donación a la Provincia de otras 12 hectáreas lindandes a esas tierras, para que el gobierno reubique a las familias de las tres personas involucradas en el desalojo que se llevó adelante por orden judicial en agosto por una causa de Usurpación que se tramita en el Juzgado de Instrucción N°3 de San Vicente. De esta manera, será la Provincia la que gestionará la regularización dominial y subdivisión de las tierras con estas tres personas, con el objetivo de poner fin al conflicto histórico de los pobladores de Colonia Pepirí.

En el acuerdo firmado, también se estableció el compromiso de la empresa de la donación de 2,5 hectáreas para que se destine a la Escuela 618, aula satélite número 1, y para la construcción de un Destacamento Policial, que el gobierno provincial se comprometió a instalar en el lugar.

Se rescataron espacios históricos de interés de estos colonos, como la iglesia y cementerio, que tienen más de 100 años de existencia.

El acuerdo se logró ante la intervención del Estado Provincial y el Ejecutivo Municipal, como garantes en el reconocimiento de quiénes eran las personas legítimas que ocupaban el Lote 8 y Lote 9. En adelante, todas las partes firmantes reconocen e identifican a quienes incluirá el proceso de mensura de la tierra, se establecieron reglas claras para todos, de manera de evitar a futuro nuevas intrusiones de personas en el territorio.

“De presentarse la aparición de nuevas personas usurpando las tierras en el área, se utilizará la fuerza pública”, advirtió el gobernador ante los presentes en la reunión, y sus palabras fueron consideradas por el intendente Roque Soboczinski como apoyo al proceso que se debe llevar adelante para mantener el orden en el territorio.

“Hay un compromiso de cuidar entre todos los involucrados las tierras recuperadas por las familias de Pepirí, ya que no se puede permitir nuevas usurpaciones”,  señaló en la entrevista con ArgentinaForestal.com el intendente de El Soberbio.

Para los representantes legales de las familias, no había duda que tarde o temprano este acuerdo o cualquier otro que garantice la tenencia de la tierra a sus clientes llegaría. “Son los dueños”, afirmaban en cada entrevista.

Fue un proceso largo, pero siempre resultaba con sentencia favorable a la demanda presentada por el equipo del estudio jurídico de los  abogados Nass y Camargo, quienes lograron demostrar con testimoniales y pruebas documentales que estas seis familias son “legítimos” titulares dominiales del inmueble donde residen desde hace más de dos décadas. En representación de la empresa Juan Alberto SA estuvo presente el abogado Silvio Denis Contreras.

Hace más de un mes se había iniciado un proceso de diálogo entre el intendente y ediles de la Municipalidad de El Soberbio; los vecinos y vecinas de Colonia Pepirí, el diputado provincial, Martín Sereno, la titular de la Subsecretaría de Tierras, Sonia Melo; la Secretaría de Agricultura Familiar Campesina Indígena, a cargo de Miguel Gómez, y sus técnicos, y los representantes de las empresas con el objetivo de destrabar el conflicto sobre las tierras que habitan las familias productoras.

“Creo que todos terminamos conformes, es un acuerdo que fue consensuado con  todas las partes, después de un conflicto de muchos años, entendemos es un buen acuerdo el logrado que permitirá desarrollar el área a futuro”, indicaron los representantes de la empresa Juan Alberto SA.

Durante la reunión, el gobernador Oscar Herrera Ahuad instó a los habitantes la zona, a la producción autosustentable mediante el desarrollo de agricultura orgánica, que los aleje de actividades no permitidas en las áreas naturales, como la plantación del tabaco, y los acerque más a nuevas producciones que se destacan en la zona como la citronella.  En ese sentido, las familias se ubicarán en un territorio muy propicio para trabajar la tierra sin alterar la biodiversidad que exhibe la reserva Yabotí.

El área del conflicto está degradada por el uso del suelo para cultivos de subsistencia, pero que no están permitidas dentro de la reserva de biosfera. Se analizará un plan de trabajo factible para las familias y para la empresa. Es un punto final en algunos aspectos, pero también un marco para trabajar a futuro con reglas claras.

Estuvieron presentes en la firma: el ministro de Ecología y Recursos Naturales Renovables, Mario Vialey; la subsecretaria de Tierras, Sonia Melo;  el intendente de El Soberbio, los diputados provinciales Martín Cesino (FR) y Martín Sereno (PAyS), el abogado Silvio Denis Contreras en representación de la empresa Juan Alberto SA ( Agrícola, Ganadera, Comercial, Industrial y Financiera) titular del Lote 8; Hugo Janssen Harms como apoderado de la empresa El Moconá SA, titular del Lote 9 y las familias de Colonia Pepirí junto a su abogado Ramón Camargo.

María Judit Olivera y su cónyuge Waldecir Ratzinger, Samuel Ratzinger, Valerio Dos Santos, Teresa de Olivera y su cónyuge Juan Dos Santos, Eliseo Correa, Gustavo Macedo, Darío Spicker firmaron en representación de las familias del Lote 8.

El acuerdo alcanzado es inédito en la historia de Misiones y se produjo gracias a la activa intervención de todas las áreas del gobierno provincial en sus distintos poderes, el ejecutivo municipal

 

Una historia de lucha por la tenencia de la tierra

Don Gumersindo fue un personaje histórico en la zona y muy querido por los pobladores, se crió y vivió toda su vida en el Lote 8. Con su más de 80 años, debió enfrentar una fuerte lucha por conservar su “lugar” para él y sus descendientes, defendiendo su humilde vivienda. “El turismo y el asfalto nos arruinaron”, decía el anciano en las entrevistas ante el drástico cambio que se dio en la zona con los administradores de la empresa forestal ante una gestión diferente en sus proyectos que derivó en una alteración en la vida de paz de la colonia por una vida de violencia y tensión cotidiana, según relataba Biguá.

“Nos persiguen y amenazan para sacarnos. Vimos con dolor, como colonos de toda la vida tuvieron que irse de acá para asentarse en otras tierras, lejos de la posibilidad que supuestamente nos iba a dar el turismo. Se fueron por miedo, porque a tiros y a golpes nos amenazan acá”, aseveraba el anciano que hasta sus últimos días luchó por su derecho de ser legítimo habitante del lugar.

Don Gumersindo Avelino de Olivera sufrió en sus  últimos años muchos disgustos e innumerables injusticias. Hoy, sus hijas y sus nietos y nietas recibieron un poco de justicia, y con este antecedente de garantías de derechos se encaminan hacia una nueva etapa.

Para Colonia Pepirí han logrado incluso recuperar el predio para que funcione un Aula Satélite de la Escuela de Frontera N° 618 que -incluso-  fue construida por la misma empresa forestal, y también la iglesia y un cementerio de gran valor para sus pobladores, y que será declarado patrimonio histórico cultural del Municipio.

 

Roque Soboczinski, intendente de El Soberbio: “Es momento de avanzar en la planificación para el desarrollo futuro de la gente de Pepirí integrada a la reserva Yabotí”

 

El intendente de El Soberbio fue uno de los protagonistas en lograr cerrar una etapa de conflicto de varias décadas tras el acuerdo “histórico” de tierras para los pobladores y descendientes de fundadores de Colonia Pepirí. Se lo escuchó prudente, mesurado, pero muy satisfecho por el resultado: “Si, este acuerdo es un reconocimiento a las familias históricas, además se logró de forma pacífica llegar a una resolución que permita salir de la situación de conflicto y comenzamos a pensar en alternativas hacia el futuro», dijo Roque Soboczinski.

Destacó el apoyo que recibe del Gobierno Provincial y de los legisladores, quienes llevaron un trabajo en estas semanas que fue intenso,  para hablar con la gente para que entiendan la situación actual en la que estamos inmersos no solo por la necesidad del reconocimiento legítimo de las familias por las tierras sino también porque estamos hablando de un sitio en el que se encuentra la colonia, que está dentro un área natural como la Reserva de Biosfera Yabotí, a la que habrá que encontrar una manera diferente de producir y convivir”, dijo el intendente.

El jefe comunal indicó que este acuerdo se logró “después de un proceso muy largo y no tan feliz, ya que seguramente habrá  gente que perdió en todo este proceso. Son sentimientos encontrados, pero se logró el reconocimiento merecido a los poseedores reales de esos lotes en Colonia Pepirí, que tienen más de 100 años de ocupación en el territorio, aunque los empresarios también necesitan de reglas claras, de mirar hacia el futuro y seguir pensando en cómo desarrollar la colonia”,  fueron las reflexiones del jefe comunal en una entrevista con ArgentinaForestal.com.

El Soberbio transcendió a nivel país por el debate del conflicto por las tierras en Colonia Pepirí. “Entendimos que había que dejar que todos expongan su posición en los medios y debatieran hasta que la situación se calme y se empiecen a escuchar entre las partes involucradas. Encontramos un canal de solución finalmente, donde los dueños de la tierra y sus representantes legales, los funcionarios, los diputados, los organismos competentes, intervinieron para encontrar una solución al conflicto con Juan Alberto SA y cerramos esta jornada hermosa con un acuerdo que tranquilizará a toda nuestra comunidad, y eso es muy importante para el municipio”, indicó el intendente.

La protesta que se mantenía en la plaza local fue levantada este sábado, ya que la gente viajó a Posadas con un traslado que dispuso la municipalidad. A Soboczinski no le pareció prudente hablar de una «victoria», considerando que hay mucha historia y vivencias personales detrás de toda esta situación donde hubo gente del pueblo que sufrió en el proceso. “Creo, a veces, que es mejor mantener un tiempo de silencio y que las cuestiones conflictivas se enfríen, se ordenen, tomen su cauce, y vayamos encontrando de a poco soluciones que nos permitan avanzar en la cuestión de fondo que es el ordenamiento social, económico y ambiental de Colonia Pepirí con su gente», indicó.

Seguido, sostuvo que en adelante «nos tocará pensar cómo hacemos para que esta pequeña colonia subsista en el tiempo y se desarrolle, sobreviva, que promueva actividades adecuadas con el entorno ambiental en la que se encuentra, y agradezco el acompañamiento y respaldo que recibo del gobierno provincial. Si al Parque Provincial del Moconá no se tiene acceso porque los Saltos no se ven por la crecida del Uruguay, tenemos que ver que el turismo encuentre alternativas en la zona, y que estas sean ofrecidas por nuestra gente, que quien nos visite pueda programar actividades locales. Somos conscientes que aun en la zona de Yabotí no se ha logrado insertar a las personas que viven aquí para su desarrollo, y ese es nuestro compromiso mirando hacia el futuro”, explicó en la entrevista.

Tras el acuerdo firmado, se volverán clave el acompañamiento de los organismos del Estado,  como el rol de la subsecretaria de Tierras del Ministerio de Ecología o el Ministerio de Agricultura Familiar en la planificación del camino más adecuado a seguir para identificar cuáles son las alternativas productivas y agroecológicas viables para las familias de Colonia Pepirí.

Durante la reunión, el gobernador Oscar Herrera Ahuad instó a los habitantes la zona, a la producción autosustentable mediante el desarrollo de agricultura orgánica, que los aleje de actividades como el tabaco y los acerque más a nuevas producciones que se destacan en la zona como la citronela. En ese sentido, las familias se ubicarán en un territorio muy propicio para trabajar la tierra sin alterar la biodiversidad que exhibe la reserva Yabotí.

“Estamos ante una nueva etapa, en la que tendremos que pensar cómo esta pequeña colonia podrá subsistir con otra manera de cultivar, de producir, de plantar, ya que hay que promover actividades amigables con el ambiente. Aparece el ecoturismo, la conservación y el desarrollo sostenible, y con el apoyo del gobierno provincial iremos avanzando, ya que en todo el proceso estarán presentes en el territorio para garantizar el cumplimiento del acuerdo de todas las partes”, remarcó el jefe comunal.

“Pedimos a las familias que alerten ante nuevas usurpaciones”

Una de las principales preocupaciones de la familia Harriet es que se vuelvan a usurpar lotes de su propiedad tras el acuerdo, pero los representantes de las familias y el propio municipio, al igual que la provincia, coincidieron que se debe frenar nuevas ocupaciones en los lotes del conflicto.

“Las familias históricas, tras la mensura que realizará el gobierno provincial, saben que tienen que  cuidar su propiedad. El mensaje del gobernador Herrera Ahuad en la reunión fue muy claro, y es el mismo mensaje que transmito en las reuniones, donde pido que alerten enseguida ante la presencia de nuevas personas que pretendan usurpar los lotes, suyos o vecinos. No se puede permitir más usurpaciones en el territorio. Y para ello, las familias serán las principales guardianas de sus tierras. Y la Policía y la Justicia deberán acompañarnos en este sentido”, dijo el Jefe Comunal.

Para el acuerdo se realizó un relevamiento actualizado que permitió censar a las familias actuales en el territorio de Pepirí. “Es parte del acuerdo firmado que no se puede permitir el ingreso de nuevas personas. Ya el avance de la frontera agrícola fue importante sobre el área natural, y la ocupación ilegal y organizada que se ve a nivel nacional y que también se registra en la provincia es un tema de preocupación actual del gobierno provincial. Por eso, entre todos hemos conversado de que tenemos que cuidarnos para no permitir que intenten avanzar al interior profundo de Misiones porque sería grave desde los institucional, económico y ambiental”, sostuvo Soboczinski, marcando su posición sobre la problemática de usurpaciones de tierras organizadas.

Explicó que hay un consenso tácito de trabajar entre todos para frenar las usurpaciones nuevas, recurriendo a la Justicia para su desalojo inmediato. “Hay muchas irregularidades, es cierto que muchos años fue algo cultural el tomar tierras, pero esto cambió, hoy tenemos legislaciones vigentes y no avalaremos delitos. Aparece esto de ventas de parcelas por internet, o irregularidades en los papeles de escrituras de la propiedad, son muchas situaciones que tenemos que ordenar. Estamos avanzando en la regularización de permisos de ocupación y adjudicación de viviendas sociales, de adjudicación de viviendas, de títulos de propiedad. Nuestro municipio está fundado en un 80% sobre propiedades cuyo dueños no viven en la provincia, por lo tanto hay muchos casos de ocupaciones indebidas o que deben reconocerse con posesión de dominio. Pero tomaremos una postura firme sobre las usurpaciones nuevas porque el estallido social después puede ser grande, es un tema que nos preocupante mucho tanto al municipio como a los propietarios, que lo que exigen frente a estos hechos son reglas claras”,  concluyó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *